Navigation – Plan du site
Débats | 2017
Francisco M. Gil García

Según el estereotipo, así el curaca. Autoridades indígenas y clasificaciones coloniales en Lipes (siglos XVI-XVII)

According to the stereotype, as well the curaca. Indigenous authorities and colonial classifications in Lipes (XVI-XVII centuries)
[13/02/2017]

Résumés

A pesar de la escasa información respecto de los curacas de los lipes durante la Colonia temprana, son dos los estereotipos que resultan claramente ilustrados : 1) el de las autoridades indígenas y su mal gobierno, y 2) el de los lipes como indios desacatados a los que es necesario someter a orden, policía y tributo con cierta urgencia. Desde esta perspectiva, se pretende ahondar en las autoridades indígenas a partir de algunos ejemplos puntuales que permiten, al mismo tiempo, profundizar en la cuestión de las clasificaciones coloniales, la interdigitación étnica y la negociación de las identidades en Lipes (frontera meridional de Charcas) durante los siglos XVI y XVII.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Gil García, Francisco M., Lipes en los siglos XIV-XVII. Construcción de una región geohistórica ide (...)
  • 2 Alvarez, Bartolomé, De las costumbres y conversión de los indios del Perú. Memorial a Felipe II [15 (...)
  • 3 Gil García, Francisco M., “Los Lipes y la mita de Potosí : considerando la situación de un grupo ét (...)

1Primero para los incas y después para los españoles, la región de Lipes fue caracterizada desde el triple estereotipo de ásperas punas, cerros de plata e indios desacatados ; un territorio tanto en las márgenes del Tawantinsuyu como del imperio español ; límite de conquista, borde de colonia en la inestable frontera meridional de Charcas1. Como señala Bartolomé Álvarez2, los lipes “viven en parte desviada de la comunicación común deste reino, y como por sus tierras no atraviesan españoles ni hay para qué, están como animales no domados [y] mal poblados.” Tal y como popularizaron los autores de fines del siglo XVI, un territorio hostil habitado por indios hostiles, mentirosos, tramposos, sin reducir, no sujetos a doctrina, que esquivan el pago de las tasas y no cumplen con sus mitas, indios que ni siquiera habían sido visitados. A este último respecto, mucho se ha discutido sobre por qué el virrey Toledo excluyó de la mita potosina a los lipes, cuando su territorio era tan rico en plata y otros metales, en sales y piedras semipreciosas3. Y mucho se criticó en el tránsito de los siglos XVI y XVII que aquella región y sus gentes se mantuvieran tan dejadas de la dominación colonial. El caso es que los lipes se encontraban en un proceso de reducción con resistencia, y que su adoctrinamiento aún no se había afianzado ; por eso es que sus curacas van a entrar en conflicto no sólo con las autoridades coloniales, sino también con los representantes de la Iglesia, como iremos viendo a lo largo de estas páginas.

  • 4 Toledo, Francisco de, “Carta del Virrey Don... dando cuenta a S. M. de cuanto tocaba al gobierno te (...)

2Por lo que a su posición fronteriza se refiere, el propio Toledo explica en una carta al Rey de 1573 su decisión en términos de una geopolítica del tapón : exonerando a los lipes (indios de paz) de la mita buscaba evitar que dejasen de pagar sus tasas y se huyesen con sus vecinos chiriguanos (de guerra), contribuyendo así a la conflictividad en el sur de Charcas4. En cuanto a por qué aquel territorio y sus indios se resistían a la dominación colonial, ya en aquel momento se esgrimieron teorías de diversa naturaleza y se arrojaron reproches tanto sobre españoles como indios, aunque quienes fundamentalmente resultaron culpabilizadas de todo lo malo ocurrido en el territorio de Lipes fueron las autoridades indígenas. Unas autoridades que muy pronto fueron enmarcadas en esa visión general que los españoles tenían de los curacas como tiranos que perjudican a las comunidades y que en nada ayudan al buen gobierno sobre las mismas. Unos curacas tildados de embaucadores y que enseguida contribuyeron a componer esa imagen colonial de los lipes como indios desacatados.

3Desde esta doble perspectiva, el propósito de este trabajo será el de ahondar en los estereotipos aplicados a las autoridades indígenas de los lipes, en su protagonismo dentro de las redes sociales coloniales y, a partir de este punto, en la negociación de las identidades en Lipes. Para ello me apoyaré en las impresiones de autores de fines del siglo XVI, así como en ejemplos puntuales extraídos igualmente del territorio de Lipes, el asiento de Las Salinas [de Garci-Mendoza] en el vecino corregimiento de Aullagas-Uruquillas, y la propia Villa Imperial de Potosí.

Soberbios y mañosos persuasores

4En el marco de esa exoneración de los lipes de la mita potosina articulada a partir de la Tasa de la Visita General del virrey Toledo, Juan Lozano Machuca interpreta que si los lipes no cumplían con sus tributos era por ser gente mentirosa y tramposa, exponente de todo lo cual fue el supuesto engaño del que se sirvieron para esquivar visita y tasación. Según el Factor de Potosí, dos caciques se habrían presentado ante el propio Toledo pasando por pobres y haciéndole entrega de presentes de poco valor, en razón de lo cual el Virrey entendió que Lipes era una tierra de escasos recursos y no consideró a sus gentes para la mita :

  • 5 Lozano Machuca, Juan, Carta del factor de Potosí... al virrey del Perú, en donde se describe la pro (...)

“Parece que al tiempo que se hizo la visita general por el señor don Francisco de Toledo, no se visitaron ni redujeron estos indios lipes, por tener fama de tierra pobre y cercanos a los de guerra, y porque dos caciques dellos se presentaron en esta villa [de Potosí] ante el señor don Francisco de Toledo, haciéndole presente de unas plumas de avestruces y unas camisetas de unos animalejos terrestres que llaman chinchillas y significándole ser gente tan pobre, que no alcanzaban sino aquello que le presentaban ; y así el día de hoy traen por refrán los dichos indios, que ‘dos indios engañaron a un visorrey’.”5

  • 6 CNM-AH (Casa Nacional de Moneda – Archivo Histórico, Potosí), Cajas Reales 1, 1550, fs. 56-57, Tasa (...)

5Sin embargo, en realidad los lipes ya habían sido reducidos, visitados y tasados por vez primera en 15506, y desde entonces habían utilizado reiteradas veces esta artimaña de hacerse pasar por pobres para esquivar el pago de sus tributos y forzar su retasación. Así por ejemplo, mencionando una información hecha en Potosí a 17 de noviembre de 1558 ante Hernán Pérez Hidalgo, teniente de justicia mayor, el virrey Marqués de Cañete expone :

  • 7 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1559, f. 58r, énfasis mío.

“parece ser que los d[ic]hos yndios lipis se agrauian diciendo que a causa de ser ellos vros y no tener en su tierra mas que quinoa y sal y algunas papas que vale poca cosa – y estar cinquenta y tres leguas del asiento de potosi – por lo qual en ninguna manera avian podido cumplir con los tributos que hasta agora han estado tasados – y deben mucha cantidad dellos – y por ellos han estado y estan p[r]esos en la carcel pu[bli]ca los caciques y principales padeciendo muchas necesidades y trauajos y algunos dellos se an muerto. y me fue pedido y suplicado que atento lo Susod[ic]ho les hiziese m[e]r[ce]d de Remitir los d[ic]os tributos Reçagados que ansi deven hasta agora e que en ningun tiempo les fuesen pedidos ni cobrados dellos ni de sus subçesores pues si se pusiesen en cobrallos dellos seria cavsa que ellos se desnaturisen de sus tierras y se fuesen perdidos a otras partes”7.

  • 8 Lozano Machuca, Op. cit., p. 63.

6Fuese verdad o no lo aducido en este caso por los indios, y al margen del monto al que se elevasen los tributos rezagados en este momento, lo relevante a nuestro interés resulta el hecho de que los “caciques y principales” de los lipes estaban presos y pasando tribulaciones como responsables de este impago. Quizás por ello en el episodio referido por Lozano Machuca los caciques se anticipan a la tasa, para no tener que asumir el retraso en el pago de tributos y cumplir por ello penas de cárcel. En cualquier caso, el hecho de que éste presente a los lipes – o mejor dicho, a sus autoridades – como unos tramposos que se hacen pasar por pobres para engañar al Virrey y defraudar a la Real Hacienda tiene su enjundia. No habría que perder de vista que Lozano Machuca aspiraba no sólo al corregimiento de Lipes sino a su unión con el vecino de Atacama, ofreciéndose a la Corona para resolver – de su cuenta y riesgo – la situación irregular de los lipes, indios susceptibles de ser reducidos y tasados convenientemente8. De ahí su interés en descalificarlos ante el nuevo Virrey, Martín Henríquez de Almansa, propósito al cual el protagonismo de sus autoridades en esta supuesta anécdota acaecida a su predecesor se ajusta perfectamente, aunque sólo sea por la mala imagen que para el orden colonial tenían los curacas en el (des)gobierno de los indios.

7Es sabido que en la convergencia entre la Administración española y los señoríos indígenas de cara a la reorganización del altiplano, los curacas, amparados por la legislación colonial, jugaron un papel destacado, impulsado éste por la Junta Magna de 1568. Así por ejemplo, era común que el número de mitayos a entregar por cada comunidad lo resolvieran entre el virrey Toledo y las autoridades locales, por lo que podría plantearse la mita toledana como una suerte de pacto entre la Corona y los señoríos indígenas ; un pacto en el que los poderosos (españoles, indios o mestizos, lo mismo da) dirimirían entre ellos asuntos de poder sociopolítico, económico y territorial. Por tanto, resulta normal en esta tesitura que sean dos caciques – enseguida volveré sobre este número – los encargados de despachar con el Virrey las cuestiones relativas a la tasación de los lipes. Por más que hubiera sido del todo factible, desconocemos si el supuesto encuentro entre los dos caciques y Toledo llegó a producirse y, si así fue, si procedió según lo referido por Lozano Machuca. Ahora bien, ¿acaso no intentaban todas las comunidades artimañas similares tratando de esquivar el pago de tributos y buscando sacar partido de los reajustes derivados del cambio de orden colonial ? ¿Tanto diferiría esto de lo que seguramente habían hecho durante la dominación inca ? Y si de visiones del otro y clasificaciones coloniales hablásemos, ¿por qué no iban los lipes a intentar sacar partido de esa condición de bárbaros, pobres y ruines que les otorgaron los incas y que los españoles parecían mantenerles ? Evidentemente son preguntas retóricas. Vayamos por partes.

  • 9 Spalding, Karen, “Social Climbers: Changing Patterns of Mobility among the Indians of Colonial Peru (...)
  • 10 Saignes, Thierry, “De la borrachera al retrato : los caciques andinos. Entre dos legitimidades (Cha (...)

8En sus diversas jerarquías, de las comunidades a los señoríos, los curacas encarnaron desde época prehispánica el gobierno local, teniendo como una de sus funciones la previsora acumulación de parte del excedente de la producción del ayllu dentro de una economía tributaria marcada por la redistribución. Con la incorporación de los señoríos al Tawantinsuyu, las autoridades locales mantuvieron sus funciones, pero convirtiéndose en sujetos de los señores cuzqueños ; y lo mismo ocurrió a la llegada de los españoles. Por este motivo la posición del curaca dentro del sistema colonial resultó quizás la más delicada e ingrata, siendo depositario natural de las expectativas de los indios en lo tocante a la preservación de la tradición y el liderazgo, y al mismo tiempo agente de percepción fiscal e instrumento de la Administración para presionar sobre la masa indígena con propósito diverso. Así, en época colonial los curacas quedaron convertidos en personajes a caballo entre dos mundos que, según las circunstancias, tenían que actuar ora como portavoces de los indios y defensores de sus intereses, ora de salvaguardias de los afanes de los españoles y responsables de la aplicación de sus disposiciones en las comunidades. Con todo y con ello, en realidad las elites indígenas no dejaron de comportarse como tales, elites al fin y al cabo, convirtiéndose para ello en habilidosos “escaladores sociales”9. Por este motivo, corregidores y eclesiásticos consideraron siempre a los curacas como el peor enemigo de los indios, tiranos a los que imputaron abusos de diverso orden, aunque a este respecto, y pese a todo, T. Saignes10 considera que este doble juego de las autoridades indígenas contribuyó en cierta medida a poner freno a las exacciones que los españoles imponían a las comunidades.

9Sin embargo, matices aparte, de lo que siempre se acusó a los curacas fue de hacer su propio negocio a costa de los indios de sus comunidades y en menoscabo de los intereses de encomenderos y corregidores. Y es que, obviamente, si caciques y principales son los responsables de efectuar el pago de las tasas, resulta del todo razonable pensar que éstos ya se encargarían, independientemente del modelo de recaudación aplicado, de cobrárselo a la comunidad, incluidas seguramente sus correspondientes comisiones. Así por ejemplo, y en lo que a los lipes se refiere, Lozano Machuca señala :

  • 11 Lozano Machuca, Op. cit., p. 60-61.

“[Pedro de Sande] me ha advertido que los caciques lipes, como gente de más razón y entendimiento que los demás indios, se sirven, se aprovechan de los indios y los ocultan y aun venden unos a otros y cobran dellos la tasa, y se aprovechan della, y no la meten en la Caja real, y los propios indios se quejan desto.”11

  • 12 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1556, fs. 57-58.

10En este sentido, no habría que olvidar a los ya mencionados caciques y principales presos en 1559 por no cumplir con sus obligaciones para con el fisco. Todo lo contrario, por ejemplo, que don Pedro de Coaquyza, cacique y principal de los lipes, cuyo nombre y responsabilidad aparecen ligados a pagos “a cuenta de lo que se debe” en anotaciones correspondientes a 1556 en el libro de Cajas Reales de Potosí12.

  • 13 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1550, f. 56r.
  • 14 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1555, f. 58.
  • 15 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1560, f. 59, Provisión de Antonio de Hozmayo, corregidor de justicia mayor (...)

11Un Pedro de Coaquyza que, junto a un tal Tocari, también cacique, y “demás principales”, aparece citado en esa primera tasación de 1550 como responsable, en sus correspondientes plazos, del pago de los diferentes tributos fijados a los indios lipes que tienen en encomienda Hernán Núñez de Segura y Francisco de Tapia ; pagos que habrán de hacerse “en casa de los encomenderos”13. Esto quiere decir que el transporte y los riesgos van por cuenta de los tributarios, lo que en el caso que nos ocupa resulta además significativo por el hecho de que Núñez de Segura y Tapia eran vecinos de La Plata (hoy Sucre), lo cual implicaría organizar un viaje largo y costoso, no exento de riesgos por el camino ; riesgos como, por ejemplo, que parte del tributo se “perdiera” en el trayecto. Así, éste fue un punto de constante discusión durante la Colonia, y que frecuentemente dio lugar a continuas renegociaciones de las tasas. Renegociación como en la que se aplicara el propio Pedro Coaquyza en 1555, dos años después de que Francisco de Tapia hubiera emprendido viaje a España14, y también en 1560, junto con don Francisco Ciragüelli ( ?), ambos citados entonces como “caciques principales del repartimiento de Lipes”15.

12Más allá de estos datos puntuales y de las opiniones descalificadoras de Lozano Machuca en consonancia con esa mala imagen colonial de las autoridades indígenas, encontramos un personaje que ilustra perfectamente esa idea de que los curacas actúan por su cuenta, al margen de lo estipulado por la Administración, y desde luego en desacuerdo con lo que de ellos se espera (o tal vez no, veremos) : don Alonso Yacasa, “capitán y cacique principal” de los lipes.

  • 16 AGI (Archivo General de indias, Sevilla), Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera (...)
  • 17 A pesar de que en la Tasa Toledana se llame a este lugar Las Salinas de Tunupa, que el cargo de Dam (...)
  • 18 Aún siendo demarcaciones y jurisdicciones separadas, el virrey Toledo había fijado que parte del sa (...)

13Son varias las voces que claman contra el hecho de que los lipes, capitaneados por sus autoridades, acudían a alquilarse (mingarse) “por su voluntad” en las minas de Las Salinas o en Potosí16, pero quien sin duda es más prolijo en el detalle de este caso es Damián de La Bandera, corregidor de la provincia de Paria y de las minas de San Pedro de Las Salinas, en el repartimiento de Aullagas y Uruquillas, entre los salares de Uyuni y Coipasa17, a las que deberían asistir indios de Lipes18. En dos cartas de 1584 y otra de 1587 La Bandera da cuenta a la Real Audiencia de La Plata de su hastío y cansancio en el ejercicio de sus funciones, denunciando que, a pesar de sus esfuerzos, los indios siguen sin reducirse, ajenos al orden y la doctrina, muchos aún sin bautizar, y que no acuden a las minas ni cumplen con la mita de Potosí ; también manifiesta que se siente ignorado por un Virrey que sistemáticamente desatiende sus peticiones de recursos. Respecto de los lipes apunta a 14 de abril de 1584 :

  • 19 Según carta de 30 de abril de 1584, este sacerdote sería Julio Fernández, quien junto con Isabel de (...)
  • 20 AGI, Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera, 14-4-1584, p. 2.

“Esta semana espero al cap[itán] y Caçique principal de los lipes don aL[ons]o yacasa. q[ue] sale de paz con cien yndios por cartas q[ue] le he escripto a el y al sacerdote19 y teniente de aquella proui[nci]a. Los quales Repartire a los yngenios y beneficios de metales, y procurare asegurarlos Pa[ra] tratar de Reduzirlos a pueblos [y] Pa[ra] que se les ponga doctri[n]a.”20

  • 21 AGNA (Archivo General de la Nación Argentina, Buenos Aires), Sala XIII, 1602, 18-6-5, p. 14.
  • 22 Si en este momento el capitán de mita parece haber sido el indio principal, más adelante será su se (...)
  • 23 Capoche, Op. cit., p. 138 [1585, f. ].
  • 24 Álvarez, Op. cit., p. 402 [1588, nº 731].

14“Capitán y cacique principal”, ése es el título con el que La Bandera se refiere a Alonso Yacasa, a quien en el Padrón de 1602-03 se cita como “Capitan e gouernador de la prouincia De Los lipes Y de los demás caciq[u]es de la d[ic]h[a] Prouincia”21. Capitán entendido como “capitán de mita” o “capitán general de mita”, autoridad indígena, junto con los caciques, coadyuvante en el reclutamiento de mano de obra para el cumplimiento de los turnos de mita, y encargada por tanto de acompañarlos a su destino, supervisar la organización de su trabajo velando por el cumplimiento de las disposiciones acordadas y, en suma, comandarlos mientras durase el turno22. Figura de origen prehispánico ligada a los turnos de trabajo y servicio personal durante el incario, los españoles se vieron en la necesidad de recurrir a estos capitanes indígenas para la puesta en marcha de las distintas formas de mita colonial. Es por ello que, como capitán de mita, Alonso Yacasa parte del corregimiento de los lipes acompañando a esos cien indios que La Bandera, en virtud de unos tratos alcanzados con el corregidor de Lipes, Francisco de Carvajal, espera para repartir entre los ingenios de Las Salinas. Sin embargo, el tratamiento dado a este personaje no es sólo el de capitán, sino también el de cacique principal, dos cargos que para Luis Capoche23 corren parejos : cacique y principal de tal lugar y capitán (superior) de tal nación indígena concurrente, considerando este último título de mayor rango, equiparable a algo parecido a un cacique de caciques. Así, Alonso Yacasa sería cacique principal de Colcha, comunidad de donde esos cien indios mitayos parten con destino a Las Salinas, capitán (general) de mita de dicho contingente y, considerando la terminología de Capoche, capitán (superior) de la nación de los lipes, un rango que encaja perfectamente con su intitulación en el Padrón de 1602-03 (capitán sobre los demás caciques de Lipes) y con su consideración por parte de Bartolomé Álvarez24.

  • 25 AGI, Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera, 30-4-1584, p. 2.
  • 26 ÁLVAREZ, Op. cit., p. 406-407 [1588, nos 739-740].

15En relación con lo citado, a 30 de abril de 1584 La Bandera vuelve a escribir otra carta en la que informa haber suspendido el repartimiento de los indios a consecuencia de un conflicto con Cristóbal Pérez Quintero, teniente de corregidor de la provincia de Lipes, por el descubrimiento, medida y amojonamiento de unas nuevas minas que este último reclama dentro de su jurisdicción. En consecuencia, parece ser que cuando Alonso Yacasa y sus cien indios llegaron a Las Salinas, y ante la negativa de La Bandera a repartirlos, el cacique decidió que “ellos se alquilasen de su boluntad con quien se lo pagase”25. La Bandera denuncia en esta carta – como también en la escrita a 6 de marzo de 1587 – el hecho de que los indios se alquilen por su cuenta, y cuatro años después Bartolomé Álvarez utilizará precisamente este caso como ejemplo para criticar dicha práctica, opinando que volvía codiciosos a los indios y les movía a perjudicar los intereses económicos de los españoles26. Concretamente dice el sacerdote :

  • 27 Yerra aquí el cronista – y no se dan cuenta de ello sus editores – en el nombre del Virrey y en los (...)
  • 28 Álvarez, Op. cit., p. 406 [1588, nº 739].

“Estos Lipes están comarcanos al asiento de minas que llaman ‘de Las Salinas’ – o ‘de San Pedro del Villar’, que los españoles han nombrado [así] por respeto del virrey don Pedro de Torres y Portugal27, entendiendo que le movieran con eso a que les hiciera merced de darles indios para la labor de las minas –, que ahora [ha] poco más de cuatro años que se descubrieron, y siempre en ellas han trabajado y trabajan españoles que han hecho gruesas haciendas de ingenios. Con las cuales, si hubiera indios, hubieren ido muy adelante ; y, por no haberlos, los que están ahí ganan de comer como pueden con algunos indios que se van [a las minas a] alquilar. De donde se ve que, [así] como se alquilan pocos, podrían darse muchos.”28

  • 29 Capoche, Op. cit., p 129 [1585, f. 45v].
  • 30 Álvarez, Op. cit., p. 402-403 [1588, nos 731-733].

16Ya mencioné anteriormente lo habitual que resultaba el hecho de que el número de mitayos se resolviera entre las autoridades españolas y las indígenas. Para el caso que nos ocupa así lo corroboran estos testimonios relativos al asiento de Las Salinas, pero además Luis Capoche29 apunta que los lipes también acudían a la Villa Imperial de Potosí con un “capitán” para allí alquilarse. Y es que igual de común era la práctica de los indios de alquilarse (mingarse) “por su voluntad” a fin de conseguir la plata necesaria para pagar sus tasas – o para aquello que fuera menester –, como que los caciques se hicieran con el control de dichos alquileres a fin de velar para que no se perjudicase a sus comunidades, pero también para llenar sus propios bolsillos. Por este motivo insiste Álvarez30 en la necesidad de erradicar los cacicazgos indígenas, para atajar las malas artes de los curacas en el gobierno de los indios y en el mantenimiento de su policía, para combatir la idolatría y, en el caso concreto de Lipes, para mejorar el tránsito de españoles por el territorio indígena y favorecer la explotación de sus riquezas.

17Si bien los lipes no concurrían al Cerro Rico como mitayos, sí acudían a Potosí tanto para participar en el mercado como para alquilarse, señalando Capoche que en esta práctica contravenían los cupos establecidos :

“Costumbre fué los años pasados asistir a Potosí sesenta y nueve indios de esta provincia de los Lipes, que estaban obligados a dar de mita ordinaria veinte y tres indios, que repartió el virrey don Francisco de Toledo a minas e ingenios ; y después en el último repartimiento que hizo, los dejó fuera de esta obligación, por tener minas en su tierra.

  • 31 Capoche, Op. cit., p 129 [1585, f. 45v].

Comúnmente asisten en esta villa [de Potosí], de asiento, setenta u ochenta indios con un capitán, y de su voluntad se alquilan y mingan para pagar sus tasas, que cobran los oficiales reales. Tienen su asiento en la parroquia de Santiago, sin ser sujetos a las capitanías, y sin estos hay muchos otros indios que vienen a vender un género de ropa que allá hacen, y harina de quinua, y colores y plumería de muchos avestruces que se crían en su tierra.”31

  • 32 Resulta bien interesante el intento de llevar a los lipes a mitar a Potosí y que terminen como indi (...)
  • 33 Sobre el porqué los lipes acudían a la parroquia de Santiago, valga como apunte la devoción que al (...)
  • 34 Según la relación de parroquias potosinas y grupos étnicos adscritos a ellas, la de Santiago (antig (...)

18Esto es, a pesar de que el virrey Toledo repartió originariamente 23, eran 69 los lipes que asistían ; y una vez que el Virrey les exonera de la mita minera, son 70 u 80 los lipes que, bajo el mando de un capitán, acuden a Potosí para alquilarse por su cuenta y así reunir el importe de sus tributos en dinero32 ; amén de otros que acudían al mercado, igualmente “de su voluntad”. Un contingente de indios que, sin tener parroquia asignada, concurre a la de Santiago33, pero sin estar sujetos a las capitanías34. ¿Qué quiere esto decir ? Que si los lipes acuden con un capitán pero quedan al margen de las capitanías, tal vez se esté proyectando la figura del “capitán de mita” sobre un curaca o alguien allegado a la autoridad indígena, tal cual fuera el caso de ese Alonso Yacasa al que Damián de La Bandera se refiere como “capitán y cacique principal” al hablar de los lipes que se alquilan por su cuenta en el asiento de Las Salinas. Y es que en este punto, lejos de librarse de sus caciques, la población indígena residente en Potosí era vigilada de cerca por éstos en sus parroquias, manteniendo sus obligaciones tributarias para el pago del salario de las autoridades y del cura doctrinero, tanto en sus comunidades de origen como en la Villa Imperial. En realidad, el hecho de que en el siglo XVII las comunidades todavía mantuvieran su coherencia étnica no debería hacer olvidar las profundas transformaciones que habían experimentado ; transformaciones derivadas de los procesos migratorios, las presiones mercantiles y monetarias, y los abusos a que se veían sometidos por unas autoridades indígenas o coloniales muchas veces conchabadas entre sí. Más aún, fue gracias a su capacidad de respuesta frente a las exigencias coloniales como algunos de estos señores étnicos vieron reforzada su legitimidad y engrosado su patrimonio, o como otros escalaron socialmente y consiguieron posiciones de prestigio comunitario desplazando con ello a los señores tradicionales.

Curaca bueno, curaca malo… pero al final siempre malo

  • 35 Corroborando los estereotipos, y como se verá a continuación, distingo aquí entre curaca bueno y cu (...)
  • 36 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1550, f. 56r.
  • 37 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1560, f. 59.

1935Como quedó dicho, dos son los caciques mencionados en la Tasa de 1550 sobre los lipes encomendados a Hernán Núñez de Segura y Francisco de Tapia, Tocari y don Pedro Coaquyza ; del primero sólo se apunta el nombre (indígena), mientras que al segundo antecede el título de don y es citado por nombre (español) y apellido (indígena), seguramente porque aunque ambos son referidos como “caciques”, al segundo se añade la condición de “principal”36. Dos vuelven a ser los “caciques principales” aludidos por la provisión de retasa efectuada por Antonio de Hozmayo, Corregidor de Justicia Mayor de La Plata, en 1560 : don Pedro de Coaquyza y don Francisco Ciragüelli ( ?), sin que entre ellos se hagan distingos37. Y como se vio, dos son también los que, según Lozano Machuca, acudieron a Potosí para engañar al virrey Toledo. Sin embargo, en ningún momento se aclara el porqué de esta dualidad, si acaso fuera étnica o si más bien responde a la organización sociopolítica de los lipes. Por su parte, Luis Capoche igualmente indica que los lipes estaban gobernados por dos curacas, y atibuye a cada uno de ellos un carácter bien distinto :

  • 38 CAPOCHE, Op. cit., p. 127 [1585, fs. 43v-44r].

“Todos estos indios [lipes] están divididos en diez ayllos, que son como linajes y familias, y cada ayllo tiene su principal, y están sujetos a dos caciques superiores ; el uno dicen ser indio de razón y aficionado a cristianos, y el otro, bárbaro y nuestro enemigo.”38.

  • 39 Sin ahondar en detalles, resulta conveniente indicar que esta distinción entre aymaras civilizados (...)
  • 40 Capoche, Op. cit., p. 127 [1585, f. 43v].

20Sin duda, la estampa de un curaca bueno y otro malo guarda estrecha relación con la distinción cultural estereotipada que los autores de fines del siglo XVI establecen entre los lipes : aymaras civilizados y bien dispuestos en el trato hacia los españoles, y urus bárbaros y mal dispuestos39. Así, el propio Capoche40 señala cómo de los tres mil indios de Lipes por él contabilizados, la mitad eran urus que vivían “bárbaramente sin tener más ley que nacer y morir”, y la otra mitad eran aymaras con “algún mayor conocimiento y muestras de buenos deseos”. Según los estereotipos, así los caciques, podría decirse a tenor de estas referencias.

  • 41 Respecto de las diferentes clasificaciones coloniales proyectadas sobre los lipes, v.gr. GIL, Op. c (...)

21Si pensásemos que al discriminar a los indios de Lipes entre aymaras y urus se está estableciendo una división étnica, bien podría interpretarse que las menciones pareadas de sus autoridades responden al hecho de que cada cacique representa a una parcialidad diferente. Sin embargo, no deja de ser llamativo el hecho de que mientras la mayor parte de los autores desde 1550 se refieren a caciques, caciques y principales o cacique principal “de los lipes”, lozano Machuca y Capoche se empeñen en establecer esta distinción. Y es que en realidad aymaras y urus no son categorías étnicas sino unidades de clasificación colonial presentes en todo el altiplano surandino, y que refieren por igual a estereotipos civilizatorios y – muy especialmente – a categorías de tributarios : aymaras civilizados, bien dispuestos, ricos, de agricultores-pastores-mineros ; urus bárbaros (o incluso salvajes), esquivos, pobres, cazadores-pescadores-recolectores. Por eso es que los dos curacas de la anécdota referida por Lozano Machuca se hacen pasar por pobres para engañar al virrey Toledo y esquivar la tasación tributaria. Ahora bien, de este episodio podemos derivar varias preguntas (y según sus respuestas se abrirían diferentes variables de análisis para posicionar a los lipes en el juego de las clasificaciones coloniales) : ¿Eran dos curacas, sendos representantes de aymaras y urus, conchabados para engañar al Virrey ? (Negociación de las identidades entre indios supuestamente ricos y pobres). ¿Eran dos curacas aymaras haciéndose pasar por urus para engañar al Virrey ? (“Falsificación” de la identidad por parte de unos indios supuestamente ricos). ¿Eran dos curacas urus exagerando su condición de tales para condicionar al Virrey ? (Exaltación de la identidad por parte de unos indios supuestamente pobres). En cualquiera de estos tres casos, los lipes quedarían representados por Lozano Machuca como indios mentirosos y tramposos. Pero aún podríamos plantear otra opción : que fueran dos curacas de los lipes (sin más discriminación) esforzándose – como tantos otros – en aparentar ser indios pobres – lo fueran o no, parcialmente o en su totalidad – para engañar a los españoles en pos de escapar a la dominación colonial y a la imposición tributaria. De ser así, a los dos calificativos anteriores bien se podría añadir que los lipes eran mezquinos y manipuladores. Sea como fuere, e independientemente de la casuística41, las autoridades indígenas saldrían muy malparadas, ajustándose sin remisión a la mala imagen que de ellas se impone en le tránsito de los siglos XVI a XVII como culpables del mal gobierno colonial de los indios.

22En este sentido, quizás la opinión más crítica en contra de los lipes sea la volcada sobre ellos por el padre Álvarez en la última parte de su Memorial, donde abundan las menciones a que aún están sin someter ni reducir, que no están sujetos a doctrina, que no quieren sacerdotes entre ellos, y que no vale la pena enviar más religiosos a su territorio hasta que no estén reducidos de facto. Sobre este último particular, utiliza como parte de su argumentación el siguiente incidente, claro ejemplo del mal trato que a su juicio reciben de los lipes los encargados de su doctrina ; un incidente, como no podía ser de otra manera, protagonizado por uno de sus curacas :

  • 42 En este punto señalan los editores de la obra del cura Álvarez que al margen izquierdo hay un agreg (...)
  • 43 Es de destacar cómo esta imagen del sacerdote y los españoles forzados por flecheros refuerza la ca (...)
  • 44 Señala Álvarez que en el momento de estos incidentes acompañaban al sacerdote en la iglesia unos es (...)

“Ha días que les dan sacerdotes, y no dan más que uno a todos éstos. Si yo le[s] hubiera de dar, no se le[s] diera si la Justicia Real no los pusiera en más conocimiento que el que tienen. Son tan libres y desvergonzados, bellacos [e] infieles, que un día42 que se les antojó de no tener cura en su pueblo – que llaman Tucai – se levantó el cacique con más de setenta flecheros43 y se fue a la iglesia, y dijo al sacerdote que no les dijere misa ; y le hicieron desnudar, amenazándole con las flechas. Y no se atrevieron a resistirles el sacerdote y unos españoles que estaban con él44 ; el cura se llama el bachiller Agustín de Ávila Briceño. ¡A estos tales baptizan, casan y confiesan como si fuesen de Toledo o de Madrid !

  • 45 Álvarez, Op. cit., p. 401 [1588, nº 729-730].

Aunque le fue dada cuenta al presidente de la Real Audiencia de Los Charcas deste hecho, no hubo memoria de castigarlo ; y así se salen con todo lo que quieren. Si no han de ser cristianos, no hallo ni sé para qué son los sacerdotes, ni para qué se los dan sino para que hagan ultraje dellos ; como hicieron déste y han hecho de otros, y de la ley que predican y de todo el cristianismo.”45

23Hasta este punto llegaría la soberbia de las autoridades indígenas y la falta de control que sobre ellos tenía la Colonia : un curaca en contra de que en su comunidad se oficie misa, que con más de setenta flecheros reduce a un cura y un puñado de españoles, a los cuales ultraja.

  • 46 Álvarez, Op. cit., p. 408 [1588, nº 742].

24Sin embargo, esta imagen contrasta diametralmente con la mención que el propio Álvarez46 ofrece respecto de que “el día de fiesta no se llega un indio a misa ; y, si llega un alcalde o algún ladinejo o curaca, no se llega a seis.” Lo que sí resulta significativo en este caso es la mención por este autor de que a misa sólo acuden las autoridades indígenas tradicionales (curacas) y coloniales (alcaldes), y “algún ladinejo”, esto es, algún mestizo. ¿Qué pasa entonces con el resto de los indios ? ¿No asisten a misa por la presión de estos otros, o sencillamente porque no quieren ? Si fuera que la población se niega a acudir a la iglesia, ¿no pueden sus autoridades obligarla a ello ? ¿O es que acaso alcaldes y curacas sólo concurren a la misa por obligación de su cargo ? Si así fuera, ¿qué circunstancias llevaron al cacique de Tucai a cambiar de opinión y a exigir al sacerdote que dejase de decir misa en este pueblo ? Lamentablemente Álvarez nos deja sin respuestas a estas preguntas, por más que evidencia algo bien sabido por todos : el doble juego de las autoridades indígenas en virtud de su cargo, algo que contribuiría a reforzar su mala fama.

¿Usurpación del cacicazgo o identidades interdigitadas ?

25Dentro del debate general sobre la conveniencia de acabar con las autoridades indígenas en tanto que culpables del mal gobierno de los indios, una de las argumentaciones recurrentes por parte de los autores españoles en su contra fue el cuestionamiento de su legitimidad, en virtud de lo cual muchas veces s e presentó a los curacas como usurpadores y/o advenedizos que únicamente buscaban en el (des)gobierno de las comunidades el fin para su lucro personal. En esta línea trata Bartolomé Álvarez a un tal cacique don Alonso, que por la concordancia de nombre y la cercanía de fechas consideraré como el Alonso Yacasa citado en la correspondencia de Damián de La Bandera y en la Real Cédula de Felipe III que acompaña al Padrón de 1602-03, amén de en otra documentación que seguidamente presentaré. De él señala Álvarez :

“Gobiérnalos {a los lipes} un indio llamado don Alonso, que es de la nación deste pueblo donde yo estoy, que se llaman de Uruquillas. No es de nación Lipe : usurpóse el señorío con sus propias mañas sin tener allí vasallos, no por más de por ser soberbio [y] mañoso persuasor de aquellas cosas que en ellos les dan gusto, que es estar siempre tratando y pensando cómo se habrán contra los cristianos.

{...} Este don Alonso no se sabe si es cristiano, y por otros muchos Lipes asimismo no se sabe si lo son. La razón que hallo para decir esto es que aquel don Alonso es hijo de Uruquilla, de la nación deste pueblo : que, cuando los españoles entraron en esta tierra, se huyeron algunos desta nación entre aquellos y se quedaron allá. Y en todos los tiempos fueron tomando nombres de cristianos y con ellos [ =los Lipes] se han quedado todos los más, como estos de este pueblo y otros de pueblos muy sujetos y tratables. Y todo esto lo hacen los curacas.

  • 47 Álvarez, Op. cit., p. 402-403 [1588, nos 731, 732, 733].

El don Alonso es de más de cuarenta años y no se sabe que sea baptizado ; y, si lo es, es peor porque en nada es cristiano, y él tiene aquellos Lipes peor puestos [de lo] que de su propia inclinación podían estar.”47

  • 48 El proceso de desorden en la designación de las autoridades indígenas, la usurpación del cargo y lo (...)
  • 49 Valga a colación en este punto recordar respecto de tales relaciones biunívocas entre topónimos y e (...)

26Pagano, usurpador, patrañero, tirano y dador de malos ejemplos a su pueblo, así sería el cacique don Alonso según Álvarez. Sin embargo, llama la atención el hecho de que – según el sacerdote – este curaca de los lipes no sólo fuera un usurpador del cacicazgo, sino también un advenedizo perteneciente a otro grupo étnico (uriquilla), que se posicionó en el cargo aprovechando los desórdenes derivados de la conquista española48. Ahora bien, ¿qué quiere decir este autor al citar una “nación” Lipes y otra Uruquilla al hilo de esta usurpación del señorío ? Por un lado, no olvidemos que los españoles tendieron a interpretar los modelos de organización política indígena desde su propio sistema jurídico de herencia, sucesión, señorío y mayorazgo, resultando aquí un ejemplo paradigmático la intervención de Francisco Pizarro en favor del bando de Huascar y contra Atahualpa en la conquista del Tawantinsuyu, considerando al primero como sucesor legítimo y al segundo como un tirano además de un fraticida. Por otra, tampoco perdamos de vista que, en sus intentos por racionalizar la evanescencia territorial y los mosaicos étnicos a los que se enfrentaban, los españoles practicaron el establecimiento – a veces incluso muy forzado – de relaciones biunívocas entre topónimos y etnónimos. Así, cuando Álvarez refiere en términos homónimos la nación y el señorío de los lipes por una parte, y el de los uruquillas por otra, más bien estaría refiriéndose a las provincias de Lipes y Uruquillas, donde según el modelo español sólo habrían de morar o lipes o uruquillas49. Una resolución que, habida cuenta la complejidad semántica de los conceptos de “provincia” y “nación” y la interdigitación étnica propia de los modelos sociopolíticos y económico-territoriales de los pueblos andinos en general y de los del altiplano sur en particular, no pareciera contribuir a resolver hasta qué punto el cacique don Alonso era o no realmente un usurpador.

  • 50 V.gr. MARTÍNEZ, Op. cit. 1992 ; MARTÍNEZ, Op. cit. 2000.

27De usurpadores de cacicazgos está la documentación colonial llena, y enseguida comentaré un caso de los lipes que entronca precisamente con el ya mencionado curaca Alonso Yacasa. Sin embargo, que alguien perteneciente a una adscripción étnica pueda ocupar el curacato de otro grupo resulta algo bastante inverosímil, de no ser precisamente por esas identidades interdigitadas que el propio Álvarez apunta en su Memorial50. Como señala este autor, parece que en un momento dado uruquillas y lipes se mezclaron, convirtiéndose los unos en los otros desde el punto de vista identitario, por lo cual es fácil suponer que todos fueran posteriormente identificados como lipes por parte de los españoles. Así, la referida usurpación de don Alonso bien pudiera estar ligada a los hechos de la conquista y colonización de la región, pues a efectos de orden local los españoles nunca se preocuparon demasiado de que los señores naturales fueran legítimos, advenedizos o usurpadores ; simplemente designaron o confirmaron en el cargo a quienes mejor contribuyesen en ese momento a sus intereses. Por otra parte, Álvarez señala que “don Alonso es hijo de Uruquilla”, pero no especifica si tanto su padre como su madre, o si uno u otra, eran uruquillas. En este sentido, si resultase fruto de una unión mixta, es probable que algún derecho tuviera al cacicazgo, por más que otras facciones de poder dentro de la comunidad o del grupo étnico se lo disputasen. Pero en cualquier caso, si Álvarez presenta a don Alonso como un usurpador, lo hace fundamentalmente como parte de sus argumentos generales en contra del cacicazgo indígena, quejándose de que, al no ser los curacas indios originarios ni detentar el cargo por derecho, no tendrían amor por las comunidades a su cargo ni miramientos a la hora de abusar en los tributos o cometer otras injusticias. En esta misma línea de pensamiento, Guaman Poma de Ayala señala :

  • 51 Poma de Ayala, Felipe Guaman, Nueva crónica y buen gobierno [1615], edición de J. Murra, R. Adorno (...)

“Cómo los dichos falsos cacique principales se hazen de yndios bajos. No tiene buena obra, aunque sea español o negro, porque en la conquista destos rreynos se perdieron señores principales de casta y sangre. Y por ellos se elixieron de yndios muy bajos. Estos dichos dañan la tierra y se pierde los dichos pobres. Y ancí de tantos y males y daños no les faborese ni lo puede a los dichos yndios”51

  • 52 ANB (Archivo Nacional de Bolivia, Sucre), Expedientes Coloniales, 1649, Nº 16, Alonso Picta, gobern (...)

28Precisamente de usurpaciones, “indios bajos”, competencia entre facciones rivales dentro de la elite indígena e intromisión de los españoles en materia de cacicazgo trata el pleito mantenido en 1649 entre Juan Chiri y Alonso Pigsa sobre la preferencia del título de cacique y gobernador de los lipes52. Sintetizaré los pormenores del litigio :

  • 53 Respecto de estos pueblos, por destacar su trascendencia regional y al mismo tiempo remarcar el pod (...)
  • 54 Alonso Yacasa, aquí citado como “gobernador de Lipes”, pero que en el decir de Damián de La Bandera (...)

29- a fecha de 27 de mayo de 1641, Bernardino de Espinosa y Albear, corregidor de la provincia de Lipes, entregó el título de cacique y gobernador a Juan Chiri en calidad de sucesor por derecho de Juan Chillaca, su hermano, que lo era de los pueblos de Colcha, Santiago de Chuquilla, San Juan de Cheucha, San Pedro de los Quemes, San Agustín de Chuyca y Alota53.
- sin embargo, en 1649, el entonces corregidor Alonso de Carrión Cabeza de Vaca, entrega este mismo título a Alonso Pigsa.
- Juan Chiri denuncia que ha sido desposeído de sus títulos legítimos “por odio y enemiga que [Alonso de Carrión] conmigo tiene nacida de que defiendo a mis yndios y que gane desta Real Aud[ienci]a [de La Plata] vna prouission Real para que no les hiciese agravios y que se la quise hacer notificar lo cual no consintió de hecho y contra derecho sin oyrme” (fs. 1r-1v).
- asimismo, Juan Chiri califica a Alonso Pigsa de “yndio bajo y vmillde sin capacidad ni talento para le Vsar y exerçer [el cargo]” (f. 1v).
- reforzando los derechos sucesorios de Juan Chiri, el corregidor Espinosa y Albear alega que éste es nieto de Alonso Yacasa, que fue antiguo gobernador de Lipes54 (f. 6r), y que por consiguiente le corresponde ejercer el cargo “según y de la manera que lo an vsado podido y devido vsar los otros gouernadores sus antecesores” (fs. 6v-7r).
- por el contrario, Rodrigo Benítez de Maqueda y Villalón, fiscal de la causa y partidario de Alonso Pigsa, alega que, “aunque le toque por sangre”, Juan Chiri “ahuienta [a] los indios de los pueblos i los alquila a diferentes partes para que no paguen tassa ni aia quien sirba por cuia causa i para mas utilidad i que los indios esten mas bien tratados i que acudan a la doctrina cristiana” (f. 13r).
- el fiscal ratifica al mismo tiempo los títulos concedidos a Alonso Pigsa en tanto que desde que él ejerce el cargo “se an reducido algunos indios con el buen tratamiento que les haze” (f. 13r).

30- finalmente, y pese a los informes de la fiscalía, la Real Audiencia de La Plata falla a favor de Juan Chiri el 7 de agosto de 1649, sentenciando no haber lugar a más apelaciones.

31De estas alegaciones llama la atención el hecho de que en todo momento Juan Chiri está reclamando los títulos por derecho de sucesión y sangre, un argumento que sería válido para el cacicazgo, pero, a priori, no para el título de gobernador, ya que éste era un cargo electo y de designación española. Al menos en teoría, porque ya se sabe que en el gobierno local, donde los electores están limitados y los poderosos se eligen entre ellos, no es difícil que los cargos se vuelvan prácticamente hereditarios y/o se alternen dentro de las facciones concurrentes. Asimismo, y a pesar de la naturaleza particular de los cargos de cacique y gobernador, la aparente coincidencia de ambos en un mismo sujeto tampoco fue algo tan extraordinario en el mundo colonial, muy especialmente durante el siglo XVIII. Cuando el cacique no tenía edad suficiente para el ejercicio de sus poderes, éstos eran asumidos por una suerte de “tutor”, habitualmente un pariente que, además, solía ostentar el cargo de gobernador. Así, mientras que cacique y gobernador seguían siendo dos personas diferentes en la teoría, en la práctica, por estar el cacique tutorizado por el gobernador, éste último asumía todos los poderes. De ahí las reclamaciones sobre el cargo de gobernador apelando a los derechos de sangre, tal vez por inercia y sobre todo al amparo de la falta de un marco jurídico claro al respecto.

32Volviendo a los estereotipos y al ideal del cacique colonial, resulta significativo que la parte de Juan Chiri se sirva de sus derechos de sangre para reclamar los títulos que dice le han sido arrebatados, frente a la condición de “indio bajo” de su oponente ; mientras que la parte de Alonso Pigsa apela a su buen gobierno y proyecta sobre su oponente la imagen del cacique-tirano que además obstaculiza la doctrina de los indios. Así, aunque este pleito tenga por objeto resolver la sucesión al cacicazgo y al título de gobernador de Lipes, su trascendencia va más allá, haciéndose eco del debate sobre la conveniencia o no de mantener las autoridades indígenas en función de su buen o mal servicio a las comunidades. De acuerdo con las opiniones de Bartolomé Álvarez y Guaman Poma de Ayala, los caciques legítimos velarían por los intereses de sus comunidades en materia de gobierno y doctrina, mientras que no lo harían los advenedizos. En este sentido, es de destacar que precisamente a Juan Chiri, que reclama los títulos por derecho de sangre, se le acuse de traficar con sus indios para evitar el pago de tasas y mitas, y de alejarlos de la policía cristiana, precisamente las mismas acusaciones que Álvarez – como quedó visto – había esgrimido contra su abuelo, Alonso Yacasa, al que acusa de usurpador.

Consideraciones finales

33Si los lipes fueron caracterizados en el tránsito de los siglos XVI y XVII como indios desacatados que se servían del engaño para subvertir el orden colonial, sus curacas fueron acusados recurrentemente de tramposos y mentirosos. O quizás porque éstos fueron caracterizados en tales términos, los indios a su cargo acabaron representados de aquella manera, lo mismo da. La cuestión radica en que esta valoración negativa, y los estereotipos construidos en torno a ella, pesaron como un punto importante en el proceso de etnogénesis de los lipes.

34Sin embargo, por encima de referencias a personajes y/o a hechos puntuales, resulta difícil ahondar en las autoridades indígenas de los lipes más allá de esa imagen de tiranos y/o usurpadores que perjudican a las comunidades y que en nada ayudan al buen gobierno sobre las mismas. Por este motivo las páginas que aquí terminan han pretendido revisar esa tendencia a partir de figuras como la de Alonso Yacasa, tan recurrente en la documentación y sobre quien existen diversas referencias cruzadas que permiten reconstruir su persona y su trascendencia, o las de Juan Chiri y Alonso Pigsa, protagonistas de un pleito tan cargado de tales estereotipos que hace sencillo penetrar ese juego de clasificaciones coloniales. A partir de este análisis, lo que cabe resolver es que la composición de esa imagen de buenos o malos curacas resultó mucho más compleja de componer de lo que en ocasiones se ha determinado por la historiografía. Al menos para el caso de los lipes, todavía se ve necesitada de un proceso de revisión que ponga en juego otras variables, tales como la interdigitación étnica, las relaciones hispano-indígenas o la repercusión de los asuntos entre españoles. Una revisión a la cual este trabajo ha pretendido contribuir desde la ejemplificación de una región periférica y marginal, donde las identidades étnicas y las autoridades que las representan quedan marcadas por las ambigüedades. Unas ambigüedades, precisamente, que estarían produciendo – y al mismo tiempo permitirían entender – comportamientos diversos entre los caciques y reticencias por parte de las autoridades coloniales.

Haut de page

Bibliographie

AGI (Archivo General de Indias), Charcas 43, 1584-1587, Cuadernillo de [3] cartas de Damián de La Bandera.

AGNA (Archivo General de la Nación Argentina), Sala XIII, 1602, 18-6-5, Padrón de los indios de Lipes.

Álvarez, Bartolomé, De las costumbres y conversión de los indios del Perú. Memorial a Felipe II [1588], edición de M. C. Martín, J. J. R. Villarías y F. del Pino, Madrid, Ediciones Polifemo, 1998.

ANB (Archivo Nacional de Bolivia), Expedientes Coloniales, 1649, Nº 16, Alonso Picta, gobernador y cacique principal de Lípez, contra Ignacio Chirinos, sobre la preferencia a un cacicazgo. [En realidad este documento trata de “Juan Chiri, cacique principal y gobernador de los lipes, contra Alonso Pigsa, sobre la preferencia al título de cacique y gobernador”].

Capoche, Luis, Relación general del asiento y la Villa Imperial de Potosí y de las cosas más importantes a su gobierno [...] [1585], edición de L. Hanke, BAE 122, Madrid, Atlas, 1959.

Choque Canqui, Roberto, “El papel de los capitanes de indios de la provincia de Pacajes en el entero de la mita de Potosí”, Revista Andina, vol. I(1), pp. 117-124, 1983.

CNM-AH (Casa Nacional de Moneda – Archivo Histórico), Cajas Reales 1, 1550, fs. 56-57, Tasa de los indios que tienen en encomienda Francisco de Tapia y Hernán Núñez de Segura, hecha por fray Gerónimo de Loaysa, Hernando de Santillán y fray Domingo de Santo Tomás.

CNM-AH (Casa Nacional de Moneda – Archivo Histórico), Cajas Reales 1, 1560, f. 59, Provisión de Antonio de Hozmayo, corregidor de justicia mayor de La Pata, sobre el repartimiento de los lipes.

Cobo, Bernabé, Historia del Nuevo Mundo [1653], en Obras completas del P. Bernabé Cobo, edición de F. Mateos, BAE 91-92, Madrid, Atlas, 1964.

Gil García, Francisco M., “Los Lipes y la mita de Potosí : considerando la situación de un grupo étnico surandino dentro del entramado colonial”, en Gutiérrez, A. y Laviana, M ª L. (coords.), Estudios sobre América, siglos XVI-XX. La Asociación Española de Americanistas en su vigésimo aniversario, p. 691-712, Sevilla, Asociación Española de Americanistas, 2005.

Gil García, Francisco M., Lipes en los siglos XIV-XVII. Construcción de una región geohistórica identitaria en el altiplano surandino y clasificaciones coloniales, Biblioteca Digital Complutense, Colec. Tesis Doctorales, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2009.

Gil García, Francisco M., “Lipes : límite de conquista, borde de colonia. Apuntes sobre la demarcación de un territorio evanescente en la frontera meridional de Charcas”, en Bernabeu, S. (coord.), Poblar la inmensidad. Sociedades, conflictos y representaciones en los márgenes del imperio hispánico (siglos XV-XIX), p. 377-406, Sevilla, Consejo Superior de Investigaciones Científicas – Ediciones Rubeo, 2010.

Gil García, Francisco M., Ásperas Punas, Cerros de Plata, Indios Desacatados.La Construcción Regional de Lipes durante la Colonia. Saarbrücken (Alemania), Editorial Académica Española-LAP LAMBERT Academic Publishing, 2011.

Gil García, Francisco M., “Los intereses creados. Los lipes en las clasificaciones coloniales del siglo XVI”, Chungara, vol. 45(4), p. 533-542, 2013.

La Bandera, Damián de  AGI (Archivo General de Indias), Charcas 43, Cuadernillo de [3] cartas de Damián de La Bandera/ 1584-87.

Lozano Machuca, Juan, Carta del factor de Potosí... al virrey del Perú, en donde se describe la provincia de los Lipes [1581], en Relaciones Geográficas de Indias - Perú. vol. II, apéndice III, pp. 59-63, BAE 185, Madrid, Atlas, 1965.

Martínez, José Luis, “Acerca de las etnicidades en la puna árida en el siglo XVI”, en Arze, S., Barragán, R., Escobari, L. y Medinacelli, X. (comps.), Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes, p. 35-65, La Paz, Hisbol – IFEA – SBH – ASUR, 1992.

Martínez, José Luis, “Ayllus e identidades interdigitadas. Las sociedades de la puna salada”, en Boccara, G. y Galindo, S. (eds.), Lógica mestiza en América, p. 85-112, Temuco, Instituto de Estudios Indígenas, 2000.

Martínez, José Luis, Gente de la tierra de guerra. Los lipes en las tradiciones andinas y el imaginario colonial, Santiago de Chile, Pontificia Universidad Católica del Perú – Centro de Investigaciones Diego Barros Arana – Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos de Chile, 2011.

Martínez, José Luis, “De discursos coloniales y textos andinos. A propósito de Gente de la tierra de guerra…”, Chungara, vol. 45(4), p. 553-560, 2013.

Nielsen, Axel, “Aproximaciones arqueológicas y etnohistóricas a la diversidad cultural tardía en el altiplano de Lípez”, en Contribución arqueológica 5. Actas del XIV Congreso Nacional de Arqueología Chilena, vol. 1, p. 95-129, Copiapó, 1997.

O'Phelan, Scarlett, Kurakas sin sucesiones : del cacique al alcalde de indios (Perú y Bolivia 1750-1835), Cuzco, Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de Las Casas, 1997.

Poma de Ayala, Felipe Guaman, Nueva crónica y buen gobierno [1615], edición de J. Murra, R. Adorno y J. L. Urioste, Crónicas de América, 29, 3 vols., Madrid, Historia 16, 1987.

Ramírez, Susan E., “The Dueño de Indios : thoughts on the consequences of the shifting bases of power of the curaca de los viejos antiguos under the Spanish in sixteenth century Peru”. Hispanic American Historical Review 67(4) : 575-610, 1987.

Rostworowsky, María, “Curacas y sucesiones. Costa norte”, en Obras completas. Volumen IV, pp. 199-304, Lima, IEP, 2005.

Saignes, Thierry, “Nota sobre la contribución regional a la mita de Potosí a comienzo del siglo XVII”, Historiografía y Bibliografía Americanista, vol. XXVIII, pp. 3-21, 1984.

Saignes, Thierry, “De la borrachera al retrato : los caciques andinos. Entre dos legitimidades (Charcas)”, Revista Andina, vol. 5(1), pp. 139-170, 1987.

Sánchez-Albornoz, Nicolás, Indios y tributos en el Alto Perú, Lima, IEP, 1978.

Spalding, Karen, “Social Climbers : Changing Patterns of Mobility among the Indians of Colonial Peru”, Hispanic American Historical Review, vol. 50(4), pp. 645-664, 1970.

Spalding, Karen, De indio a campesino. Cambios en la estructura social del Perú colonial, Lima, IEP, 1974.

TASA de la Visita General del virrey Francisco de Toledo [1582], edición de N. D. Cook, Lima, Universidad Mayor de San Marcos, 1972.

Toledo, Francisco de, “Carta del Virrey Don... dando cuenta a S. M. de cuanto tocaba al gobierno temporal. La Plata, 30 de noviembre de 1573”, en Levillier, Roberto, Gobernantes de Perú. Cartas y papeles, siglo XVI. Documentos del Archivo de Indias. Tomo VI, p. 219-262, El virrey Francisco de Toledo, Madrid, Imprenta de Juan Pueyo, 1924.

Wachtel, Nathan, “Men of the water : the Uru problem (sixteenth and seventeenth centuries)”, en Murra, J., Wachtel, N. y Revel, J. (eds.), Anthropological history of Andean polities, pp. 283-310, Cambridge, Cambridge University Press, 1986. [Reedición del original en francés publicado en Annales E.C.S., vol. 33(5-6), pp. 1126-1159, 1978].

Wachtel, Nathan, “Nota sobre el problema de las identidades colectivas en los Andes meridionales”, en Varón, R. y Flores, J. (eds.), Arqueología, antropología e historia en los Andes. Homenaje a María Rostworowski, pp. 677-690, Lima, IEP - Banco Central de Reserva del Perú, 1997.

Wachtel, Nathan, El regreso de los antepasados. Los indios Urus de Bolivia, del siglo XX al XVI. Ensayo de historia regresiva [1990]. México, FCE – CM, 2001.

Haut de page

Notes

1 Gil García, Francisco M., Lipes en los siglos XIV-XVII. Construcción de una región geohistórica identitaria en el altiplano surandino y clasificaciones coloniales, Biblioteca Digital Complutense, Colec. Tesis Doctorales, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2009. GIL GARCÍA, Francisco M., “Lipes : límite de conquista, borde de colonia. Apuntes sobre la demarcación de un territorio evanescente en la frontera meridional de Charcas”, en Bernabeu, S. (coord.), Poblar la inmensidad. Sociedades, conflictos y representaciones en los márgenes del imperio hispánico (siglos XV-XIX), p. 377-406, Sevilla, Consejo Superior de Investigaciones Científicas – Ediciones Rubeo, 2010. Gil García, Francisco M., Ásperas Punas, Cerros de Plata, Indios Desacatados.La Construcción Regional de Lipes durante la Colonia. Saarbrücken (Alemania), Editorial Académica Española-LAP LAMBERT Academic Publishing, 2011.

2 Alvarez, Bartolomé, De las costumbres y conversión de los indios del Perú. Memorial a Felipe II [1588], edición de M. C. Martín, J. J. R. Villarías y F. del Pino, Madrid, Ediciones Polifemo, 1998, p. 401-402 [1588, nº 730].

3 Gil García, Francisco M., “Los Lipes y la mita de Potosí : considerando la situación de un grupo étnico surandino dentro del entramado colonial”, en Gutiérrez, A. y Laviana, M ª L. (coords.), Estudios sobre América, siglos XVI-XX. La Asociación Española de Americanistas en su vigésimo aniversario, p. 691-712, Sevilla, Asociación Española de Americanistas, 2005.

4 Toledo, Francisco de, “Carta del Virrey Don... dando cuenta a S. M. de cuanto tocaba al gobierno temporal. La Plata, 30 de noviembre de 1573”, en Levillier, Roberto, Gobernantes de Perú. Cartas y papeles, siglo XVI. Documentos del Archivo de Indias. Tomo VI, El virrey Francisco de Toledo, p. 219-262, Madrid, Imprenta de Juan Pueyo, p. 240 [1573, nº 22].

5 Lozano Machuca, Juan, Carta del factor de Potosí... al virrey del Perú, en donde se describe la provincia de los Lipes [1581], en Relaciones Geográficas de Indias — Perú. vol. II, apéndice III, pp. 59-63, BAE 185, Madrid, Atlas, 1965, p. 61.

6 CNM-AH (Casa Nacional de Moneda – Archivo Histórico, Potosí), Cajas Reales 1, 1550, fs. 56-57, Tasa de los indios que tienen en encomienda Francisco de Tapia y Hernán Núñez de Segura, hecha por fray Gerónimo de Loaysa, Hernando de Santillán y fray Domingo de Santo Tomás.

7 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1559, f. 58r, énfasis mío.

8 Lozano Machuca, Op. cit., p. 63.

9 Spalding, Karen, “Social Climbers: Changing Patterns of Mobility among the Indians of Colonial Peru”, Hispanic American Historical Review, vol. 50(4), pp. 645-664, 1970. Véase también SPALDING, Karen, De indio a campesino. Cambios en la estructura social del Perú colonial, Lima, IEP, 1974.

10 Saignes, Thierry, “De la borrachera al retrato : los caciques andinos. Entre dos legitimidades (Charcas)”, Revista Andina, vol. 5(1), p. 139-170, 1987, p. 149.

11 Lozano Machuca, Op. cit., p. 60-61.

12 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1556, fs. 57-58.

13 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1550, f. 56r.

14 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1555, f. 58.

15 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1560, f. 59, Provisión de Antonio de Hozmayo, corregidor de justicia mayor de La Pata, sobre el repartimiento de los lipes.

16 AGI (Archivo General de indias, Sevilla), Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera, 30-4-1584, p. 2 ; Álavarez, Op. cit., p. 406-407 [1588, nos 39, 40] ; Capoche, Luis, Relación general del asiento y la Villa Imperial de Potosí y de las cosas más importantes a su gobierno [...] [1585], edición de L. Hanke, BAE 122, Madrid, Atlas, 1959, p. 129 [1585, f. 45v].

17 A pesar de que en la Tasa Toledana se llame a este lugar Las Salinas de Tunupa, que el cargo de Damián de La Bandera sea el de corregidor de las minas de San Pedro de Las Salinas, y que éste firme sus cartas desde San Pedro del Villar, en realidad se trata del mismo emplazamiento, comúnmente nombrado como Las Salinas, y que terminó por llamarse Salinas de Garci-Mendoza, un asiento minero fundado en 1580 y que con el tiempo llegó a reunir una población de cien españoles.

18 Aún siendo demarcaciones y jurisdicciones separadas, el virrey Toledo había fijado que parte del salario del cura doctrinero de este asiento de Las Salinas se extrajera del repartimiento de Lipes, porque junto con el de Aullagas y Uruquillas constituía una misma doctrina, y porque cien indios lipes habrían de servir en él. TASA de la Visita General del virrey Francisco de Toledo [1582], edición de N. D. Cook, Lima, Universidad Mayor de San Marcos, 1972, p. 5-6 [1582, fs. 7b-7c].

19 Según carta de 30 de abril de 1584, este sacerdote sería Julio Fernández, quien junto con Isabel de Contreras, mujer del corregidor Francisco de Carvajal, habría servido de intermediario entre Damián de La Bandera y el cacique de los lipes. Pudiera incluso ser que acompañara a Alonso Yacasa y a sus cien indios desde Lipes a Las Salinas, aunque sobre este punto La Bandera se expresa con cierta ambigüedad. AGI, Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera, 30-4-1584, p. 2.

20 AGI, Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera, 14-4-1584, p. 2.

21 AGNA (Archivo General de la Nación Argentina, Buenos Aires), Sala XIII, 1602, 18-6-5, p. 14.

22 Si en este momento el capitán de mita parece haber sido el indio principal, más adelante será su segunda persona quien cumpla esta tarea, pero siempre alguien de autoridad dentro de la comunidad. Al respecto, véanse por ejemplo CHOQUE CANQUI, Roberto, “El papel de los capitanes de indios de la provincia de Pacajes en el entero de la mita de Potosí”, Revista Andina, vol. I(1), pp. 117-124, 1983, así como SAIGNES, Thierry, “Nota sobre la contribución regional a la mita de Potosí a comienzo del siglo XVII”, Historiografía y Bibliografía Americanista, vol. XXVIII, pp. 3-21, 1984.

23 Capoche, Op. cit., p. 138 [1585, f. ].

24 Álvarez, Op. cit., p. 402 [1588, nº 731].

25 AGI, Charcas 43, Cuadernillo de cartas de Damián de La Bandera, 30-4-1584, p. 2.

26 ÁLVAREZ, Op. cit., p. 406-407 [1588, nos 739-740].

27 Yerra aquí el cronista – y no se dan cuenta de ello sus editores – en el nombre del Virrey y en los orígenes del topónimo. Entiendo que, citando al virrey Pedro de Torres y Portugal, Álvarez quiere referirse realmente al virrey Fernando de Torres y Portugal, conde del Villar de Don Pardo, por lo que el asiento de minas no pudo ser renombrado en su honor y para moverle a que hiciera mercedes de indios a los españoles allí asentados. Además, aún haciendo caso omiso de este equívoco, tampoco podría ser como dice este autor, ya que el Virrey accedió al cargo en 1585 (hasta 1589), esto es, un año más tarde de que Damián de La Bandera ya esté firmando su correspondencia desde dicho asiento de San Pedro de Las Salinas, fundado en 1580 (vid nota 17). Así, llamando la atención sobre el error de uno y el despiste de otros, y aún a falta de un estudio específico, sugiero buscar el origen del topónimo en esa costumbre tan propia de los españoles de añadir a un nombre indígena una advocación del santoral católico.

28 Álvarez, Op. cit., p. 406 [1588, nº 739].

29 Capoche, Op. cit., p 129 [1585, f. 45v].

30 Álvarez, Op. cit., p. 402-403 [1588, nos 731-733].

31 Capoche, Op. cit., p 129 [1585, f. 45v].

32 Resulta bien interesante el intento de llevar a los lipes a mitar a Potosí y que terminen como indios mingados. En este sentido, no es que esquivaran el trabajo en las minas, sino el sistema de la mita ; es más que probable el hecho de que trabajar como mingas les resultara más ventajoso y les otorgara mejores ganancias. En todo caso, no es éste un tema que vaya a abordar en esta ocasión ; sobre él centré mi ponencia “De las punas a la Villa Imperial. Los lipes en los mercados de Potosí”, presentada al XVII Congreso Internacional de la Asociación Española de Americanistas (Madrid, 21-24.06.2016), actualmente en vías de publicación.

33 Sobre el porqué los lipes acudían a la parroquia de Santiago, valga como apunte la devoción que al apóstol santo se guarda hoy en todo el territorio de Lípez, vinculado incluso al relato fundacional de algunas comunidades, y a los topónimos de varias. Sin embargo, aventurar desde la comparación etnográfica que los lipes escogieron esta parroquia en razón de su advocación no deja de ser algo arriesgado y necesitado de un estudio más profundo que permita resolver esta asociación entre advocaciones, devociones y adscripciones parroquiales.

34 Según la relación de parroquias potosinas y grupos étnicos adscritos a ellas, la de Santiago (antigua de San Agustín) correspondería a los canchis de la región de Cuzco desplazados desde la de San Sebastián una vez que a ésta se adscribieron quillacas provenientes de la de San Bernardo.

35 Corroborando los estereotipos, y como se verá a continuación, distingo aquí entre curaca bueno y curaca malo en tanto que mientras que el primero resultaría un agente aculturado y más o menos plegado a los intereses de la Colonia, el segundo no lo sería, permaneciendo dentro de esa etiqueta de indio desacatado.

36 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1550, f. 56r.

37 CNM-AH, Cajas Reales 1, 1560, f. 59.

38 CAPOCHE, Op. cit., p. 127 [1585, fs. 43v-44r].

39 Sin ahondar en detalles, resulta conveniente indicar que esta distinción entre aymaras civilizados y urus bárbaros no es colonial sino más antigua, siendo el término despectivo de urus proyectado por los incas sobre buena parte de los habitantes de la Puna Salada, y mantenido por los españoles. Unas poblaciones escurridizas, despistadas o difuminadas en las fuentes coloniales, en parte por lo ventajoso (aunque a la vez denigrante) de dicha condición, y porque muchas de ellas se aymarizaron a fines del siglo XVI, como pormenorizadamente ha presentado Natahn WACHTEL : “Men of the water : the Uru problem (sixteenth and seventeenth centuries)” [1978]. En Anthropological history of Andean polities (J. Murra, N. Wachtel y J. Revel eds.): 283-310. Cambridge, Cambridge University Press, 1986 ; “Nota sobre el problema de las identidades colectivas en los Andes meridionales”. En Arqueología, antropología e historia en los Andes. Homenaje a María Rostworowski (R. Varón y J. Flores eds.) : 677-690. Lima, IEP - Banco Central de Reserva del Perú, 1997 ; El regreso de los antepasados. Los indios Urus de Bolivia, del siglo XX al XVI. Ensayo de historia regresiva [1990]. México, FCE – CM, 2001.

40 Capoche, Op. cit., p. 127 [1585, f. 43v].

41 Respecto de las diferentes clasificaciones coloniales proyectadas sobre los lipes, v.gr. GIL, Op. cit. 2011 ; GIL, Op. cit. 2013 ; Martínez, José Luis, “Acerca de las etnicidades en la puna árida en el siglo XVI”, en Arze, S., Barragán, R., Escobari, L. y Medinacelli, X. (comps.), Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes, p. 35-65, La Paz, Hisbol – IFEA – SBH – ASUR, 1992 ; Martínez, José Luis, “Ayllus e identidades interdigitadas. Las sociedades de la puna salada”, en Boccara, G. y Galindo, S. (eds.), Lógica mestiza en América, p. 85-112, Temuco, Instituto de Estudios Indígenas, 2000 ; Martínez, José Luis, Gente de la tierra de guerra. Los lipes en las tradiciones andinas y el imaginario colonial, Santiago de Chile, Pontificia Universidad Católica del Perú – Centro de Investigaciones Diego Barros Arana – Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos de Chile, 2011 ; Martínez, “De discursos coloniales y textos andinos. A propósito de Gente de la tierra de guerra…”, Chungara, vol. 45(4), p. 553-560, 2013 ; Nielsen, Axel, “Aproximaciones arqueológicas y etnohistóricas a la diversidad cultural tardía en el altiplano de Lípez”, en Contribución arqueológica 5. Actas del XIV Congreso Nacional de Arqueología Chilena, vol. 1, p. 95-129, Copiapó, 1997.

42 En este punto señalan los editores de la obra del cura Álvarez que al margen izquierdo hay un agregado del copista indicando “año de 87”, que suponen ha trascrito literalmente del autor. En Álvarez, Op. cit., p. 401 nota 792.

43 Es de destacar cómo esta imagen del sacerdote y los españoles forzados por flecheros refuerza la caracterización que de los lipes se hace en el tránsito de los siglos XVI a XVII como indios hostiles y desacatados, amén de bárbaros.

44 Señala Álvarez que en el momento de estos incidentes acompañaban al sacerdote en la iglesia unos españoles, aunque no especifica ni cuántos eran ni qué hacían reunidos en la iglesia, como tampoco ofrece mayor detalle en describir qué tipo de población era ésta de Tucai ni cuánta gente la habitaba, no haciendo en todo su Memorial ninguna otra referencia a este lugar.

45 Álvarez, Op. cit., p. 401 [1588, nº 729-730].

46 Álvarez, Op. cit., p. 408 [1588, nº 742].

47 Álvarez, Op. cit., p. 402-403 [1588, nos 731, 732, 733].

48 El proceso de desorden en la designación de las autoridades indígenas, la usurpación del cargo y los conflictos por nombramientos parece que fueron realidades habituales después de la conquista y en la temprana república. Maria Rostworowsky lo describe para la costa central del Perú : “Curacas y sucesiones. Costa norte”, en Obras completas. Volumen IV, pp. 199-304, Lima, IEP, 2005. Susan Ramírez lo estudia en el norte del virreinato peruano: “The Dueño de Indios: thoughts on the consequences of the shifting bases of power of the curaca de los viejos antiguos under the Spanish in sixteenth century Peru”. Hispanic American Historical Review 67(4) : 575-610, 1987. Por su parte, y para fecha más tardía, Scarlett O'Phelan lo aborda en Kurakas sin sucesiones : del cacique al alcalde de indios (Perú y Bolivia 1750-1835), Cuzco, Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de Las Casas, 1997.

49 Valga a colación en este punto recordar respecto de tales relaciones biunívocas entre topónimos y etnónimos, el criterio de Bernabé Cobo al señalar que “a los naturales de cada provincia, por corta y pequeña que fuese, tenían puestos nombres propios que significaban a todos y solos los moradores della, […] cada uno de su provincia y nación.” Cobo, Bernabé, Historia del Nuevo Mundo [1653], en Obras completas del P. Bernabé Cobo, Mateos, F. (ed.), BAE 91-92, Madrid, Atlas, 1964, vol. II, p. 10 [1653, Libro XI, cap. II].

50 V.gr. MARTÍNEZ, Op. cit. 1992 ; MARTÍNEZ, Op. cit. 2000.

51 Poma de Ayala, Felipe Guaman, Nueva crónica y buen gobierno [1615], edición de J. Murra, R. Adorno y J. L. Urioste, Crónicas de América, 29, 3 vols., Madrid, Historia 16, 1987, p. 818 [1615, f. 762 (776)].

52 ANB (Archivo Nacional de Bolivia, Sucre), Expedientes Coloniales, 1649, Nº 16, Alonso Picta, gobernador y cacique principal de Lípez, contra Ignacio Chirinos, sobre la preferencia a un cacicazgo. [A pesar del título adjudicado en esta institución, el documento recoge el pleito de Juan Chiri, cacique principal y gobernador de los lipes, contra Alonso Pigsa, sobre la preferencia al título de cacique y gobernador].

53 Respecto de estos pueblos, por destacar su trascendencia regional y al mismo tiempo remarcar el poderío de los avales presentados por este Juan Chiri, valga decir que Colcha, Santiago de Chuquilla, San Juan de Cheucha y San Pedro de los Quemes están entre los referidos por Juan Lozano Machuca (Op. cit., p. 60) como “pueblos principales de dicho distrito”, quien apunta además que en el primero de ellos tendría su residencia el cura doctrinero. Asimismo, Colcha, San Juan de Cheucha y Santiago de Chuquilla son tres de los cuatro “pueblos más poblados” recogidos en el padrón de Lipes confeccionado por Diego Márquez de Moscoso en 1602-03, en los cuales se han de reducir las poblaciones indígenas dispersas por el territorio de Lipes ; San Agustín de Chuyca y Alota, por su parte, son dos de los que se indica que han de congregarse en San Juan de Cheucha. AGNA, Sala XIII, 1602, 18-6-5, p. 16-17, 28-29, 32.

54 Alonso Yacasa, aquí citado como “gobernador de Lipes”, pero que en el decir de Damián de La Bandera actuaría como “capitán (de mita) y cacique principal de los lipes”, y como “capitán y governador de la provincia de Lipes” según el citado Padrón de 1602-03.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco M. Gil García, « Según el estereotipo, así el curaca. Autoridades indígenas y clasificaciones coloniales en Lipes (siglos XVI-XVII) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 février 2017, consulté le 23 août 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/70267

Haut de page

Auteur

Francisco M. Gil García

Dpto. de Historia de América II (Antropología de América). Universidad Complutense de Madrid.
fmgilgar@ucm.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page