Navegação – Mapa do site
Debates | 2017
Beatriz Bixio

Diseños del orden social en testamentos de indios de Córdoba del Tucumán (1573-1650)

[13/02/2017]

Resumos

Se analiza un conjunto de testamentos de indios dictados en la jurisdicción de Córdoba (gobernación del Tucumán), en el período comprendido entre 1573 y 1650, con el objetivo de relevar el ordenamiento social que proponen, en tanto el acto de legar se entiende como una organización del mundo social futuro para parientes y deudos. En estas fuentes se percibe también la inscripción de la subjetividad y la regulación de las emociones por medio de coerciones internas o externas, lo que habilita el ingreso a experiencias y sensibilidades de significativa importancia política y social, que se estudian en conexión con el análisis de este ordenamiento social en configuración.

Topo da página

Texto integral

Introducción

  • 1 Elías, Norbert, El proceso de la civilización, Mexico, FCE, 1994.

1Presentamos algunos resultados de una investigación de largo alcance que aborda el proceso mediante el cual se gestó el ordenamiento social en el primer siglo de asentamiento hispánico en la jurisdicción de Córdoba (gobernación del Tucumán); etapa compleja de una sociedad en transición cuya estructura se caracteriza por el mestizaje, el movimiento de población y migraciones de diferente orden y que puede definirse – conjuntamente con la propuesta de N. Elías1 – de discriminación social creciente.

  • 2 Entre los estudios más relevantes sobre este tema pueden citarse las compilaciones y estudios preli (...)
  • 3 Bustos Posse, Alejandra, Piedad y muerte en Córdoba (siglos XVI y XVII), Córdoba. Universidad Catól (...)
  • 4 Gentile Lafaille, Margarita, Testamentos de indios de la gobernación de Tucumán (1579-1704), Buenos (...)

2Los testamentos que se conservan de los siglos XVI y XVII dictados por indígenas en la jurisdicción de Córdoba (Gobernación de Tucumán, Juríes, Diaguitas y Comechingones, dependiente en lo judicial de la Audiencia de Charcas), en comparación con otras regiones americanas2, son pocos y aleatorios. En esta oportunidad nos referiremos a cinco de ellos, testamentos abiertos o nuncupativos, asentados en el Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba (AHPC), únicos ejemplares conservados para el período que media entre la fundación de la ciudad de la ciudad de Córdoba (1573) y la mitad del siglo XVII (1650), esto es, los primeros 80 años de asentamiento español en la región. Aun admitiendo que éstos hayan sido menos custodiados y, por lo tanto, más sometidos a pérdida o destrucción, su número es excesivamente reducido comparado con el total de testamentos que quedan para este mismo período y región, donde pueden computarse 261 fuentes3. Esta observación es indicadora de que en Córdoba esta práctica jurídica estaba fuertemente cruzada por la variable étnica, situación que es común a toda la gobernación del Tucumán según se puede inferir del trabajo de Gentile Lafaille que ha logrado identificar 13 documentos (testamentos y codicilos) para toda la gobernación en este mismo período4.

  • 5 Entre otros : Assadourian, Carlos Sempat, Potosí y el crecimiento económico de Córdoba en los siglo (...)

3La emergencia de indígenas testadores es, no obstante, de relevancia en el marco del sistema colonial cordobés, caracterizado por la puesta en acto de eficaces estrategias de control y aprovechamiento de la fuerza de trabajo indígena mediante el sistema del servicio personal al interior de la encomienda, que dejó poco margen para la acumulación de bienes o para el diseño y planificación personal de la propia muerte. La jurisdicción de Córdoba del Tucumán es conocida en la bibliografía académica porque allí se pusieron en acto particulares estrategias de sujeción de la población indígena autóctona, la cesión de tierras nativas en merced, el desplazamiento de pueblos a nuevos espacios en razón de las necesidades hispánicas, etc. Esta situación, con la consiguiente rápida caída demográfica, fue claramente relevada por la primera visita que la Audiencia de Charcas realiza a la gobernación, la de Alonso de Alfaro (1612), quien, a pesar de las ordenanzas que deja para la reorganización de las relaciones interétnicas, sólo produjo cambios formales pero no sustanciales, ya que los encomenderos tomaron los recaudos para conservar sus modos habituales de uso abusivo de la fuerza de trabajo indígena bajo la apariencia de respeto a dichas ordenanzas. Ochenta años después de Alfaro, la segunda visita a la jurisdicción, la de Antonio Martínez Luxan de Vargas (1692) encontró las mismas prácticas que había denunciado Alfaro, aunque en un contexto diferente, en tanto la población originaria ya había mermado considerablemente (sólo quedaban aproximadamente 100 indios de tasa originarios) y las encomiendas estaban conformadas por nativos provenientes de otras regiones, especialmente desnaturalizados del Noroeste argentino, luego de la derrota de los calchaquíes5.

  • 6 Bixio, Beatriz y Constanza González Navarro, “Práctica de la justicia y resistencia indígena : Córd (...)

4En trabajos anteriores hemos indagado sobre las estrategias de resistencia y negociación de esta modalidad de dominación directa puestas en acto por la población nativa6. En este contexto, y en continuidad con estas investigaciones, los testamentos de indios que conocemos de esta primera época de presencia española en la región resultan especialmente interesantes pues permiten profundizar el reconocimiento de la heterogeneidad de la población autóctona de Córdoba y motivan la reflexión sobre cuáles fueron las condiciones de posibilidad de estos indígenas testadores, cuáles sus experiencias y trayectorias. Nos muestran otra faceta de esta heterogeneidad, esto es, aquella franja de la población indígena que pudo diseñar con cierta autonomía su muerte, que había internalizado ciertos sentidos sociales occidentales que valoran el acto de testar como ordenador, que pudo acumular cierto capital y legar algo a sus deudos; que pudo, en definitiva, recortarse del universo de los “indios” de encomienda. De este conjunto, tres testamentos corresponden a mujeres, lo que permite complejizar aún más el problema ya que sus voces pocas veces se escuchan.

5Interrogamos a estas fuentes en relación al ordenamiento social que proponen y al lugar que ocupan los testadores en un orden social en configuración, no sólo en la enumeración de bienes, sino también en la explicitación que contienen de prácticas, trabajos, lazos sociales y categorías de autoclasificación. Además, en ellos se puede rastrear una subjetividad que delinea también las agrupaciones sociales. Como ha sido advertido por más de un investigador, diferentes tipos de fuentes presentan modelos de orden social con categorías que no siempre coinciden y cuyos contenidos pueden ser desplazados. Así, leyes, censos, actas de cabildo e informes presentan sociocategorías más esquemáticas y formales que las que pueden encontrarse en causas judiciales.

  • 7 Moreyra, Beatriz, “Tradición y renovación en los estudios sobre grupos sociales en la historiografí (...)

6Nos interesa la dimensión de la experiencia en lo relativo a la consideración y evaluación de los grupos sociales, pero ello no implica desatender otros indicadores objetivos de la configuración social -la distribución de los diversos tipos de capital- pues un axioma del cual partimos se relaciona con la convicción de que los grupos que puedan delimitarse serán una función de los indicadores que se tomen en consideración pero no necesariamente estos grupos deben unificar un haz coherente de rasgos distintivos. Con esto admitimos también que los grupos sociales son productos históricos y las categorías son instrumentos de análisis que pueden tener un mayor o menor fundamento en la realidad, aunque siempre se trata de “grupos trazados en el papel: Los hombres concretos, captados por las fuentes”, se comportan de manera más imprevisible y no se distribuyen tan claramente en estas categorías previamente definidas”7. En otras palabras, los grupos sociales no son unidimensionales.

  • 8 Retamal Avila, Julio, “El testamento colonial como documento histórico”, en Julio Retamal Avila (Co (...)
  • 9 Argouse, Aude, “Asignar un pasado al futuro…
  • 10 Raïssa Kordić Riquelme y Cedomil Goić, Testamentos coloniales…
  • 11 No quedan indicios que se conociera o usara en Córdoba el modelo propuesto para México por Fray Alo (...)

7El testamento es tanto un instrumento religioso como jurídico pues, por un lado, expresa la inscripción del sujeto en el mundo de la fe y la religiosidad y, por otro, en cuanto acto jurídico, garantiza que la voluntad de una persona luego de su muerte se cumpla en lo relativo a la transmisión de la titularidad de un patrimonio. Para algunos estudiosos el testamento colonial cumple acabadamente con la crítica interna y externa que requiere todo documento histórico, expresa “verdaderas, auténticas y transparentes autobiografías”, dado que el testador evitaba mentir por temor al juicio de Dios8. Consideramos, no obstante, que esta afirmación debe ser matizada ya que, por un lado, no sabremos nunca hasta qué punto los nativos que testan habían interiorizado cabalmente la religión católica, o si recurren al acto de testar simplemente para garantizar la transmisión de bienes para sus familiares; por otra parte, en el caso de los testamentos de indígenas la voz de los nativos es imposible de identificar con independencia de la de escribanos y de la tradición relativa al género textual. Como ha advertido Argouse, el testamento nuncupativo bien puede considerarse un compromiso entre el escribano y el otorgante9. En este sentido, se trata de un verdadero intertexto cuyo contenido, composición y estilo, imprime una determinada organización a la experiencia narrada. Aunque el testamento admite numerosas variantes en sus fórmulas -que son una función del escribano, la región o el testador- como ha advertido Cedomil Goić, está sujeto a una matriz textual y a un orden y desarrollo del discurso bien determinados10. Por ello, en sus rasgos generales, los testamentos de indios no difieren mayormente de los dictados por españoles o por otros segmentos de la sociedad. Sin embargo, los que estudiamos en esta oportunidad son más breves, simples y con fórmulas menos desarrolladas que los de españoles, especialmente cuando pertenecen a la élite, esto es, al grupo de los beneméritos, primeros fundadores –o descendientes- y cabildantes. Todos ellos fueron redactados por escribano público en lengua española11.

  • 12 AHPC, Registro 1, respectivamente, año 1579, f. 129r-130v ; año 1600 f. 200r-202v ; año 1614, f. 23 (...)

8Los testamentos conservados son los siguientes: Baltasar Uzcollo (1579), María Mexia (1600), Elena (1614), Lucía (1619) y Gonzalo (1649)12.

Categorías de autoadscrición, de estatus y de rol

9Los testamentos que analizamos son escritos de no más de dos fojas, en los que se incluyen mínimos datos biográficos. En ningún caso se indica filiación ascendente y la descendencia sólo se menciona en relación a los herederos. En cuatro de ellos los testadores se inscriben – o son inscriptos por el escribano redactor del testamento – en el grupo de los indios, colectivo de identificación que da cuenta de la existencia de una categoría unitaria que posiciona al locutor en un determinado lugar de la estructura social y que, a su vez, expresa el respeto, desde la documentación, a la macrodivisión colonial, que estratifica y ordena a la población en el grupo de los españoles, de los indios o de los negros: Yo, María Mexía, yndia natural de la ciudad de Santiago del Estero… (1600); Yo, Luҫia, yndia muger lijitima de Pedro…. (1619); Yo, Gonҫalo, yndio que fui de la encomienda … (1646). En el caso de Elena, único testamento en tercera persona, es el escribano el que asigna esta calidad a la testadora: en presencia de my el presente escriuano parecio… Elena yndia e por ynterpretaҫion… (1614)

  • 13 Gentile Lafaille, Margarita, Testamentos de indios…
  • 14 Los testamentos estudiados no presentan un repertorio terminológico amplio de categorías sociales. (...)

10En un acta la estrategia de autopresentación elide la filiación étnica y sólo nombra la geográfica y el sistema de dependendias del que participa (Yo Baltasar Uzcollo, natural del Perú criado de Miguel de Moxica veҫino desta ciudad…), de modo que conocemos su origen étnico por el apellido, la vestimenta que declara y otros indicadores que bien ha sabido advertir Gentile13. Se reconoce como “criado”14 del español.

11Los testadores se presentan a sí mismos como profundamente cristianos, piadosos, conocedores de los misterios de la religión, temerosos de la voluntad divina, a la que intentan ganar mediante la inversión de parte de su patrimonio en misas, mandas y legados a cofradías. El ethos que estos discursos expresa delata un locutor que acepta y espera apaciblemente su muerte porque confía en la gracia de dios y en la mediación de la virgen; un locutor legítimo para expresar el contenido que va a exponer, rasgos, en general, comunes a todos los testamentos de la colonia.

  • 15 Posiblemente este último de Santiago del Estero, por el origen de su esposa y del encomendero al qu (...)
  • 16 Los indígenas forasteros eran los encargados de la administración de las encomiendas y la organizac (...)
  • 17 AHPC, Escribanía 1, legajo 105, expediente 5, 1655. fs. 237v, 296r y v, 297r ; Escribanía 1, legajo (...)

12Todas las actas corresponden a indios residentes en la ciudad. Son indios urbanos, que viven con españoles o que tienen solares en la traza de la ciudad y son foráneos: se trata de un indio del Perú (Baltasar, 1579), una india de Santiago del Estero (María, 1600), una de Santa Fe (Elena, 1614) y dos que no declaran procedencia (Lucía, 1619 y Gonzalo, 164915). En la primera mitad del siglo los indios integrados – de manera más o menos imperfecta – al espacio urbano de la ciudad eran foráneos. Hay, sin duda, una clara diferenciación social entre los indios “naturales desta tierra” y los extranjeros, quienes eran agentes de actividades más calificadas y especializadas que aquéllos, lo que explica, en un proceso circular, que puedan incorporarse a ciertas instituciones como la testamentaria16. Los vecinos encomenderos fueron reacios a ofrecer sus indios en mita y los nativos autóctonos que habitaron el espacio urbano lo hicieron en condiciones serviles y bajo la mirada vigilante del encomendero o de un administrador, sin posibilidades reales de concertarse o integrarse al mercado económico, monetario o del trabajo. Además, los colonizadores prefirieron a los indígenas de otras regiones para la realización de tareas tales como la administración de la encomienda, la organización del trabajo de los indígenas o la realización de oficios, en razón de ciertas representaciones negativas que tenían sobre estos indios, a los que calificaron de montaraces, faltos de toda razón, dementados, etc17.

  • 18 Ponce Leiva, “Por el mucho amor …
  • 19 Presta Ana María, “Devoción cristiana, uniones consagradas y elecciones materiales en la construcci (...)

13En cuanto al vestido, importante discriminador social del siglo XVII, la mayoría alega entre sus bienes ropas nativas en conjunción con españolas: Baltasar declara poseer yacolla (manta) de lana, chuspa (bolsa) de lana, cuatro pares de alpargates (calzado); Lucía declara poseer cuatro lliquillas (chal) y cinco acsos (vestidos de una pieza rectangular que se tomaba por los hombres con alfileres); Elena declara poseer un chuҫe (manta, frazada) y unos topos de plata (alfileres para sostener el acso). La conservación de ropa nativa manifiesta la importancia que se otorgó a su posesión18, la que posiblemente hayan sido resignificada pasando a constituir canales de comunicación simbólica19. Se trató, sin duda, de un ámbito de construcción, mantenimiento y cristalización de la diferencia. Sin embargo, el mestizaje invade este terreno pues el mismo indio que viste yacolla y camiseta colorada, lleva también botas y sombrero.

  • 20 Caillavet, Chantal, “Como caçica y señora desta tierra mando… Insignias, funciones y poderes de las (...)
  • 21 Vgr. Carta de dote para su nieta : AHPC, Registro 1, 1600, fs 185r-186v.

14Los roles no son claros ni declarados en ningún caso. Los bienes que poseen los varones dan cuenta del tipo de actividad desarrollada, Baltasar seguramente administrador o yanacona en la encomienda de su amo; Gonzalo, fletero y comerciante de animales. De las mujeres, nada se dice. Tampoco tenemos datos suficientes para asegurar que sean jefes o jefas étnicos de alguna comunidad. El caso más complejo es el de María, india, que tiene indios de servicio, a quien deja algunos de sus bienes. Esta mujer, madre de hijos de uno de los fundadores de la ciudad, el Capitán Hernán Mexía Miraval, tuvo una posición diferente a la de los indios del común. Sin embargo, no cuenta con ningún atributo que pueda llevar a pensar que se trataba de un miembro de la nobleza indígena, hipótesis a la que se suele recurrir para explicar el caso de que esta india tenía indios de servicio, en base a las observaciones de algunos investigadores que advierten que el privilegio de poseer servidumbre es uno de los emblemas de las autoridades andinas20. Sin embargo, esto no fue una norma imperante y, además, en este caso no pueden reconocerse en María ninguno de los atributos que definen a estas mujeres curacas: no se la trata de “doña”, no declara objetos con valor simbólico que puedan estar asociados a la marca de autoridad y ejercicio del poder, ni se explicita en éste, o en otros documentos que gestiona ante las autoridades, alguna estirpe. Siempre figura como “María, india”21.

  • 22 Bixio Beatriz (directora), Mestizaje y configuración social (Córdoba, siglos XVI y XVII), Córdoba, (...)

15Este caso, como el anterior de María, confirma este aparente “desorden” del mundo social en el que, al menos en estos primeros tiempos de la colonia y en esta región marginal, está permitido sortear la barrera étnica y jurídica y ordenar a los sujetos en función de otros principios, definidos a partir de criterios sociales relativos al tipo de lazo establecido con los españoles, tal como lo hemos demostrado en otro trabajo, relativo a los mestizos22. Tampoco acordamos con la idea de que legar ropa o ganado ovino a los indios sea una práctica que delate autoridad étnica, pues se hace a indios particulares, no a comunidades. Así, María, lega algunas ovejas y ropa a indios, e incluye entre éstos a algunos que están en servicio de españoles. La misma comprobación procede del testamento de Lucía: yten mando a Madalena Vazquez mujer de Luis de Veneciano por el amor que le tengo un vestido de los míos… y otro mando a mi comadre Graciana por el amor que le tengo…

16En síntesis, se trata de testadores que se adscriben al grupo de los indios, que no manifiestan ser jefes étnicos y cuyos roles, en el caso de los hombres, son propios –pero no exclusivos- de indios y mestizos.

De los bienes declarados

  • 23 Rojas Rabiena, Vidas y bienes olvidados….¸Vol. 3, p. 12

17Todos los testadores en estudio carecen de recursos monetarios – incluso de “moneda de la tierra” – y deben solicitar a sus albaceas que vendan en almoneda sus bienes -o parte de ellos- para pagar misas y mandas pues las transacciones están por lo general basadas en el crédito calculado en pesos o en el trueque de animales y, si bien hay diferencias entre ellos en lo relativo a capital con el que cuentan, la naturaleza de éste es más o menos similar: vestidos y animales (yeguas, vacas, ovejas, unas pocas mulas, carneros). En el caso de Baltasar hay que agregar herramientas (escoplo, azuela, cuplo, tijeras) y armas (daga, media espada y lanza) que no constan en ningún otro caso. Ninguno cuenta con bienes suntuarios, objetos de oro o plata (sólo unos topos), ni bienes muebles (más allá de una cama, en un caso) y en esta región el testamento no custodia una propiedad agraria, aparentemente en peligro, como en otras regiones centrales23.

18La distancia social entre los testadores se observa especialmente en las posibilidades de negociar las características que debería tener su propio ritual mortuorio. La variación abarca desde el caso del indio Gonzalo (1646), que pide que se lo entierre por caridad en la Compañía de Jesús y que la Cofradía del Niño Jesús le diga algunas misas de limosna, hasta el caso de María (1600), que ordena cinco misas rezadas por el ánima de Andrés su marido, cinco por su hijo, cinco por su nieta; cuatro por el ánima de otros dos hijos; y tres misas rezadas por el ánima del capitán Hernán Mexía Mirabal, su amo. Sin embargo, en el primer caso nombrado, Gonzalo, que no cuenta ni con tres pesos para pagar su deuda a la cofradía a la que pertenece, si establecemos un rápido cotejo entre sus deudas y sus créditos, cuenta con un cierto capital. Españoles le deben un total de $117 y 7 reales, probados con cédulas y comprobantes, producto de la venta de caballos y yeguas, a más de 232 vacas, 2 novillos y 3 mulas. Unos pocos indios, mencionados también, como en el caso de los españoles por sus nombres propios y residencias, le deben $1 y una yunta de bueyes. Sus deudas no son muchas: 1 ternera, 4 reales, 18 pesos, 16 vacas y 13 caballos. Con esta enumeración sólo queremos significar que este indio, que pide que se lo entierre de caridad y se le digan algunas misas de limosna “atento a que soy pobre y no tengo bienes con que se me puedan hacer sufragios”, forma parte de un intercambio regional con poco acceso a las transacciones en moneda.

19En cuanto a posesiones materiales, la india Lucía declara sus vestidos, una caja de madera y los bienes gananciales que le pudieran corresponder. Sin embargo, pide que se la entierre con cura, sacristán, cruz alta y misa cantada, si los albaceas así lo consideran pues ordena vender en almoneda sus vestidos. El mayor valor de los bienes acumulados pertenece a los dos primeros testamentos de indios, el de Baltazar y de María (1579 y 1600, respectivamente). La india Elena, en su testamento de 1614, declara tener una caja de madera y una pieza de ropa, una frazada, colchón y almohada y unos topos de plata que valdran unos ocho pesos. Pero denuncia no haber recibido cierta cantidad de hacienda que le correspondía por herencia de un hijo fallecido.

20En síntesis, tenemos una franja dentro del grupo de los indios bastante diferenciada de los indios encomendados por su capacidad para ordenar su propia muerte, para poner su propia alma en carrera de salvación y por los bienes que poseen al momento de dictar testamento pero, la mayoría de ellos está al margen de la circulación monetaria y solicitan a los albaceas que vendan sus bienes para pagar el ritual mortuorio, limosnas y mandas. Se trata de un caudal de bienes que mediante la práctica de testar se desplaza hacia el capital eclesiástico.

Lazos, solidaridades y legados

21Un aspecto relevante en estas consideraciones es el hecho de que los testadores no manifiestan relaciones con pueblos de indios ni declaran pertenecer a alguna comunidad indígena. Los pueblos como agrupamiento social no se presentan como un lugar de pertenencia de los afectos, los vínculos familiares, etc. Sólo unas breves referencias al pueblo de Localino de naturales originarios por parte de Baltasar (1579), al que le deja algún ganado y la guarda de otro hasta la mayoría de edad de su hijo. Pero este pueblo, Localino, no era la comunidad de Baltasar, quien se presenta como natural del Piru. El caso de la india María es semejante pues, aunque incluye en su testamento una manda para que se digan unas misas por las animas de algunos yndios cptianos del pueblo de mancho…, no especifica sus relaciones con este pueblo, pertenencia que conocemos por otra documentación relacionada. La comunidad, entonces, ha dejado de representar para estos sujetos un espacio de inclusión, pertenencia, protección o identificación. Los desplazamientos de los indígenas hacia las ciudades en el Perú no implicaron necesariamente una ruptura definitiva de sus comunidades o de los antiguos lazos de dependencia y reciprocidad. Sin embargo, más allá de que muchos indios que habitaban la ciudad de Córdoba eran encomendados, pertenecientes a pueblos o comunidades a las que volvían o de las cuales seguían en contacto directo o indirecto.

  • 24 Según Gentile (2008 :92) esta cofradía nucleaba a curacas y mandones, “en todo caso, no a los indio (...)

22El único espacio de participación comunal reconocido es la cofradía, y tres de los testadores pertenecen a ellas. María y Gonzalo formaban parte de la Cofradía del Niño Jesús24 y Lucía, declara pertenecer a la de Nuestra Señora del Rosario, fundada por naturales, según reza en el documento. La comunidad de origen, el pueblo de indios, ha sido reemplazada por la comunidad religiosa que garantiza socorro y asistencia, a la vez que formación cristiana. Las limosnas que se legan a estas cofradías son mínimas (un máximo de seis pesos, así como no más de dos pesos por las mandas forzosas).

  • 25 Moyano Aliaga, Alejandro, Los fundadores de Córdoba : su origen y radicación en el medio. Córdoba, (...)

23No se perciben relaciones con pueblos de indios, sin embargo, son fácilmente reconocibles los lazos establecidos con españoles que custodian sus bienes, les proporcionan habitación, les sirven de albaceas, o son los padres de sus hijos. En el caso de María sabemos que concibió del capitán Hernán Mejía Mirabal tres hijos que llegaron a formar parte de la elite, ocuparon importantes cargos públicos y contrajeron matrimonio con lo más encumbrado de la sociedad local25. Es evidente que la condición de posibilidad de su autonomía y el rápido blanqueamiento del que gozaron sus hijos se debió a esta relación amorosa que actuó como el capital social inicial para la acumulación de otros capitales. Son españoles de la elite los tenedores de sus bienes.

  • 26 Argouse, Aude, “Asignar un pasado al futuro : los testamentos ….”

24De la misma manera, Baltazar Uzcollo mantiene relaciones estrechas con su amo, Miguel de Moxica, hasta el punto que no sólo lo nombra albacea sino que también se llama su “criado” y le encomienda la educación de sus hijos. La india Elena (1614) realiza su testamento estando enferma, en la cama, en la casa de Francisco Fonseca, a quien nombra por albacea, sin que podamos definir la relación que los unía. De la unión con Felipe Arias, español de la ciudad de Santa Fe y soldado, Elenatuvo un hijo que recibió de su padre gran cantidad de ganado que quedó bajo la custodia de un vecino de Santa Fe. Al momento de testar, su hijo ha fallecido y ella reclama la herencia para sus otros hijos. Este hecho es relevante pues tenemos una “pequeña narrativa”26 sobre el pasado que busca intervenir en el futuro de los hijos vivos de la testadora. Elena era beneficiaria de una herencia que no recibió, situación que se denuncia en muchos documentos de otras regiones americanas y que dio lugar a relevante legislación para evitarlo. Son españoles, entonces, los que la beneficiaron con la herencia, los que la tienen en guarda y quienes son responsables de recuperarla.

25En otros casos, las redes tejidas con españoles son menos densas y los sujetos parecen haber accedido a una mínima posición de independencia y acumulación de patrimonio por méritos personales. Lucía (1619), por su parte, es casada con Pedro de Chaves, residente en la ciudad, posiblemente mestizo, de quien conocemos que se concertaba. No declara relaciones estrechas con españoles, y deja por albacea a su marido y a un religioso, declarando que al momento de su casamiento no teniamos bienes conocidos mas que nuestros vestidos. Finalmente, Gonzalo (1649), quien expresa que fue indio encomendado, cuenta entre sus deudores a españoles e indios de diferentes regiones, pero sus relaciones de confianza son un religioso de la compañía y un sujeto que no hemos podido identificar en otros documentos del período pero que no pertenecía al grupo de los españoles de poder. En estos últimos casos es más difícil identificar las condiciones de la ubicación social de los sujetos, pero todo parece indicar que es simplemente el trabajo personal el que les permitió esta pequeña acumulación de capital que implica el testar. El capital social de estos nativos no estuvo unificado con el capital lingüístico y el desconocimiento de la lengua española no representó un obstáculo para esta posición relativamente destacada en el orden social hasta el punto que dos testadoras declararon no conocer el español y debieron actuar mediante interpretes (María, Elena).

26En síntesis, estos testadores expresan lazos regulares y estrechos con españoles, de los cuales dependen en diferente medida, sea porque éstos son sus mayores deudores, sea porque son depositarios de sus bienes. Muchos viven y testan en sus casas y todos los nombran sus albaceas con amplios poderes para entrar en sus bienes y tomar decisiones que afectan, incluso, al ritual mortuorio. Las fórmulas son muy reveladores de la libertad que se otorga a los albaceas:

  • 27 Esta expresión se repite en todos los testamentos, de donde inferimos que los testamentos de indios (...)

“…y para cumplir y pagar este mi testamento27 y las mandas y legados en el contenidos … les doy poder cumplido para que como tales albaceas entren e tomen todos mys bienes y los vendan en almoneda o fuera della o lo mejor les pareciere y … les doy el dicho poder para que usen del aunque sea pasado el albaceazgo…” (Baltasar, 1579)

“les doy el poder y facultad ness. con libre y general administración …” (Gonzalo, 1649)

27De este puñado de testamentos en estudio surge con claridad que tenedores de bienes, hospendantes de indios enfermos y albaceas no siempre actuaron respetando la voluntad del testador y que estas funciones podían coincidir en la misma persona, redes que advierten sobre los intereses que los españoles pueden haber tenido en todo el proceso.

  • 28 Esta situación también hace diferencia con otros testamentos de indios y es contrario al formulario (...)

28En cuanto a la solidaridad de los legados, ésta se manifiesta, fudamentalmente en relación a parientes cercanos, hijos y nietos, y en algunos casos a indios particulares a los que se deja ropa u ovejas. La preocupación de los testadores por asegurar la transmisión de su patrimonio a sus familiares es lo que sobresale de estos escritos, en los que el ámbito de la descendencia absorbe la mayor parte de la atención. No es el cónyuge el beneficiado; cuando éste está vivo al momento de testar, no recibe ningún beneficio (en el caso del marido de Lucía y de Gonzalo) o sólo una oveja (en el caso de Baltasar), así como tampoco se hace referencia a algunos bienes gananciales que podrían corresponderle28. Toda la herencia se direcciona hacia hijos y nietos y en estas secuencias de los testamentos se encuentran los únicos subjetivemas afectivos que se usan en estos discursos, parcos en cuanto a la expresión de los sentimientos y emociones, en los que más bien priman los deseos de organizar el futuro.

29Así, por ejemplo, Baltasar Uzcollo reparte todo su capital (animales, solar en la ciudad, armas, herramientas, vestidos, espuelas, calzados) por partes iguales entre sus dos hijos, un niño y una niña. En relación a sus iguales, deja una perra a Pedro, “criado de Gaspar Rodríguez”, y a los indios de la sierra (seguramente, de la encomienda que administra) les deja siete ovejas y la tenencia de las vacas, hasta que su hijo sea mayor de edad. A su amo lo beneficia con un caballo.

30María tuvo seis hijos, tres con el capitán español y tres de su matrimonio con el indio Andrés (o dos, pues no hay datos documentales de que Ysabel Bega sea hija también del indio Andrés o de un mestizo o español). Al momento de testar, habían muerto cinco de sus seis hijos, su marido y Mexía de Miraval. Declara por universales herederos, dividida la herencia en cuatro partes, a su hija Ysabel y a sus nietos, mejorando a una nieta, Leonor, por el cuidado que le tuvo. Tenía también cuatro indios de servicio, a las mujeres les deja una pieza de ropa y a los hombres, camiseta de sayal y cuatro ovejas. Otros dos muchachos que le sirvieron reciben también camisetas de sayal.

31En cuanto a Elena, la atención del texto se centra en declarar la herencia que no fue cobrada y que desea dejar para sus dos hijos vivos, Juan y María, indios. Declara haber tenido un tercer hijo, fallecido, de un soldado de Santa Fe, que le dejó “basta cantidad de hazienda” en herencia y que está en poder de un vecino de aquella ciudad. Dado que queda como heredera de su hijo, lega estos bienes a Juan y María, mejorando a ésta con una caja de madera, una pieza de ropa de algodón, una frazada vieja, una chuse (frazada indígena) y unos topos de plata.

32Lucía Declara que no tiene herederos, ni padres, ni hijos. Deja un vestido a una comadre suya y otro a otra mujer, por amor, de las cuales no se dan más datos que sus nombres. Una caja de madera deja en herencia al hijo de su marido. El resto de sus bienes serán “para cumplir y pagar este mi testamento, mandas y legados” y si algo sobrare, o le correspondieren bienes gananciales, serán para herencia de “la madre del dios del Rosario”, que está en el convento de Santo Domingo a cargo de que le digan misas.

33Finalmente, Gonzalo, deja todo su patrimonio a dividir por partes iguales entre sus dos hijos, habidos en su primer matrimonio. Su segunda mujer está viva pero sólo se la menciona.

La regulación de las emociones y las conductas

  • 29 Elías, Norbert, El proceso …

34Un relevante indicador de la discriminación social lo constituyen las sensibilidades. En efecto, para los sujetos de la colonia un aspecto que establece la diferenciación social – a más de los rasgos objetivos como el vestido, bienes materiales, color de la piel, etc. – lo constituye el grado de aceptación e interiorización de un modelo de subjetividad que se expresa mediante el control sobre los cuerpos, las palabras y las acciones29.

  • 30 Bernabéu Salvador y Frédérique Langue (coords.), Fronteras y sensibilidades en las Américas, Madrid(...)
  • 31 Pesavento, Sandra Jatahy, “Espacios, palabras …”
  • 32 María Eugenia Albornoz Vásquez, « Claves simbólicas que alimentan la expresión violenta de las dife (...)

35La sensibilidad30 puede considerarse una categoría integradora en el sentido de que ésta se traduce en emociones, pasiones, sentimientos, afectos, valores, generando subjetividades e identidades. Como modo de experimentar lo real y lo no real31, la sensibilidad no se opone a la reflexión sino que reconoce diferentes niveles de articulación con ella. Lo importante es reconocer que sensibilidades, emociones, pasiones, etc. son el producto de un aprendizaje, son organizadas, coherentes, implican un sistema de valores y pueden ser manipuladas o simuladas. Desde las instancias de poder y desde las instituciones hay una gestión política de las sensibilidades y estas sensibilidades buscadas, administradas, enseñadas “circunscriben qué es bueno y qué es malo de realizar, qué es posible de admirar o de menospreciar en el comportamiento de los otros”32 e, igualmente, al encadenarse entre sí, construyen un sujeto con determinados atributos.

36Los testamentos estudiados transparentan un sujeto que desde el primer documento con el que contamos (1579) se revela penetrado por las concepciones católicas de la Contrarreforma respecto de la trascendencia del alma y del purgatorio, con creencias, moral y regulaciones de origen europeo. Trabajo, justicia, encomienda, instrucción cristiana y cofradías fueron los más importantes canales de difusión de estas coerciones actuando tanto mediante el control y el castigo como mediante estrategias de cooptación, de modo de construir cierta cohesión y reconocimiento, necesarios –y más económicos que el uso de la fuerza- para la dominación. Fue en estos contextos en los que la gestión de las sensibilidades fue más visible.

  • 33 Albornoz Vazquez, “Claves simbólicas …”

37En esta línea de reflexión, lo primero que surge a la observación es el reconocimiento de que esta relativa independencia de los indígenas testificantes, materializada en el universo objetivo de la residencia, del manejo de bienes, del campo del trabajo, de la posibilidad para ordenar el futuro propio y de los allegados, etc., no encuentra su continuidad en el nivel de las representaciones y las subjetividades. Se trata de sujetos que han generado una relación de dependencia del mundo español, frente al cual se consideran subordinados. El caso testigo para el reconocimiento de este punto, que completaremos con los siguientes, es el del indio Baltasar Uzcollo, criado de un español, que reconoce en el español un amo y señor. Un sujeto que ha internalizado el sistema de dependencias coloniales de modo que más allá de la autonomía objetiva con la que cuenta, subjetivamente es un sujeto sujetado, lo que pone una vez más en evidencia que el poder y la dominación no son de ninguna manera unidireccionales sino que, por el contrario, están distribuidos y circulan en las relaciones sociales. Estos sujetos, que se encuentran en un lugar de poder respecto a otros, reconocen y se reconocen a sí mismos en relación de subordinación. No hay denuncias en los testamentos, no hay ira, no hay tristeza, no hay temor a la muerte. Las emociones se ocultan y las prácticas que hoy podrían resultarnos de violencia social (como la herencia nunca recibida, el amor no recíproco, los bienes administrados por otros, el reconocer amos y señores) son legítimas para los testadores, como lo son para la escala ética33 de la sociedad colonial.

38Estos testadores son construidos en sus textos como el prototipo mismo de los valores hispánicos interiorizados; la occidentalización de los cuerpos, las emociones y las mentalidades. Los momentos cruciales de su pasaje por la vida se inscriben en el conjunto de señales que advierten de su hispanismo: unión endogámica, casamiento católico, muerte católica, entierro en iglesia católica, requiem, misas, novenarios. Los temores, los deseos, las angustias, los sistemas de valores son eminentemente occidentales, incluso la moral y un modelo canónico de familia, a pesar de que hay numerosos casos de hijos nacidos fuera del matrimonio. Se propone, incluso, una moral femenina occidentalizada que controla el ejercicio de la sexualidad y que recurre al condicionamiento de la herencia. Baltazar deja a su hija un solar en la ciudad a condición de que su conducta lo amerite:

Yten mando a la dicha mi hija un solar de esta ciudad el qual mando se le de … y si se casare y anduviere hecha bellaca mando que se venda y que lo aya el dicho mi hijo Lorenzo (f. 130r)

39La internalización del universo de valores hispánicos es tal que para este indio el objetivo máximo radica en la hispanización de su propio hijo, lo cual se logrará por el conocimiento de la escritura, objetivación del mundo europeo. Se trata del poder colonial actuando sobre los cuerpos y las mentes, no mediante la violencia o la represión sino mediante la constitución del deseo.

Yten declaro que al dicho mi hijo le pongan buenas obras y en escuela y sepa leer y escrevir y sepa su alma todo lo que le enseñare. el qual dicho mi hijo y hija mujer dexo debajo del amparo y domynyo del dicho Miguel de Moxica my amo y le ruego y pido por merced lo aya bien con ellos y myre por la hazienda dellos (f. 130r)

  • 34 Caillavet, Chantal, “Como caçica y señora…”

40Son estrategias orientadas a inculcar la sumisión del individuo y de sus intereses a los del grupo al que se busca pertenecer. O sea, si bien Baltazar Uscollo cuenta objetivamente con algunos objetos propios del mundo occidental y otros propios del mundo andino, en el plano del imaginario y del deseo ha sido colonizado por el primero. No encontramos, como en la región del Perú en épocas tempranas, estas mixturas entre el mundo de la religiosidad y los valores nativos y los hispánicos, tal como ha expuesto Caillavet34. No hay un ángulo en el que se transparente otra mentalidad. Sin duda, esto se explica en buena medida por el género discursivo con el que tratamos ya que el testamento resulta un contexto privilegiado que suscita la emergencia de juicios, valores, expectativas y creencias occidentales y es posible que si tuviéramos acceso a otras prácticas de este indígena podríamos reconocer otras filiaciones subjetivas. El propio diseño del género discursivo testamento construye ya ciertas sensibilidades y afectos, expectativas, esperanzas y miedos; construye una sensibilidad, a la vez que da cuenta de ella. Es indudable que los sujetos que se avienen a inscribir su conducta según las normas de esta institución, a su vez resultan afectados por ella, más aun cuando la situación supone la presencia cercana de la muerte.

  • 35 Merton, Robert, Teoría y estructuras sociales, México, FCE, 1992, p. 335.

41Según surge de este tipo documental tan específico, entonces, los indígenas que testan están orientando su conducta a partir de un conjunto de valores y de sentimientos que no pertenecen al grupo que declaran pertenecer. Las razones de ello no son difíciles de inferir dadas las ventajas que le proporciona al sujeto la afiliación al grupo legítimo, beneficios que se expresan en términos de inclusión, prestigio, autoridad, legitimidad pues, sabemos, los valores, hábitos y productos propios de la cultura de diferentes sectores sociales están jerarquizados dentro de una sociedad. Hay una organización social que no sólo habilita estas distancias entre grupos de pertenencia y referencia sino que también posibilita el cruce de las fronteras, esto es, estos mismos sujetos creen que es posible cruzar si no de grupo social, sí de categorías de posición dentro del grupo35. Se trata de una relación circular según la cual la asimilación de los valores del grupo de referencia impulsa al contacto social, contacto que a su vez tiene por efecto una mayor asimilación, una mayor aceptabilidad social y por lo tanto, un mayor refuerzo de la asimilación de los valores. Este proceso circular y acumulativo debería llevar, desde una perspectiva teórica, a la asimilación total, situación a la que no se llega nunca por incidencia directa de una variable que no habíamos considerado: la propia estructura social que obtura la movilidad y que necesita de la diferencia que define a la sociedad colonial. De manera que la conformidad del indígena con la moral y la sensibilidad occidentales puede ser máxima, pero ello de ninguna manera asegura la asimilación. Para entrar en conformidad con las normas de exogrupo estos indígenas no necesariamente han debido entrar en inconformidad o extrañamiento con las del endogrupo y es así que el vestido y la lengua, los expone. El grupo que han adoptado les administra unidireccionalmente los ingresos a ciertos ámbitos: el del mercado religioso, de los intercambios económicos, pero no al del mercado matrimonial. María es desafiliada de su grupo, pero le queda lo más estructurante, la lengua. La reafiliación nunca fue completa para ella y, a pesar de que tuvo tres hijos con Mexía Miraval, éste nunca se casó con ella, lo hizo con una española de la élite y María hubo de casarse finalmente con un indio con quien también tuvo hijos.

Para concluir: Huellas de una sociedad en configuración

42Las fuentes en las que hemos basado estas reflexiones son pocas pero tienen la importancia de darnos a conocer algunos aspectos específicos, relativos a las modalidades mediante las cuales se fue configurando, en esta región y en el período considerado, la ubicación de los nativos en el espectro social.

43Es evidente que estamos frente a una franja acotada del mundo indígena – aunque seguramente no limitada a los casos estudiados –, franja que nos advierte que las desigualdades en el grupo de los indígenas eran notorias así como fueron distintas las modalidades de resolución de la dupla dominantes/ dominados. Este puñado de fuentes da cuenta de un conjunto social complejo en el que el lugar de cada uno puede disputarse, negociarse, aunque siempre, hasta cierto punto. Los indios objeto e este análisis son urbanos y foráneos, algunos llegaron con españoles (Baltasar, María), otros se desplazaron por razones que desconocemos. Son el producto del continuo movimiento de personas que caracteriza al período y ninguno de ellos es indio encomendado en la región, lo cual delinea un mapa en el que la ubicación social de la población indígena dependía tanto de su filiación étnica como geográfica. No hay testamentos de indios o caciques de Córdoba hasta pasada la primera mitad del siglo XVII, posiblemente por las características que adquirió el sistema de dominación directa o por la falta de instrucción religiosa, ambos aspectos ampliamente documentados.

44La posibilidad de acumulación de bienes de estos testadores fue limitada; no son indios ricos, ni detentan algún capital político o simbólico. Lo relevante fue su capital social. En esta sociedad en configuración, la población indígena que pudo acumular algunos bienes manifiesta lazos estrechos con españoles. Igualmente, todos los testadores dependen, en el momento final de su vida, de españoles que serán sus albaceas y administrarán sus legados, e incluso, tomarán decisiones sobre las modalidades que adquirirá el ritual mortuorio, dependiendo del valor que obtengan por la venta de los bienes que dejan.

  • 36 De Certeau, Michel, La invención de lo cotidiano. Artes de hacer, México, Universidad Iberoamerican (...)

45Sin negar la autenticidad de la profesión de fe católica de los testadores y su voluntad de poner mi alma en carrera de salvación, estas actas pueden considerarse verdaderas Artes de Hacer con la dominación, tácticas del débil36. En efecto, la uniformidad que exhibe la preocupación y minuciosidad con la que se establece el reparto de los bienes entre hijos y nietos, permite inferir que la práctica de testar fue guiada también por el deseo de ordenar el futuro de la propia descendencia, y por ello, son acciones que buscan intervenir en el mundo social y asegurar a los propios una mejor posición.

  • 37 Término tomado de Barth, Frederik, Los grupos étnicos y sus fronteras, FCE, México, 1976, p. 16. Se (...)
  • 38 Término tomado de Berger, Peter y Tomas Luckmann, La construcción social de la realidad, Amorrotu, (...)

46Los testadores se autoadscriben según su filiación biológica (indio), categorización de lo social que pone en escena un ordenamiento simple, inanbiguo, que no da cuenta de la complejidad del proceso no lineal de producción de configuraciones sociales al que ellos mismos están asistiendo. Ello es posible en tanto son el producto de la gestión de sus sensibilidades. La pertenencia al grupo de los indios se diacritiza37 (el vestido, la lengua, la autoidentificación) y la pertenencia al grupo de los españoles se internaliza38: individuación, propiedad privada, cristianismo, moral, sentidos asociados a la vida y a la muerte. Con sus apegos a la ley y a las jerarquías; son verdaderos híbridos, mestizos históricos, sociales, culturales; son nuevos sujetos sociales, nuevos sujetos sensibles. Mestizaje que se extiende a los objetos que poseen y a los lenguajes para nombrarlos.

47Para los testadores el mundo social sigue estando fragmentado por una macro división de tipo étnica (indios/españoles); sin embargo, se perciben mecanismos de reconfiguración social orientados a la construcción de otras posiciones que se organizan en orden a nuevas diferenciaciones sociales ya no organizadas en clave dicotómica. A pesar de ello, esta reconfiguración deja intacta la discriminación necesaria para asegurar la continuidad de los mecanismos de dominación colonial, que se inscriben en la propia subjetividad, dinámica de integración/marcación de fronteras que se funda en la internalización, por parte del dominado, de que hay indios y hay amos y señores, criterios de taxonomía social que tenían vigencia en la sociedad indagada.

Topo da página

Notas

1 Elías, Norbert, El proceso de la civilización, Mexico, FCE, 1994.

2 Entre los estudios más relevantes sobre este tema pueden citarse las compilaciones y estudios preliminares de Rojas Rabiela, Teresa ; Leticia Rea, Elsa y otros. Vidas y bienes olvidados : testamentos indígenas novohispanos, vol. 1, 2, 3, México, CIESAS, 1999. El volumen IV de esta misma colección, editado en 2002, contiene un completo estudio introductorio (p. 13-129). También se han publicado dos colecciones de testamentos coloniales con estudio preliminar para Chile : Retamal Avila, Julio. Testamentos de indios en Chile colonial, 1564-1801, Santiago, Universidad Andrés Bello, 2000 ; Raïssa Kordić Riquelme (prólogo y edición crítica) & Cedomil Goić (estudio preliminar), Testamentos coloniales chilenos, Universidad de Navarra, Madrid, Frankfurt am Main, Iberoamericana/ Vervuert, 2005. Para Colombia se cuenta con la edición de Rodríguez Jimenez, Pablo, Testamentos indígenas de Santa Fe de Bogotá, siglos XVI-XVII, Bogotá, Instituto Distrital de Cultura y Turismo, 2002. Estudios comparados entre los testamentos de indios de México y Perú se encuentran en la obra pionera sobre el tema de Kellog, Susan, Dead Giveaways : Indigenous testaments of colonial Mesoamerica and the Andes, Salt Lake City, The University of Utah Press, 1998. Estudios sobre aspectos o regiones más específicos son, entre otros, los siguientes : Salomon, Frank. “Indian women of early colonial Quito as seen trough their testaments”, The Americas, 44 :3, 1988, p. 325-341 ; Cline, Salomon, Kellog y Poloni Simard, Colonial Culhuacan, 1580-1600, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1996 ; Argouse, Aude, “Asignar un pasado al futuro : los testamentos de indígenas, entre memoria e historia. Cajamarca, Perú, siglo XVII”, en : Bernabéu Salvador y Langue Frédérique (coord.), Fronteras y sensibilidades en las Américas, Madrid, Ediciones Doce Calles, 2011, p. 45-69 ; Ponce Leiva, Pilar, “Por el mucho amor que les he tenido. Sensibilidades y dinámicas sociales en Quito a mediados del siglo XVII, en : Salvador Bernabéu, Frédérique Langue (coords.), Fronteras y sensibilidades … p. 21-44. Otros importantes estudios se irán citando a lo largo del artículo.

3 Bustos Posse, Alejandra, Piedad y muerte en Córdoba (siglos XVI y XVII), Córdoba. Universidad Católica de Córdoba, 2005.

4 Gentile Lafaille, Margarita, Testamentos de indios de la gobernación de Tucumán (1579-1704), Buenos Aires, Instituto Universitario Nacional del Arte, 2008.

5 Entre otros : Assadourian, Carlos Sempat, Potosí y el crecimiento económico de Córdoba en los siglos XVI y XVII, Córdoba, Imprenta de la Universidad Nacional, 1973 ; Piana, Josefina. (1992), Los indígenas de Córdoba bajo el régimen colonial. 1570-1620, Córdoba, Dirección General de Publicaciones de la Universidad nacional de Córdoba, 1992 ; Farberman Judith y Roxana Boixadós, “Sociedad indígena y encomienda en el Tucumán colonial. Un análisis comparado de la visita de Luján de Vargas”, Revista de Indias, 2006, vol. 66-238, p. 601-638 ; Bixio, Beatriz (dir.), Visita a las encomiendas de indios de Córdoba. 1692-1693, Córdoba, Centro de Estudios Históricos Carlos A. Segretti, 2009 ; Castro Olañeta Isabel, Transformaciones y continuidades de sociedades indígenas en el sistema colonial. El pueblo de indios de Quilino a principios del siglo XVII, Córdoba, Alción Editora, 2006 ; González Navarro, Constanza, “El servicio personal en el extremo sur de Virreinato del Perú : el caso de Córdoba a fines del siglo XVII”, Revista Andina, nº 50, Centro Bartolomé de las Casas, Perú 2010.

6 Bixio, Beatriz y Constanza González Navarro, “Práctica de la justicia y resistencia indígena : Córdoba del Tucumán, siglos XVI y XVII”, Colonial Latin American Historical Review, 2003, vol 12-1, p. 1-24 ; Bixio, Beatriz y González Navarro Constanza, “Dominación, resistencia y autonomía en la jurisdicción de Córdoba del Tucumán, siglos XVI y XVII”, Revista Diálogos de la Universidade do Maringá, vol. 13, num. 3, junio, Brasil 2010.

7 Moreyra, Beatriz, “Tradición y renovación en los estudios sobre grupos sociales en la historiografía social cordobesa (argentina)”, Diálogos, DHI/UEM, V. 7., 2003, 69-115, p. 81.

8 Retamal Avila, Julio, “El testamento colonial como documento histórico”, en Julio Retamal Avila (Coordinador). Estudios Coloniales I, Chile, Universidad Andrés Bello, RIL editores, 2000, p. 245- 295.

9 Argouse, Aude, “Asignar un pasado al futuro…

10 Raïssa Kordić Riquelme y Cedomil Goić, Testamentos coloniales…

11 No quedan indicios que se conociera o usara en Córdoba el modelo propuesto para México por Fray Alonso de Molina para los testamentos de indios, ni han quedado los machotes usados por los escribanos en esta época. Luque Colombres, Carlos, “El formulario de testamentos del p. Geronimo Zeballos”, Revista de Historia del Derecho, vol. 7, 1980, p. 347-432. Seguramente no fue el de A. de Molina el modelo para las actas que estudiamos pues tanto el contenido solicitado como el estilo difieren profundamente de las actas testamentarias de Córdoba.

12 AHPC, Registro 1, respectivamente, año 1579, f. 129r-130v ; año 1600 f. 200r-202v ; año 1614, f. 238r- 238v ; año 1619, f. 295r-297v ; año 1646, f. 318r-319v. De éstos, los tres primeros han sido trabajados también por Gentile, aunque desde otra perspectiva. Gentile, Testamentos de indios …

13 Gentile Lafaille, Margarita, Testamentos de indios…

14 Los testamentos estudiados no presentan un repertorio terminológico amplio de categorías sociales. Sin embargo, interesa reconocer que hay una sociocategoría que no aparece en censos, actas de cabildo o visitas, pero que tiene representación en los testamentos ; nos referimos a criado, en referencia a un indio cuyos lazos con un español son especialmente estrechos. Posiblemente indique indio de servicio que recibe algún estipendio. Las pocas ocurrencias con las que contamos respecto de este término no nos permiten conocer su contenido específico, ni sus diferenciaciones o no de la categoría homologable de yanacona, término que en esta jurisdicción adquirió un significado diferente al del Perú y sólo significa “indio amigo, de confianza”. Dada la conlocación de ambos términos y su presencia en referencia a sujetos con atributos semejantes, es posible que, si bien pueden referir a diferentes lugares del tejido social, sus funciones y valoraciones sociales se superpongan en más de un aspecto. En ambos casos se trata de indios de confianza, encargados de la administración de la encomienda y de otras labores que implicaban una especial relación de acuerdos y negociaciones con el español. Piana, Los indígenas de Córdoba…, 115,116. González Navarro, Constanza, “Pobleros, mayordomos y administradores en el mundo rural cordobés (1580-1650)”, Surandino Monográfico, segunda sección del Prohal Monográfico, vol. II, Nro. 2, Buenos Aires, 2012, 111.

15 Posiblemente este último de Santiago del Estero, por el origen de su esposa y del encomendero al que sirvió.

16 Los indígenas forasteros eran los encargados de la administración de las encomiendas y la organización del trabajo de los indios encomendados, eran los responsables de fletes, podían concertarse libremente pues no estaban sujetos a encomienda, solían actuar como mediadores entre españoles y nativos y participaban en malocas junto a sus amos. Se los encuentra en actos judiciales, como poderes, obligaciones y ventas lo cual no sucede con los indios locales. Véase Piana, Los indígenas de Córdoba…, 118-120 y González Navarro, “Pobleros, mayordomos …”, 112.

17 AHPC, Escribanía 1, legajo 105, expediente 5, 1655. fs. 237v, 296r y v, 297r ; Escribanía 1, legajo 147, expediente 3,1675. fs. 178v. Entre otros.

18 Ponce Leiva, “Por el mucho amor …

19 Presta Ana María, “Devoción cristiana, uniones consagradas y elecciones materiales en la construcción de identidades indígenas urbanas. Charcas, 1550-1650”, Revista Andina, 2005, vol. 41, p. 109 – 130; Presta Ana María, “Undressing the Coya and Dressing the Indian Woman: Market Economy, Clothing, and Identity in the Colonial Andes, La Plata, Charcas. Late Sixteenth and Early Seventeenth Centuries”, The Hispanic American Historical Review, 2010, vol. 90-1, p. 41-74.

20 Caillavet, Chantal, “Como caçica y señora desta tierra mando… Insignias, funciones y poderes de las soberanas del norte andino (siglos XV-XVI)”, Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines, 2008, vol. 37-1, p. 57-80, p70.

21 Vgr. Carta de dote para su nieta : AHPC, Registro 1, 1600, fs 185r-186v.

22 Bixio Beatriz (directora), Mestizaje y configuración social (Córdoba, siglos XVI y XVII), Córdoba, Brujas, 2011.

23 Rojas Rabiena, Vidas y bienes olvidados….¸Vol. 3, p. 12

24 Según Gentile (2008 :92) esta cofradía nucleaba a curacas y mandones, “en todo caso, no a los indios del común”, y la pertenencia de María a esta cofradía es uno de los indicadores que toma para apoyar su hipótesis de que la india era cacica. No hemos podido comprobar esta afirmación pues encontramos numerosos indios urbanos que pertenecen a dicha asociación. No se consigna este dato en la obra de Martínez de Sánchez sobre el tema y tampoco lo menciona la V Carta Anua del padre Diego de Torres, que habla particularmente de esta cofradía en la ciudad. Martínez de Sánchez, Ana, Cofradías y obras pías en Córdoba del Tucumán, Córdoba, Universidad Católica de Córdoba, 2006.

25 Moyano Aliaga, Alejandro, Los fundadores de Córdoba : su origen y radicación en el medio. Córdoba, Córdoba, Instituto de Estudios Históricos R. Levillier, 1973.

26 Argouse, Aude, “Asignar un pasado al futuro : los testamentos ….”

27 Esta expresión se repite en todos los testamentos, de donde inferimos que los testamentos de indios se pagaban en esta jurisdicción. El algunos, incluso, al final de la foja consta 5p.

28 Esta situación también hace diferencia con otros testamentos de indios y es contrario al formulario que propuso el P. Molina para Nueva España. Rojas Rabiela, Teresa, Elsa Rea Lopez y Constantino Medina Lima, Vidas y bienes …., vol. 2, p. 20.

29 Elías, Norbert, El proceso …

30 Bernabéu Salvador y Frédérique Langue (coords.), Fronteras y sensibilidades en las Américas, Madrid, Doce Calles, 2011 ; Langue Frédérique, “L’histoire des sensibilités. Non-dit, mal dire ou envers de l’histoire ? Regards croisés France-Amérique latine”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, 2006, Puesto en línea el 17 mars 2006. URL : http://nuevomundo.revues.org/index2031.html. Document généré automatiquement le 30 septembre 2007 ; Langue Frédérique, « Sensibilidades alternas. Nobles americanos, entre fueros y compadrazgos”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios, 2007, [En línea], Puesto en línea el 05 janvier 2007. URL : http://nuevomundo.revues.org/index3203.html. Consultado el 16 avril 2009 ; Pesavento, Sandra Jatahy, “Espacios, palabras, sensibilidades”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios, 2008, [En línea], Puesto en línea el 01 janvier 2008. URL : http://nuevomundo.revues.org/index15092.html. Consultado el 16 avril 2009.

31 Pesavento, Sandra Jatahy, “Espacios, palabras …”

32 María Eugenia Albornoz Vásquez, « Claves simbólicas que alimentan la expresión violenta de las diferencias sociales. Chile, siglos XVIII-XIX1 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 6 - 2006, mis en ligne le 15 septembre 2006, référence du 15 mars 2007, disponible sur : http://nuevomundo.revues.org/document2873.html.

33 Albornoz Vazquez, “Claves simbólicas …”

34 Caillavet, Chantal, “Como caçica y señora…”

35 Merton, Robert, Teoría y estructuras sociales, México, FCE, 1992, p. 335.

36 De Certeau, Michel, La invención de lo cotidiano. Artes de hacer, México, Universidad Iberoamericana, 1996.

37 Término tomado de Barth, Frederik, Los grupos étnicos y sus fronteras, FCE, México, 1976, p. 16. Se refiere a los procesos de simbolización que expresan diferencias sociales y marcan identidad.

38 Término tomado de Berger, Peter y Tomas Luckmann, La construcción social de la realidad, Amorrotu, Buenos Aires, 2003, p. 162 y ss. Se refiere al proceso de incorporación, aprehensión o apropiación subjetiva de una realidad construida socialmente, lo que habilita la integración social.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Beatriz Bixio, « Diseños del orden social en testamentos de indios de Córdoba del Tucumán (1573-1650) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Debates, posto online no dia 13 Fevereiro 2017, consultado o 17 Outubro 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/70276

Topo da página

Autor

Beatriz Bixio

Universidad Nacional de Córdoba y Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas –CONICET-, Argentina
b.bixio@gmail.com

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página