Navigation – Plan du site
Chili actuel. Nouveaux éclairages sur le néolibéralisme contemporain – Coord. Franck Gaudichaud, María Cosette Godoy Hidalgo et Fabiola Miranda-Pérez
Kathya Araujo

Sujeto y neoliberalismo en Chile: rechazos y apegos

[06/06/2017]

Résumés

Este artículo se propone discutir, basado en los resultados de dos investigaciones empíricas, el carácter ambivalente que caracteriza la relación de los individuos con los efectos encarnados del neoliberalismo en Chile. Por un lado, discute un conjunto de críticas a partir de las cuales los individuos se colocan moralmente a distancia del modelo, y que se cristalizan en torno a seis modalidades de ideales de sujeto que este modelo impulsa. Por otro lado, y en sentido inverso, subraya y analiza la presencia de un conjunto de razones poderosas para el apego a lo que esta transformación ha significado para los diferentes sectores de la población. Se sugiere que estas dos vertientes contradictorias definen el carácter de Chile hoy. Es esta coexistencia la que permite entender que una defensa cerrada de los principios del modelo resulte inaceptable para grandes sectores de la población pero que transformaciones profundas dela mismo sean resistidas.

Haut de page

Texte intégral

Neoliberalismo, condición histórica y ambivalencia

1Que la sociedad chilena ha sufrido una transformación mayúscula es, sin duda, el gran punto de acuerdo de los diferentes actores del país, desde los ciudadanos comunes a la academia pasando por los medios de comunicación y la política. Aunque cuál es la dirección que esta transformación ha tomado y cuáles los rasgos que la distinguen es, por supuesto, materia de debate, un segundo punto de acuerdo es el reconocimiento que uno de los factores esenciales que están en la base de esta transformación, ya sea en términos laudatorios o de denuncia, es la instauración del modelo neoliberal.

  • 1 French-Davies, 2008; Tironi, 2005 y 2006; Castells, 2005.
  • 2 Un conjunto de economistas formados en la universidad de Chicago, discípulos de Milton Friedman, lo (...)
  • 3 Büchi, 2008.
  • 4 Collier y Sater, 1999.
  • 5 Montero, 1997.

2Chile fue uno de los primeros países en el mundo en poner en práctica un conjunto de medidas económicas que progresivamente se convertirían en un “modelo” (privatizaciones, liberalización económica, desregulación, subsidiaridad del Estado, apertura a la competencia internacional, flexibilidad laboral...), cuya instauración no fue, sin embargo, lineal1. El modelo del orden neoliberal implementado después del golpe de Estado de 1973 por los denominados Chicago Boys chilenos2 conoció en su camino importantes correctivos. Primero, como consecuencia de la severa crisis que se desencadenó en el país en la primera mitad de los años ochenta3 se produjo un desplazamiento del poder desde los tecnócratas más ortodoxos del modelo, hacia un equipo más pragmático, el que le dio más presencia a la acción estatal y propuso nuevas medidas4. Segundo, un afinamiento del modelo resultado de una ofensiva (1985-1989) que constituyó a los empresarios en un verdadero actor social5. Tercero, su consolidación, la que ha sido ubicada en la vuelta a la democracia y en los veinte años de gobierno ininterrumpido de la Concertación de Partidos por la Democracia. Para muchos analistas, y aun cuando la estabilización económica era ya visible desde la segunda mitad de los años ochenta, será solamente desde 1990 a través de la gestión de esta coalición como se habría en verdad consolidado el modelo.

  • 6 Ramos, 2009; Soto, 2008; Todaro y Yañez 2004.
  • 7 Moulian, 1998a.

3En cualquier caso, la aplicación del modelo produjo un rediseño de las fronteras entre el mercado y el Estado. Las relaciones entre los grupos sociales sufrieron una profunda transformación. La economía nacional se orientó a la exportación, la que se abrió – de manera estratégica – al mercado internacional, y, más tarde, al mercado de capitales. El mercado de trabajo se reguló sobre nuevas bases lo que impulsó la creciente flexibilización, el ingreso de lógicas de competencia, y el quiebre de la asociatividad colectiva en aras de una individualización creciente de las relaciones entre empleadores y empleados6. Se transformaron los principios de la protección social y, más allá de ello, debido a la expandida privatización de la educación, la previsión social y de la salud, se restringió el mapa de los servicios públicos a los cuales los ciudadanos pueden tener acceso. El consumo se convirtió en un fundamento estructural y de la definición de status7 y el crédito en un elemento estructurador de las relaciones sociales y de la vida personal.

  • 8 Garretón, 2012.
  • 9 Araujo y Martuccelli, 2012.
  • 10 Araujo y Martuccelli, 2013.

4Pero, la transformación del capitalismo chileno supuso más el advenimiento de una nueva matriz que la simple “reducción” del Estado. El modelo económico neoliberal no implicó solo una transformación de las bases económicas sino una nueva oferta de modelo de sociedad. La toma de conciencia de un cambio histórico está asociada, así, con la idea de un proyecto fundacional que impuso un nuevo modelo económico e impulsó una nueva matriz sociopolítica8. Éste impactó en las formas que adquirieron los desafíos estructurales de la vida social9, al mismo tiempo que introdujo la imagen de una sociedad perfectamente móvil y competitiva; la valorización de la ambición personal y la confianza en el esfuerzo propio; la entronización de actores fuertemente responsabilizados de su destino personal; el empuje de una figura de individuos propietarios de diferentes formas de capital que deben obtener y aumentar (estudios, compras de bienes, redes, etc.) en un contexto de competencia generalizada; y una oferta de integración vía el consumo teniendo al crédito como fundamento estructural de esta oferta10.

  • 11 Bengoa, 2009.

5Estas transformaciones han tenido consecuencias inesperadas que hacen que las formas tradicionales de pensar y enfrentar la vida social encuentren hoy límites. La vida social se ha transformado y con ello los modos en que los individuos la perciben, están obligados enfrentarla y lo que esperan de ella. Las transformaciones acontecidas abren a un escenario complejo en el que junto con un nuevo horizonte de expectativas aparecen formas renovadas de dominación y explotación; en el que se reconstruyen los rasgos que estructuran la sociedad al mismo tiempo que el lazo social se ve sometido a altas dosis de tensión; en el que conviven lógicas relacionales contradictorias que hacen difícil la generación de sentimientos de pertenencia y de comunidad11 y simultáneamente nuevas formas de solidaridad e implicación empiezan a desarrollarse. Es esta ambivalencia también la que caracteriza la relación de los individuos con estos cambios.

  • 12 PNUD, 2002, entre muchos.
  • 13 Mayol, 2012.

6En este contexto, como lo revelan nuestros estudios, en consonancia con otros12 el Neoliberalismo en Chile, en cuanto experiencia encarnada en sus efectos para la vida social, se encuentra fuertemente sometido a críticas. Todas ellas expresan el rechazo a la figura del sujeto neoliberal y se colocan moralmente a distancia del modelo. A pesar de las diferencias entre ellas, todas se encuentran enlazadas, y, especialmente, el conjunto de las mismas, y en virtud de su diversidad, revelan que la gran mayoría tiene buenas razones para criticar al modelo. Pero, esto no es todo. Existe otra arista. Junto a esta producción crítica, se encuentra la presencia de un conjunto de razones poderosas para el apego a lo que esta transformación ha traído y ha significado para los diferentes sectores de la población. Estas dos vertientes contradictorias definen el carácter de Chile hoy. Es esta ambivalencia la que explica que aunque haya una elevada crítica, transformar o “derrumbar” el modelo, como fue propuesto con un entusiasmo excesivo13sea con frecuencia resistido por amplios sectores. Es ella también, la que permite entender, a la inversa, que una defensa cerrada de los principios del modelo resulte inaceptable para grandes sectores de la población.

  • 14 Garretón, 2000: 182 y 152

7Ahora bien, y por cierto, la ambivalencia más que una oscilación personal e idiosincrática es expresión, sin duda, de la condición híbrida desde donde debe entenderse el meollo de la condición histórica actual. Manuel Antonio Garretón14 define lo propio de esta coyuntura histórica como “una matriz sociopolítica o una sociedad de tipo híbrido”, que no es más ni “la matriz político-céntrico de tipo puro, pero tampoco la vigencia de una matriz neoliberal. Junto a la descomposición de la primera, subyacen elementos de ella en una nueva articulación con rasgos más bien abortados de la segunda y con rasgos nuevos que no pertenecen ni a una ni a otra”. Pero, más allá de ello, ella debe entenderse como resultado de que las novedades que trae la nueva condición histórica no son uniformes en el valor que adquieren para los individuos. La valencia (positiva o negativa) que los individuos le otorgan se produce de manera particular y singularizada para las diferentes aristas que tiene este cambio, pero, dada la turbulencia de los procesos, a ojos de los observadores esta pluralidad resulta especialmente difícil de discriminar así como de articular en una visión global

  • 15 Los resultados de dos investigaciones. La primera, un estudio sobre los procesos de individuación e (...)

8Este artículo se propone aportar a situar y discernir los términos que organizan esta ambivalencia a partir de resultados de investigación empírica15. Para este efecto, presentaremos en un primer momento las dimensiones críticas que sostienen la denuncia a las formas que ha tomado la vida social actual y el rechazo a los seis tipos de ideales de sujeto en el que se cristalizan. En un segundo momento, nos detendremos a discutir las razones del apego, las que situaremos en el contexto de lo que las últimas cuatro décadas han significado para Chile, y de manera más general para América Latina, en lo que concierne a los principios de ordenamiento del lazo social.

Razones del rechazo: el triunfo del “Sistema”

  • 16 Brunner, 1981.
  • 17 Lechner, 2006: 201 y 540.
  • 18 Los modelos ideales de sujeto son materiales para la constitución de los yoes individuales y colect (...)

9Un elemento central de la sociedad chilena hoy es que los individuos se distancian y se rehúsan a reconocerse como sujetos neoliberales lo que, en esa misma medida, hace que se perciban aplastados por un sistema que conciben como tentacular. El orden neoliberal se impone desde la facticidad del mundo y no a través de las conciencias16. Se trata, así, en palabras de Norbert Lechner17, de una hegemonía fáctica: puesto que es de facto que la relación de poder se desarrolla como orden y que tras este proceso se produce una verdadera “naturalización de lo social”. Es esto, precisamente, lo que revela la significativa presencia de la denuncia al “Sistema”. Esta denuncia puede ser leída como un rechazo a los modelos de sujeto que se perciben constreñidos a encarnar. Si es cierto que el orden neoliberal se impone principalmente de manera fáctica, esto no quiere decir que los individuos no reconozcan, y de hecho lo hacen, las figuras ideales de sujeto que son empujados a encarnar precisamente por intermedio de las coerciones que enfrentan18

10El “Sistema” y su denuncia es movilizado por individuos que se encuentran en posiciones sociales y políticas antagónicas. Esta denuncia dota, más allá de las divisiones sociales y culturales, un sentimiento de unidad al cambio vivido. Esto es, los discursos críticos terminan por adquirir un paradójico rol de cohesión en la sociedad chilena. Señalar lo anterior, por supuesto, no significa desconocer la existencia de disensos muy grandes. Existen, por supuesto, partidarios del modelo económico, pero aún en ellos el reconocimiento de los límites o aspectos criticables al sistema está presente. O, para ponerlo de otro modo, incluso quienes defienden el modelo económico no están libres de las críticas al “modelo”. El “Sistema”, en esta medida, es un significante compartido en el que confluyen una serie muy diversa de experiencias (políticas, económicas, sociales), las que se cristalizan a través de seis distintos modelos críticos que tienen raíces muy disímiles entre sí (la dictadura, el mercado, la autenticidad, la religión, entre otras), y que se realizan cada uno de ellos sostenidos en una particular figura de sujeto.

El capitalismo desbocado y su sujeto

11El primer gran tópico crítico denuncia el Sistema a partir de su carácter capitalista. Esta crítica, que se inscribe en la descendencia de una cultura de izquierda en Chile, y que es cara especialmente a los sectores populares, cuestiona las desigualdades sociales y económicas, rechaza un modelo económico orientado básicamente a la generación del beneficio, y, a través de él, productor de problemas sociales. La sociedad chilena es percibida desde su carácter capitalista y clasista. “Es una sociedad que es enteramente capitalista”, sostiene un obrero, “que no hace nada por nada si no te pagan, y si tú puedes cagar al otro, cágalo, te interesa un coco lo que sea, esa hueá me toca mucho... Me da mucha rabia que la gente se aproveche de ti porque te encuentra inferior”.

  • 19 Araujo, 2009a.

12Pero el rostro capitalista del sistema es denunciado también por causa de la mercantilización generalizada de la vida social. Ello se ha traducido en una conciencia extendida acerca de la importancia del dinero como factor de legitimación de demandas, incluso aquellas básicas como las de respeto. Así, por ejemplo, el arma principal de evitación del maltrato consuetudinario que perciben los sectores populares en las instituciones de salud es el dinero… pues él permitiría pagar una consulta médica privada, en la que se obtendría finalmente el respeto y la consideración que las instituciones de salud pública negarían19. Lo que está implícito, con toda la carga que ello tiene, es que si pagas te tratan bien. En la percepción generalizada de los actores, la dignidad y el respeto son resultados de una transacción monetaria. Lo que en este caso define al Sistema es, pues, la consolidación de un capitalismo incontrolado y desigual que afecta las bases mismas de los fundamentos del valor, y aquí esta palabra vale en toda su ambigüedad, social de los sujetos. El sujeto capitalista desbocado y abusador es el trasfondo de esta primera crítica.

La dictadura (de los espíritus): sujeto, sumisión y ocultamiento

13El segundo tópico crítico acentúa dimensiones que se interpretan como secuelas plurales del Sistema impuesto por la dictadura militar. La sociabilidad, los rasgos de carácter colectivos, la naturaleza de las interacciones sociales, todas ellas descritas en tono crítico, son interpretadas como efectos de las imposiciones de la dictadura. “Es súper difícil”, dice un abogado de mediana edad, lograr relacionarse realmente con los otros, “un poco por la historia, porque la gente se defiende mucho. En la dictadura la gente no podía hablar, tenía que ocultarse, se sentía perseguida... La gente con la democracia sigue viviendo de ese modo, una forma de ocultamiento”. Una modalidad que va de la mano con la búsqueda del sometimiento y la pasividad de la población.

  • 20 Bengoa, 2009.

14Esta modalidad no puede ser restringida a lo individual sino que toca lo colectivo. Las diferentes medidas tomadas en la dictadura para restringir la acción colectiva concertada políticamente (la prohibición de los partidos políticos o la desarticulación de los sindicatos, para mencionar algunas), son reconocidas como medios de desactivación de la autonomía individual y colectiva. Desde aquí, la dictadura deja de ser una experiencia histórica precisa y se convierte en una experiencia cognitiva colectiva. Un ingrediente fundamental que subyace a una actitud generalizada. Una realidad que permite a cierto grupo social “tutelar” la sociedad en su conjunto20. Un Sistema. Un universo mental que se presenta como un bloque monolítico insuperable. El Sistema es la dictadura de los espíritus. El sujeto del sometimiento y del ocultamiento es el que lo sostiene.

El consumismo o el sujeto ávido

  • 21 Moulian, 1998a.

15El consumismo suscita rechazo a pesar que la inclinación placentera al mismo resulta evidente. Es desde una postura ciudadana que se le rechaza principalmente. Desde una perspectiva individual y cuando se trata de lo que sus prácticas indican, su relación al consumo está también fuertemente asociada al placer y a sus satisfacciones. El consumismo, desde una perspectiva crítica, es el mecanismo central del Sistema, y está vinculado con la alienación, pero en el cual el alienado siempre es el otro. El consumo, es criticado porque sería testimonio de que la lógica mercantil habría invadido toda la vida social, “consumiendo” a los sujetos mismos21. “La sociedad”, sostiene un profesor “te está indicando que tienes que tener tarjeta de crédito, que tienes que enajenarte, que tienes que estar preocupado de millones de cosas”.

16Pero no solo se trata de invasión de la vida social sino de la perversión de la misma. El consumismo aparece como el responsable de haber mercantilizado las relaciones sociales y empobrecido los espíritus. Las vidas estarían vaciadas por la orientación al consumo, de lo que sería muy difícil escapar, especialmente dadas las presiones que emergerían de los otros cercanos, parejas e hijos especialmente, quienes, como sostiene un artesano, “como que nacen conectados con un cable desde el prenatal, ya están con un cable conectado, entonces como que el bombardeo no es controlable”.

  • 22 Moulian, 1998b: 109; Stabili, 2003.

17Un manto de nostalgia cubre las narraciones de lo que el consumismo habría hecho perder como cualidad a las formas de vida y relacionales existentes antes de su llegada Como el profesor antes citado agregará: “eso antes no existía, nosotros nos preocupábamos de hacer amigos...”. Pero, todavía más profundamente, se trata, también, de la nostalgia por un ideal de mesura que resultaba constituyente de una imagen edificante del país transmitida por las élites tradicionales e incorporada en la imaginería republicana del mismo22. El consumismo, de esta manera, no es sino la fuerza constrictiva que se nutre de un sujeto ávido e insaciable.

La apariencia: el sujeto inauténtico de las formas

  • 23 Cárcamo-Huechante, 2007; Contardo, 2009.

18La crítica que expresa un juicio negativo sobre la liviandad, la superficialidad o la artificialidad de los individuos y su ausencia de densidad subjetiva no es nueva. En Chile, ello se expresa bien en las tradicionales críticas al siútico – el arribista – o a los cuicos, fiel y tempranamente reflejadas en novelas como Martín Rivas de Blest Gana. Pero ella toma un nuevo rostro cuando se la asocia al Sistema – a la expansión del mercado y sus signos comerciales23.

  • 24 Lugares exclusivos frecuentados por los sectores más altos.
  • 25 Araujo 2009a.

19Esta crítica al Sistema sostiene que la superficialidad y el snobismo reinarían en el país de una manera tan generalizada que terminarían por asfixiar a los actores. Un abogado de los sectores medios más acomodados lo expresa así: “No sé hay que ir a comer al Golf, a Isidora Goyenechea24, ¿me entendí? Y esa hueá me agota, o sea, me agota vivir en una apariencia”. Si la importancia de la apariencia no es nueva, existen al menos tres características que se vinculan con las críticas en el momento actual. Primero, el aumento de la magnitud de la movilización de la población en nombre de ella. En los sectores más beneficiados de la sociedad, ello se expresaría principalmente en las exigencias para el reconocimiento del status. En los sectores populares aunque muchas veces está ligada a la cuestión del status también, ella aparece como una estrategia consuetudinaria para protegerse de los abusos y las discriminaciones25. En todos los casos, como lo expresa una psicóloga, el éxito “pasa mucho por el aparentar”. Pero la apariencia tiene una segunda connotación crítica. Existiría también una búsqueda frenética de la fama, de la visibilidad, donde el objetivo es la mirada del otro, el éxito. La visibilidad, sería, como señala un psicoanalista, criterio del éxito, en donde, por ejemplo, se le impone a los individuos la obligación de ir “a reuniones sociales para hacerse visible... Si dejas de ser mirado por este otro invisible, desapareces”. La tercera vertiente crítica, es el triunfo de la apariencia por la apariencia sin preocupaciones por el “buen gusto”. Es el “santiaguino de plástico”. Se trata del lado en el que lo que hay que aparentar es que “se tiene” y no importa demasiado si lo que se tiene entra de los cánones definidos por las definiciones estéticas del grupo de elite.

  • 26 Méndez, 2008.

20En breve, la crítica al Sistema como apariencia es una del exceso y de la generalización de la pretensión social. Lo que está en el sustrato de esta crítica, especialmente pregnante en los sectores medios, es que el reinado de la apariencia favorece una modalidad de sujeto que al sostenerse del lado del tener, resulta traicionando todo principio de autenticidad26: el sujeto inauténtico de las formas.

El esquema y el sujeto del rol

21La quinta crítica tiene más de un punto en común con la precedente pero sobre todo es reveladora de lo que funciona como mecanismo que sostiene el mandato de la anterior. Lo que desvirtúa a los individuos es la imposición de esquemas estandarizados de vida. El Sistema es denunciado como una suerte de corsé existencial. Una “máquina”, para retomar el término usado por nuestros entrevistados, un engranaje de etapas y de estereotipos impuestos por la sociedad. El esquema es el encuadre del individuo que lo instala en el Sistema.

  • 27 PNUD, 2002.

22El esquema como Sistema aplasta a los individuos. Los aplasta en la justa medida en que los ciñe y los encuadra dentro de horizontes compartidos que a la vez se anhelan individualmente y estereotipan colectivamente. Produce “un ser autómata, ser una maquinita, y en el fondo una máquina aislada”, resume una funcionaria de la administración pública. Entonces, “uno empieza a desarrollarse en una sociedad en que todos tienen el mismo estilo, la misma onda, y son muy pocos los que quieren romper el esquema”, dice un agente inmobiliario, o más bien pueden hacerlo, porque la fuerza del esquema es tal que obliga a hacer cosas que no se quisieran hacer. La uniformización de las experiencias sociales es el blanco de la crítica. El esquema es más que el control informal: es un mundo de diktats que asfixia y que reduce a los individuos a la funcionalidad. Es la permanencia de una exigencia feroz a cumplir el rol. “Te cambia el sistema. Cuando tú ya te haces necesaria para tus hijos, tienes que meterte en otro sistema”, resume Catalina, ama de casa. El esquema consiste en entrar en el Sistema27.

23La fuerza del esquema reemplaza, así, a la de la tradición con el agravante que el esquema desarrolla su acción en un mundo en el que el imaginario de la libertad de los estilos de vida ha permeado de manera importante a la sociedad y en particular a los sectores económicamente más beneficiados y/o con mayor escolarización. Lo anterior permite explicar que ésta sea una crítica especialmente presente en los sectores socioeconómicos de mayores recursos, que se inscriben en una tradición más conservadora o ideológicamente de derecha.

24La crítica al esquema es al mismo tiempo la denuncia al pesado fardo que constituye la presión del ideal de un sujeto apresado por el rol social que debe cumplir.

El materialismo y el sujeto

25El Sistema es también objeto de una crítica de índole moral que cuestiona las consecuencias que el cambio ha tenido sobre los valores de la sociedad al expandir el materialismo. Desde sensibilidades políticas distintas, las expresiones críticas son de una virulencia extrema: “Todos los que vivimos aquí”, dice con énfasis un ingeniero, “somos traidores, somos todos canallas, somos todos mulas y todos vamos por la plata, nada más es como un atado de corsarios y mercenarios, nada más... Aquí es el dinero nada más, esto es todo dinero, las conveniencias (…) eso es como una especie de animalidad donde el débil queda botado, restringido de la manada, y que se muera allá lejos”. Por mediación del materialismo, el rostro del Sistema es el de una indolencia moral generalizada

26La crítica moral se estructura, por un lado, desde sectores conservadores tradicionales, en los que se juega la contradicción entre su apoyo tácito al modelo económico y su rechazo a las consecuencias para el ejercicio de las prácticas que sus valores les indicarían (por ejemplo, tiempo para la familia, las prácticas religiosas, etc.). Por otro lado, desde posiciones más bien basadas en la idea de la solidaridad que surgen ya sea de una tradición comunitaria y colectivista en la que se reconocen muchos miembros de los sectores populares o quienes se sitúan desde una tradición de izquierda. En tercer lugar, pero en una proporción bastante menor, por quienes apelan a una tradición de probidad republicana, particularmente visible en los sectores medios. En cualquiera de los casos la apelación de rigor es a una imagen histórica en la que se rescata al Chile austero.

27“Chile es un país de familia que la pasabas bien el domingo en un aperitivo comiendo papas fritas... Todo el boom explosivo de sueldo millonario a familias jóvenes yo creo que a Chile le hizo muy mal (...) Espero que se vuelva a la austeridad, en el sentido de que tú eres buena persona por lo que eres”, dice una ama de casa que ha vivido en carne propia los efectos nocivos del materialismo en una fase reciente de su historia familiar. El sujeto materialista que subyace a esta crítica, no solo está afectado de inmoderación, sino que, además, excluye de su horizonte principios de espiritualidad, consideraciones no economicistas y, sobre todo, una definición ética respecto a la relación con los otros. Dentro del universo del materialismo cuando se trata de ganar no hay ninguna consideración que le haga contrapeso.

28En rigor, todas estas críticas al ser tipologías pueden presentarse en un solo actor. Pueden, también, presentarse de manera parcial en distintos actores y, pueden hacerlo de tal manera que los actores involucrados penarían en reconocer en las críticas de unos y otros algo que las enlazara. De qué manera alguien que hace una crítica al sujeto del capitalismo podría considerar que algo lo une con sectores conservadores tradicionales y su crítica al sistema por sus fundamentos materialistas y sus efectos en el abandono familiar. Y, sin embargo, estas críticas están unidas por una corriente subterránea y un referente común. El referente común: el conjunto de transformaciones que ha impulsado la instalación del modelo económico y societal que se agrupa bajo la noción de neoliberalismo en Chile. La corriente subterránea: la asfixia, el desgaste y la presión que produce tener que vivir, bajo modalidades distintas, dentro del Sistema. La denostación plural del Sistema expresa una, cierto que paradójica, interpretación social dominante.

Razones del apego: recursos para los sujetos

  • 28 Infante y Sunkel, 2004.
  • 29 Araujo y Martuccelli, 2011.
  • 30 Un 49% de chilenos percibe una situación de mejora en la posición social respecto de sus padres; un (...)
  • 31 La educación superior aumenta de una cobertura bruta de 15,6% en 1990 a 45,8% en el 2011 entre pers (...)
  • 32 En 1987 el 7% de los hogares del primer quintil de ingresos poseía 3 bienes tales como lavadora, te (...)
  • 33 Larraín, 2006; Ossandón, 2012.

29Pero la denuncia y el rechazo van acompañados por juicios favorables con respecto a lo que las transformaciones en estas décadas han traído. La primera y más frecuentemente esgrimida en los debates han sido las mejoras en las condiciones de vida. Las personas, es cierto, tienen evaluaciones negativas acerca de su calidad de vida, impactada por las exigencias que les impone jornadas laborales extensas, los dilatados trayectos de traslado entre los hogares y los lugares de trabajo28 o los efectos de un extendido sentimiento de inconsistencia posicional resultado entre otros de las transformaciones en el mundo del trabajo en términos de protección y estabilidad29. Una evaluación negativa que tiene como contrapartida quizás uno de las utopías compartidas más extendidas: huir un día hacia el más rural, verde y calmo, sur del país. Pero, si esto es así, por otro lado la mejora de las condiciones de vida aparece como un hecho innegable y valorado. El modelo, habría posibilitado logros a este respecto que, para muchos, constituyen verdaderas rupturas en sus propias historias familiares30. Existe más de un indicador a este respecto: el aumento de los niveles de escolaridad y el porcentaje de nuevos grupo que se incorporan a la educación superior31; el descenso del número de personas viviendo bajo la línea de pobreza; el mejoramiento del equipamiento de los hogares32; o el aumento de oportunidades de consumo33. De manera importante, además, estas mejoras en las condiciones de vida nutren las expectativas de mayor cercanía con otros grupos sociales así como renuevan el horizonte de aquello a lo que legítimamente se puede aspirar.

30Sin embargo, esta razón no es la única y ni siquiera, quizás, la más importante. Veámoslo con detalle.

  • 34 Domingues, 2009.
  • 35 Garretón, 2000.

31Junto con el cambio del modelo económico y el bienestar material que produjo, según lo muestran nuestros resultados, el otro gran elemento que participa en la estructuración de la condición histórica actual en Chile está vinculado a importantes empujes a la democratización de la sociedad en diferentes ámbitos. Aunque el principio de igualdad no es nuevo, su expansión en la sociedad en las últimas décadas ha ido de la mano del proceso de ciudadanización que ha tocado no solo Chile sino América Latina34. En este proceso el discurso de la ciudadanía, la noción de derechos y la igualdad fueron fuertemente movilizados por el estado, los medios de comunicación, los movimientos sociales pero también los organismos internacionales35. Esta transformación implicó una apelación a los actores en cuanto sujetos de derecho y una imagen de la sociedad que movilizó en sus principios de legitimación, necesariamente, el principio de la igualdad jurídica y política así como la de igualdad social. La noción de sujeto de derecho se inscribió como ideal y la igualdad como expectativa fundamentada y legítima para los diferentes sectores sociales.

32Esta expansión no solo redefinió las medidas y los contenidos de lo que podía ser esperable, sino que dio lugar a una traducción muy importante del principio de igualdad: las expectativas de horizontalidad. Se trata de expectativas de un trato horizontal (aún en el seno de relaciones jerárquicas) en las interacciones concretas con los otros y con las instituciones. Esta traducción ha tenido dos consecuencias muy importantes. La primera, una concentración de la base sobre la que se apoyan los juicios sobre la sociedad en cuestiones relativas al trato interpersonal y, por lo tanto, la importancia significativa que adquiere esta dimensión para las maneras en que los actores se conciben como sujetos en el mundo social. La segunda, la relevancia, por tanto, que cobra el nivel de las interacciones y las experiencias concretas para definir los juicios y las orientaciones de la acción.

  • 36 Araujo, 2013.

33Ahora bien, y esto es esencial para mi argumentación, todos estos empujes y expectativas han topado en la experiencia de los individuos con la persistencia de cuatro lógicas relacionales que preservan los principios que ordenaron las formas tradicionales de la sociabilidad. Primero, la lógica de las jerarquías naturalizadas, lo que supone la mantenida importancia de los rasgos adscritos y de una arquitectura relacional fuertemente vertical. Segundo, la lógica de los privilegios, vinculada con criterios de género, generacionales y étnicos, pero, principalmente, de clase. Tercero, la lógica del autoritarismo en la cual éste es una clave de comprensión pero, también, de acción extendida. Cuarto, la lógica del abuso y la confrontación de poderes, en la cual el uso desregulado del poder y la confrontación como clave están en la base de las maneras de definir no tan solo el acceso a bienes o prerrogativas sino aún más el propio lugar social36.

34Si la última lógica por razones diferentes ha sido fuertemente potenciada por mediación del modelo neoliberal y la filosofía de la competencia, la primacía del valor de cambio y la conflictividad expresada en desconfianza que introduce, las tres primeras, han terminado por ser si no debilitadas al menos puestas en cuestión, de manera paradójica, por algunos elementos que el nuevo modelo trajo consigo: un impulso al igualitarismo; el entronización del mérito; y una apelación al sujeto responsable de sí mismo.

  • 37 Rosanvallon, 2011: 315.
  • 38 Bengoa, 2006; ICSO, 2010.

35En efecto, vía la promesa del mérito, la filosofía de la competencia y la introducción activa del consumo y el crédito, se desarrolla una promesa igualitaria sui géneris. El mercado en Chile, bajo otras coordenadas que las que han sido discutidas para el caso europeo del siglo XVIII y XIX, se constituye en un gran factor de expansión en este momento histórico de la noción de igualdad situada en el individuo, la que se caracteriza más precisamente como igualdad de oportunidades en sus dos visiones: probabilista (por acción del azar) y posibilista (por acción del mérito)37. En el contexto de los impulsos a la democratización, que abre a la emergencia de nuevas expectativas, tal como hemos descrito mas arriba, el mercado y su ficción igualitaria (a pesar de sus efectos en el crecimiento de la desigualdad económica) colabora de manera decisiva, en esta perspectiva, a nutrir la puesta en cuestión de estructuras cristalizadas históricamente de jerarquías naturalizadas38. De manera paradójica y contradictoria, el consumo, el acceso al crédito, la constitución del sujeto en cliente, no son percibidos solamente como elementos para la explotación y alienación, que también lo son, sino que resultan siendo percibidos como instrumentos, aun cuando en mucho imaginarios no por ello menos eficaces, para quebrar anquilosados principios de naturalización a partir de los cuales las jerarquías basadas en rasgos adscriptivos fueron mantenidas, de manera más o menos explícita, en el país.

  • 39 Engel y Navia, 2006.
  • 40 Barozet, 2006.
  • 41 Núñez y Gutiérrez, 2004.

36Por otro lado, la expansión del mérito como valor y elemento de enjuiciamiento se asocia con la modalidad e intensidad en que se estructuran e instalan las lógicas del mercado en la sociedad, y es, por supuesto, reflejo de una tendencia mayor del individualismo contemporáneo: aquella que valoriza el esfuerzo y el trabajo y, en particular, su recompensa, ya sea monetaria, ya sea en términos de movilidad social. Pero, la pregnancia del mérito se relaciona, también, con el surgimiento y afianzamiento de las extendidas demandas de democratización del lazo social que ya hemos discutido. Mejor que muchos otros discursos, el mérito sintetiza un doble ideario: por un lado, se ubica en la estela de una demanda fuertemente legitimada por el modelo neoliberal de éxito personal y, por el otro, y al mismo tiempo, es una prolongación bajo otras coordenadas de un anhelo consuetudinario de igualdad social. La introducción del valor del mérito, no es principalmente leída por los individuos como una ruptura de los principios de la solidaridad como efecto de un individualismo egoísta, tal como algunos han podido leerlo. El principio del mérito es considerado con significativa frecuencia como un camino valioso para quebrar una lógica de los privilegios largamente incrustada en las relaciones sociales en el país, y extremadamente perniciosa para el reparto de las oportunidades, de las consideraciones y de los bienes en ella. Una lógica relacional de la que son claramente expresivas, las experiencias de una sociedad poco meritocrática39 en la que, por ejemplo, es indispensable como elemento de nivelación y recurso el pituto (movilizar influencias)40, en la que el nepotismo es una práctica recurrente y extendida en la clase política, y en la que el apellido y las redes familiares son centrales para definir las oportunidades41. Desde esta perspectiva, es precisamente su rol en la ruptura del histórico principio del privilegio lo que hace que el mérito se convierta en un componente esencial del sentimiento de justicia.

  • 42 Bauman, 2002.
  • 43 Martuccelli, 2007.
  • 44 Nugent, 2011.
  • 45 Araujo y Beyer, 2013.
  • 46 Portales, 2000.

37Finalmente, la apelación al sujeto como responsable de sí mismo. Este componente del modelo societal vinculado con la nueva fase del capitalismo ha sido larga y críticamente discutido por diferentes autores42. La responsabilización se ha considerado como uno de los mecanismos principales de la dominación en el nuevo modelo. Por medio de ella, las personas no solo son hechas responsables por lo que hacen sino por lo que les acaece43. De esta manera, lo que debería ser parte de las responsabilidades estatales o colectivas en una sociedad, son delegadas al individuo. Esto es un proceso claramente observable en el caso de Chile. Los procesos de privatización no solo retiraron soportes colectivos sino que además retrajeron a los individuos la responsabilidad por la educación, la salud o sus pensiones. Pero, a diferencia de otras realidades, este proceso se dio en Chile en un contexto signado por la preservación de lo que Nugent ha llamado el orden tutelar44. Una situación que implica la consideración que los individuos requieren ser representados en sus intereses debido a sus límites para hacerlo por sí mismos. Un modelo que se acompaña de la exigencia a la obediencia, la subordinación y el sometimiento a elites o grupos esclarecidos. Es decir, que exige una “obediencia maquinal”, la que no es sino la contracara del autoritarismo45. Una construcción de los sujetos que condujo a modalidades múltiples de minorización y despojo. Una concepción en nombre de la cual se organizó la vida social y política46.

38En un contexto como el antes descrito, resulta que una apelación a la responsabilidad de los individuos sobre sí mismos, aparece como un elemento novedoso y positivo. Es percibido por los individuos como una fuerza para la oposición respecto de las lógicas relacionales que los constituyeron principalmente a partir de su minoridad. El imperativo de la responsabilización adquiere, de este modo, una significación distinta a la que se le adjudica en un contexto, como el europeo, por ejemplo, en el que la autonomía ha sido siempre un elemento central de las formas en que se concibió el individuo y el lazo social. De manera paradójica, pues, el empuje a la autodeterminación se constituye en un impulso aceptado y celebrado para superar el sometimiento obediente que un modelo tutelar largamente mantenido impuso y a partir del cual las élites nacionales han sostenido de manera constante aunque siempre renovada su poder.

A modo de conclusión

39Detenerse en las razones del apego, es indispensable insistir, no implica de ningún modo afirmar que los individuos en Chile adhieren al modelo neoliberal. En absoluto. Al contrario, la conciencia del costo que éste tiene para las vidas personales es transversal a la sociedad como lo revelan las modulaciones de la crítica al Sistema en la que nos detuvimos al empezar este artículo. Pero, detenerse en ellas sí implica reconocer el carácter no monolítico que las transformaciones que se han producido tienen en lo que concierne a la relación que los individuos establecen con estos cambios.

40Principios relacionales y de ordenamiento social que son introducidos en el contexto de la instalación del modelo neoliberal, por vías plurales, entre las más importantes por su asociación con la expansión de nuevas expectativas de horizontalidad, son re-interpretados y colocados en un nuevo contexto. En este camino, y lejos de su función inicial, ellos terminan por constituirse, no solo por jugar su rol en los modos de dominación propia a este momento histórico, sino que se constituyen en herramientas poderosas para cuestionar de manera profunda las lógicas relacionales que históricamente habían sostenido a una sociedad jerárquica, vertical y autoritaria ordenada a partir del privilegio y de una producción de las jerarquías como naturales.

Haut de page

Bibliographie

Araujo, Kathya, Habitar lo social, Santiago, LOM Ediciones, 2009a.

Araujo, Kathya “Configuraciones de sujeto y orientaciones normativas”, Psicoperspectivas, 2009b, vol. VIII-2, julio-diciembre.

Araujo, Kathya “La igualdad en el Lazo Social: procesos sociohistóricos y nuevas percepciones de la desigualdad en la sociedad chilena”, Dados, 2013, vol. 56-1, p. 109-132.

Araujo, Kathya y Beyer, Nelson “Autoridad y autoritarismo en Chile. Reflexiones en torno al ideal-tipo portaliano, Atenea, 2013, 508-II, p. 171-185.

Araujo, Kathya y Martuccelli, Danilo “La inconsistencia posicional, un nuevo concepto sobre la estratificación social”, Revista de la CEPAL, 2011, abril, 103, p. 165-178.

Araujo, Kathya; Martuccelli, Danilo, Desafíos comunes: Retrato de la sociedad chilena y sus individuos, I and II, Santiago, LOM Ediciones, 2012.

Araujo, Kathya; Martuccelli, Danilo “Individu et néolibéralisme: réflexions à partir de l’expérience chilienne”, Problèmes d’amérique latine, 2013, 88, p. 125-143.

Ariztía, Tomás “Nueva pobreza, patrimonio y sociedad de consumo”, Revista CIS, 2004, 4, p. 46 - 53.

Barozet, Emmanuelle "El ValorHistórico del Pituto: ClaseMedia, Integración y Diferenciación Social en Chile", Revista de Sociología, 2006, 20, p. 69-96. 

Bauman, Zigmunt, Modernidad líquida, Buenos Aires, F.C.E., 2002.

Bengoa, José, La comunidad reclamada, Santiago, Catalonia, 2006.

Bengoa, José, La comunidad fragmentada, Santiago, Catalonia, 2009.

Brunner, José Joaquín, La cultura autoritaria en Chile, Santiago, Flacso, 1981.

Buchi, Hernán, La transformación económica de Chile. El modelo del progreso, Santiago, Aguilar Ediciones, 2008.

Carcamo-Huechante, Luis, Tramas del mercado, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2007.

Castells, Manuel, Globalización, desarrollo y democracia: Chile en el contexto mundial, Santiago, F.C.E., 2005.

Collier, Simon; Sater, William, Historia de Chile 1808-1994 [1996], Cambridge, Cambridge University Press, 1999.

Contardo, Oscar, Siútico [2008], Santiago, Ediciones B Chile, 2009.

Domingues, José Mauricio, A América Latina e a modernidade contemporânea. Uma interpretação sociológica. Belo Horizonte, UFMG, 2009.

Engel, Eduardo y Navia, Patricio, Que gane “el más mejor”. Mérito y competencia en el Chile de hoy, Santiago, Random House Mondadori, 2006.

Ffrench-DAavies, Ricardo, Chile entre el neoliberalismo y el crecimiento con equidad, Santiago, J.C. Sáez Editor, 2008.

Garretón, Manuel Antonio, La sociedad en que viv(re)mos, Santiago, LOM Ediciones, 2000.

Garretón, Manuel Antonio, Neoliberalismo corregido y progresismo limitado: Los gobiernos de la Concertación en Chile, 1990-2010, Santiago, ARCIS/CLACSO, 2012.

ICSO (Instituto de Investigación y Ciencias Sociales), Chile 2009: Percepciones y Actitudes Sociales. Santiago, Universidad Diego Portales,  2010.

Infante, Ricardo y Sunkel, Guillermo, Trabajo decente y calidad de vida familiar 1990-2000, Santiago, OIT, 2004.

Larraín, Chistián, El acceso al crédito y a los servicios financieros. Informe de Chile. Madrid, Secretaría General Iberoamericana, 2006.

Lechner, Norbert, Los patios interiores de la democracia [1985], en Obras completas, t-1, Santiago, LOM Ediciones, 2006.

Martuccelli, Danilo, Cambio de rumbo, Santiago, LOM Ediciones, 2007.

Mayol, Alberto, El derrumbe del modelo, Santiago, LOM Ediciones, 2012.

Mendez, María Luisa “Middle class identities in a neoliberal age: tensions between contested authenticities”, The Sociological Review, 2008, vol. 56-2, p. 220-237.

Mineduc (2012) Análisis Encuesta Casen 2011. Módulo de Educación. Santiago: Mineduc.

Montero, Cecilia, La revolución empresarial chilena, Santiago, Dolmen Ediciones, 1997.

Moulian, Tomás, El consumo me consume, Santiago, LOM Ediciones, 1998a.

Moulian, Tomás, Chile actual: anatomía de un mito [1997], Santiago, LOM Ediciones, 1998b.

Nugent, Guillermo “¿Cómo pensar en público? Un debate pragmatista con el tutelaje castrense y clerical”, en Sergio López Maguiña y al. (eds), Estudios culturales, 2001, p. 121-143.

Núñez, Javier y Gutiérrez, Roberto “Class discrimination and meritocracy in the labor market: evidence from Chile”, Estudios de Economía, 2004, diciembre, vol. 31-2, p. 113-132.

Ossandón, José (Ed.), Destapando la caja negra. Sociología de los créditos de consumo en Chile, Santiago, ICSO – Universidad Diego Portales, 2012.

PNUD, Informe de Desarrollo Humano en Chile, Nosotros los chilenos: un desafío cultural, Santiago, PNUD, 2002.

Portales, Felipe, Chile: una democracia tutelada, Santiago, Sudamericana chilena, 2000.

Ramos, Claudio, La transformación de la empresa chilena. Una modernización desbalanceada, Santiago, Editorial Universidad Alberto Hurtado, 2009.

Rosanvallon, Pierre, La Société des Égaux, Paris, Seuil, 2011.

Soto, Álvaro (ed.), Flexibilidad laboral y subjetividades. Hacia una comprensión psicosocial del empleo contemporáneo, Santiago, LOM Ediciones, 2008.

Stabili, María Rosaria, El sentimiento aristocrático. Las elites mirándose al espejo, Santiago, Ed. Andrés Bello, 2003.

Tironi, Eugenio, El sueño chileno, Santiago, Taurus, 2005.

Tironi, Eugenio, Crónica de viaje, Santiago, Aguilar Chilena de Ediciones, 2006.

Todaro, Rosalba; Yáñez, Sonia, El trabajo se transforma. Relaciones de producción y relaciones de género, Santiago, Centro de Estudios de la Mujer, 2004.

Haut de page

Notes

1 French-Davies, 2008; Tironi, 2005 y 2006; Castells, 2005.

2 Un conjunto de economistas formados en la universidad de Chicago, discípulos de Milton Friedman, los que fueron determinantes en las orientaciones libremercadistas adoptadas, gracias a su influencia desde los puestos de dirección de la planificación económica en el Estado que ocuparon un año después del golpe.

3 Büchi, 2008.

4 Collier y Sater, 1999.

5 Montero, 1997.

6 Ramos, 2009; Soto, 2008; Todaro y Yañez 2004.

7 Moulian, 1998a.

8 Garretón, 2012.

9 Araujo y Martuccelli, 2012.

10 Araujo y Martuccelli, 2013.

11 Bengoa, 2009.

12 PNUD, 2002, entre muchos.

13 Mayol, 2012.

14 Garretón, 2000: 182 y 152

15 Los resultados de dos investigaciones. La primera, un estudio sobre los procesos de individuación en el caso chileno (Proyecto FONDECYT 1085006). En este caso se entrevistaron a 96 hombres y mujeres de entre 30 y 55 años, pertenecientes a los sectores medios altos y sectores populares (SP). La investigación se desarrolló entre 2007 y 2010 y el trabajo de campo fue desarrollado principalmente en Santiago, la capital, con un número menor de entrevistas control en las dos mayores zonas urbanas luego de la anterior, Valparaíso y Concepción). La segunda, un estudio sobre constitución del sujeto (Proyecto FONDECYT 1140055). En este caso, por tratarse de una investigación en proceso, se hizo uso del análisis de solo 16 entrevistas a hombres y mujeres de sectores medios y populares de entre 35 a 55 años.

16 Brunner, 1981.

17 Lechner, 2006: 201 y 540.

18 Los modelos ideales de sujeto son materiales para la constitución de los yoes individuales y colectivos. En este sentido, se trata de conjuntos de atributos, variables de una realidad a otra, que se encuentran socialmente a disposición del individuo y se presentan entramados por las retóricas de la aspiración y de lo deseable. Estos toman a veces la forma explícita de figuras del sujeto (modelos morales articulados en torno a grandes valores –como es el caso con los héroes y los santos), y otras veces aparecen como modelos normativos, parciales o fragmentarios. Estos ideales de sujeto son múltiples y, con frecuencia, contradictorios entre sí, lo que abre, precisamente, a la posibilidad de un trabajo de los individuos alrededor de ellos (Araujo, 2009b).

19 Araujo, 2009a.

20 Bengoa, 2009.

21 Moulian, 1998a.

22 Moulian, 1998b: 109; Stabili, 2003.

23 Cárcamo-Huechante, 2007; Contardo, 2009.

24 Lugares exclusivos frecuentados por los sectores más altos.

25 Araujo 2009a.

26 Méndez, 2008.

27 PNUD, 2002.

28 Infante y Sunkel, 2004.

29 Araujo y Martuccelli, 2011.

30 Un 49% de chilenos percibe una situación de mejora en la posición social respecto de sus padres; un 58%, en el nivel de ingresos; un 54% en la situación laboral y un 53% en la vida familiar. Encuesta CEP 2014 Estudio Nacional de Opinión Pública nº72 noviembre 2014.

http://www.cepchile.cl/dms/archivo_5762_3637/EncuestaCEP_Noviembre2014.pdf. Consultada 10 de junio 2015

31 La educación superior aumenta de una cobertura bruta de 15,6% en 1990 a 45,8% en el 2011 entre personas de 18 a 24 años, Mineduc, 2012

32 En 1987 el 7% de los hogares del primer quintil de ingresos poseía 3 bienes tales como lavadora, televisor, refrigerador y cocina a gas, mientras que en el 2002 cerca de un 74% poseían 3 o más de éstos, Ariztía, 2004.

33 Larraín, 2006; Ossandón, 2012.

34 Domingues, 2009.

35 Garretón, 2000.

36 Araujo, 2013.

37 Rosanvallon, 2011: 315.

38 Bengoa, 2006; ICSO, 2010.

39 Engel y Navia, 2006.

40 Barozet, 2006.

41 Núñez y Gutiérrez, 2004.

42 Bauman, 2002.

43 Martuccelli, 2007.

44 Nugent, 2011.

45 Araujo y Beyer, 2013.

46 Portales, 2000.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Kathya Araujo, « Sujeto y neoliberalismo en Chile: rechazos y apegos », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 06 juin 2017, consulté le 21 septembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/70649

Haut de page

Auteur

Kathya Araujo

Unversidad Academia de Humanismo Cristiano
karaujo@academia.cl

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page