Navigation – Plan du site
América en la dinámica de la cultura visual mundializada del siglo XVII al XX: circulación / intercambio / materialidad – Coord. Isabel Plante y Agustina Rodríguez Romero, en colaboración con María Amalia García y Verónica Tell
María Isabel Baldasarre

Peregrinaciones al santuario del arte moderno. Obras, artistas e intelectuales de América Latina en el taller de Auguste Rodin

Pilgrimages to the sanctuary of modern art. Works, artists and intellectuals of Latin America in the workshop of Auguste Rodin
[06/06/2017]

Résumés

A principios de siglo XX numerosos jóvenes provenientes de América Latina transitaban por París. Radicados o de paso, buscaban la formación y la vida de artistas difíciles de lograr en sus países de origen. Las visitas, individuales o colectivas, a los “artistas faro” constituyeron una parte importante de las horas de sociabilidad y bohemia. El escultor Auguste Rodin fue uno de quiénes mejor encarnó los ideales del “genio” moderno. Luego de su gran exposición de 1900, un éxito comercial y su lanzamiento al ruedo internacional, su taller en Meudón y su residencia parisina funcionaron como puntos de visita obligados para todo intelectual o artista que circulaba por París. Este artículo se ocupa de analizar la huella que el taller y la figura del escultor dejó en artistas e intelectuales latinoamericanos que lo conocieron en París. Es notable la pregnancia que su figura tuvo para una generación de artistas que harían suyo el proyecto de introducción de los modernismos en sus países. Los intercambios, producto de estos encuentros, y los textos, de quiénes plasmaron sus impresiones apasionadas sobre su figura y su obra, son ejemplos de un temprano momento de internacionalización de la escultura moderna.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Hemos trabajado varias de estas asociaciones en los artículos escritos junto a Laura Malosetti Cost (...)

1A principios de siglo XX numerosos jóvenes provenientes de América Latina transitaban por París. Algunos estaban radicados, buscando una formación artística o literaria que era difícil de lograr en el país de origen. Otros estaban de paso, aprovechando la inmensa oferta cultural que la capital francesa tenía para ofrecer, escribiendo crónicas o llevando diarios de viaje que no podían evitar la repetida alusión al escenario dejado al zarpar. La Ciudad Luz representaba también la posibilidad de crear lazos difíciles de procurar en la gran extensión americana.1 El idioma y las experiencias compartidas – como emigrantes de países lejanos en una ciudad tan convulsionada como estimulante – sin duda unió a muchos de estos jóvenes que se habían trasladado en búsqueda de una vida de artistas.

  • 2 Colombi, Beatriz, Viaje intelectual. Migraciones y desplazamientos en América Latina (1880-1915), R (...)

2Las visitas, individuales o colectivas, a los que denominamos “artistas faro” constituyeron una parte importante de las horas de sociabilidad y bohemia. Beatriz Colombi ha señalado precisamente el lugar central que los rituales de visita a las grandes personalidades – escritores, sabios, científicos, filósofos – tenían en el viaje letrado del cambio de siglo. En general, los relatos producto de estos encuentros resultaban en sueltos publicados en la prensa que incluían la descripción física de la celebridad, la de su entorno o lugar de trabajo y una suerte de reportaje en la que el cronista aprovechaba para volcar sus impresiones.2 Sabemos menos acerca de los encuentros con los considerados “grandes artistas”, en tanto muchas de estas visitas no culminaron necesariamente en textos editados. No obstante, estimamos que funcionaban en el mismo sentido. Además de un ritual obligado del paso o la estadía en el Viejo Mundo, el contacto con estas personalidades permitía acceder a los objetos en que más fielmente se cristalizaba su “ser artista”: el ingreso al taller habilitaba el enfrentamiento con las obras. Recibir su bendición a partir de un juicio o una palabra de apoyo era una posibilidad que se abría también gracias a estos encuentros.

  • 3 Díaz Dufoo, Carlos, “Recuerdo de la exposición. Un escultor mexicano”, El mundo ilustrado, México, (...)
  • 4 Cf. Viéville, Dominique, Rodin. Les métaphores du génie 1900-1917, París, Musée Rodin-Flamarion, 20 (...)
  • 5 Musée du Luxembourg, Rodin en 1900. L’Exposition de l’Alma, París, Editions de la Réunion des Musée (...)
  • 6 Exposition de 1900. L'oeuvre de Rodin. (Préfaces de Carrière, Jean-Paul Laurens, Claude Monet, A. (...)
  • 7 El año anterior Rodin había celebrado una exitosa exposición individual que rotó por Bruselas, Róte (...)

3El escultor Auguste Rodin (1840-1917) fue, sin duda, uno de quiénes mejor encarnó a comienzos del siglo XX los ideales del “genio” moderno. (Imagen 1) La polémica de su monumento a Honoré de Balzac, expuesto en el Salón de la Société Nationale de 1898, lo transformó en un adalid de la causa moderna, aquel que había osado desafiar los cánones de la representación monumental tradicional. Era un artista maduro pero todavía activo y creativo, un “gran revolucionario”.3 Tal como afirma Dominique Viéville, su obra era entonces reconocida de manera casi universal “en términos de innovación y de novedad”.4 (Imagen 2) El éxito de su primera gran muestra retrospectiva no había hecho más que ratificar esta idea.5 Celebrada en paralelo con la Exposición Universal de 1900, tuvo lugar el Pavillon de l’Alma, construido especialmente para tal fin y financiado por el propio Rodin en alianza con tres banqueros. (Imagen 3) La exhibición, compuesta por ciento cincuenta esculturas y un gran número de dibujos,6 había sido visitada por personajes célebres del mundo entero que completaban su derrotero con la visita al taller de Meudón en las afueras de París. Fue su única exposición individual en París, un suceso comercial para el artista y su lanzamiento al ruedo internacional.7

Imagen 1 – Retrato de estudio de Auguste Rodin, ca. 1900.

Imagen 2 – Edward Steichen, Rodin delante de la mano de Dios, 1901.

Imagen 3 – Eugène Carrière, Afiche de la Exposition Rodin, Place de l’Alma, 1900, litografía en colores, Bibliothèque Forney, París.

  • 8 Desde 1880 y hasta su muerte, Rodin conservó otro atelier en París en 182 rue de l’Université próxi (...)
  • 9 Cf. Viéville, op. cit., p. 28-30.
  • 10 Schiaffino, Eduardo, “La casa de Rodin”, manuscrito ca. 1906, reproducido en : Rodin en el Museo Na (...)

4Así, su taller de Meudón (que alquilaba desde 1893 y adquirió en 1895)8 y su residencia parisina en el Hôtel Biron (dónde se instaló a partir de 1908) fueron puntos de visita obligados para todo intelectual o artista, ya fuera amateur o profesional, que circulaba por París.9 El paso por ellos funcionaba como una peregrinación al santuario del arte moderno. Su figura representaba, en el registro irónico del artista y funcionario argentino Eduardo Schiaffino, uno de los dos mayores hitos a la hora de recorrer la ciudad luz: “Rodin y la torre Eiffel, como los dos más altos picos de Francia” escribía hacia 1906.10

  • 11 Entre las agencias que proveían artículos de prensa a Rodin se encontraban : Argus de la Presse “Vo (...)

5Coleccionistas, periodistas, artistas frecuentaron al “maestro”, como era a menudo denominado. Los nombres de los visitantes resonaban en la prensa de la época, registrándose verdaderos cruces de celebridades como sucedió en marzo de 1908, en que Rodin recibió en Meudón al Rey de Inglaterra Eduardo VII. Sabemos además que los registros de estos visitantes eran importantes para el escultor: su archivo guardado por el Musée Rodin es pródigo en extractos de artículos de prensa de quiénes habían pasado por sus exposiciones y opinado sobre sus obras. Los servicios provistos por las agencias de paper clipping estaban a la orden del día para un artista que, a medida que cimentaba su carrera, documentaba su repercusión incluso en los sitios más alejados del globo.11

6Cada uno de estos encuentros estaba justificado en motivos diferentes – comprar obras, hablar sobre arte, buscar su apoyo para alguna causa, entrevistarlo o simplemente conocerlo – pero en todos ellos es posible rastrear el carácter de respetuosa admiración que despertaba su figura a comienzos del siglo XX. En algunos casos los visitantes buscaron establecer relaciones más duraderas, por ejemplo, intercambiando obras. Como veremos, estas dinámicas fueron solo relativamente exitosas, y dejaron en evidencia la inequidad de los vínculos y los legados patrimoniales.

  • 12 Cf. Aguerre, Marina y Piccioni, Raúl, “Eduardo Schiaffino y ‘el mono tití’ del Parque 3 de febrero, (...)
  • 13 En 1886, una comisión chilena encargó a Rodin un monumento al político e historiador Benjamín Vicuñ (...)

7Se ha estudiado el impacto de la obra rodiniana en América Latina, sobre todo su temprana recepción en Buenos Aires,12 la única ciudad extranjera que poseía un monumento, el Sarmiento, ejecutado especialmente por Rodin.13 Sin embargo, es menos conocido la huella que el taller y la figura del escultor dejó en artistas e intelectuales latinoamericanos que lo conocieron en París.

8Este artículo se propone entonces analizar algunos de estos encuentros, fundamentalmente los protagonizados por argentinos y mexicanos, así como los intercambios producto de ellos. Sabemos que otros intelectuales, funcionarios y coleccionistas de América Latina, provenientes de países como Chile o Nicaragua, también visitaron al escultor. En particular, me detendré en aquellos contactos que han resultado más fructíferos para pensarlos en tanto instancias para la proyección de valoraciones respecto de la propia tradición cultural y de la enfrentada en París. Me interesa observar la pregnancia que su figura tuvo para una generación de artistas que harían suyo el proyecto de introducción de los modernismos en sus países de origen. ¿En qué punto los creadores provenientes de las naciones de América Latina se concebían como un otro o como parte integrante de la cultura europea? Si Rodin encarnó para todos ellos el modelo de artista moderno, un ideal incuestionable: ¿en qué casos existió un legado propio que se buscó presentar, intercambiar, paragonar con el patrimonio europeo? ¿En qué medida estos intercambios fueron exitosos? Cómo veremos cada uno de los encuentros resultó en respuestas variadas a estos interrogantes.

Peregrinaciones modernistas

9Argentinos y mexicanos fueron mayoría entre los referentes latinoamericanos que visitaron su atelier. Entre los primeros se hallaron el pintor Ventura Miguel Marcó del Pont (1847-1922) y los políticos y funcionarios Miguel Cané (1951-1905) y Carlos Pellegrini (1846-1906). Los tres frecuentaron al artista entre mediados y fin del decenio de 1890 en el contexto del encargo y la realización del monumento a Sarmiento. También lo visitaron el escultor Rogelio Yrurtia junto a su mujer Gertrudis, y el crítico y pintor Eduardo Schiaffino.

10A partir de un relevamiento por las cartes de visite del Museo Rodin, podemos corroborar, además, el paso de los periodistas argentinos Alberto del Solar y José de Soiza Reilly (enviado especial de Caras y Caretas) y de autoridades como Ernesto Bosch – Ministro plenipotenciario de la República Argentina en Francia – ocupado de agilizar los pagos y los traslados de sus obras a la Argentina.

  • 14 Archivo Musée Rodin, París [en adelante AMR], carta de Miguel Cané a Auguste Rodin, s. l., 3 de may (...)

11Si el vínculo con Miguel Cané es bien conocido, producto de su intermediación en el encargo del Monumento a Sarmiento entre 1896 y 1898, es destacable sin embargo la fascinación que la obra de Rodin ejercía en el sofisticado gusto del argentino. Éste establecía tempranamente una empatía, incluso con sus obras más cuestionadas, apresurado por distanciarse de la apreciación de los filisteos que “gritan y se agarran la cabeza ante su Balzac”.14

  • 15 Ingenieros, José, “Amigos y Maestros. París 1906. Rodin”, en : Obras completas. Crónicas de viaje ( (...)
  • 16 Ingenieros, “Amigos y Maestros”, art. cit., p. 164.

12Por su parte, el médico e intelectual socialista José Ingenieros (1877-1925) visitó su taller en 1906, dedicando un breve pero riquísimo fragmento de sus Crónicas de viaje a narrar el encuentro. A la presentación de su taller como un “templo”, seguía una descripción fascinada por el erotismo que exudaban los cuerpos marmóreos iluminados sugestivamente por la luz de los leños y las velas.15 El diálogo con el maestro hacía alusión a todos aquellos connacionales que habían tenido contacto con él en Francia. Rodin demostraba así estar al tanto de su recepción en lugares lejanos como Buenos Aires. “Ignoraba la muerte de Miguel Cané y pareció lamentarla: ‘era un espíritu muy culto, encantadoramente superficial’. Demostró simpatía por Irurtia, recordó a Pellegrini, habló de Schiaffino y de sus artículos en ‘La Nación’; alegó plena ignorancia respecto de su crítico [Paul] Groussac”16 enumeraba Ingenieros en sus Crónicas.

  • 17 Alcorta sería el principal responsable de la contratación en 1914 de Antoine Bourdelle para la real (...)
  • 18 Carta de Auguste Rodin a Pedro Zonza Briano, París o Meudón, 13 de abril de 1912, (Correspondance d (...)
  • 19 AMR, carta de Luis Falcini a Auguste Rodin, París, 14 de agosto de 1914.
  • 20 Falcini, Luis, Itinerario de una vocación, Buenos Aires, Losada, 1975, p. 53. Véase también p. 64.

13Sabemos que las palabras de presentación circulaban de un visitante a otro, favoreciendo el encuentro. También el médico y pintor Rodolfo Alcorta (1874-1967) visitó al francés, probablemente en 1908.17 Por su parte, el escultor argentino radicado en París Pedro Zonza Briano (1886-1941) había intentado convocarlo como figura de autoridad a presidir un banquete de protesta por el escándalo causado por su obra Creced y multiplicaos en el Salon de la Société National de Beaux Arts de 1912. Rodin se excusó en su débil estado de salud.18 Otro joven escultor, Luis Falcini (1889-1973), se dirigió a él para conocer su Balzac en agosto de 1914, no sabemos con qué suerte.19 Sus memorias son elocuentes respecto al sitio que Rodin ocupaba en su ideario de escultor moderno en su llegada a París en 1911: “En la entrada del Museo del Luxemburgo, la ‘Eva’, la ‘Femme accroupie’, los ‘Retratos’, bronces de Rodin, obras cumbres del profundo realismo escultórico moderno. La pasión a veces trágica de este artista centraba mi norte escultórico”.20 También el pintor argentino Ernesto de la Cárcova (1866-1927), patrono de los becarios argentinos entre 1909 y 1916, estuvo en su taller durante 1917, como parte de su extensa estadía europea, tal como demuestra la fotografía hallada en su archivo cedido a la Academia Nacional de Bellas Artes (Imagen 4).

Imagen 4 – Ernesto de la Cárcova con Auguste Rodin y comitiva, 1917, Colección Ernesto de la Cárcova, Fondo Documental, Academia Nacional de Bellas Artes.

  • 21 Véase las fotografías incluida en : Coquiot, Gustave, Rodin à l'Hôtel de Biron et à Meudón, París, (...)

14Las fotografías de principios de siglo XX de sus esculturas de yeso tal como eran exhibidas en el entorno de Meudón, permiten recrear el impacto que la ceremonia podía tener para un literato o aspirante a artista proveniente de América Latina (Imagen 5). Rodin había reconstruido allí el Pabellón de su exposición de 1900. Convivían, en la más absoluta proximidad, Balzac, Le Baiser, Victor Hugo (en sus varias versiones), Adam, La tour du travail, bocetos y fragmentos de esculturas propias y de antigüedades que Rodin atesoraba y con las que nutría su imaginación creadora. Había también obras ocultas por telas, bultos que no hacían más que enfatizar el misterio. El efecto era a la vez encantador y fantasmagórico. No sorprende entonces la fuerte atracción que este conjunto tendría para aquellos artistas, intelectuales o poetas cultores del modernismo y el simbolismo finisecular. Algo similar sucedería con la blancura de sus mármoles descansando en el “grand atelier” del Hotel Biron21 (Imagen 6).

Imagen 5 – Jacques-Ernest Bulloz, Vista de conjunto del taller de Meudon, 1904-1905, gelatina de plata, Ph. 966, Musée Rodin, París.

Imagen 6 – Claude Lémery, Hotel Biron. Le grand atelier. Reproducida en: Coquiot, Gustave, Rodin à l'Hôtel de Biron et à Meudon, Paris, Libraire Ollendorff, 1917.

  • 22 Ugarte, Manuel, “El escultor Rodin” en : Crónicas del boulevar, París, Garnier Hermanos, 1902, p. 1 (...)
  • 23 Colombi, Beatriz, “Vocación migrante y viaje intelectual. Manuel Ugarte” en : op. cit., p. 171.

15En este sentido, Manuel Ugarte (1875-1951) un intelectual de filiación socialista y alineado con el modernismo, dedicó uno de los escritos más importantes de sus Crónicas del Boulevard a la exposición de Rodin en el Pavillon de l’Alma22 (Imagen 7). Ugarte, quien prácticamente vivió más años fuera del país que en la Argentina,23 transcurrió los primeros años del siglo en París estableciendo amistad con un personaje central para el sostenimiento intelectual del impresionismo y muy cercano a Rodin, el crítico Camille Mauclair (1872-1945). En su círculo de bohemia parisina también ocupó un lugar el escultor argentino Yrurtia.

Imagen 7 – Retrato Manuel B. Ugarte, ca. 1905, Departamento de Documentos Fotográficos, Archivo General de la Nación, Buenos Aires.

16Varios artículos de las crónicas de Ugarte, reunidas en un volumen 1902 y prologadas por Rubén Darío, lo mostraban altamente receptivo al arte contemporáneo. Aquel dedicado a Rodin, comenzaba situando su posición central dentro del campo escultórico francés luego de la muerte del otro gran referente Alexandre Falguière:

  • 24 Ugarte, op. cit., p. 119-120.

[…] Rodin ha quedado dueño del campo y la Exposición particular de sus obras en ese maravilloso pabellón de la plaza de l’Alma, le ha consagrado, definitivamente, rey de París. [...] es un poseído que rompe con todas las imposiciones de mediocridad y echa á correr, solo, por los campos de arte.24

17Ugarte parangonaba su labor con la de Honoré de Balzac y Émile Zola en las letras y daba como inevitable punto de referencia a Miguel Ángel. Reconocía que al ser Rodin un artista que proponía una “revolución en su arte” generaba una inevitable discusión respecto de su obra y que sus estatuas “exigen una educación previa de la vista, como ciertas poesías modernas exigen una del oído”. Exponía los puntos de vista de sus detractores y era consciente de que algunas obras llegaban a una “inverosimilitud hiriente” pero proclamaba que en su Porte de l'Enfer se corregían todos sus defectos mostrándose como una obra equilibrada capaz de “convencer a los indecisos”. No se amedrentaba frente a su obra última, más radical, regodeándose en enumerar los habitantes de ese “bosque después del huracán” que era el taller de Rodin.

  • 25 Ugarte, op. cit., p. 123.

[…] piernas nerviosas, manos crispadas, brazos nudosos y bocas bestiales, que hablan de sangre y lujuria, de dolor y de gracia, de ferocidad y de miedo. […] Rodin ha dado vida á todo un mundo rudimentario y confuso que bulle en las conciencias. Lo ha descubierto. Y tiene el mérito supremo de haberlo hecho suyo, imponiéndole el sello de su temperamento personal.25

  • 26 El archivo del Musée Rodin conserva una extensa reseña de M. G. Sánchez Sorondo sobre las Crónicas (...)

18Para él era necesario tomar partido en pro o en contra librando “á cada cual la responsabilidad de su juicio”. Más allá de las lecturas contrapuestas y del balance de una “posteridad indescifrable”, Rodin iba continuar con su proyecto creador. La crónica culminaba de un modo abierto, sin buscar normalizar sus apreciaciones de viajero letrado y fomentando por el contrario la opinión personal y válida de cada observador/lector.26

  • 27 “Rodin y su obra. Dos Rodines, ideas y sensaciones”, La Nación, 16 de agosto de 1900 y “Rodin y su (...)
  • 28 Para un sucinto análisis sobre estas crónicas, cf. Oliver Belmás, Antonio, Este otro Rubén Darío, M (...)

19También eran encontradas las impresiones que su amigo, el poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916), registró frente a esta misma exposición. Fueron publicadas en dos crónicas en el diario porteño La Nación en agosto de 1900.27 Luego de varias visitas, y de haber leído “todo lo que del gran artista y su obra se ha publicado”, testimonio de una cultura que antes que visual se supone letrada, Darío reconocía estar “desconcertado”, repleto su “pensamiento de innumerables contradicciones”.28 Quizás su fama como artista “de culto” no “accesible a la muchedumbre” y el gozo ante su belleza “para iniciados” lo predisponía para una empatía que no resultó tal. Esbozaba entonces una interpretación dual, de compromiso que aceptaba sus obras llenas de gracia pero se resistía a asimilar aquéllas más de ruptura:

  • 29 Darío, “Rodin” en : Peregrinaciones, op. cit., p. 83.

[…] he hallado á dos Rodines: un Rodin maravilloso de fuerza y de gracia artística, que domina á la inmediata, vencedor en la luz, maestro plástico y prometeico encendedor de vida y otro Rodin cultivador de la fealdad, torturador del movimiento, incomprensible, excesivo, ultraviolento.29

  • 30 Ya en su primer contexto de exposición, el poeta simbolista Georges Rodenbach había destacado la mo (...)

20Si obras como Age d'airain, Les Bourgeois de Calais, o ciertos fragmentos de La Défense revelaban para el poeta “la influencia del genio [...] vibrantes de una idea simbólica y trascendente” lo que desdeñaba en otras era el “predominio absolutamente humano y realista”, rechazando aquéllas que combinaban fragmentos anatómicos con la roca en bruto o se mostraban explícitamente inconclusas. El imaginario simbolista, las citas del poeta Jean Moreás y las referencias a los pintores Arnold Boecklin y Eugène Carrière, eran la lupa a través de la cual Darío desplegaba su acercamiento al arte de Rodin. Decidido a admirar a su Balzac se escudaba antes de comenzar su reseña: “Si algún parti pris tengo, es el de la admiración, el de la pasión intelectual”, para confesar finalmente su más “temerosa incomprensión”: “el dolmen elefantino se obstina en no querer revelarme su secreto”.30 Si parte de las soluciones formales de Rodin le resultan inasibles, era su “ser artista” el que se imponía; su identificación con Rodin en tanto creador: “Sacerdote de la síntesis, nos habrá querido dar la esfinge moderna ó la fórmula de un arte futuro.”

  • 31 La galería parisina de Georges Petit abrió en 1882. Durante ese decenio, Rodin participó con sus ob (...)

21Menos ambivalente fue la conclusión a la que arribó su amigo el pintor Eduardo Schiaffino (1858-1935) (Imagen 8). Sus cartas y manuscritos constituyen un testimonio central del interés que Rodin y su obra tenían para el argentino, incluso antes de su efectivo encuentro con el maestro en 1906. En junio de 1899, Schiaffino le escribía, en su carácter de director del Museo Nacional de Bellas Artes, con el objetivo de obtener copias en yeso de la estatua del Monument à Sarmiento y de las alegorías de su basamento, así como algún dibujo. Más allá del pedido, la correspondencia trasluce el impacto que sus obras, expuestas en la galería de Georges Petit durante el decenio de 1880,31 habían tenido en el joven pintor durante sus años formativos. Seguramente, fueron este tipo de contactos los que modelaron sus ideas sobre el arte moderno, aquéllas que terminarían definiendo las preferencias de sus amigos coleccionistas, como Aristóbulo del Valle, y las adquisiciones de patrimonio para el MNBA.

  • 32 “‘L’âge d’airain’ – ‘Le Saint Jean Precurseur’ – ‘Les bourgeois de Calais’ – La tête de jeune femme (...)

“L’âge d’airain” – “Le Saint Jean Precurseur” – “Les bourgeois de Calais” – La cabeza de joven mujer del Luxemburgo –; sus obras percibidas en dos exposiciones en Georges Petit, provocaron sobre mí una impresión sorprendente. Le debo, oh Maestro, la alegría de haber comprendido la grandeza, el encanto y el bello sufrimiento escondidos en la arcilla, la piedra o el bronce.32

Imagen 8 – Retrato de Eduardo Schiaffino, ca. 1900.

  • 33 Le Normad-Romain, Antoinette “Rodin y Buenos Aires” en : Rodin en el Museo Nacional de Bellas Artes(...)

22Siete años después, Schiaffino lograría concretar el sueño de poseer presencia de Rodin en la colección del Museo. En contexto de su viaje de adquisición de obras, el argentino conoció finalmente al escultor, y se decidió por dos obras suyas: un ejemplar del Penseur en bronce y una versión del mármol La terre et la lune para el MNBA, pagándose por el primero 15.000 francos y 13.000 por el segundo (Imagen 9). De este viaje también resultaría la donación de Le Baiser, cedido por el artista para este mismo Museo. Como sostiene Antoinette Le Normand Romain si bien numéricamente la presencia rodiniana en América sería superada por Estados Unidos y México, el MNBA de Buenos Aires fue el primer Museo del continente en adquirir obra del artista.33 Sin embargo, lo que nos interesa destacar aquí es en qué medida la admiración del primer director del MNBA hacia el maestro francés se presentó de modo unidireccional: en tanto argentino Schiaffino se pensaba como integrante y continuador de la cultura occidental de la que Francia representaba la quintaesencia.

Imagen 9 – Auguste Rodin, La tierra y la luna, 1901-1904, mármol, 133 x 97 x 89 cm, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.

23Un texto inédito, producto de su visita al taller de Meudón, es pródigo en la admiración que los yesos de Rodin provocaban en Schiaffino: “la infinita blancura de aquel pueblo de estátuas que gesticula en silencio, nos sobrecoge y embarga”. Su mirada era empática respecto de las obras más expresivas y cuestionadas de Rodin, pero también se dejaba poseer por el erotismo de Roméo et Juliette, Le Christ et Madeleine y L’Éternelle Idole. Las palabras de Darío resonaban en su asociación del Balzac con la megalítica prehistórica (nuevamente el dolmen en vez del vertical menhir). No obstante, el diagnóstico final era aquí tan radical como positivo:

  • 34 Schiaffino, Eduardo, “La casa de Rodin”, art. cit., p. 58.

El Balzac, monolítico é informe, erguido como un dolmen en la planicie desierta, vierte un desdén supremo por la comisura crispada del labio bajo el bigote en riestra.
Efigie inolvidable del prodigioso autor de la Comedia Humana, hecha de altivez mental y de energía: mole de voluntad consagrada al genio.34

  • 35 AMR, carta de Eduardo Schiaffino a Auguste Rodin, Dresde, 6 enero de 1913.

24La fascinación por Rodin persistió, incluso luego de su conflictivo alejamiento de la dirección del MNBA en 1910 al que siguió un “exilio diplomático” por diversos destinos europeos. A lo largo de todo el decenio de 1910 cada primero de enero el argentino seguiría enviando sus augurios de “bonheur” (felicidades) que eran calurosamente retribuidos por Rodin. Desde Dresde, en 1913, Schiaffino añoraba el ritual de la visita. El paso por París no era completo sin la visita al taller: “Cada vez que voy a París, no me pierdo jamás la peregrinación a vuestra morada, incluso a riesgo de molestarlo” (Chaque fois que je vais a Paris, je ne manque jamais le pèlerinage de votre demeure, même au risque de vous déranger).35 La peregrinación para Schiaffino iba de la mano de la adquisición de sus obras. Aprovechando la posibilidad reproductible de la escultura, insistía con una copia del busto de su maestro y amigo el pintor Pierre Puvis de Chavannes, realizado por Rodin en 1891, pedido que – hasta dónde sabemos – jamás fue satisfecho.

  • 36 Le Normad-Romain, “La eterna primavera” en : Rodin en el Museo Nacional de Bellas Artes, op. cit., (...)

25También para el coleccionista chileno Matías Errazuriz (1866-1953) el contacto con Rodin estaba indefectiblemente asociado al deseo de posesión de sus obras. Errazuriz residía en Buenos Aires desde 1897 a partir de su casamiento con Josefina de Alvear. Fue uno de los pocos coleccionistas latinoamericanos que adquirió obra en vida de Rodin. Entre 1906 y 1916 los Errazuriz-Alvear vivieron en Francia ya que Matías desarrollaba allí sus funciones diplomáticas. Entre 1912 y 1913, el chileno frecuentó varias veces el atelier de Rodin en Meudón con el propósito de encargarle piezas. Errazuriz ya había adquirido el año anterior el mármol Éternel Printemps, por consejo del propio escultor, proveniente de la colección de Maurice Masson.36 Los precios exigidos por el maestro para el diseño de una chimenea original que Errazuriz deseaba instalar para su palacio sobre la Av. del Libertador, obra del también francés René Sergeant, eran muy elevados para su presupuesto. Debió contentarse con el boceto Adam et Ève et la Mort d'un poète concretado en 1913 y que hoy se exhibe en el salón central del actual Museo Nacional de Arte Decorativo (Imágenes 10 y 11).

Imagen 10 – Auguste Rodin, La muerte del poeta (proyecto de chimenea), ca. 1913, bronce, 74 x 60,5 x 19cm, Museo Nacional de Arte Decorativo, Buenos Aires.

Imagen 11 – Actual ubicación de La muerte del poeta en el Gran Hall del Museo Nacional de Arte Decorativo, Buenos Aires.

  • 37 Citado por Erika Loiácono en su tesis de maestría : “Pecados efímeros. La construcción pública de l (...)
  • 38 Archivo Schiaffino, MNBA, carta de Rogelio Yrurtia a Eduardo Schiaffino, París, 5 junio 1900.

26Menos concretos fueron los resultados del paso de Rogelio Yrurtia (1879-1950) por el taller de Rodin (Imagen 12). El joven argentino había viajado a París en 1900, becado por el gobierno con el objetivo de formarse en escultura, estableciéndose en la Ciudad Luz por casi dos décadas. Eligió las clases de Raoul Verlet en la Académie Julian dejándolas al poco tiempo para formarse “solo” según su testimonio. La figura de Rodin – en tanto modelo de artista y de escultor moderno – estuvo desde el arribo a París en el horizonte del argentino. Visitó junto a su camarada, el pintor Faustino Brughetti, la exposición del Pavillon de l’Alma.37 En su correspondencia a Eduardo Schiaffino, entonces Presidente de la Comisión Nacional de Bellas Artes, el escultor en ciernes denunciaba lo complejo que era llamar la atención del maestro: “Cómo quiere Ud. que Rodin, Coutan y otros inclinen sus cabezas para dirigirnos una mirada?”38

Imagen 12 – Retrato de Rogelio Yrurtia en: Pallas, Buenos Aires, nº 1, 15 mayo de 1912.

  • 39 Darío, Rubén, “El escultor argentino Yrurtia”, citado en Malosetti Costa, Laura, Cuadros de viaje. (...)

27Lo que sí podemos inferir es que efectivamente el impacto en la crítica de su yeso Las Pecadoras, exhibido en el Salón de la Société des artistes français de 1903, llegó a oídos del francés (Imagen 13). En ese contexto, las crónicas subrayaban la visita de Rodin al taller del joven Yrurtia.39 Si bien no podemos corroborar este dato, el archivo de Rodin no solo atesora el review del Salón publicado por L'art decoratif de julio, dónde se destacaba el grupo de Yrurtia, sino también el artículo aparecido en el diario argentino La Prensa que celebraba los logros del joven compatriota en París. El amplio servicio de paper clipping alimentaba a la vez el archivo y la gran curiosidad rodiniana. Rodin funcionaba como modelo de artista para el joven sudamericano, pero su figura, su magisterio, se nutría a su vez de todos aquellos escultores que, venidos desde las ciudades más lejanas, engrosaban su prole de seguidores.

Imagen 13 – Las Pecadoras de Rogelio Yrurtia, París, 1903, Colección Ernesto de la Cárcova, Fondo Documental, Academia Nacional de Bellas Artes.

Un spécimen d’un art monumental

  • 40 Becado en París por Justo Sierra, se vinculó con el modernismo y fue, como la mayoría de los escult (...)

28Los vínculos de Rodin con autoridades y artistas mexicanos también fueron fluidos entre el primer y el segundo decenio del 1900. Ya a fines de 1909, hubo varios intentos de autoridades mexicanas por adquirir obras de Rodin, concretamente una copia en mármol de su Penseur para las galerías de la Escuela Nacional de Bellas Artes. La misión fue llevada a cabo por el escultor mexicano Arnulfo Domínguez Bello (1886-1948)40 e implicaba además el regalo de una colección de fotografías de monumentos y objetos de arte precolombinos del Museo Nacional de Arqueología. Así, el patrón que se establecería entre los mexicanos y el arte del maestro no sería el de la admiración unidireccional, como primó entre varios de los argentinos, sino el del intercambio.

  • 41 A partir de 1906 el crecimiento de las colecciones del Museo Nacional alentó al Secretario de Instr (...)

29En 1913, una nueva comisión se dirigió al taller de Rodin, con el renovado objetivo de donar un conjunto de reproducciones en yeso de obras arqueológicas pertenecientes al Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía de México.41 La enorme dimensión de los objetos regalados sin duda preocupaba al maestro y sería un condicionante central en el destino del conjunto en su vida dentro del Hôtel Biron. Las piezas venían a incrementar la colección arqueológica que Rodin ya poseía allí, testimonio del interés de los artistas renovadores por las entonces llamadas “culturas primitivas”. Hacia los inicios del decenio de 1890 Rodin había comenzado a reunir piezas originales y copias de la Antigüedad griega y romana, esculturas medievales, piezas egipcias y textiles coptos. Para la fecha de su muerte, esta colección contenía seis mil objetos (Imagen 14).

Imagen 14 – Una vitrina del Hotel Biron. Reproducida en: Coquiot, Gustave, Rodin à l'Hôtel de Biron et à Meudon, Paris, Libraire Ollendorff, 1917.

  • 42 El gentilicio tapatío remite a los nacidos en la ciudad de Guadalajara, en el estado de Jalisco, Mé (...)
  • 43 Roberto Montenegro había tenido una primera estadía en París entre 1906 y 1910 pensionado por la Es (...)
  • 44 AMR, carta de Roberto Montenegro a Auguste Rodin, París, sin fecha.

30El pintor tapatío42 Roberto Montenegro (1887-1968) fue un actor primordial en la idea de la cesión de obras a Rodin. En una temprana carta sin fecha, anterior a 1913,43 menciona su intención de solicitar al gobierno mexicano autorización para ofrecerle, en nombre de los alumnos de bellas artes de su país, reproducciones de los últimos descubrimientos y de los más interesantes ejemplares de arqueología de México.44 La Revolución puso freno al proyecto, que fue retomado unos años después. No era casual que el joven Montenegro estuviese en la génesis del emprendimiento: fue un admirador entusiasta de las formas del arte popular y la iconografía prehispánica, que posteriormente incorporó en su particular versión del indigenismo.

  • 45 Max, “En el taller de Rodin. Un homenaje de los artistas mejicanos al maestro”, Mundial, París, a. (...)

31En septiembre de 1913 un contingente, con Montenegro a la cabeza e integrado por el también tapatío pintor Jorge Enciso y el poeta argentino Fernán Félix de Amador, visitó la casa de Rodin con el fin de entregarle reproducciones de relieves y esculturas provenientes de Palenque y del Templo Mayor45 (Imagen 15). Se donaron réplicas del bajorrelieve del altar del templo del Sol de Palenque, de otro fragmento de un relieve maya, de la cabeza del caballero águila, del monolito conocido como la reina de Uxmal y una reducción de la piedra de Tizoc (Imagen 16).

Imagen 15 – El escultor Rodin rodeado por los comisionados de la Escuela de Bellas Artes de México en: Mundial, París, a. III, nº 29, setiembre de 1913.

Imagen 16 - En el taller de Rodin. Un Homenaje de los Artistas mexicanos al Maestro en: Mundial, París, a. III, nº 29, setiembre de 1913.

32El encuentro dejaría un recuerdo imborrable en el pintor mexicano, tal como relataba en sus memorias publicadas hacia el final de su vida:

  • 46 Echegaray, Miguel Ángel (prólogo), Planos en el tiempo. Memorias de Roberto Montenegro (1962), Méxi (...)

Sentí un gozo extraordinario ante la perspectiva de conocer a ese genio moderno […]. Con mi amigo Jorge Enciso y el joven poeta argentino Fernán Félix de Amador, llegué al célebre taller del gran maestro. Nos recibió este hombre con sencillez, con extraordinaria benevolencia y amabilidad. Abrimos las cajas y fue grande su admiración. Después de elogiar fervorosamente los relieves, me dijo que en agradecimiento enviaría una escultura a México. Luego nos llevó a ver sus maravillosas esculturas, entre ellas La Puerta del Paraíso, que más tarde admiré en la chimenea del palacio de don Matías Errazuriz en Buenos Aires, y nos mostró una serie de grandes obras que perpetúan su genio en todos los museos del mundo.46

  • 47  “Dans cette exquise demueure, véritable musée ou Rodin a réuni une rare collection de sculptures a (...)

33La crónica que apareció en Mundial, la revista editada en París por Rubén Darío, enfatizó precisamente la antigüedad de los relieves y cabezas originales así como el refinamiento alcanzado por estas civilizaciones del pasado, como una forma de legitimar y parangonar estas producciones con los otros especímenes que Rodin tenía en su taller. La prensa francesa también buscó justificar el valor artístico de las piezas, confesando el poco conocimiento que sobre el “art indien” se tenía en el país.47 Para ello, se resaltó la “nobleza” de expresión y “fineza” de ejecución de las obras apelando a los parámetros de lo conocido: las catedrales góticas y el arte egipcio, asirio y chino. Otros medios aprovecharon para burlarse del arte de Rodin, dando a entender que, más de quince años después de su realización, el Balzac seguía siendo objeto de disputa:

  • 48 “La pièce principale est un bas-relief qui représente, paraît-il, un Roi et un Prête offrant un Sin (...)

La pieza principal es un bajorrelieve que presenta, al parecer, un Rey o un Sacerdote ofreciendo un Mono al Sol.
En cualquier caso, de acuerdo con la reproducción fotográfica que tenemos ante nosotros, podemos distinguir los caracteres que poseen los brazos, las piernas, la nariz y la barba ... Son, por tanto, para el ojo inexperto, muchos más avanzado que el Penseur o el desafortunado Balzac.48

  • 49 AMR, carta de Luis Quintanilla – Legación de los Estados Unidos Mexicanos – a Auguste Rodin, París, (...)
  • 50 “portaient déjà avec eux toutes les marques d’une civilisation qui devait être des plus brillantes. (...)

34El obsequio de réplicas arqueológicas se continuaría en los años siguientes comandado también por “la juventud intelectual mexicana” (la jeunesse intellectuelle mexicaine). En junio de 1917 la Legación de los Estados Unidos mexicanos decidió subir la apuesta al ofrecer a Rodin el moulage de El lucero del alba, cabeza monumental tolteca y “uno de los más hermosos vestigios de una de las más antiguas civilizaciones americanas” (un des plus beaux vestiges d’une des plus anciennes civilisations americaines).49 En plena Primera Guerra Mundial, el motivo del presente descansaba en la admiración por Francia en tanto “llama luminosa del mundo contemporáneo y madre de la civilización moderna, de las artes, del derecho y de la libertad”, ideas que se materializaban en el Grand Français que era Rodin. No obstante, la operación aprovechaba también para poner en valor los antepasados de la civilización propia, destacando, en un informe que acompañaba la cesión del calco, que los toltecas: “presentaban ya todas las marcas de una civilización que debía ser de las más brillantes. La base de toda su organización era una religión astronómica comparable a la de los caldeos”.50

  • 51 AMR, carta de L. B. a M. le Ministre, s. l., 19 de junio de 1917. El archivo conserva varios artícu (...)

35En esta ocasión la comitiva encargada de visitar al artista en el Hôtel Biron estaba integrada por Luis Quintanilla, responsable de la legación mexicana, junto al pintor Diego Rivera (1866-1957), el poeta Francisco Orozco Muñoz (1884-1950) y el músico Carlos Lozano. Asistió a la ceremonia una figura central del establishment de las artes francesas: el conservador del Museo del Louvre Léonce Benedite, encargado de presentar las obras del Hôtel a la delegación mexicana. El maestro, “conmovido por este homenaje” (touché de cet hommage) agradeció el presente y decidió incorporarlo a su museo particular.51

  • 52 Reproducida bajo el epígrafe “Un hommage du Mexique au Sculpteur Rodin”, Excelsior, 18 Juin 1917.

36La fotografía, que circuló en la prensa bajo el epígrafe “un espécimen de un arte monumental” (un spécimen d’un arte monumental), es reveladora respecto de los sentidos posibles de aquel encuentro celebrado en el último año de vida del artista. (Imagen 17) En el parque del Hôtel, de frente al fotógrafo, los retratados miraban a la cámara sentados o parados a la izquierda de la gran cabeza.52 Ninguno establecía contacto visual con la obra que se erguía ajena a esos personajes vestidos con jaquet, galera y bastón, y posando con el decoro y la elegancia propias de la civilité francesa.

Imagen 17 – G. Utudjian, Rodin recibe el moulage de una escultura tolteca de una delegación, 1917, gelatina de plata, Ph. 843, Musée Rodin, París.

  • 53 AMR, carta de Luis Quintanilla –Legación de los Estados Unidos Mexicanos– a Auguste Rodin, París, 2 (...)
  • 54 Rodin había realizado esta obra para un concurso monumental que no le fue adjudicado. En 1916 tuvo (...)
  • 55 “Une oeuvre de Rodin”, Journal du Peuple, 20 Février 1918.
  • 56 Cf. Toussaint y Ritter, Manuel, “L’appel aux armes de Rodin”, Boletín de la Universidad, México, t. (...)

37En retribución, el escultor ofreció al gobierno mexicano una obra suya, L’appel aux armes (La défense), provocando los agradecimientos del presidente Venustiano Carranza y del Director de Bellas Artes.53 La prensa francesa no evitó hacer una lectura política del regalo asociando la obra de 1879,54 que conmemoraba la defensa de París frente al ejército prusiano en 1870 con la revolución popular mexicana de 1910. Con esta operación, y en el contexto del final de la Primera Guerra, se buscaba recuperar el ideal social que primaba en aquel “hijo del pueblo” (fil du peuple) que era Auguste Rodin.55 La obra fue destinada a la Escuela de Bellas Artes, no sin despertar reparos en ciertos observadores que, al decir del joven (y futuro historiador de arte) Manuel Toussaint (1890-1955) “desconocen voluntariamente los principios del genial escultor”.56

  • 57 AMR, carta [del conservador del Musée Rodin] a Louis Metman – Conservateur du Musée des Arts Décora (...)

38Sabemos poco del recorrido de los moulages arqueológicos obsequiados a Rodin. En 1928, a escasos diez años de la muerte del artista, las autoridades del Museo Rodin informaban que se conservaba uno sólo de ellos.57 En la actualidad el Museo guarda, además de las cartas y recortes del archivo, el registro de estas piezas en su base de datos, en la que figuran sin fotografía y como ingresadas todas en 1916. La defénse de Rodin, por el contrario, está expuesta actualmente en el Museo Nacional de San Carlos en Ciudad de México.

39En los distintos casos abordados por este artículo se vuelve evidente la diferencia de fuerzas que gravitó en cada encuentro. Existía un contraste notable entre las trayectorias de los visitantes y la del anfitrión, a lo que se agregaba, en muchas ocasiones, la diferencia etaria. La fama del gran maestro predisponía a la reverencia, a la admiración desmedida, no daba lugar a cuestionamientos. Quiénes escribieron sobre sus esculturas, ante aquéllas que encontraban inclasificables o que no se adecuaban a sus parámetros de gusto, tampoco optaron por el rechazo o la crítica despiadada, a lo sumo por la respetuosa incomprensión.

40Los latinoamericanos en Europa estaban ávidos de los lenguajes del arte moderno y de las poses y comportamientos de sus artistas. Rodin simbolizaba además el epítome de una cultura, la francesa, que deseaban con ansias aprehender hasta volverla propia. Su nombre era sinónimo de la renovación en escultura. Figuraba como cita de autoridad en la carrera de todo aspirante a escultor moderno. Era también el paradigma del artista comprometido, batallador, cuya obra tenía igual cantidad de detractores que de apasionados.

41Tanto argentinos como mexicanos se sintieron fuertemente atraídos por lo que representaba su figura y proyectaron sus propias expectativas al conocerlo. Para los primeros fue un modo privilegiado de acercamiento a un modernismo del que sentían partícipes o aspiraban a serlo, mientras que los segundos aprovecharon también de los encuentros para poner en valor su propio legado artístico. De este modo, las estrategias de argentinos y mexicanos en el taller de Rodin son una clara muestra de cómo la cultura nativa, y particularmente el legado pre-hispánico, tuvo un sitio diferencial en los proyectos de modernización de ambas comunidades de artistas en los primeros años del siglo.

  • 58 Coquiot, Gustave, op. cit., p. 33.

42¿En qué punto estos encuentros fueron funcionales a Rodin? Es sorprendente el tiempo que el maestro dedicó a todos estos ritos sociales, la cortesía con la que respondía a las cartas y pedidos de jóvenes que recién comenzaban a desplegarse en las lides del arte. Al respecto Gustave Coquiot se refería a su “miedo por rechazar un visitante”.58

  • 59 Fueron sus secretarios René Chenuy, Rainer María Rilke y Gustave Coquiot.
  • 60 El crítico y escritor Gabriel Mourey en un texto de 1902, mencionaba : “À l’un des samedis de Rodin (...)

43Si bien hacia el final de su vida Rodin contaba con varios secretarios personales59 que lo asistían con la correspondencia y las solicitudes de sus visitas es notable la cantidad de energía dispensada en estas tareas y cómo ellas formaban parte de su profesión de artista. Sabemos por las fuentes contemporáneas que se regocijaba además del reconocimiento que su obra provocaba en aspirantes a artistas y personas comunes de países lejanos.60

44De este modo, creo que los intercambios con aquellos “desplazados” que eran los jóvenes artistas y escritores latinoamericanos en el París de comienzos del siglo XX, fueron percibidos por Rodin como parte relevante de su trabajo, no sólo de escultor sino de referente artístico internacional de las nuevas generaciones. Las palabras y las miradas efímeras que se produjeron en estos encuentros y los textos de quiénes plasmaron sus impresiones apasionadas sobre su figura y su obra, fueron ejemplos de un temprano momento de internacionalización de la escultura moderna. Así proponemos leer a Rodin como artista modélico, con algo de conciencia y mucho de intuición, acerca de la importancia de su proyección mundial.

Haut de page

Notes

1 Hemos trabajado varias de estas asociaciones en los artículos escritos junto a Laura Malosetti Costa : “Enclave latinoamericano (o en clave latinoamericana) : el arte y los artistas en Mundial magazine de Rubén Darío” en : Malosetti Costa, Laura y Gené, Marcela (comp.) Atrapados por la imagen. Arte y política en la cultura impresa argentina, Buenos Aires, Edhasa, 2013, p. 197-225, y “París 1900-1914. Plataforma para la construcción de un arte hispanoamericano”, Continuo/ Discontinuo. Los dilemas de la historia del arte en América Latina, México, Instituto de Investigaciones Estéticas-UNAM, en prensa.

2 Colombi, Beatriz, Viaje intelectual. Migraciones y desplazamientos en América Latina (1880-1915), Rosario, Beatriz Viterbo, 2004, p. 188.

3 Díaz Dufoo, Carlos, “Recuerdo de la exposición. Un escultor mexicano”, El mundo ilustrado, México, 28 de octubre de 1900 reproducido en : Moyssén, Xavier, La crítica de arte en México 1896-1921, México, Instituto de Investigaciones Estéticas-UNAM, 1999, t. 1, p. 94-96.

4 Cf. Viéville, Dominique, Rodin. Les métaphores du génie 1900-1917, París, Musée Rodin-Flamarion, 2014, p. 20.

5 Musée du Luxembourg, Rodin en 1900. L’Exposition de l’Alma, París, Editions de la Réunion des Musées Nationaux, 2001.

6 Exposition de 1900. L'oeuvre de Rodin. (Préfaces de Carrière, Jean-Paul Laurens, Claude Monet, A. Besnard ; introduction et catalogue par Arsène Alexandre). París, Société d'édition artistique, 1900.

7 El año anterior Rodin había celebrado una exitosa exposición individual que rotó por Bruselas, Róterdam, Ámsterdam y La Haya. Según Antoinette Le Normad-Romain estas exposiciones pueden ser consideradas un trampolín para su presentación en el Pavilion de l’Alma del año siguiente. Cf. Rodin, Nueva York y Londres, Abbeville Press, 2014, p. 193-195.

8 Desde 1880 y hasta su muerte, Rodin conservó otro atelier en París en 182 rue de l’Université próximo al Dépôt des marbres fundado por el Ministerio de Obras Públicas de Francia. La cronología más completa sobre su vida es sin duda la provista por el Museo Rodin, Consultado diciembre de 2016. URL: http://www.musee-rodin.fr/en/resources/chronology-auguste-rodin

9 Cf. Viéville, op. cit., p. 28-30.

10 Schiaffino, Eduardo, “La casa de Rodin”, manuscrito ca. 1906, reproducido en : Rodin en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, MNBA-Fundación Antorchas, 2001, p. 58-60.

11 Entre las agencias que proveían artículos de prensa a Rodin se encontraban : Argus de la Presse “Voit Tout” (París) fundada en 1879 y autopromocionada como “Les plus anciens bureaux d’extraits de presse”, Le Courrier de la Presse (París) fundada en 1889 y Eco della Stampa (Roma y Milán).

12 Cf. Aguerre, Marina y Piccioni, Raúl, “Eduardo Schiaffino y ‘el mono tití’ del Parque 3 de febrero, o la introducción de una estética moderna en la empresa monumental porteña” en : Wechsler, Diana Beatriz (coord.), Desde la otra vereda. Momentos en el debate por un arte moderno en la Argentina (1880-1960), Buenos Aires, Archivos del CAIA 1-Del Jilguero, 1998, p. 83-117 y Constantin, María Teresa “El Sarmiento de Rodin” en : Rodin en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, MNBA-Fundación Antorchas, 2001, p. 68-82.

13 En 1886, una comisión chilena encargó a Rodin un monumento al político e historiador Benjamín Vicuña Mackenna (1831-1886). Rodin concibió bocetos y una maqueta en yeso que fue incluso enviada a Chile. Hacia 1901, el escultor seguía todavía involucrado en este proyecto que nunca llegó a concretarse. En 1912 hubo también intención del gobierno de República Dominicana por encargar un monumento, que tampoco llegó a buen puerto. Carta de Auguste Rodin a Enriquillo Herniquez, París o Meudón, 22 de marzo de 1912, (Correspondance de Rodin 1908-1912, París, Musée Rodin, 1985, t. III, n° 285).

14 Archivo Musée Rodin, París [en adelante AMR], carta de Miguel Cané a Auguste Rodin, s. l., 3 de mayo de 1898.

15 Ingenieros, José, “Amigos y Maestros. París 1906. Rodin”, en : Obras completas. Crónicas de viaje (Al margen de la ciencia) 1905-1906, Buenos Aires, Elmer, 1957, vol. 5, p. 163-164.

16 Ingenieros, “Amigos y Maestros”, art. cit., p. 164.

17 Alcorta sería el principal responsable de la contratación en 1914 de Antoine Bourdelle para la realización del monumento al Gral. Carlos María Alvear que se inauguró en Buenos Aires en 1926.

18 Carta de Auguste Rodin a Pedro Zonza Briano, París o Meudón, 13 de abril de 1912, (Correspondance de Rodin 1908-1912, París, Musée Rodin, 1985, t. III, nº 291).

19 AMR, carta de Luis Falcini a Auguste Rodin, París, 14 de agosto de 1914.

20 Falcini, Luis, Itinerario de una vocación, Buenos Aires, Losada, 1975, p. 53. Véase también p. 64.

21 Véase las fotografías incluida en : Coquiot, Gustave, Rodin à l'Hôtel de Biron et à Meudón, París, Libraire Ollendorff, 1917. Respecto del hôtel Coquiot afirmaba : “L’hôtel Biron est devenu un but de pèlegrinage. C’est une des cathédrales de l’art”, p. 24.

22 Ugarte, Manuel, “El escultor Rodin” en : Crónicas del boulevar, París, Garnier Hermanos, 1902, p. 119-122.

23 Colombi, Beatriz, “Vocación migrante y viaje intelectual. Manuel Ugarte” en : op. cit., p. 171.

24 Ugarte, op. cit., p. 119-120.

25 Ugarte, op. cit., p. 123.

26 El archivo del Musée Rodin conserva una extensa reseña de M. G. Sánchez Sorondo sobre las Crónicas del Boulevar publicada por Revista Nacional de agosto-noviembre de 1902, prueba del interés que tenía Rodin sobre las opiniones sobre su obra que se publicaban en distintas partes del mundo.

27 “Rodin y su obra. Dos Rodines, ideas y sensaciones”, La Nación, 16 de agosto de 1900 y “Rodin y su obra. Escultura ‘di camara’. El Balzac. Escultura monumental, Lynch y Sarmiento. Pequeña ‘Enquête”, La Nación, 29 de agosto de 1900. Incluidas al año siguiente en Peregrinaciones (1901), París-México, Vda. de Charles Bouret, 1910, p. 82-98.

28 Para un sucinto análisis sobre estas crónicas, cf. Oliver Belmás, Antonio, Este otro Rubén Darío, Madrid, Aguilar, 1968, p. 314-316.

29 Darío, “Rodin” en : Peregrinaciones, op. cit., p. 83.

30 Ya en su primer contexto de exposición, el poeta simbolista Georges Rodenbach había destacado la monumentalidad y universalidad del monumento asociándolo con un “étrange monolithe, un menhir millénaire”. Rodenbach, Georges, L’Élite, París, Bibliothéque Charpentier, 1899, p. 290. Sobre el carácter ambiguo de la obra y sus posibles asociaciones, cf. Gamboni, Dario, Potential images. Ambiguity and Indeterminacy in Modern Art, Londres, Reaktion Books, 2002, p. 116-119.

31 La galería parisina de Georges Petit abrió en 1882. Durante ese decenio, Rodin participó con sus obras en varias exposiciones colectivas. Por ejemplo, en 1887 exhibió allí Le Baiser y tres figuras de Les bourgeois de Calais. En junio de 1889, expuso 36 esculturas junto a Monet que exhibió una suerte de retrospectiva compuesta por 145 pinturas. La exposición fue un gran éxito de público y obtuvo muy buena recepción crítica.

32 “‘L’âge d’airain’ – ‘Le Saint Jean Precurseur’ – ‘Les bourgeois de Calais’ – La tête de jeune femme du Luxembourg – ; vos oeuvres aperçues en deux expositions de chez Georges Petit, firent sur moi une impression saisissante. Je vous dois oh, maître, la joie d’avoir compris la grandeur, le charme et la belle souffrance cachées sous l’argile, la pierre ou le bronze”, AMR, carta de Eduardo Schiaffino a Auguste Rodin, Buenos Aires, 14 de junio de 1899.

33 Le Normad-Romain, Antoinette “Rodin y Buenos Aires” en : Rodin en el Museo Nacional de Bellas Artes, op. cit., p. 3.

34 Schiaffino, Eduardo, “La casa de Rodin”, art. cit., p. 58.

35 AMR, carta de Eduardo Schiaffino a Auguste Rodin, Dresde, 6 enero de 1913.

36 Le Normad-Romain, “La eterna primavera” en : Rodin en el Museo Nacional de Bellas Artes, op. cit., p. 17.

37 Citado por Erika Loiácono en su tesis de maestría : “Pecados efímeros. La construcción pública de la imagen de Rogelio Yrurtia (1899-1905)”, IDAES, UNSAM, 2012, inédita.

38 Archivo Schiaffino, MNBA, carta de Rogelio Yrurtia a Eduardo Schiaffino, París, 5 junio 1900.

39 Darío, Rubén, “El escultor argentino Yrurtia”, citado en Malosetti Costa, Laura, Cuadros de viaje. Artistas argentinos en Europa y Estados Unidos (1880-1910), Buenos Aires, FCE, 2008, p. 325 y siguientes y “El escultor argentino Inurtia [sic] ‘Las Pecadoras’”, La Prensa, 1 de julio de 1903, p. 3.

40 Becado en París por Justo Sierra, se vinculó con el modernismo y fue, como la mayoría de los escultores modernos de su generación, influenciado por la obra de Rodin. Entre sus obras más célebres se encuentra El Dolor (1907), destinada a la tumba del pintor modernista Julio Ruelas en el cementerio de Montparnasse.

41 A partir de 1906 el crecimiento de las colecciones del Museo Nacional alentó al Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes de Porfirio Díaz, Justo Sierra, a dividir el acervo del museo destinando las colecciones de historia natural al edificio del Chopo. El Museo reabrió en septiembre de 1910 con nombre de Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía.

42 El gentilicio tapatío remite a los nacidos en la ciudad de Guadalajara, en el estado de Jalisco, México.

43 Roberto Montenegro había tenido una primera estadía en París entre 1906 y 1910 pensionado por la Escuela Nacional de Bellas Artes, trascurre luego dos años en México, para regresar a Europa en 1912.

44 AMR, carta de Roberto Montenegro a Auguste Rodin, París, sin fecha.

45 Max, “En el taller de Rodin. Un homenaje de los artistas mejicanos al maestro”, Mundial, París, a. III nº 29, setiembre de 1913, p. 488-489.

46 Echegaray, Miguel Ángel (prólogo), Planos en el tiempo. Memorias de Roberto Montenegro (1962), México, Artes de México, 2001, p56-57.

47  “Dans cette exquise demueure, véritable musée ou Rodin a réuni une rare collection de sculptures anciennes, nous avons pu voir hier ces pièces curieuses qui semblent un défi ironique aux idées de civilisation et de progrès dont notre esprit moderne s’est fait un apanage exclusif”, L. (Léon) Borgex, “L’art indien de l’antiquité. La jeunesse mexicaine offre des précieux moulages au Maître Rodin”, Comoedia, 8 Août 1913, p. 1.

48 “La pièce principale est un bas-relief qui représente, paraît-il, un Roi et un Prête offrant un Singe au Soleil. En tout cas, d’après la reproduction photographique que nous en avons sous les yeux, on peut distinguer des personnages qui possèdent des bras, des jambes, des nez et des barbes... Ils sont par conséquent, aux yeux des profanes, beaucoup plus avancées que le Penseur ou que l’infortuné Balzac”, La Liberté, 9 Août 1913.

49 AMR, carta de Luis Quintanilla – Legación de los Estados Unidos Mexicanos – a Auguste Rodin, París, 5 de junio de 1917.

50 “portaient déjà avec eux toutes les marques d’une civilisation qui devait être des plus brillantes. La base de toute leur organisation était une religion astronomique assez comparable à celle des Chaldéens”, AMR, carta e informe de Luis Quintanilla -Legación de los Estados Unidos Mexicanos- a Auguste Rodin, París, 1 de agosto de 1917.

51 AMR, carta de L. B. a M. le Ministre, s. l., 19 de junio de 1917. El archivo conserva varios artículos al respecto entre otros : “Le Mexique et la France. Un hommage de l’intellectualité mexicaine su maitre Rodin”, L’Union Latine, 28 Juin 1917 ; “Le Mexique et la France”, Figaro, 24 Juin 1917.

52 Reproducida bajo el epígrafe “Un hommage du Mexique au Sculpteur Rodin”, Excelsior, 18 Juin 1917.

53 AMR, carta de Luis Quintanilla –Legación de los Estados Unidos Mexicanos– a Auguste Rodin, París, 20 de septiembre de 1917.

54 Rodin había realizado esta obra para un concurso monumental que no le fue adjudicado. En 1916 tuvo finalmente la ocasión de agrandar el grupo con el destino a la ciudad de Verdún. Cf. la ficha de la obra de Le Normand-Romain consultado el 04 de diciembre de 2016 URL : https://www.bellasartes.gob.ar/coleccion/obra/2703

55 “Une oeuvre de Rodin”, Journal du Peuple, 20 Février 1918.

56 Cf. Toussaint y Ritter, Manuel, “L’appel aux armes de Rodin”, Boletín de la Universidad, México, t. 1, nº 2, noviembre de 1918, p. 132-135, reproducido en Moyssen, Xavier, op. cit., t. 2, p. 210-213.

57 AMR, carta [del conservador del Musée Rodin] a Louis Metman – Conservateur du Musée des Arts Décoratifs, Biron, 17 de marzo de 1928. 

58 Coquiot, Gustave, op. cit., p. 33.

59 Fueron sus secretarios René Chenuy, Rainer María Rilke y Gustave Coquiot.

60 El crítico y escritor Gabriel Mourey en un texto de 1902, mencionaba : “À l’un des samedis de Rodin, dans cet atelier de la rue de l’Université […] j’entendais un peintre anglais, qui a longtemps vécu en Australie, lui conter que, là-bas, tous les jeunes gens, pour peu qu’ils s’intéressent à l’art, possédent des photographies de ses oeuvres. L’Homme au nez cassé, le Buste de femme du Musée du Luxembourg, les Bourgeois de Calais occupent la place d’honneur dans tous les ateliers. Rodin souriait en entendant cela, d’un sourire ému. Cela lui allait plus au coeur, on le sentait, que les plus enthousiastes louanges.” “Auguste Rodin”, Des hommes devant la nature et la vie, París, Société d’Éditions Littéraires et Artistiques, 1902, p. 11.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Imagen 1 – Retrato de estudio de Auguste Rodin, ca. 1900.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Imagen 2 – Edward Steichen, Rodin delante de la mano de Dios, 1901.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-2.png
Fichier image/png, 253k
Légende Imagen 3 – Eugène Carrière, Afiche de la Exposition Rodin, Place de l’Alma, 1900, litografía en colores, Bibliothèque Forney, París.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende Imagen 4 – Ernesto de la Cárcova con Auguste Rodin y comitiva, 1917, Colección Ernesto de la Cárcova, Fondo Documental, Academia Nacional de Bellas Artes.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 8,6M
Légende Imagen 5 – Jacques-Ernest Bulloz, Vista de conjunto del taller de Meudon, 1904-1905, gelatina de plata, Ph. 966, Musée Rodin, París.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Légende Imagen 6 – Claude Lémery, Hotel Biron. Le grand atelier. Reproducida en: Coquiot, Gustave, Rodin à l'Hôtel de Biron et à Meudon, Paris, Libraire Ollendorff, 1917.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Légende Imagen 7 – Retrato Manuel B. Ugarte, ca. 1905, Departamento de Documentos Fotográficos, Archivo General de la Nación, Buenos Aires.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Imagen 8 – Retrato de Eduardo Schiaffino, ca. 1900.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 992k
Légende Imagen 9 – Auguste Rodin, La tierra y la luna, 1901-1904, mármol, 133 x 97 x 89 cm, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 2,3M
Légende Imagen 10 – Auguste Rodin, La muerte del poeta (proyecto de chimenea), ca. 1913, bronce, 74 x 60,5 x 19cm, Museo Nacional de Arte Decorativo, Buenos Aires.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 324k
Légende Imagen 11 – Actual ubicación de La muerte del poeta en el Gran Hall del Museo Nacional de Arte Decorativo, Buenos Aires.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende Imagen 12 – Retrato de Rogelio Yrurtia en: Pallas, Buenos Aires, nº 1, 15 mayo de 1912.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende Imagen 13 – Las Pecadoras de Rogelio Yrurtia, París, 1903, Colección Ernesto de la Cárcova, Fondo Documental, Academia Nacional de Bellas Artes.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 29M
Légende Imagen 14 – Una vitrina del Hotel Biron. Reproducida en: Coquiot, Gustave, Rodin à l'Hôtel de Biron et à Meudon, Paris, Libraire Ollendorff, 1917.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Légende Imagen 15 – El escultor Rodin rodeado por los comisionados de la Escuela de Bellas Artes de México en: Mundial, París, a. III, nº 29, setiembre de 1913.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende Imagen 16 - En el taller de Rodin. Un Homenaje de los Artistas mexicanos al Maestro en: Mundial, París, a. III, nº 29, setiembre de 1913.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 604k
Légende Imagen 17 – G. Utudjian, Rodin recibe el moulage de una escultura tolteca de una delegación, 1917, gelatina de plata, Ph. 843, Musée Rodin, París.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70720/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Isabel Baldasarre, « Peregrinaciones al santuario del arte moderno. Obras, artistas e intelectuales de América Latina en el taller de Auguste Rodin », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 06 juin 2017, consulté le 28 juin 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/70720

Haut de page

Auteur

María Isabel Baldasarre

CONICET/ Instituto de Altos Estudios Sociales, Universidad Nacional de San Martín, Argentina
mbaldasarre@unsam.edu.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page