Navigation – Plan du site
América en la dinámica de la cultura visual mundializada del siglo XVII al XX: circulación / intercambio / materialidad – Coord. Isabel Plante y Agustina Rodríguez Romero, en colaboración con María Amalia García y Verónica Tell
Sandra M. Szir

Imágenes y tecnologías entre Europa y la Argentina. Migraciones y apropiaciones de la prensa en el siglo XIX

[06/06/2017]

Résumés

Los fluidos contactos del siglo XIX entre Europa y América encontraron en los periódicos ilustrados un canal recurrente de intercambio cultural, favorecido por la propia movilidad del dispositivo, que lo habilitó como agente conductor de información y vía de relaciones. Tecnologías, imágenes, contenidos, artistas, técnicos, entre otros, interactúan en un proceso colaborativo que pone en tensión los rasgos de la producción y multiplicación de imágenes impresas en la prensa. Esta tensión oscila entre una aspiración a mensajes nacionales y una realidad de producción de los periódicos en cierto modo globalizada, con formatos e imágenes a menudo estandarizados pero con las limitaciones materiales de las empresas locales. Esta inestabilidad y movilidad de sentidos caracterizan a la prensa ilustrada argentina del siglo XIX.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Una de las transformaciones más significativas experimentadas por la cultura impresa en el siglo XIX fue el surgimiento y la vasta expansión de la prensa periódica por distintos centros urbanos del mundo. Este impulso, asistido por diversos factores políticos, sociales, económicos y culturales, sumado a las innovaciones tecnológicas de la multiplicación de imágenes en el campo de la industria tipográfica, habilitó la aparición de un nuevo género, el periódico ilustrado. Se desarrollaron entonces diversas variantes de modalidades periodísticas que elaboraron y difundieron un soporte material y un discurso para el consumo de imágenes impresas en el marco de una cultura visual que se diseminó en un contexto social y geográfico cada vez más amplio.

  • 1 La bibliografía sobre prensa ilustrada europea es naturalmente muy amplia y los aspectos que abarca (...)
  • 2 El Museo Americano, uno de los primeros periódicos ilustrados en Buenos Aires fundado por el litógr (...)
  • 3 Para una aproximación a este abordaje véase Dacosta Kaufmann, Thomas, Toward a Geography of Art, Ch (...)

2Aunque desde fines del siglo XVIII existieron algunos periódicos con imágenes, se suele citar su origen en Inglaterra con el Penny Magazine en 1832,1 que conformó sus mensajes a través de formas discursivas y visuales e impactó fuertemente en otros sitios de Europa, como así también en América. Manifestaciones como El Museo Americano, la Revista del Plata, El Mosquito, el Correo del Domingo, La Ilustración Argentina o El Sud-Americano,2 producidas desde Argentina, en los confines de Occidente, revelan en sus títulos, sus contenidos y modos de comunicación, huellas de sus pares europeos, a los que referencian insistentemente. La historia y la geografía resultan perspectivas indisociables al examinar la cultura y el arte3 y particularmente en las dinámicas de la modernidad que generaron el traslado de personas, objetos, ideas, tecnología, información e imágenes en los desplazamientos fluidos del siglo XIX. En este contexto, las revistas ilustradas resultaron un canal recurrente de intercambio cultural, un agente conductor de información y una vía para establecer contactos, favorecido además por la propia movilidad del dispositivo.

  • 4 Los estudios sobre la prensa argentina en general no son muchos. Además de trabajos clásicos como e (...)
  • 5 Ackan, Esra, “Channels and Items of Translation”, in Casid, Jill H. Y D’Souza, Aruna, Art History i (...)

3Este ensayo se propone entonces examinar la transculturalidad perceptible en algunos aspectos de los modos de producción, las formas visuales y las modalidades de representación de las publicaciones periódicas ilustradas producidas en Buenos Aires durante el siglo XIX en vinculación con producciones europeas. Para ello es necesario interpelar en primer lugar el tipo de diálogo que subyace en estos modos de apropiación de formas visuales y conceptuales, y la construcción cultural que se da a partir de estas vinculaciones. En los análisis históricos de la prensa periódica ilustrada, la noción de interculturalidad global se relaciona – o se enfrenta – con la idea de lo local o nacional. La arraigada argumentación que parte de narrativas de paradigmas nacionales que entendieron a las publicaciones argentinas como adaptaciones de modelos originados en Europa4 se torna más compleja al apuntar a historias entretejidas en una cultura de circulación global de un modo interconectado.5

  • 6 La historia del libro se suma a la bibliografía sobre prensa periódica para aportar un apoyo teóric (...)

4Sin embargo, la interculturalidad no implica una simetría entre los diversos contextos, considerar los casos de La Ilustración Argentina o El Sud-Americano producidos en Buenos Aires o El Americano publicado en París para un público hispanoparlante demuestra que las condiciones estructurales desiguales generan muy distintas capacidades de apropiación cultural y material. De estos análisis surge la constatación de la existencia de una pluralidad de prácticas con respecto al proceso de producción de imágenes como la reutilización, la copia o el plagio, la traducción o apropiación entre los diferentes periódicos locales pero fundamentalmente con respecto a las revistas europeas. De ahí que resulta productivo tomar una perspectiva que considere a la prensa periódica ilustrada tanto en sus representaciones, sus sentidos discursivos, culturales e históricos y las iconografías desplegadas, como en su cualidad de artefacto con una presentación material y visual particular. Esa mirada hacia los periódicos como soportes de ideas y representaciones pero también hacia los propios objetos como dispositivos, enlaza los procesos de producción intelectuales y materiales, la recepción del mensaje gráfico y las vinculaciones entre los modos textuales y visuales.6

Prensa ilustrada y estrategias de apropiación de imágenes

  • 7 Ya habían existido experiencias tempranas de publicaciones periódicas en Buenos Aires que emplazaba (...)

5En 1835 surgieron en Buenos Aires los primeros periódicos que produjeron imágenes de formato y desarrollo artístico concebidas para ilustrar visualmente variedad de contenidos.7 Su emergencia y crecimiento se inscribe en el amplio fenómeno de la prensa en general que se instaló en la Argentina con una vitalidad considerable en términos de cantidad, variedad de títulos y tiradas. La prensa ilustrada desplegó entonces un conjunto de géneros – político satírico, informativo, cultural, de actualidad o infantil – que ocupó un lugar importante en la vida nacional y se constituyó además como una de las manifestaciones más notables de la cultura visual local al reproducir y diseminar imágenes que alcanzaron públicos cada vez más amplios.

  • 8 “A todo el Mundo”, El Museo Americano, Libro de todo el Mundo, 1, Buenos Aires, 1835, s/p.
  • 9 El propio texto editorial consistía en una traducción del periódico francés Magasin Pittoresque con (...)
  • 10 Moxey, Keith, Visual Time. The Image in History, Durham and London, Duke University Press, 2013, p. (...)

6La litografía constituyó una de las condiciones materiales de posibilidad más importantes para este fenómeno. La tecnología litográfica había sido instalada por César Hipólito Bacle (1794-1838) en 1828, quien estampó imágenes en una variedad de objetos impresos como álbumes, libros, partituras de música, y periódicos. El Museo Americano (1835-1836) señalaba en su número inaugural la pretensión de dar a ver a través de sus grabados todo lo que pueda ser mostrado, cercano o lejano, presente o pasado, ofreciendo el placer de satisfacer la curiosidad visual de los lectores, a un valor económico accesible.8 Con una escasa producción original de contenidos, los textos de divulgación científica, relatos de viajes o ficción, eran traducidos de publicaciones europeas.9 Keith Moxey indica que la traducción es tanto imposible como necesaria. Imposible porque cualquier traducción se transforma en una forma distinta, y necesaria ya que no hay otro modo de concebir la comunicación transcultural.10

Imagen 1 – Portada de El Museo Americano, Buenos Aires, a. I, nº 1, 1835

  • 11 González Garaño, Alejo, Bacle. Litógrafo del Estado. 1828-1838, Buenos Aires, Amigos del Arte, 1933 (...)

7De igual modo las imágenes eran duplicaciones de las de aquéllas aunque en versiones renovadas por la copia litográfica. Esta derivación de imágenes procedentes de Le Magasin Pittoresque o Penny Magazine motivó un siglo después la evocación de El Museo Americano como “un periódico sin originalidad y sin carácter, calcado de sus similares europeos (…)”11

Imagen 2 – “Pesca de las tortugas”, El Museo Americano, Buenos Aires, a. I, nº 4, 1835

Imagen 3 – “Catching turtles”, Penny Magazine, Londres, a. I, nº 35, 20 de octubre de 1832.

Imagen 4 – El Museo Americano, Buenos Aires, a. I, p. 186, 1835

Imagen 5 – Magasin Pittoresque, a. I, nº 25, Paris, 1833.

  • 12 Bacot, Jean-Pierre, op. cit.

8Los similares europeos referenciados son los que Jean-Pierre Bacot describe como los títulos que conformaron la primera generación de periódicos ilustrados surgidos durante el siglo XIX. Las diferentes generaciones se distinguen entre sí en cuanto a contenidos, rasgos visuales y alcance de público, entre otras cosas. Las tres primeras generaciones nacieron en Inglaterra y luego se diseminaron por otros países: la generación inaugural, que comenzó con el Penny Magazine (1832) periódico con una intención enciclopédica de educación popular e ilustrada con grabados en madera. The Illustrated London News (1842) comenzó la segunda generación, se presentaba en un formato mayor, su precio de venta era más caro y era profusamente ilustrado con grabados en madera que, a diferencia del carácter didáctico de la generación predecesora, privilegió las noticias de actualidad. La tercera generación se amplió a un lector más popular con el Penny Illustrated Paper en 1861. La cuarta surgió en Francia después de 1880 (Le Petit Journal, Le Petit Parisien), su público fue más masivo y utilizó la fotomecánica para reproducir una mayor cantidad de imágenes.12

  • 13 Esto se produce en los casos en los que se copia la imagen en una nueva matriz y no cuando se utili (...)

9Sin embargo, en la travesía de traducción y reconfiguración los editores seleccionan motivos y temas, en algunos casos el proceso tecnológico del grabado produce que las imágenes queden invertidas. Pero además, a menudo, la imagen resulta renovada por la nueva copia,13 y González Garaño afirma que sus productores procuraban brindar detalles de calidad y diferenciarse de las imágenes europeas desgastadas por largas tiradas. Ignoramos si el procedimiento consistía en la copia directa en la piedra litográfica de la versión papel de la propia revista europea o de la adquisición de clichés en el mercado internacional. La experiencia de El Museo Americano indica que a pesar de la distancia y la lentitud de las comunicaciones en el temprano siglo XIX, la circulación de material impreso era considerablemente fluida. Lo cierto es que la curiosidad visual fue asistida por la capacidad tecnológica (litografía) que estaba inaugurándose en el país y que generó una dinámica de producción y recepción que aspiraba a conquistar un mercado para la imagen impresa.

  • 14 Esta versión de La Ilustración Argentina, anterior a la de la década de 1880, no se encuentra en ni (...)

10La litografía resultó en el siglo XIX argentino, hasta la adopción del fotograbado en la década de 1890, el proceso de multiplicación de imágenes más utilizado para acompañar las ediciones periódicas, en particular las producciones que publicaban imágenes de carácter original o inédito, producidas localmente. Otras ediciones obtenían matrices de proveedores europeos y las utilizaban con textos especialmente concebidos para acompañar esas imágenes. Benito Hortelano (1819-1871) era un tipógrafo, editor y empresario español que había vivido y trabajado en Madrid y en París y había emigrado a la Argentina en 1849. Recuerda en sus memorias la gestación de uno de sus emprendimientos en Buenos Aires, La Ilustración Argentina,14 publicada en 1853, que incluía grabados en sus páginas,

  • 15 Hortelano, Benito, Memorias de Benito Hortelano, Madrid, Espasa Calpe, 1936, p. 237.

Había yo recibido 300 clisés y algunas colecciones de lindas letras de encabezamiento de las fundiciones francesas, y siempre empeñado en presentar adelantos y probar a los americanos que los españoles no estaban tan atrasados como ellos nos consideraban, quise demostrarles cómo los españoles son y han sido los que han introducido los adelantos en las ciencias y en las artes. Para el efecto, y aprovechando la inteligencia de Serra en la tipografía, fundé el periódico La Ilustración, adornado con grabados, con magnífica impresión, siendo la parte tipográfica lo más acabado que hasta entonces se había impreso en el Plata y donde tardarán muchos años en llegar a aquella perfección.15

  • 16 Citado en Ugarteche, Félix de, La imprenta argentina. Sus orígenes y desarrollo, Buenos Aires, Tall (...)
  • 17 El paleógrafo Armando Petrucci afirma acerca de los procesos de escritura en un sentido amplio que (...)

11Una gran parte de los actores sociales involucrados en los procesos de producción eran inmigrantes europeos. Por citar un ejemplo, de acuerdo con el Segundo Censo Nacional de 1895 en la rama de la litografía, se cuentan 35 establecimientos, 11 de cuyos propietarios eran argentinos y 24 extranjeros, empleaban 1494 personas de las cuales 714 eran argentinos y 780 extranjeros. De las 35 litografías, 27 se encontraban en la ciudad de Buenos Aires, de allí 7 de sus propietarios eran argentinos y 20 extranjeros, empleaban 1355 personas, entre las cuales 618 eran argentinos y 717 extranjeros. Entre las 44 casas encuadernadoras, 3 propietarios eran argentinos y 41 extranjeros, el personal ascendía a 666 personas, 265 argentinos y 401 extranjeros.16 Muchos de ellos, como el caso de Hortelano, pudieron haberse educado y practicado su oficio en sus países de origen. Los editores, escritores, ilustradores, grabadores, impresores y un conjunto importante de profesionales técnicos con sus interacciones y negociaciones participan en distinto grado en las diversas modalidades que adquieren los impresos que producen. En la Argentina son escasos los estudios que descubren a la prensa ilustrada como una práctica social en sí misma y encontramos pocos registros documentales de sus operaciones diarias y del personal que componía los periódicos. Sin embargo, podemos suponer que en el mundo de tradiciones y saberes, técnicas y gustos estéticos, cultura artesanal, aptitudes visuales y manuales17 que compartían trabajadores gráficos en los talleres, se producía un intercambio entre los ritmos y modos locales y los que aportaban los inmigrantes.

Entre lo local y lo global

12A lo largo del siglo XIX la producción de periódicos ilustrados presentó características inestables, por un lado la pretensión de hacer un objeto “local” o nacional y por el otro, los problemas productivos para desarrollarlo plenamente, a pesar de la autonomía que otorgaba el aumento cuantitativo de las empresas litográficas. Salvo casos excepcionales – como el periódico satírico El Mosquito que logró una actividad de treinta años entre 1863 y 1893, o el éxito hacia fines del siglo en 1898, del semanario ilustrado Caras y Caretas – la generalidad consistía en una difusión y expansión de publicaciones ilustradas obstaculizadas por dificultades materiales, costos elevados de producción y escaso mercado. El resultado consistía en empresas inestables de vida efímera con una circulación que podía medirse en unos cientos de ejemplares. Comprender las publicaciones periódicas en un contexto más global no implica abstraerlas de las condiciones de posibilidad locales. En 1894 Buenos Aires Ilustrado se presentaba con una fórmula justificativa:

Lo que somos.

No se nos ocultan todos los contratiempos que tendremos en nuestra empresa: sabemos que muy buenas publicaciones del género han escollado, que los elementos con que Buenos Aires cuenta, hacen difícil y penosa la existencia de un periódico ilustrado, que el público es en general indiferente á todo lo que es nuevo en materia de prensa, y á pesar de este convencimiento, damos a luz a Buenos Aires Ilustrado, en la esperanza de que la buena voluntad que nos anima ha de ser correspondida eficazmente por todos y de poder imprimir a nuestra publicación un rumbo nuevo que le merezca la popularidad, que en este caso es la vida.

  • 18 “Nota Editorial”, Buenos Aires Ilustrado, 1, Buenos Aires, mayo de 1894.

Entretener, ilustrar, reproducir escenas de la vida social de esta gran ciudad, sus tipos, sus monumentos, sus costumbres, hacer una revista esencialmente local. He ahí nuestro plan. […]18

13Sin embargo, ciertas iniciativas de periódicos ilustrados durante las décadas de 1870 y 1880 habían experimentado conquistas fugaces que en ciertos casos alcanzaron algunos años de publicación y cuyo vestigio material – a pesar de lo fragmentarias de algunas colecciones – permite examinar los procesos de descontextualización y recontextualización de las imágenes de las publicaciones periódicas.

14El 10 de junio de 1881 surgió La Ilustración Argentina que respondió a un impulso de intelectuales y artistas con vocación periodística que, a partir de sus declaraciones discursivas pero también de sus iconografías, pretendían darle un contenido nacional a una fórmula de circulación global. La Ilustración Argentina manifestó una aspiración política y cultural de institucionalizar el campo literario y artístico nacionales, y operó en una dinámica periodística vinculada a modelos europeos. Esto último torna legítima la pregunta por las complejidades de la apropiación en las lógicas de la circulación internacional del material gráfico que converge en un producto de formato en cierta medida estandarizado.

Imagen 6 – La Ilustración Argentina, a. VIII, nº 1, Buenos Aires, 10 de enero de 1888.

  • 19 Pedro Bourel era abogado y periodista, colaboró en diversos periódicos como la Revista de Policía, (...)
  • 20 Entre los colaboradores literarios figuran Martín Coronado, Benigno Lugones, José María Cantilo, Ad (...)
  • 21 Malosetti Costa, Laura, Los primeros modernos. Arte y sociedad en Buenos Aires a fines del siglo XI (...)

15Presentaba junto con el título el enunciado de “Publicación literaria, histórica y artística”, estaba dirigida por Pedro Bourel (1835-1913),19 y contaba con la colaboración de un grupo nutrido de escritores y artistas plásticos.20 Estos últimos estaban pujando por un mayor desarrollo de la actividad artística en Buenos Aires, su profesionalización y participación en los debates del momento acerca de temas culturales y nacionales. Para ellos, la intervención en un periódico como La Ilustración Argentina implicaba uno de los modos de visibilizar públicamente sus aspiraciones y prácticas a la vez que cumplía con las motivaciones didácticas de su accionar y de sus intenciones de “educar el gusto”.21

16En cuanto a los contenidos se suceden artículos de historia y divulgación científica, crítica literaria y artística, narrativa y poesía, algo de actualidad vinculado a noticias biográficas de personajes públicos, “Lecturas del Hogar”, “Variedades” con textos referidos a modas, “Indicaciones útiles” (con temas de carácter domésticos), a los que se agregan luego “Pasatiempos” y “Problemas de Ajedrez”. Se incluyen además “Notas editoriales” en las que se vuelcan comentarios autorreferenciales, alusiones a las imágenes reproducidas o diferentes datos acerca del propio universo de la vida del periódico. Las imágenes, algunas derivadas y otras originales, resultan un elemento significativo en torno a las cuales gira parte del material editorial, a ellas se consagran algunos de los artículos que exponen acerca de las iconografías y sus referencias, las cualidades y resultados estéticos o los procedimientos seguidos para su reproducción.

17El nombre de la publicación remite a una suerte de familia de periódicos que tuvo su origen en Inglaterra con la aparición en Londres en 1842 de The Illustrated London News, género de periódico que como se ha mencionado más arriba, se ha situado en la segunda generación de prensa ilustrada. A diferencia de sus predecesores de la primera generación como la Penny Magazine que constituía una especie de enciclopedia de educación dirigido a un lectorado popular, The Illustrated London News o su par francés L’Illustration de 1843, privilegiaba la actualidad conjugando texto e imagen en grabados en madera en un formato mayor y una presentación tipográfica muy cuidada. De precio más elevado y dirigido a un público burgués, difundió un profuso material visual, que inició el camino del periodismo ilustrado de actualidad. Esta experiencia se expandió rápidamente por muchos otros países.

18En el marco local, La Ilustración Argentina combinó fórmulas editoriales que desarrollaron en conjunto el estilo didáctico del “conocimiento útil” y los textos literarios. Por otra parte, el discurso informativo de actualidad giraba en torno a las semblanzas de hombres públicos de actuación en el campo político, militar o cultural. El tono discursivo se funda en la semblanza o en la crítica, con escasa descripción de hechos o crónica.

19Las iconografías remiten a las representaciones usuales en las publicaciones periódicas ilustradas similares de la época. Imágenes científicas o de ficción se diluyen entre numerosos retratos, vistas urbanas, arquitecturas y escenas históricas por lo general de carácter locales que pueden inscribirse en la idea de un periódico que ostenta una misión en la vida social argentina. Las representaciones de la nación se expresan de diversas maneras, algunos episodios de la historia nacional, retratos de personajes históricos y contemporáneos, lugares históricamente significativos, copia de antiguas litografías de álbumes de costumbres, todo combinado con grabados de proveniencia europea.

20Los textos que acompañan esas imágenes tienden a apuntalar el discurso nacional. Así, la descripción de la alegoría representada en la portada, a partir de un dibujo de Augusto Ballerini es elocuente al respecto, la imagen resulta

  • 22 Ibid., 1, Buenos Aires, 10 de junio de 1881.

altamente significativa y patriótica (…) La república Argentina ofreciendo al mundo las obras de su intelijencia: tal es su síntesis del cuadro. La idea es igualmente verdadera aplicada al carácter de esta publicación: comprendiólo así el artista y ofreciónos el precioso dibujo que hoy presentamos. La República Argentina está representada en la matrona del gorro frigio que se destaca en el centro del cuadro afirmando su planta sobre la tierra, en actitud respetuosa: las ciencias, las artes, la industria etc., en los instrumentos de labor, en los libros, en los artefactos que se ven esparcidos en la superficie (…) revela con sentida elocuencia su amor ferviente por la patria.22

Imagen 7 –Augusto Ballerini, Portada de La Ilustración Argentina, a. I, nº 1, Buenos Aires, 10 de julio de 1881.

  • 23 Barnhurst, Kevin y Nerone, John, The Form of News. A History, New York-London, The Guilford Press. (...)
  • 24 Jay, Martin, Ojos abatidos. La denigración de la visión en el pensamiento francés del siglo XX, Mad (...)
  • 25 La Ilustración Argentina, 13, Buenos Aires, 10 de octubre de 1881, p. 150.

21Si la prensa ilustrada cumplía el propósito de dar a “ver” lo que los textos podían dar a leer como la fisonomía de personajes prominentes, objetos desconocidos o lugares lejanos, es cierto que establecía un “régimen visual de ilustración de noticias”.23 Allí esas figuraciones presentan modalidades visuales específicas que a través de la selección, en términos de Martin Jay, de un determinado “régimen escópico”24 y un discurso, ejercen una tarea cultural y política en el sesgo que otorga a esa mirada. Esta suerte de pretensión de disciplinamiento se vincula con la selección de temas y modos de representación – imágenes del pasado nacional, el entorno cultural urbano o eventos militares –, se articulan así con una mirada política y a su vez con un propósito de mostrar y promover el “progreso de las bellas artes en nuestro país”,25 y de las letras como elemento primordial de civilización. En el contexto de la publicación se produce así una valoración del papel del artista como comunicador visual de ese progreso, como hombres que en el marco de las bellas artes cumplen esa tarea con sus competencias específicas, sus talentos y trayectorias. De ahí que el discurso de la revista se hace eco de las consideraciones compartidas acerca de la ausencia de un campo artístico consolidado, de la ausencia de un arte “nacional”:

  • 26 Ibid., a. 1, nº 4, Buenos Aires, 20 de julio de 1881, p. 51.

No tenemos un arte propio, y lo que es más, no hemos echado aun bases sólidas para formarlo; existe sobrada disposición natural; aun podríamos agregar, existe jénio, voluntad y material abundante para producir un mundo nuevo en el nuevo mundo. (…) El arte reclama serenidad de espíritu, movimiento de ideas, refinamiento de gustos.26

  • 27 Tell, Verónica, “Reproducción fotográfica e impresión fotomecánica: materialidad y apropiación de i (...)

22En el plano de los procesos de producción materiales La Ilustración Argentina representa un caso singular en el cual pueden observarse los comienzos del proceso de industrialización gráfica que se produjeron hacia fines del siglo XIX en la Argentina con el advenimiento de la fotomecanización, y en particular con el fotograbado de medio tono que condujo a un cambio definitivo en los modos de comunicación visual de la prensa periódica ilustrada. Verónica Tell señala que La Ilustración Argentina resulta sumamente elocuente con respecto a los procesos que utiliza, sus dificultades y logros.27 El periódico recurrió a todas las posibilidades tecnológicas disponibles en una verdadera experimentación gráfica pero expresaba las limitaciones materiales y económicas. Éstas son enunciadas en términos de grandes “sacrificios” a los cuales el público no siempre respondía con sus “favores”, lo cual implica que el éxito de grandes tiradas de las publicaciones ilustradas europeas (que en algunos casos podía llegar al millón de ejemplares), en el mercado argentino era desconocido. La Ilustración Argentina como estructura de comunicación y dispositivo comercial se integra a un sistema complejo de consumos culturales y su análisis como objeto integral, en un contexto de cultura gráfica más globalizado manifiesta que los procesos de producción de lo visual son a la vez particulares y estandarizados. Es decir, como particularidades las representaciones locales de hombres y lugares de la nación y como elementos globales los modos visuales de esas imágenes, que vinculan a La Ilustración Argentina con periódicos contemporáneos del extranjero.

Imagen 8 – La Ilustración Argentina, a. IV, nº 22, Buenos Aires, 10 de agosto de 1884.

23Una década antes el periodista argentino Héctor Varela (1832-1892) fundó El Americano en París, que se publicó entre 1872 y 1874 para su circulación en Francia, España y los países latinoamericanos. De gran formato y despliegue visual profuso, reunió importantes firmas literarias americanas y europeas, y desplegó contenidos de actualidad, política, temas de sociedad, cultura, modas. La construcción discursiva tenía como objetivo la comunicación entre América y Europa y aspiraba a reparar la ignorancia europea de “lo que verdaderamente somos”, pero también apuntaba a un carácter interregional que brindara a los propios países latinoamericanos mutua información y conocimiento.

Imagen 9 – El Americano, a. I, nº 37, Paris, 4 de diciembre de 1872.

  • 28 El Americano, Prospecto, Paris, 7 de marzo de 1872.

24Posicionaba a América como una región que no había hecho aportes al mundo en el terreno de lo material, la cultura y la ciencia, sino en la elevación del espíritu humano a partir de la “renovación de la sociedad y la conciencia” trayendo nuevas ideas democráticas, de derecho, patriotismo y perfeccionamiento de la vida social. “Bajo este punto de vista puede decirse que el Nuevo Mundo es la encarnación más viva del espíritu moderno.”28

  • 29 Las técnicas de grabado en madera de boj, las variaciones del grabado en metal y la litografía se c (...)

25Su lugar de enunciación desde París lo ubicaba en una significativa ventaja para su empresa periodística. En primer lugar, lo autorizaba a erigirse como americano y trascender los bordes de lo argentino, y conseguir suscripciones importantes en distintos países de América (Uruguay, Chile, Perú). En efecto, El Americano tiraba 20.000 ejemplares, cifra significativamente alta para un periódico desde el punto de vista argentino. Pero también, como periódico ilustrado, París le ofrecía los recursos de la industria tipográfica francesa que le permitieron una expansión visual considerable. El despliegue del grabado en madera que caracteriza los periódicos europeos se muestra en El Americano en toda su expresividad y capacidad informativa de sus detalles. La mayoría de las publicaciones argentinas presentaba un carácter más humilde que las europeas, que utilizaban todas las tecnologías disponibles tanto del grabado artístico como comercial.29

26En el prospecto de presentación El Americano provee algunas referencias sobre los procesos de producción de su iconografía, divide la parte ilustrada en dos secciones, la de grabados europeos y la de grabados americanos.

  • 30 El Americano, Prospecto, Paris, 7 de marzo de 1872.

27En la primera figurarán todas las vistas, cuadros, retratos, paisajes y viñetas, que tengan, a veces un interés de actualidad sobre los acontecimientos europeos, y otras, un mérito positivo y real. Aún para cuando algunos números compremos clichés a los principales periódicos ilustrados que se publican en esta parte del mundo, y que no tenían circulación ninguna en América casi siempre preferiremos que nuestros propios artistas, graben los clichés que ha de llevar el nuestro. Como podrán verlo los lectores […] los grabados que ha tenido la fortuna de encontrar la empresa del Americano, bajo la inmediata dirección del eminente artista señor Boetzel, son los mejores que hoy existen en París.30

  • 31 Idem.

28La calidad, la actualidad y cierta originalidad calificaban la propia capacidad productora, lo cual permitía virtudes mayores, al posibilitar traducciones o adaptaciones a las propias imágenes. La otra sección ilustrada sería la “eminentemente americana” compuesta por planchas nuevas y originales, y en la cual se representarían retratos de hombres públicos, escritores, artistas, industriales, “damas y señoritas”, y además monumentos, costumbres, paisajes, obras públicas, en una palabra “todo cuanto merezca ser conocido, no solo aquí en Europa, sino en las mismas repúblicas latinas que viven casi completamente aisladas entre sí”31

29El programa gráfico resultó finalmente más europeo que americano, la actualidad ilustrada, escenas sociales de París o Londres, paisajes naturales o urbanos y retratos, producían una vinculación visual entre El Americano con el periódico inglés The Illustrated London News o el francés L’Illustration. Las firmas tanto de ilustradores como grabadores son numerosas, Henri Meyer (1844-1899) –fundador del periódico satírico El Mosquito quien había regresado a París– se destaca en la mayoría de las representaciones americanas. A menudo la sección “Nuestros Grabados” brindaba la información fáctica que podía faltar en la imagen.

Imagen 10 – El Americano, Paris, 1872.

Imagen 11 – El Americano, Paris, 1872.

30La página central de este número la llenan nueve croquis que dan en conjunto un aspecto de la ciudad de Lima, la elegante sultana del Rimac. La plaza central, con el palacio de gobierno, el Cabildo y los portales está a la altura de cualquier capital europea, aún de las más lujosas. Los grabados pequeños que la rodean representan: el cementerio, el paseo de los Descalzos, la estatua de Cristóbal Colón, la iglesia de S. Pedro, el puente del Rimac con su magnífico arco, una casa privada y las principales calles. Esas vistas bastan para representar la fisonomía de una de las ciudades más bellas de Sur-América.

31A diferencia de los periódicos producidos en América, se destacan las ilustraciones de acontecimientos de actualidad, imágenes de carácter narrativo que hacen referencia a hechos – un incendio, accidentes de tren, o acontecimientos políticos o sociales festivos – en los cuales participan figuras humanas, grupos y por lo general muchedumbres, esto último poco representado en los periódicos publicados en la Argentina. Una narrativa de temporalidad presente en la noticia pero que deja ver, junto con el evento en cuestión, una descripción social densa, con sus marcas de clase, género, o etnia. Es por esto que en estas escenas los verdaderos protagonistas son las figuras humanas en su acción. En otros casos, las figuras de políticos, militares, intelectuales y otros, como símbolos públicos, se complementan con el impulso institucional de conformación de organizaciones nacionales de interés general y su espacio construido como muestra del desarrollo material de una sociedad “civilizada”. Se ilustran edificios públicos y privados en el marco urbano con figuras humanas disminuidas por la monumentalidad del progreso, representado principalmente por las grande arquitecturas. También los grandes hombres, patriotas conocidos, quedan a veces pequeños en escala frente a esta narrativa de los productos de la cultura material. Ilustraciones de gran formato, a menudo a doble página, marcan la pertenencia de El Americano a un sistema expresivo y material lejos de las dificultades y quejas de los periódicos porteños.

  • 32 Véase acerca de los procesos de producción de los grandes periódicos ilustrados del siglo XIX europ (...)

32El Americano se encontraba más cerca de las prácticas periodísticas europeas iniciadas por The Illustrated London News, que operaba una verdadera fábrica de imágenes para lo cual se enviaba a un artista junto con el reportero a cubrir un acontecimiento, éste remitía un bosquejo a la redacción o al taller de producción de imaginería, que era trasladado al cliché por los grabadores profesionales – a menudo varios para una imagen de formato amplio – y luego reproducido en las páginas del periódico.32 A medida en que la prensa periódica ilustrada se expandía y podía retribuir a artistas más competentes, estos ilustradores reporteros (Special Artist) fueron adquiriendo un carácter más profesional. Convocados de todos los campos de la producción visual, – ilustración de libros de viajes, de registros militares, topográficos, de historia o expediciones científicas – los reporteros cumplieron ampliamente el rol de registro visual de noticias antes de que la fotografía desarrollara una tecnología transportable y los reemplazara.

33En las últimas décadas del siglo XIX se asiste a un comienzo de industrialización visual en la cultura gráfica, y la Argentina no resulta ajena a este proceso. El Sud Americano, dirigido por Cuberto Shoolbred y editado entre 1888 y 1891 por la Compañía Sud Americana de Billetes de Banco, de 20 páginas, gran formato y periodicidad quincenal, reúne los rasgos distintivos del género de periódico cultural ilustrado, con contenidos de actualidad política, literatura, pensamiento político o social, crónicas históricas, notas sobre aspectos productivos de ganadería, industria o innovaciones tecnológicas aplicadas a esos campos, temas científicos, todo en alianza con un esquema ricamente ilustrado en una puesta en página variada.

  • 33 El Sud Americano, 1888.

34Convergían en él, al igual que en los periódicos antes mencionados, una capacidad de reunir modos de comunicación visual y textual en un destino cultural privilegiado en el cual se cruzan productores de distintos campos en sus modos de hacer periodismo, escribir textos, diseñar y fabricar imágenes. Su “programa americano” a través del cual se pretendía difundir noticias referidas al continente es presentado como el de un periódico que se “ocupará principalmente del movimiento moral y material de los Estados del Sud del continente de América: es su objeto propender al desarrollo de toda clase de relaciones entre éstos, los del Norte y el Viejo Mundo.”33 Canal de difusión y contacto acompañado de un amplio despliegue visual con una cantidad de imágenes – 16 a 18 ilustraciones por número – de una calidad inédita para una publicación surgida en Buenos Aires. En su gran mayoría con firmas de ilustradores locales, a menudo panorámicas a doble página en gran formato como las de El Americano, se constituye así en uno de los periódicos culturales más ilustrados de la prensa argentina del siglo XIX.

35Las preferencias iconográficas de El Sud Americano refieren a representaciones de vistas rurales y urbanas, edificios destacados, lugares en su mayoría argentinos o americanos y algunos pocos del resto del mundo, muchas muestran un contexto en construcción, de edificios monumentales, ferrocarriles y urbanizaciones, pero con sus espacios agrícolas pujantes y productivos, básicos sostenes de la riqueza material, como una narrativa del progreso. También se destacan los retratos, mandatarios y funcionarios, hombres de actuación nacional como militares, científicos, hombres de la cultura, personajes históricos de acciones destacadas en las luchas de la independencia, diputados, arzobispos, gobernadores, como símbolos públicos o funciones sociales y políticas en el sentido del mencionado discurso del progreso. Se completa con ilustraciones de noticias de hechos contemporáneos, lo que le da al Sud Americano un carácter de actualidad que no tenían las publicaciones coetáneas, temas históricos, ilustraciones de “ficción” y alegóricas.

Imagen 12 – El Sud Americano, a. I, nº 24, Buenos Aires, 5 de julio de 1889.

Imagen 13 – El Sud Americano, Buenos Aires.

  • 34 Había comenzado como “Stiller y Laass” en 1885 y en 1889 construyó un amplio edificio en las calles (...)
  • 35 El Sud Americano, 1889, p. 251.

36La industria tipográfica argentina presentaba en la década de 1880, algunas empresas que habilitaron la industrialización en la producción de objetos impresos y la multiplicación de imágenes, una de ellas era la Compañía Sudamericana de Billetes de Banco. Cotejando El Sud Americano (periódico editado por la Compañía) con La Ilustración Argentina (que no tenía un apoyo tecnológico como el anterior) el recorrido por su producción visual manifiesta las diferencias con respecto a la procedencia de los grabados. Puede verse que en La Ilustración Argentina, además de presentar producciones originales, participa de una suerte de globalización visual de la cual formaban parte tanto publicaciones locales como extranjeras donde las imágenes se reiteran de un título a otro, por la práctica de la copia, de la venta de planchas de grabado por parte de los periódicos europeos, o del plagio. El Sud Americano, en cambio, parece producir sus propias imágenes invariablemente. La Compañía Sudamericana de Billetes de Banco,34 especializada en grabados, abarcaba todas las ramas de trabajos gráficos, imprimía los billetes de banco, los sellos postales oficiales y otros documentos de valor e introdujo en el país innovaciones como el grabado en acero. La estructura material con la cual la compañía encaraba su accionar empresario le permite aspirar a los modelos europeos y afirmar: “Una palabra más: El Sud-Americano se instalará también en el nuevo edificio, y con su contingente completo de artistas de primer órden, sus xilógrafos y su nueva máquina, construida especialmente é igual á la del Illustrite Zeitung.”35

37Son estas condiciones las que introducen un elemento más de tensión en los modos de producir y difundir localmente imágenes: la importación de tecnología permite un acercamiento a modos de visualidad globales, aunque con marcas culturales locales. Las estrategias, entonces, para procurarse las imágenes resultan muy variadas. Se solicitan fotografías, se ilustra a partir de otras fuentes visuales, se adquieren clichés de periódicos ilustrados europeos como es el caso de los últimos años de La Ilustración Argentina y de otros. Sin embargo, El Sud Americano parece explotar recursos propios y acompaña parte de sus imágenes con la fórmula legitimadora “imagen tomada del natural” y firmadas por sus enviados o colaboradores artísticos. Carlos Clerice, ilustrador, litógrafo y caricaturista que había colaborado en El Mosquito y otros periódicos satíricos y residía en Francia, era una firma recurrente. Pero también suelen aparecer Francisco Fortuny (1865-1942) y José María Cao (1852-1918), ambos más tarde ilustradores fundamentales de Caras y Caretas. Otros nombres menos conocidos como Juan Rabadá, Nazareno Orlandi, Guttoni, Karl Oenicke, indican que El Sud Americano pudo haber funcionado como un espacio de profesionalidad o de formación para los ilustradores en un camino hacia la profesionalización del campo.

Consideraciones finales

38En los últimos años se han multiplicado los estudios acerca de la prensa periódica ilustrada tanto de los siglos XIX como XX, con estrategias interpretativas diversas. La mirada acerca de las publicaciones como fuente para el estudio de temas de la historia cultural, política o científica es la más extendida. La propuesta seguida aquí es la del estudio de las publicaciones como dispositivo, como objeto material y como discurso en sí mismas. Sin embargo, resta aún responder muchos interrogantes con respecto a una serie de elementos que se ponen en juego en los procesos de fabricación, diseminación y recepción de las publicaciones periódicas ilustradas. Existe aún mucho por indagar acerca de las prácticas de producción habilitadas por las empresas involucradas, las disposiciones gráficas, las iconografías y la producción de sentido por parte de los lectores acerca de estos dispositivos que conjugaron texto e imagen en el soporte de la página. Abordar los rasgos y los sentidos de estos objetos gráficos a partir de las nociones de interculturalidad e intercambios puede resultar un modo de salir de una dicotomía entre lo local y lo global, o del paradigma de las publicaciones europeas como modelos y comprender esos intercambios no solamente a partir de los propios periódicos que fácilmente podían ser trasladados a uno y otro lado del mar. También el aporte tecnológico europeo y norteamericano y los artistas y artesanos que trajeron sus saberes y cultura, pueden constituir problemas para abonar las perspectivas de análisis.

Haut de page

Notes

1 La bibliografía sobre prensa ilustrada europea es naturalmente muy amplia y los aspectos que abarca son muy diversos. Entre algunos libros que brindan una visión panorámica del siglo XIX pueden citarse: Bacot, Jean-Pierre, La presse illustrée au XIXe siècle. Une histoire oubliée, Limoges, Presses Universitaires de Limoges, 2005; AA.VV., Culture and Science in the Nineteenth-Century Media, Aldershot, Ashgate, 2004; Anderson, Patricia, The Printed Image and the Transformation of Popular Culture. 1790-1860, Oxford, Clarendon Press, 1994; Barnhurst, Kevin G. y Nerone, John, The Form of News. A History, New York-London, The Guilford Press, 2001; Brake, Laurel, Jones, Aled y Madden, Lionel (eds.), Investigating Victorian Journalism, London, Macmillan, 1990; Brake, Laurel, Bell, Bill y Finkelstein, David (eds), Nineteenth- Century Media and the Construction of Identities, Hampshire- New York, Palgrave, 2000; Cooke, Simon, Illustrated Periodicals of the 1860s, New Castle-Delaware-London, Oak Knoll Press, 2010; De la Motte, Dean y Jeannene M. Przyblyski, Making the News. Modernity & the Mass Press in Nineteenth-Century France, Amherst, The University of Massachusetts Press, 1999; Don Vann, J. y Rosemary T. Van Arsdel, Victorian Perdiodicals and Victorian Society, Toronto- Buffalo, University of Toronto Press, 1995; Henson, Louise (et. al.) (eds.), Culture and Science in the Nineteenth-Century Media, Aldershot, Ashgate, 2004; Lebeck, Robert y Bodo Von Dewitz, Kiosk. Eine Geschichte der Fotoreportage. 1839-1973. A History of Photojournalism, Göttingen, Steidl Verlag, 2001; Martin, Michèle (2006) Images at War. Illustrated Periodicals and Constructed Nations. Toronto: University of Toronto Press. Sinnema, Peter (1998) Dynamics of the Pictured Page. Representing the Nation in the Illustrated London News. Vermont: Ashgate.

2 El Museo Americano, uno de los primeros periódicos ilustrados en Buenos Aires fundado por el litógrafo César Hipólito Bacle fue publicado entre 1835 y 1836; la Revista del Plata fue editada e ilustrada por Carlos E. Pellegrini y tuvo dos periodos: 1853 y 1860-1861; El Mosquito fue el periódico satírico de mayor éxito fundado por Henri Meyer y luego dirigido e ilustrado por Henri Stein entre 1863 y 1893; el Correo del Domingo fue una publicación cultural y de actualidad que también tuvo dos épocas (1864-1868/1879-1880); La Ilustración Argentina, publicación dirigida por el periodista Pedro Bourel que contó con la colaboración de figuras de las letras y artistas visuales apareció en 1881 y hasta 1887; o El Sud-Americano periódico de gran formato y profusamente ilustrado era publicado por la Compañía Sudamericana de Billetes de Banco entre 1888 y 1891.

3 Para una aproximación a este abordaje véase Dacosta Kaufmann, Thomas, Toward a Geography of Art, Chicago and London, The University of Chicago Press, 2004.

4 Los estudios sobre la prensa argentina en general no son muchos. Además de trabajos clásicos como el de Beltrán, Oscar, Historia del periodismo argentino: pensamiento y obra de los forjadores de la patria, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1943; Fernández, Juan Rómulo, Historia del periodismo argentino, Buenos Aires, Perlado, 1943, Moreno Galván, Carlos, El periodismo argentino. Amplia y documentada historia desde sus orígenes hasta el presente, Buenos Aires, Claridad, 1944; pueden sumarse otros más recientes con metodologías actuales como el de De Marco, Miguel Ángel, Historia del periodismo argentino. Desde los orígenes hasta el Centenario de mayo, Buenos Aires, Educa, 2010. Otros estudios indagaron en aspectos parciales como la relación entre prensa y política: Sábato, Hilda, La política en las calles. Entre el voto y la movilización, Buenos Aires, Sudamericana, 1998; Lettieri, Alberto, La vida política en la Argentina del siglo XIX: armas, votos y voces, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007; o la relación entre prensa y literatura como puede verse por ejemplo en Romano, Eduardo, Revolución en la lectura. El discurso periodístico-literario de las primeras revistas ilustradas rioplatenses, Buenos Aires, Catálogos, 2004.

5 Ackan, Esra, “Channels and Items of Translation”, in Casid, Jill H. Y D’Souza, Aruna, Art History in the Wake of the Global Turn, Williamstown, Massachusetts, Sterling and Francine Clark Art Institute, 2014, p. 145.

6 La historia del libro se suma a la bibliografía sobre prensa periódica para aportar un apoyo teórico a estas perspectivas. Véase por ejemplo McKenzie, Donald, Bibliografía y sociología de los textos, Madrid, Akal, 2005 [1986]; Chartier, Roger, El orden de los libros, Barcelona, Gedisa, 1992; El mundo como representación: historia cultural. Entre la práctica y la representación, Barcelona, Gedisa, 1994; Chartier, Roger y Cavallo, Guglielmo (dir.), Historia de la lectura en el mundo occidental, Madrid, Taurus, 1997; Petrucci, Armando, Alfabetismo, escritura y sociedad, Barcelona, Gedisa, 1999.

7 Ya habían existido experiencias tempranas de publicaciones periódicas en Buenos Aires que emplazaban junto al texto tipográfico viñetas con pequeñas ilustraciones (barcos, casas, figuras), que provenían de los clichés del equipamiento regular de las imprentas con los que introducían una nota gráfica en cualquier impreso.

8 “A todo el Mundo”, El Museo Americano, Libro de todo el Mundo, 1, Buenos Aires, 1835, s/p.

9 El propio texto editorial consistía en una traducción del periódico francés Magasin Pittoresque con algunos nombres propios modificados (Islandia y Laponia del texto original por las más cercanas “Perú” y “Buenos Aires”)“A tout le monde. C’est un vrai Magasine que nous nous sommes proposé d’ouvrir à toutes les curiosités, à toutes les bourses. Nous voulons qu’on y trouve des objets de toute valeur, de toutes choix: choses anciennes, choses modernes, animées, inanimées, monumentales, naturelles, civilisées, sauvages, appartenant à la terre, à la mer, au ciel, à tous les temps, venant de tous les pays, de l’Indostan et de la Chine, aussi bien que de l’Islande, de la Laponie, de Tomboueton, de Rome ou de Paris (...)”, Magasin Pittoresque, 1re Année, 1833.

10 Moxey, Keith, Visual Time. The Image in History, Durham and London, Duke University Press, 2013, p. 1-2.

11 González Garaño, Alejo, Bacle. Litógrafo del Estado. 1828-1838, Buenos Aires, Amigos del Arte, 1933, p. 22.

12 Bacot, Jean-Pierre, op. cit.

13 Esto se produce en los casos en los que se copia la imagen en una nueva matriz y no cuando se utilizan los clichés adquiridos.

14 Esta versión de La Ilustración Argentina, anterior a la de la década de 1880, no se encuentra en ningún repositorio bibliográfico de los consultados hasta la fecha.

15 Hortelano, Benito, Memorias de Benito Hortelano, Madrid, Espasa Calpe, 1936, p. 237.

16 Citado en Ugarteche, Félix de, La imprenta argentina. Sus orígenes y desarrollo, Buenos Aires, Talleres Gráficos Canals, 1929, p. 389.

17 El paleógrafo Armando Petrucci afirma acerca de los procesos de escritura en un sentido amplio que los operadores comprometidos en éste trasladan al objeto gráfico sus aptitudes intelectuales, visuales y manuales en prácticas y gestos directamente influidos por los instrumentos, los materiales y las técnicas adoptadas en un momento histórico dado. Petrucci, Armando, Alfabetismo, escritura y sociedad, Barcelona, Gedisa, 1999, p. 26.

18 “Nota Editorial”, Buenos Aires Ilustrado, 1, Buenos Aires, mayo de 1894.

19 Pedro Bourel era abogado y periodista, colaboró en diversos periódicos como la Revista de Policía, La Revista Criminal, El Nacional, La Patria Argentina y fundó y dirigió otros como La Ondina del Plata, La Prensa del Sud en Dolores, y La Ilustración Argentina. Fue además oficial escribiente de la policía, Juez de Paz y legislador provincial. Vicente Cutolo, Nuevo diccionario biográfico argentino (1750-1930), Buenos Aires, Editorial Elche, 1978, p. 518-519.

20 Entre los colaboradores literarios figuran Martín Coronado, Benigno Lugones, José María Cantilo, Adolfo Mitre, Justino Obligado, Rafael Obligado, Estanislao Zeballos, Jorge Argerich, Martín García Mérou, Sixto Quesada, Alberto Navarro Viola, Eduarda Mansilla, Amelia Palma, entre muchos otros. Y los artistas: Augusto Ballerini, Santiago Vaca Guzmán, Eduardo Sívori, Lucio Correa Morales, Graciano Mendilaharzu, Severo Rodríguez Etchart. Más adelante se incorporaron otros nombres como los de Sixto Quesada, Francisco Carvalho, Miguel Pallejá, Eduardo Schiaffino y Martín Malharro.

21 Malosetti Costa, Laura, Los primeros modernos. Arte y sociedad en Buenos Aires a fines del siglo XIX, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2001, p. 17.

22 Ibid., 1, Buenos Aires, 10 de junio de 1881.

23 Barnhurst, Kevin y Nerone, John, The Form of News. A History, New York-London, The Guilford Press. 2001, p. 111.

24 Jay, Martin, Ojos abatidos. La denigración de la visión en el pensamiento francés del siglo XX, Madrid, Akal, 2007, p. 16.

25 La Ilustración Argentina, 13, Buenos Aires, 10 de octubre de 1881, p. 150.

26 Ibid., a. 1, nº 4, Buenos Aires, 20 de julio de 1881, p. 51.

27 Tell, Verónica, “Reproducción fotográfica e impresión fotomecánica: materialidad y apropiación de imágenes a fines del siglo XIX”, en Malosetti Costa, Laura y Marcela Gené (comps.), Impresiones porteñas. Imagen y palabra en la historia cultural de Buenos Aires, Buenos Aires, Edhasa, 2009, p. 143-147.

28 El Americano, Prospecto, Paris, 7 de marzo de 1872.

29 Las técnicas de grabado en madera de boj, las variaciones del grabado en metal y la litografía se combinan con la fotografía y devinieron a partir de 1850 en las diferentes técnicas fotomecánicas. Para los cambios tecnológicos en el siglo XIX en el contexto europeo véase Griffiths, Anthony, Prints and Printmaking. An Introduction to the History and Techniques. Los Angeles, University of California Press, 1996; Twyman, Michael, The British Library Guide to Printing. History and Techniques, Toronto, University of Toronto Press, 1999; Printing, 1770-1970, An illustrated History of its Development and Uses in England, Dorchester, The British Library, Oak Knoll Press, 1998; Gaskell, Philipe, Nueva introducción a la bibliografía material, Gijón, Trea, 1999.

30 El Americano, Prospecto, Paris, 7 de marzo de 1872.

31 Idem.

32 Véase acerca de los procesos de producción de los grandes periódicos ilustrados del siglo XIX europeo, Hogart, Paul, The Artist as Reporter, London, Gordon Fraser, 1986, p. 30-31; Sinnema, Peter, Dynamics of the Pictured Page. Representing the Nation in the Illustrated London News, Vermont, Ashgate, 1998.

33 El Sud Americano, 1888.

34 Había comenzado como “Stiller y Laass” en 1885 y en 1889 construyó un amplio edificio en las calles Chile y Paseo Colón en Buenos Aires, con maquinaria nueva traída de Estados Unidos y Europa, y donde trabajaban 600 operarios que describe en la nota “Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco. Su nuevo edificio” (El Sud-Americano, 1889, p. 251).

35 El Sud Americano, 1889, p. 251.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Imagen 1 – Portada de El Museo Americano, Buenos Aires, a. I, nº 1, 1835
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 5,9M
Légende Imagen 2 – “Pesca de las tortugas”, El Museo Americano, Buenos Aires, a. I, nº 4, 1835
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 3,7M
Légende Imagen 3 – “Catching turtles”, Penny Magazine, Londres, a. I, nº 35, 20 de octubre de 1832.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 452k
Légende Imagen 4 – El Museo Americano, Buenos Aires, a. I, p. 186, 1835
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 3,6M
Légende Imagen 5 – Magasin Pittoresque, a. I, nº 25, Paris, 1833.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Légende Imagen 6 – La Ilustración Argentina, a. VIII, nº 1, Buenos Aires, 10 de enero de 1888.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Légende Imagen 7 –Augusto Ballerini, Portada de La Ilustración Argentina, a. I, nº 1, Buenos Aires, 10 de julio de 1881.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 3,8M
Légende Imagen 8 – La Ilustración Argentina, a. IV, nº 22, Buenos Aires, 10 de agosto de 1884.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Légende Imagen 9 – El Americano, a. I, nº 37, Paris, 4 de diciembre de 1872.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Légende Imagen 10 – El Americano, Paris, 1872.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Imagen 11 – El Americano, Paris, 1872.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Imagen 12 – El Sud Americano, a. I, nº 24, Buenos Aires, 5 de julio de 1889.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 2,1M
Légende Imagen 13 – El Sud Americano, Buenos Aires.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/70851/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sandra M. Szir, « Imágenes y tecnologías entre Europa y la Argentina. Migraciones y apropiaciones de la prensa en el siglo XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 06 juin 2017, consulté le 18 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/70851

Haut de page

Auteur

Sandra M. Szir

Universidad de Buenos Aires
Universidad Nacional de San Martín
sandraszir23@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page