Navigation – Plan du site
Colloques | 2017
Session 4 – Généro, Mujeres y derechas
Vera Larisa García Núñez

Las mujeres del Partido Acción Nacional : entre la beneficencia y la participación política (1939-1946)

[02/10/2017]

Résumés

En 1939, algunos personajes de la vida académica y política mexicana, como Manuel Gómez Morín y Efraín González Luna, fundaron el Partido Acción Nacional (PAN). En el seno de este emprendimiento político se crearon las secciones femeninas. Sus proyectos combinaron actividades de carácter asistencialista, caritativo y de beneficencia, con labores eminentemente políticas, como repartición de propaganda, divulgadoras de los principios del partido y promotoras del voto. Varios de sus miembros provenían de la Acción Católica Mexicana. En este sentido, la ponencia postula que la elección de las mujeres para llevar a cabo estas actividades no fue casual y, por el contrario, responde a una forma particular de concebir la ciudadanía femenina, no solamente a través del ejercicio del sufragio o la función pública, sino por medio de la acción social.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Hernández, Tania, Tras las huellas de la derecha, México, ITACA, 2009, p. 59.

1En septiembre de 1939, algunos personajes de la vida académica y política mexicana, como Manuel Gómez Morín y Efraín González Luna, fundaron el Partido Acción Nacional (PAN). Algunos objetivos esenciales del partido fueron la búsqueda del bien común, la formación de la consciencia ciudadana y, sobre todo, la enmienda de la corrupción del régimen revolucionario. A sus miembros fundadores los unía también su origen de clase media y urbana,1 su formación universitaria, la práctica de la religión católica, la identificación con el hispanismo, entre otras características.

  • 2 Loaeza, Soledad, El Partido Acción Nacional : la larga marcha, 1939-1994. Oposición leal y partido (...)
  • 3 Hernández, op. cit., p. 25 y 41. Loaeza, op. cit., p. 116.

2En términos generales, Acción Nacional se definió a sí mismo como un partido de ciudadanos, aunque el régimen revolucionario lo llamó reaccionarios, conservadores y fascistas. Soledad Loaeza considera que no se trataba de un partido socialcristiano o democratacristiano ni que buscara servir a la Iglesia, aunque asegura que algunas de las ideas vertidas en la encíclica Rerum Novarum impregnaron los principios del partido.2 Por otro lado, tanto Loaeza, como Tania Hernández, ubican a Gómez Morín dentro de una derecha católica liberal, pues si bien veía al catolicismo como parte de la nacionalidad y de la identidad política y cultural, tenía una visión secularizada de la política.3

  • 4 Loaeza, op. cit., p. 107.

3A pesar de la filiación católica de sus miembros, no tenían como objetivo crear un partido confesional, sino uno de minorías excelentes. Esto implicaba el predominio de los universitarios, es decir, de personas preparadas profesionalmente, los cuales llevarían al país a la modernización. Asimismo, Gómez Morín “No pretendía formar un partido de católicos, sino, en todo caso, para católicos.”4

  • 5 Hernández, op. cit., p. 68.

4Hernández señala que “la élite del PAN defendió la idea de que la nación estaba formada por individuos iguales ante la ley, por ciudadanos”.5 Ellos se encargarían de gobernar y de participar en otros aspectos de la vida pública. En este sentido, pugnaban por un régimen civil, pues reprobaban que fueran militares quienes ocuparan los puestos públicos. Asimismo, criticaron la utilización de los beneficios sociales como moneda de cambio.

5Los panistas fundadores asentaron en documentación diversa sus motivos para fundar el partido, así como los principios que lo sostuvieron al momento de su creación :

  • 6 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Tabasco/1939-1982, (...)

“Sus principios son : la persona humana, su eminente dignidad, los derechos esenciales que le corresponden y la Nación entendida como una realidad viva, orgánica, varias veces secular, con un destino propio. (...) La persona humana entendida en una forma integral (...) con un destino espiritual y físico que cumplir, no aislada sino reunida en una serie de comunidades, la familia, la profesión (...). La Nación (...) con una realidad que supera a toda división en parcialidades, grupos, clases o regiones. (...) El reflejo de estos principios en el campo político significa la realización del bien común.”6

  • 7 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional del Distrito Federal/ (...)

6Respecto a sus objetivos concretos, en 1941 aseguraban que tenían tres tareas fundamentales : derogar el artículo 3° “y su substitución por un texto que garantice los derechos de la familia en materia de enseñanza, lograr la expedición de una ley electoral que haga posible y eficaz el ejercicio del voto, y realizar una gigantesca tarea de organización de la vida municipal en México.7 Estos objetivos se hicieron extensivos a las secciones femeninas del partido y su trabajo se enfocó a su realización.

  • 8 El voto a nivel municipal se otorgó en 1946 y a todos los niveles en 1953.

7En ese sentido, la adhesión de mujeres a Acción Nacional por medio de las secciones femeninas sugiere algunas interrogantes : ¿ejercieron en la práctica una forma de ciudadanía particular ?, ¿por qué consideraron necesaria la participación de mujeres los fundadores del partido ?, ¿en qué términos fueron consideradas militantes en contraste con sus compañeros varones ? Estos cuestionamientos guiarán el trabajo para identificar elementos de práctica ciudadana en un contexto en el que las mujeres no tenían derecho al sufragio a ningún nivel. Es decir, las miembros de la sección se convirtieron en militantes de un partido político en un periodo en que la ciudadanía política de las mujeres no se encontraba reconocida constitucionalmente.8

  • 9 Mejía, María Ignacia, “Una boleta de votos en manos de una mujer mexicana, es garantía de Patria”, (...)
  • 10 Buchelli, Rebeca, “¿Feminismo o feminidad ?”, La Nación, n° 18, 1942, p. 20.

8Por otro lado, se trataba de mujeres que profesaban la fe católica e incluso varias de ellas se habían formado en las filas de la Acción Católica Mexicana (ACM). Es por ello que compartían una serie de valores que guiaban su actuación en el ámbito público, tales como la caridad y el bien común, conceptos recurrentes tanto en las reuniones de la ACM, como en los principios de la asociación femenina del partido. En este sentido, las militantes panistas describían su labor dentro del partido recuperando la jerga religiosa, equiparándola a un apostolado.9 En este fervor católico, y con el fin de concertar con corrientes de pensamiento progresistas, incluso se construyó un discurso ecléctico en el que se plantearon la práctica de un feminismo cristiano.10

La ciudadanía de las mujeres en el México posrevolucionario

9La ciudadanía es, por una parte, un concepto sobre el que se reflexiona teóricamente, respecto a sus características, sus formas ideales y su significado e implicaciones ; pero es también un conjunto de prácticas determinadas por el contexto, las cuales establecen quién es reconocido como ciudadano en un lugar y tiempo determinados. Este reconocimiento implica una serie de derechos y obligaciones, que se ejercen y se cumplen en la sociedad en la que viven esos ciudadanos. Si bien existen diversas discusiones, una primigenia es la que busca saber de dónde emana la ciudadanía, si del Estado o de la sociedad ; es decir, quién embiste como ciudadanos a ciertas las personas y bajo qué preceptos.

10En este sentido, considero las mujeres de Acción Nacional fueron reconocidas por cierto sector social como personas con deberes en el ámbito público y, asimismo, como portadoras de las capacidades necesarias para llevarlos a cabo. Igualmente, considero que la perspectiva histórica brinda los elementos necesarios para establecer caracterizaciones de ejercicios ciudadanos en ciertos contextos ; por ello se recuperan algunos estudios que sirven a este trabajo a continuación.

  • 11 Olcott, Jocelyn, Posrevolutionary Women in Postrevolutionary Mexico, Estados Unidos, Duke Universit (...)
  • 12 Ibíd., p. 6.
  • 13 Ibíd., p. 3.

11En su libro Posrevolutionary Women, in Posrevolutionary Mexico, Jocelyn Olcott estudia el activismo femenino secular a lo largo de los años treinta ; la autora afirma que estas mujeres “practicaron la ciudadanía revolucionaria (...) tanto en el discurso como en la acción”.11 Asimismo, asegura que “En el México posrevolucionario el voto era solo una pequeña parte de las formas en que la gente vivía la ciudadanía”.12 El desarrollo conceptual que ofrece la autora se basa en los planteamientos de Pierre Bourdieu respecto a la relación entre la formalidad de la política y las prácticas cotidianas que le dan sentido, es decir, que más allá de las leyes, las personas “habitaron” la ciudadanía como una serie de procesos sociales, culturales y políticos.13

12Así como Olcott, en este trabajo postulo que las mujeres militantes del Partido Acción Nacional ejercieron un tipo de ciudadanía particular, no a través del sufragio, sino de sus actividades dirigidas a la modificación del orden social existente para adaptarlo a su ideal de sociedad, el cual, a su vez, estaba determinado por los valores que portaban como parte de un extracto social, económico y cultural específico. Estos valores incluyen la realización de la persona humana, la consecución del bien común, el reconocimiento de la familia como la indicada para formar a las personas, entre otros.

  • 14 Véase Blasco, Inmaculada, “Ciudadanía y militancia católica femenina en la España de los años veint (...)
  • 15 Blasco, Inmaculada, “Ciudadanía y militancia católica femenina en la España de los años veinte”, en (...)

13Por otro lado, retomo también los postulados de Inmaculada Blasco para el análisis de las mujeres católicas españolas de los años veinte, como un caso de estudio similar al que nos ocupa.14 La autora se posiciona contraria a la idea de que las mujeres fueron manipuladas por la jerarquía eclesiástica para su movilización y, por el contrario, que “la participación pública de las mujeres en el seno del movimiento católico trajo consigo la politización de las mismas, así como su asimilación de ciertos elementos del discurso feminista entendidos y adaptados desde las premisas del ideario católico.”15 Como se verá más adelante, las mujeres de Acción Nacional también reflexionaron respecto a los preceptos del feminismo y cómo era entendido por ellas de acuerdo a sus principios religiosos.

14Otro punto de encuentro con el trabajo de Blasco, es el convencimiento de la utilidad social de las mujeres, su experiencia en ese ámbito y la obligación de brindar ese servicio a “la patria”. Asimismo, hay coincidencia en el caso español y el mexicano en la negación del voto a las mujeres por la supuesta manipulación de la Iglesia para dirigir sus elecciones. La explicación para este impedimento se ha encontrado en el miedo al conservadurismo femenino. En esta interpretación, los revolucionarios en el poder temían que, al otorgarles el sufragio, las mujeres obedecerían a la jerarquía católica y con ello esta institución lograra controlar el poder político.

  • 16 Forment, Carlos, Democracy in Latin America, 1790-1900, Estados Unidos, The University of Chicago P (...)
  • 17 Se encontró evidencia del establecimiento de un servicio médico, un despacho jurídico y un servicio (...)

15Por otro lado, se retoma la propuesta de Carlos Forment para comprender algunas formas de manifestación pública y de organización que redundaban en el ejercicio de la ciudadanía. Éstas eran esencialmente la publicación y circulación de la prensa, la manifestación en espacios públicos y la unión de un grupo de personas en asociaciones civiles. Si bien Forment se enfoca en organizaciones del siglo XIX, su interpretación funciona para el caso de estudio de este trabajo, pues demuestra que había personas convencidas de que el cambio social era posible desde la propia sociedad. Eran en muchos casos asociaciones de ayuda mutua, en donde los miembros fungían como brindadores de un servicio a la vez que beneficiarios.16 Fueron precisamente la asociación y el establecimiento de recursos de reciprocidad, prácticas que dieron forma a Acción Nacional en sus inicios.17

16En este sentido, considero que estas prácticas asociativas sirvieron para ejercitar la práctica política de las mujeres, pues eran espacios de aglutinación, discusión, planeación e intercambio de ideas. Asimismo, en el caso de las mujeres de Acción Nacional, la formación de algunas de ellas en Acción Católica Mexicana habría enseñado la disposición jerárquica de una organización.

17Estas tres propuestas interpretativas sirven como fundamento para la argumentación sobre el ejercicio ciudadano realizado por las mujeres de Acción Nacional, a través del asociacionismo, de la construcción de un discurso propio retomando principios de corrientes de pensamiento diversas, de la injerencia en la opinión pública por medio de publicaciones periódicas y de su incidencia directa en la sociedad, por medio de sus trabajos de saneamiento social. Es decir, ampliando el espectro del ejercicio de la ciudadanía más allá de la práctica electoral.

Secciones Femeninas del PAN

18La adhesión de las mujeres al partido no fue una decisión casual, improvisada ni tardía ; esto lo prueba la circulación del folleto “La Misión de la Mujer en la Vida Nacional” desde mayo de 1939 y el intercambio de misivas que mencionan el deseo de conformar las secciones femeninas. Es decir, en meses anteriores a la constitución formal del partido en septiembre de ese año. Asimismo, la cercanía entre las fechas de fundación del partido y la celebración de la primera asamblea general de la sección femenil, el 16 de noviembre de 1939, demuestran el involucramiento de mujeres desde la planeación.

19En uno de los documentos para constituir la sección, se indica que debe respetarse la estructura jerárquica del partido y que los grupos de mujeres deben seguir los lineamientos que siguen las otras secciones del mismo. La labor de los grupos como célula de trabajo, tenía una importancia fundamental, pues sus tareas se realizaban

  • 18 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Se (...)

20“tanto para crear y fomentar el espíritu de organización, el hábito de disciplina, cuanto para realizar toda aquella labor -de ilustración, de impulso, de trabajo eficaz, constante y distribuido- (...) exigida por la naturaleza misma de una institución que aspira a la creación de cuadros firmes”.18

21Es notable que en los mismos lineamientos prevén la posibilidad de que haya mujeres afines a los principios del partido, pero que por motivos diversos no quieran o no puedan afiliarse al mismo. En este sentido, indican que, como simpatizantes, ellas pueden brindar apoyo moral y económico a la organización.

22Por otro lado, señalaban que la sección debía conducirse de acuerdo a la concepción que el partido tenía del papel que la mujer debía desempeñar en la nación. Estas especificaciones son notables, porque afirman que las cuestiones públicas son asunto de interés para las mujeres, que “la mujer no puede considerarse ajena a los intereses y problemas nacionales, porque también ella debe reconocer las exigencias impuestas por el Bien Común”. Asimismo, algunos planteamientos buscan desvincular asuntos del sexo masculino : “porque el verdadero patriotismo -que es ante todo conciencia del deber para con la Patria y decisión de cumplirlo- no es patrimonio exclusivo del varón”.

23Encontramos también una postura ambivalente en la que las mujeres se conciben como la columna vertebral de los hogares y como depositarias y transmisoras de los valores fundamentales para la subsistencia de la patria, pero, al mismo tiempo, les parece necesario que tomen conocimiento de los problemas nacionales y políticos y que se involucre en sus soluciones. En síntesis,

  • 19 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, subsección : Organización, serie : Comité Regional del Di (...)

“Que, sin abandonar ni menospreciar su tarea esencial que la liga a la vida doméstica, al hogar, la mujer, convenientemente preparada, puede y debe ir a otros campos de actividad : al campo vastísimo de la acción social y aun al campo propiamente político, cuando por política se entiende ‘la implantación de un orden fecundo para el bien común’.”19

  • 20 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, subsección : Organización, serie : Comité Regional del Di (...)

24Había tareas concretas que se vislumbraron para ellas : invitar y organizar grupos, distribuir propaganda, vender el Boletín del partido, realizar pláticas a grupos, llevar a cabo actividades para recaudar fondos para el partido, atraer socios varones al partido, entre otras actividades. Asimismo, se hablaba de que las mujeres del partido contribuirían a la recuperación de la “virilidad ciudadana”. Este concepto implicaba una virtud perdida por los hombres mexicanos y que en esos tiempos aciagos hacía mucha falta. De acuerdo a sus propias expresiones, esta recuperación se lograría al “emplear el influjo femenino (...) para impulsar, para lanzar a los ciudadanos al cumplimiento del deber político, para hacerles que sacudan su inercia, que superen sus temores, que venzan su egoísmo, para contribuir así al florecimiento de esa gran virtud cuya ausencia tanto ha herido a México : LA VIRILIDAD CIUDADANA."20

  • 21 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Se (...)

25Desde su conformación, el partido también se concibió como un espacio de formación política. En un memorándum sobre organización de las secciones femeninas se asentó que para ser jefa de grupo se debía tomar un curso de preparación de jefes y lo mismo ocurría para aquellos que quisieran distribuir propaganda, quienes debían inscribirse en los grupos de preparación de propagandistas.21

26Respecto a los motivos de las mujeres para adherirse al mismo, considero que había en ellas una genuina preocupación social y encontraron dentro del partido una estructura organizativa para aliviar algunos males de la sociedad. Sus métodos de intervención respondieron a los recursos que ellas conocían por su experiencia previa, que fueron, sobre todo en los primeros años, alivios temporales, característicos de las actividades benéficas : donaciones de ropa, juguetes y dinero, colectas, etcétera. Además, en muchos casos eran profesoras que se encontraban en contacto con las problemáticas sociales.

27Por otro lado, para aquellas que eran esposas o familiares de un militante varón, el partido brindaba la oportunidad de hacer trabajo social en un ambiente familiar. La equiparación de elementos del ordenamiento público con aquellos del ámbito doméstico era constante en los discursos del partido ; por ejemplo, el municipio era comparado con el hogar y por ello se consideraba el espacio de trabajo político ideal para las mujeres. Aunado a todo lo anterior, se puede inferir que su deseo de participar políticamente se sustentaba en su identificación con los principios ideológicos de Acción Nacional, cercanos, en ciertos aspectos, con los postulados del catolicismo.

  • 22 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Guerrero/1939-1945 (...)

28Si bien se han encontrado listas de mujeres que se afiliaron al partido por medio de la sección femenina, hasta el momento no se tienen datos amplios sobre su identidad. Gracias a la documentación de los comités estatales se sabe que algunas de ellas ejercían una labor profesional, como médicas y profesoras,22 mientras otras eran obreras. Algunas de ellas, sin embargo, fueron figuras activas en el trabajo interno del partido y destacaron por su cercanía con los líderes, por su elocuencia como oradoras y escritoras y su desempeño como jefas de grupos femeniles.

29Respecto a las primeras, generalmente se refieren a ellas como señoras o señoritas, acompañado, si es el caso, del apellido del marido o de la indicación de viudez. Algunas tenían una relación conyugal, de parentesco, amistad o noviazgo con algún militante masculino. Esto no es extraño, pues Acción Nacional se conformó en sus inicios por medio de redes sociales. Como ejemplo emblemático se encuentran la madre y la esposa de Gómez Morín, Concepción Morín y Lidia Torres, quienes estuvieron presentes en la asamblea constitutiva del partido como fundadoras. Torres, además, fue miembro del comité directivo de la Unión.

30El segundo grupo lo constituyen mujeres panistas que resaltan especialmente, como Ana Salado Álvarez, Amelia Sodi, Luisa Isabel Salas y María Ignacia Mejía. Las primeras tres fueron fundadoras del partido, si bien Mejía se incorporó desde 1939 en el comité regional de Michoacán, para convertirse en una de las piezas más importantes del partido. Ellas fueron figuras emblemáticas de liderazgo, posicionamiento político y militancia activa. Fueron también mujeres con grado de educación superior o con títulos técnicos, lo cual les dio elementos para construir discursos reflexivos respecto a su papel en la vida política. Revisar someramente su trayectoria de vida permite observar ciertas similitudes que quizá explican los intereses que compartieron.

31Ana Salado Álvarez fue la autora del folleto “La Misión de la Mujer”, que, es posible asegurar, es el primer producto de propaganda generado por el partido dirigido expresamente a las mujeres mexicanas. Es, incluso, uno de los primeros folletos del partido en general, pues se puso en circulación desde mediados de 1939 y, de acuerdo a la correspondencia del periodo, se envió generalizadamente a los comités regionales que se encontraban en funcionamiento, por lo cual se infiere que tuvo una amplia difusión.

  • 23 Pérez Franco, Aminadab, Quiénes son el PAN, México, Partido Acción Nacional, Fundación Rafael Preci (...)

32El perfil de Salado corresponde con la caracterización de los panistas que han hecho las autoras citadas antes : de origen urbano, con estudios superiores y de clase media. Estos rasgos resultan más peculiares en el caso de las mujeres, pues en esa época no estaba generalizada la educación superior entre ellas. En cambio, Ana Salado estudió el bachillerato en Bélgica y periodismo en la Academia de Cultura Femenina en la Ciudad de México.23

  • 24 Ibíd., p. 319 y 320.

33Amelia Sodi, por su parte, fungió como jefa de la sección femenina nacional entre 1939 y 1940. Si bien su educación escolar llegó hasta el sexto año de primaria, obtuvo títulos en diversos campos : cultora de belleza, directora de educación física del Sistema Mc Levy, técnica en electrólisis Hoffman y maestra acuática en el Sistema Mr. Cureton. En el caso de Sodi, lo que más resalta es su involucramiento en asociaciones sociales diversas, como la Asociación de Ayuda Social de la Colonia La Balsa y en la Asociación Pro Derechos de la Mujer, así como en la fundación de instituciones para la formación y el esparcimiento femenino, como el Instituto Juana de Arco, el Instituto Esparta y el Club Deportivo y Cultural Femenino.24

  • 25 Ibíd., p. 306.

34En su caso, Luisa Isabel Salas estudió en la Escuela Normal Superior, donde se especializó en el campo de la historia. En su trayectoria resalta su militancia en organizaciones católicas : en la Unión Nacional de Estudiantes Católicos (UNEC) y de la Acción Católica Mexicana (ACM). Además de ser fundadora del partido, Salas fue presidenta de la Comisión Femenina en los años cincuenta.25

Ilustración 1 – Ignacia Mejia. Archivo Fotográfico de la Fundación Rafael Preciado Hernández

35Por último, María Ignacia Mejía fue también maestra normalista. Según Gerardo Ceballos,

  • 26 Ceballos, Gerardo, María Ignacia Mejía : mujer, pensamiento y acción [en línea], México, sitio del (...)

“En esos años intenta profesar como religiosa pero no es posible, y al regresar a la casa paterna se destaca como presidenta diocesana de la Juventud Católica Femenina de México (JCFM) y como militante de la Acción Católica Mexicana (ACM)”.26

36Dentro del PAN fue consejera regional e integrante del Comité Directivo Regional en Michoacán de 1939 a 1961 y presidenta fundadora de la Sección Femenina del PAN en ese estado.

Ilustración 2 – Isabel Salas. Archivo Fotográfico de la Fundación Rafael Preciado Hernández

37Estas mujeres se encontraron en la cúpula del partido, escribiendo y pronunciando discursos en las asambleas. Cursaron carreras y estudios diversos, pero, en términos generales, recibieron una formación escolar superior a la de otras mujeres de su tiempo. Estuvieron, asimismo, involucradas en asociaciones sociales organizadas con fines específicos y en organismos de naturaleza religiosa. Considero que estas características las definieron para concordar con los principios de Acción Nacional y, como resultado, afiliarse al partido para realizar sus aspiraciones de incidencia social.

  • 27 Olcott, op. cit., p. 4.

38Dos de los cuestionamientos que guían este trabajo están estrechamente vinculados : ¿por qué consideraron necesaria la participación de mujeres los fundadores del partido y en qué términos fueron consideradas militantes, en contraste con sus compañeros varones ? Indudablemente existió una ambivalencia en el sentir respecto a la participación de las mujeres en la política. Como lo señala Jocelyn Olcott, “Observadores de todos los lados de la ‘cuestión de la mujer’ asumieron que el encuentro entre ‘mujer’ y ‘política’ tendría un efecto similar a dos objetos colisionando. Los desacuerdos se centraban en si la mujer redefiniría la política mexicana o el envolvimiento político alteraría la naturaleza de las mujeres.”27

39Esta preocupación por la eventual corrupción femenina parece no haber afectado a los panistas, pues asumían que ellas entrarían en el ámbito de una forma muy particular :

  • 28 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Zacatecas/1939-194 (...)

“Acción Nacional, aún cuando es un Partido político, incluye una Sección Femenina, no naturalmente para que las mujeres se mezclen en las bajas combinaciones de lo que indebidamente se ha entendido hasta ahora por ‘política’ entre nosotros, sino para que dentro de su esfera y sus posibilidades de influencia, que son inagotables, ayude a nuestra tarea que es fundamentalmente de dignificar la política y colocarla en el plano que le corresponde, como arte de realizar el bien común de la Nación y el individual de los ciudadanos.”28

40En un discurso de 1941, un militante del partido expresó las características de la participación femenina :

  • 29 Hidalgo Ramírez, Antonieta, Las mujeres en Acción Nacional. 60 años de trabajo y consolidación polí (...)

“Y no pide el Partido a las mujeres de México actitudes fuera de su carácter que lesionaran su feminidad y su natural proceder y situación. Les pide, simplemente, que actúen como madres, como hermanas, como hijas, como novias, como amigas, pero encaminando su esfuerzo su generosidad y su amor, no, solamente, hacia los fines meramente individuales sino al fin supremo de la felicidad de este gran hogar que es la patria”.29

41De hecho, pensaban que su postura ejemplar sería la propaganda más importante del partido y que sería

  • 30 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Se (...)

“la más clara y cumplida demostración de que la mujer mexicana puede interesarse en los problemas sociales, en la vida política de la Nación y actuar en ella, sin mancharse, sin perder, antes al contrario[,] acrecentando (...) el tesoro de sus virtudes, de las auténticas y tradicionales virtudes de las genuinas mujeres mexicanas.”30

42Se debe mencionar también que vislumbraban la posibilidad de que ellas entraran en la política en los mismos términos que los hombres. Así lo expresó el 1 de junio de 1939 el jefe del comité organizador de Acción Nacional :

  • 31 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Se (...)

“Aquellas de ustedes, pues, que quieran hacerlo en las formas normales de la actividad política, que tengan capacidad y propósito de hacerlo así, serán bienvenidas a Acción Nacional. Pero quiero recordar que no sólo se hace acción política de esa manera, y que hay otras formas más adecuadas al carácter y a las posibilidades de la mujer. De esas formas, desde luego, la acción social.”31

  • 32 CEDISPAN, Ana Salado Álvarez, folleto “La Misión de la Mujer en la Vida Nacional”.

43En “La misión de la mujer”, Sodi asegura que en los tiempos en que escribe existe una importante inquietud femenina por los asuntos públicos del país. Asegura que nos es posible ocuparse de los asuntos personales, “si la vida completa de la Nación está convulsa, desorientada, física y moralmente en ruinas.”32

  • 33 Olcott, op. cit., p. 4.

44De acuerdo con Olcott, un argumento de las sufragistas era que las mujeres harían la vida política menos fraudulenta y más familiar.33 Siguiendo esta perspectiva, se puede decir que las mujeres del PAN, y los panistas en general, concordaban con la postura sufragista de hecho. En este sentido, se vuelve necesario preguntarse si el sufragio tenía valor, tomando en cuenta que el sistema político mexicano no funcionaba como una democracia ideal, y si lo tenía para todas las mujeres que formaban parte de alguna organización. Si se asume que el medio para acercarse el poder político era a través de los sectores del Partido de la Revolución Mexicana (PRM), pues el voto no fue en buena parte del siglo XX una vía efectiva para incidir en la misma, la organización colectiva parece haber sido el medio ideal de participación, no el individual.

45De hecho, según lo expresaron en su correspondencia, los panistas pensaban que el ejercicio del voto era un derecho más, entre varios que le correspondían a la persona humana :

  • 34 CEDISPAN, Caja : CDR/Veracruz/1939-1945 – Folder : CDR/Ver./1940/1-3 – Fecha : 15 y 19/agosto/1940.

“Nuestro Partido defiende la dignidad de la persona humana dentro de la sociedad, y la debida organización nacional para que por medio de la agrupación ordenada, cada quien pueda cumplir con sus propios fines. De ahí que, el sufragio efectivo (...) no sea precisamente la finalidad única de ‘Acción Nacional’. Necesitamos un ambiente de ordenada libertad para el ejercicio de todos los derechos inherentes a la persona humana y a los grupos sociales.”34

46Por su parte, los principios de la sección femenina muestran cómo la obtención del sufragio no era un elemento de especial importancia para ellas. Incluso consideraban que el voto masculino no era tampoco tan relevante ; los términos en que expresan dichas ideas muestran la conciencia de la falta de efectividad de esa vía de participación política :

  • 35 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, subsección : Organización, serie : Comité Regional del Di (...)

“en las condiciones reales de la vida política de México, no ya el voto femenino, sino el voto simplemente, representa un interés muy secundario cuando lo verdaderamente importante es crear conciencia de ciudadanía, formar una fuerte opinión pública y organizar al pueblo de México para la verdadera acción política, limpia, ilustrada, generosa, decidida, constante (…).”35

  • 36 Hidalgo, op. cit., p. 27.

47En un discurso de 1945, Ignacia Mejía también señalaba la poca importancia que tenía el sufragio a diferencia de otros medios de acción que tenían a mano : “Yo os puedo asegurar que el derecho de votar o ser votadas nos tiene sin cuidado. Porque sabemos que no es el único medio, y ni siquiera para nosotras es uno de los medios principales para obtener la salvación y el engrandecimiento de México.”36

48Finalmente, el sufragio aparece como una cuestión totalmente secundaria para los fines que persiguen. Sus objetivos se dirigen a mejorar las condiciones de vida de las personas más necesitadas y en mejorar la formación de la gente para lograr su incidencia en la política. Se considera que esto responde al funcionamiento del sistema político en el que efectivamente la forma de influir de manera directa no se encontraba en el voto, sino en la participación en organizaciones reconocidas por el gobierno como interlocutoras.

49Las mujeres mexicanas, al no ser reconocidas en la formalidad tuvieron que serlo por medio de sus organizaciones. Tanto mujeres con educación superior, de clase media y urbanas, como mujeres rurales, campesinas u obreras, encontraron en las organizaciones sociales, sindicatos, ligas y alianzas, espacios para entablar relación con el poder gubernamental y en un punto ser reconocidas como actores políticos legítimos. De esta forma, las mujeres de Acción Nacional obtuvieron un nicho de acción donde podían realizar labores consideradas aceptables para su sexo y estaban aglutinadas en una organización, lo que les daba más posibilidades de reconocimiento como actores políticos.

50Tomando en cuenta lo anterior, resulta pertinente preguntar si las mujeres de Acción Nacional ejercieron en la práctica una forma de ciudadanía particular. Considero que sí lo hicieron, por medio de su trabajo constante dentro del partido y en la práctica reflexiva sobre las características inherentes de las mujeres, que devinieron en discursos sobre sus capacidades y obligaciones. Además, la documentación del partido parece indicar que consideraban ciudadanos a aquellos que se interesaran en las cuestiones públicas que afectaban a toda la sociedad, no sólo a aquellos que estaban reconocidos en la Constitución como tales. Con tal definición en mente, las mujeres del partido, y todas aquellas que se involucraran en los problemas del país, podían considerarse parte de la ciudadanía.

  • 37 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Querétaro/1939-194 (...)

51Por ejemplo, en 1941 los dirigentes del partido pusieron en marcha una estrategia para exigir al presidente derogar el artículo 3° que imponía la educación socialista. El plan consistía en enviar tarjetas postales a los comités regionales para ser firmadas y luego enviadas al presidente. En las cartas con las indicaciones señalaban que "deberán ser firmadas por el mayor número posible de ciudadanos mexicanos, hombres y mujeres".37

52Si bien este trabajo se enfoca en la Unión Femenina de Servicio Social, también se toman en cuenta los comités femeninos establecidos en el periodo, pues su esencia y objetivos de organización, eran los mismos : el trabajo conjunto por el mejoramiento social. La aspiración era asociar a la Unión a las mujeres de los comités locales femeninos.

53En ellos las mujeres ostentaron puestos como jefas de grupo, tesoreras y vocales. Si bien muchas veces su integración al partido se circunscribió a las secciones femeninas, también fueron requeridas para trabajar en puestos de los comités regionales en general, supliendo al titular o nombradas directamente para desempeñarse en la posición. Fue el caso de Dolores P. de Pérez, nombrada secretaria de Hacienda del comité local de Parral, Chihuahua ; de Josefina Gutiérrez, quien sustituyó al tesorero en Chihuahua y de Ana Padilla, nombrada provisionalmente Secretaria de Organización y Propaganda en Uruapan, Michoacán.

54También fueron donantes, organizadoras de eventos benéficos, vendedoras de suscripciones de La Nación, distribuidoras de propaganda, delegadas y asistentes a las asambleas, convenciones y consejos. Además, llevaron a cabo tareas eminentemente utilitarias, como preparar y servir la comida en eventos del partido.

  • 38 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Colima/1939-1964 ; (...)

55Por otro lado, es relevante que a veces eran elegidas para constituir un comité regional, porque las consideraban de más confianza que a otros hombres. Así lo indicó un miembro del comité de Colima en febrero de 1940 : “Aún nos faltan otras cuatro personas, para integrar el Comité de seis propietarios y seis suplentes, pero esto se debe a que hemos estado escogiendo muy cuidadosamente uno por uno de los miembros, con el objeto de que el Comité esté integrado por personas activas, honorables, discretas, patriotas, etc.”38 Merecedoras de este reconocimiento fueron Gliceria Cárdenas, María Judith Dueñas e Isabel Rodríguez ; por lo menos una de ellas era titular de una comisión.

  • 39 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Nuevo León/1939-19 (...)

56Para algunas de ellas su involucramiento partidista implicó fuertes represalias. El caso de María de Jesús Adame es un ejemplo : en mayo de 1940 algunas personas saquearon e incendiaron su negocio “por el único delito de trabajar activamente en las labores de Acción Nacional”.39 La respuesta de la dirigencia fue informar a todos los comités regionales para que se solidarizaran con la compañera y denunciaran la agresión con el gobierno del estado de Guerrero y con la Secretaría de Gobernación.

57Otras sufrieron la pérdida de un familiar también como consecuencia de actos violentos. Así le sucedió a Isaura López, quien junto a su esposo era militante del partido ; en noviembre de 1942 escribió a los dirigentes del mismo para exponer su difícil situación, después de que funcionarios del estado de Guerrero asesinaron a su marido por su filiación política. Este caso demuestra un ferviente compromiso con el partido, pues López es firme en su postura a pesar de los acontecimientos :

  • 40 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Guerrero/1939-1945 (...)

“No crea, Licenciado, que estos acontecimientos por demás dolorosos y llenos del mas [sic] horripilante descaro, nos han dado muerte civilmente y que, por ellos dejaremos de continuar la lucha que hemos emprendido. No, aunque quedemos puras viudas, ellas [sic] lo seguiremos sosteniendo y haciendo vivir [...]. Sí, nuestro Partido, “ACCION NACIONAL”, vivirá siempre, será nuestro, como nuestras son las viudas que nos encomendara el Hacedor (...).”40

  • 41 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Coahuila/1941-1944 (...)

58Además, y con una importancia especial, fueron lectoras y colaboradoras del órgano oficial del partido, la revista La Nación. Lo primero lo aseguro por la correspondencia que indica el envío de la publicación a algunas de ellas41 y por los constantes textos reflexivos respecto a los alcances de la participación femenina. Lo segundo, está plasmado en la revista, en los artículos publicados en una sección semi permanente llamada, precisamente, sección femenina. Por último, ellas eran protagonistas también de las noticias que aparecían en La Nación : cuando daban un discurso en una asamblea, cuando eran entrevistadas y cuando llevaban a cabo una reunión femenil.

  • 42 García Arroyo, María Guadalupe, “La mujer en el conflicto actual”, en La Nación, n° 12, 1942, p. 21

59Justamente los artículos escritos por algunas de ellas demuestran concepciones sobre las características inherentes de las mujeres, sus capacidades particulares, diferentes a las de los hombres y los modelos de mujer que consideraban ideales. Ellas hablan de un “inteligencia femenina, [una] inteligencia de la madre y de educadora”.42 Postulaban que las mujeres tenían un tipo de inteligencia particular, pero que en esencia ellas eran iguales que los hombres :

  • 43 María Eugenia (sin apellido), ¿Es temible la opinión de la mujer ?, en La Nación, n° 21, 1942, p. 2 (...)

“La mujer es un ser específicamente igual al hombre y por tanto un ser dotado de inteligencia. Tratándose de una facultad espiritual no puede medirse cuantitativamente, podrán darse únicamente diferencias cualitativas. No se puede discutir si la mujer tiene más o menos inteligencia que el hombre, en cambio es muy amplio el campo para estudiar las características o modalidades propias de la inteligencia femenina.”43

  • 44 Blasco, “Género”, 2005, p. 129.

60Este argumento tiene una base religiosa en la que las personas no pueden ser diferenciadas por su género, pues sus almas son iguales ante dios. Se opone al determinismo científico que postulaba que las mujeres y los hombres eran diferentes por sus atribuciones biológicas. De esta forma, “Ofrecía el pensamiento religioso una ventaja discursiva, porque dignificaba la condición femenina frente a la ‘misoginia científica’.”44

61En estas expresiones públicas se encontraron referencias al feminismo “bien entendido” o, como ellas lo llaman, al feminismo cristiano. En este sentido, la salida del hogar no era una amenaza, si se hacía con base en ciertos preceptos :

  • 45 Indart, María Jesús, “La mujer en la defensa continental”, en La Nación, n° 27, 1942, p. 29.

“Realicemos plenamente nuestra misión nobilísima, volvamos a nuestras tradiciones, que no se oponen, antes suponen un feminismo sensato y bien orientado, siguiendo los gloriosos ejemplos de tantas mujeres ilustres, orgullo de nuestra raza, que plasmaron en su vida el ideal de la mujer cristiana, con la convicción profunda de que realizaremos así la más fecunda labor en bien de nuestra patria.”45

  • 46 Buchelli, Rebeca, “¿Feminismo o feminidad ?”, La Nación, n° 18, 1942, p. 20.

62En un artículo titulado “¿Feminismo o feminidad ?”, la autora reflexiona sobre las diferencias entre el feminismo, al que caracteriza como una lucha constante y fútil por ser igual que los hombres, y feminidad, que le parece el extremo contrapuesto, como la reducción de las mujeres a un ser inútil e incapaz de ocuparse de nada serio. En medio de ambos, encuentra al feminismo cristiano, que “dignifica y eleva a la mujer, sin apartarla de los deberes que le son intrínsecamente propios, cultiva su inteligencia y defiende sus derechos.”46

  • 47 Ibíd.

63Por eso exaltaban la vida de algunas mujeres que desde su visión consideraban ejemplares. La más ejemplar de todas era la madre de dios, la virgen María ; le seguían, entre otras, Isabel la Católica, Juana de Arco y Sor Juana Inés de la Cruz. Resulta revelador que también reconocían a mujeres que no estaban vinculadas a la religión, como Marie Curie y Florence Nightingale,47 es decir, mujeres que habían utilizado su inteligencia y capacidades para contribuir al conocimiento y al bienestar del prójimo.

  • 48 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Asamblea Nacional/Serie : versiones taquigráfic (...)

64Más allá de los discursos, considero que en sus proyectos hay algunas señales de una posición que se desvincula del conservadurismo en el que se encasilla a estas mujeres. Por ejemplo, la idea de establecer una bolsa de trabajo y un servicio de préstamo dirigidos especialmente a las mujeres muestra el deseo de brindarles autonomía y autosuficiencia. Por su parte, Ignacia Mejía celebraba la entrada de las mujeres en las universidades, pues aseguraba que con ello “desplazó al hombre en las oficinas e invadió casi todos sus terrenos. En buena hora que haya logrado estas conquistas[,] por saber más[,] una mujer no es menos mujer, al contrario.”48

  • 49 Presentada en La Nación en el número del 8 de noviembre de 1947.

65Cuando el voto a nivel municipal fue otorgado en 1946, la concepción de las mujeres como agentes de cambio social no desapareció. Por el contrario, las expectativas se traspasaron a la forma en que ellas harían trabajo político en el municipio, de acuerdo a sus capacidades femeninas. Las condiciones, sin embargo, no serían las mismas. Ahora ellas tenían la oportunidad de efectivamente participar en política como sus compañeros varones al presentarse como candidatas y ejercer como votantes. La postulación de la primera candidata del Partido Acción Nacional fue inmediata ; en 1947, Delfina Botello se convirtió en la primera candidata a munícipe para Tacámbaro, Michoacán.49

Consideraciones finales

66Las mujeres de la sección femenina eran reconocidas, por lo menos por sus compañeros de partido, como agentes de cambio social. En este sentido, si bien no podían ejercer el sufragio, encontraban más valor en otras actividades en las que veían una aportación para el mejoramiento del país y, en términos pragmáticos, para aumentar el número de militantes del partido. En su interés por el bien de la nación, su conformación en asociación civil, sus proyectos y sus actividades concretas se encuentra la noción de ciudadanía ejercida que sostiene Olcott, la cual se fundamenta en la práctica, más allá del reconocimiento constitucional. Esto demuestra las formas particulares de las mujeres de ejercer la ciudadanía, las formas diferenciadas de militar en un partido político y los medios para incidir en el ámbito público. Evidencia también que no existe una sola forma de ser ciudadano y, además, que éste estatus no se relaciona únicamente con el derecho a votar y a ser electo.

67Las mujeres del partido, además, reflexionaron sobre su papel específico en la transformación de la realidad nacional, como portadoras de una inteligencia y habilidades peculiares. De acuerdo a algunas de ellas, su aspiración era el ejercicio de un feminismo cristiano, para el cual les servían de inspiración y modelo diversas figuras femeninas consideradas virtuosas.

68Por otro lado, sus opiniones se plasmaron en publicaciones que circularon y se leyeron por otras mujeres, por lo cual sus pensamientos, se infiere, sirvieron para generar inquietudes. Además, aparecieron también en prensa al participar en diferentes actividades del partido, lo cual es también una forma de posicionarse en cuanto a la participación en el ámbito público.

69En suma, se considera que las mujeres de Acción Nacional se convirtieron en ciudadanas activas no solamente por adherirse a un partido político, sino por concertar sus propios fines de acuerdo a una serie de ideales y nociones del deber ser y de un modelo de país, por medio de su asociación, de sus labores de asistencia social, de su intento por incidir en la opinión pública a través de la prensa. De esta forma, puede afirmarse que este caso abona a la idea de que la ciudadanía no necesariamente es otorgada por el Estado, pues las personas son capaces de determinar en qué consiste la adhesión a la nación y de qué forma contribuye a su mantenimiento.

Haut de page

Notes

1 Hernández, Tania, Tras las huellas de la derecha, México, ITACA, 2009, p. 59.

2 Loaeza, Soledad, El Partido Acción Nacional : la larga marcha, 1939-1994. Oposición leal y partido de protesta, México, Fondo de Cultura Económica,1999, p. 110.

3 Hernández, op. cit., p. 25 y 41. Loaeza, op. cit., p. 116.

4 Loaeza, op. cit., p. 107.

5 Hernández, op. cit., p. 68.

6 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Tabasco/1939-1982, expediente : CDR/Tab./1939/1-1, fecha : 31/mayo/1939.

7 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional del Distrito Federal/Subsección : Presidencia/1940-1955, expediente : ODF/P/1940/1-1, fecha : 6/noviembre/1941.

8 El voto a nivel municipal se otorgó en 1946 y a todos los niveles en 1953.

9 Mejía, María Ignacia, “Una boleta de votos en manos de una mujer mexicana, es garantía de Patria”, La Nación, n° 317, 1947, p. 32.

10 Buchelli, Rebeca, “¿Feminismo o feminidad ?”, La Nación, n° 18, 1942, p. 20.

11 Olcott, Jocelyn, Posrevolutionary Women in Postrevolutionary Mexico, Estados Unidos, Duke University Press, 2005, p. 25. Traducción propia.

12 Ibíd., p. 6.

13 Ibíd., p. 3.

14 Véase Blasco, Inmaculada, “Ciudadanía y militancia católica femenina en la España de los años veinte”, en Ayer, n° 57, 2005, p. 223-246 ; “Género y religión : de la feminización de la religión a la movilización católica femenina. Una revisión crítica”, en Historia Social, n° 53, 2005, p. 119-136.

15 Blasco, Inmaculada, “Ciudadanía y militancia católica femenina en la España de los años veinte”, en Ayer, no. 57, 2005, p. 223.

16 Forment, Carlos, Democracy in Latin America, 1790-1900, Estados Unidos, The University of Chicago Press, 2003.

17 Se encontró evidencia del establecimiento de un servicio médico, un despacho jurídico y un servicio técnico de arquitectos e ingenieros, todos ofrecidos por profesionistas voluntarios que eran miembros del partido y dirigidos a atender a los militantes del mismo. CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional del Distrito Federal/Subsección : Presidencia/1940-1955, expediente : ODF/P/1940/1-1, fechas : 6/junio/1949, 8/agosto/1940 y 20/agosto/1940.

18 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Sección Femenina, sub serie : Organización. Documentos relativos a la organización de la Sección Femenina. Fecha : 1939, agosto 9 – 1940, junio 26.

19 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, subsección : Organización, serie : Comité Regional del Distrito Federal, título : Cuestión de Amelia Sodi de Sordo, 1939, agosto 9 - 1940, junio 3.

20 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, subsección : Organización, serie : Comité Regional del Distrito Federal, título : Cuestión de Amelia Sodi de Sordo, 1939, agosto 9 - 1940, junio 3. Las mayúsculas corresponden a la escritura original.

21 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Sección Femenina, sub serie : Organización. Documentos relativos a la organización de la Sección Femenina. Fecha : 1939, agosto 9 – 1940, junio 26.

22 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Guerrero/1939-1945/CR/Gro./1940/1-2/fecha : 8 de julio de 1940. Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Veracruz/1939-1945/CDR/Ver./1945/1-7/ “Lista de los socios adherentes al partido”.

23 Pérez Franco, Aminadab, Quiénes son el PAN, México, Partido Acción Nacional, Fundación Rafael Preciado, Editorial Porrúa, 2007, p. 305.

24 Ibíd., p. 319 y 320.

25 Ibíd., p. 306.

26 Ceballos, Gerardo, María Ignacia Mejía : mujer, pensamiento y acción [en línea], México, sitio del Archivo Tomás Montero, consultado el 11 de agosto de 2015. URL : http://archivotomasmontero.org/site/2012/02/23/maria-ignacia-mejia-mujer-pensamiento-y-accion/

27 Olcott, op. cit., p. 4.

28 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Zacatecas/1939-1948, expediente : CDR/Zac./1940/1-2, fecha : 16/abril/1940.

29 Hidalgo Ramírez, Antonieta, Las mujeres en Acción Nacional. 60 años de trabajo y consolidación política, México, EPESSA, 2000, p. 23.

30 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Sección Femenina, sub serie : Organización. Documentos relativos a la organización de la Sección Femenina. Fecha : 1939, agosto 9 – 1940, junio 26.

31 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, sub sección : Organización, serie : Grupos Femeninos : Sección Femenina, sub serie : Conferencias y discursos, título : Conferencia sobre el tema de la mujer dictadas por los miembros del partido. Fecha : 1939, junio 1 - 1957, mayo 8.

32 CEDISPAN, Ana Salado Álvarez, folleto “La Misión de la Mujer en la Vida Nacional”.

33 Olcott, op. cit., p. 4.

34 CEDISPAN, Caja : CDR/Veracruz/1939-1945 – Folder : CDR/Ver./1940/1-3 – Fecha : 15 y 19/agosto/1940.

35 CCMGM, sección : Partido Acción Nacional, subsección : Organización, serie : Comité Regional del Distrito Federal, título : Cuestión de Amelia Sodi de Sordo. agosto 9 - 1940, junio 3.

36 Hidalgo, op. cit., p. 27.

37 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Querétaro/1939-1945, folder : CDR/Qro./1941/1-4, fecha : 5/noviembre/1941.

38 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Colima/1939-1964 ; expediente : CR/Col./1940/1-2/fecha : 24/febrero/1940.

39 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Nuevo León/1939-1944 ; expediente : CDR/N.L./1940/1-2/fecha : 21/mayo/1940.

40 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Guerrero/1939-1945/ CR/Gro./1942/1-4/ 21/noviembre/1942.

41 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Comité Directivo Regional de Coahuila/1941-1944, expediente : CR/Coah./1944/2-7, "PERSONAS A QUIENES LES ENTREGAMOS LA REVISTA 'LA NACION' Y ALGUNAS OTRAS QUE LA COMPRAN [...]".

42 García Arroyo, María Guadalupe, “La mujer en el conflicto actual”, en La Nación, n° 12, 1942, p. 21.

43 María Eugenia (sin apellido), ¿Es temible la opinión de la mujer ?, en La Nación, n° 21, 1942, p. 20.

44 Blasco, “Género”, 2005, p. 129.

45 Indart, María Jesús, “La mujer en la defensa continental”, en La Nación, n° 27, 1942, p. 29.

46 Buchelli, Rebeca, “¿Feminismo o feminidad ?”, La Nación, n° 18, 1942, p. 20.

47 Ibíd.

48 CEDISPAN, Fondo : Partido Acción Nacional/Sección : Asamblea Nacional/Serie : versiones taquigráficas/1939-1944, folder : PAN/AGO.-V. TAQ./MEX. D.F./160944/1-7, fecha : 16/septiembre/1944.

49 Presentada en La Nación en el número del 8 de noviembre de 1947.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Ilustración 1 – Ignacia Mejia. Archivo Fotográfico de la Fundación Rafael Preciado Hernández
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/71307/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Légende Ilustración 2 – Isabel Salas. Archivo Fotográfico de la Fundación Rafael Preciado Hernández
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/71307/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Vera Larisa García Núñez, « Las mujeres del Partido Acción Nacional : entre la beneficencia y la participación política (1939-1946) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 02 octobre 2017, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/71307

Haut de page

Auteur

Vera Larisa García Núñez

Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora
veralarisa@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page