Navigation – Plan du site
Matilde Flamigni

Nancy P. Appelbaum, Mapping the Country of Regions. The Chorographic Commission of Nineteenth-Century Colombia

Chapel Hill, The University of North Carolina Press, 2016, 304 p.
Référence(s) :

Nancy P. Appelbaum, Mapping the Country of Regions. The Chorographic Commission of Nineteenth-Century Colombia, Chapel Hill, The University of North Carolina Press, 2016, 304 p.

[29/09/2017]

Texte intégral

1El libro de Nancy Appelbaum, historiadora norteamericana especialista de cuestiones raciales, analiza los trabajos de la Comisión Corografica que recurrió el país colombiano a mediados del siglo XIX. Dirigida por el geógrafo, cartógrafo y militar Agostino Codazzi (1793-1859) y subvencionada por el gobierno de la Nueva Granada, la comisión produjo y recogió entre el 1850 y el 1859 una gran cantidad de datos sobre el país latino-americano, que representan una de las principales fuentes del siglo XIX sobre la geografía, la etnografía, la demografía y la economía colombianas.

2A pesar de la relevancia del proyecto y sus resultados, hasta ahora, los estudios sobre la Comisión Corográfica se han ocupado principalmente de los aspectos relativos a la conformación del territorio, a los datos demográficos, económicos y paisajísticos o se han focalizado sobre la biografía de Agostino Codazzi. De este punto de vista, el libro de Appelbaum, al concentrarse sobre los aspectos culturales y sociales de los materiales de la comisión, es esencialmente nuevo y original. Según la autora, la geografía, al igual que otras disciplinas que se afirmaron en el siglo XIX, desempeñó un papel esencial en la construcción de las categorías raciales.

3Peso a no haber conocido la fama de otras expediciones geográficas del siglos XVIII y XIX, la empresa de la Comisión Corográfica se integra en el contexto más amplio de los viajes y las misiones exploradoras que, a partir de la de Alexandre von Humboldt en América entre 1799 y 1803, representa la edad clásica de la geografía científica. Es justo en referencia al empleo de parte de Codazzi del método biogeográfico representado por Humboldt, pero también de la estadística descriptiva utilizada por el geógrafo Adriano Balbi, que Appelbaum presenta como co-ordenador de la comisión, y muchos de los otros protagonistas de las expediciones, en el contexto más amplio de las circulaciones de los saberes que se movieron a nivel global durante el siglo XIX.

4El libro, dividido en ocho capítulos, se abre con dos partes dedicadas respectivamente a la descripción de la composición de la comisión y a la influencia de Humboldt y otros geógrafos del tiempo en los estudios de Codazzi. Los siguientes capítulos se dividen en base a las descripciones de las diferentes regiones estudiadas por la comisión y comparan los territorios y la composición racial de las provincias de la zona andina (cap. 3) con las de las llanuras pacíficas (cap.4) y de Amazonia (cap.6). En el quinto capítulo la autora trata de las consecuencias políticas y económicas producidas por las encuestas de las muchas expediciones, mientras que, en los dos capítulos finales, proporciona un marco de la historia geológica del área andina y las controversias relativas al trabajo y a los resultados de la comisión que siguieron a la muerte de Agostino Codazzi.

5Uno de los mayores méritos del libro es haber evidenciado claramente que entre los principales objetivos de la comisión no había sólo la elaboración de un mapa de la geografía del país, sino también proveer al gobierno colombiano los conocimientos necesarios para administrar la población y el territorio de la nueva nación. El proyecto recogió en efecto una miríada de datos que hubieran permitido construir nuevos caminos de comunicación, de trazar un mapa de los yacimientos mineros, de las tierras incultas y de los recursos de las provincias del país a través de la atracción de trabajadores extranjeros, del desarrollo de los comercios y de la economía. Además, la recolección de datos sobre el número de habitantes por asentamiento, sobre las tasas de mortalidad, natalidad y ocupación permitieron delinear una taxonomía de la población en base racial y étnica. Poniendo el acento sobre las consecuencias culturales y sociales de las expediciones, el libro subraya la evidente paradoja que las caracterizaron: frente al mandato gubernativo según el cual la comisión hubiera tenido que representar una nación homogénea y unida, los informes y los datos parecían en cambio describir un país dividido en regiones extremamente diferentes entre ellas no solo desde un punto de vista económico, sino también de un punto de vista cultural y racial.

6La aparente contradicción resultó sin embargo funcional a la consolidación de la idea de superioridad representada por las provincias andinas - y en particular de la capital Bogotá – y por sus habitantes blancos y mestizos sobre los otros territorios y poblaciones. Adhiriendo a la convicción según la cual el clima tuvo una influencia directa sobre el ser humano, la comisión concluyo que a las mayores altitudes de los Andes correspondía una tipología de habitantes más propensos al trabajo, que se distinguían claramente de aquellos de las llanuras costeras y del interior del país, irremediablemente inactivos y disolutos.

7Al reconstruir el cuadro complejo de la construcción de una nueva nación, Appelbaum insiste mucho en el binomio homogeneidad/heterogeneidad, subrayando el papel de la geografía en el proceso de clasificación de los varios grupos colombianos (blancos, indígenas, negros, mestizos y mulato) en espacios geográficos específicos y en una relación jerárquica con las actividades económicas y los otros grupos. Por este motivo, el libro se vale también de muchas fuentes iconográficas, como las acuarelas de los diseñadores que formaron parte de la expedición, cuyo máximo representante es Manuel María Paz. Utilizando el estilo y los sujetos del arte costumbrista - una corriente pictórica en boga en América latina durante el siglo XIX y que parece referirse a las pinturas de castas españolas en versión nacional-liberal - los pintores de las expediciones representaron muchas escenas que simbolizaban la vida cotidiana de los habitantes de las varias provincias del país. Gracias al análisis de estas acuarelas, Appelbaum logra destacar la construcción de los muchos “tipos” humanos representados y definidos según la raza, el género, las actividades y, por lo tanto, el lugar donde vivían.

8En 1859, Codazzi muere durante una de las expediciones, después haber contraído la malaria, el trabajo de la comisión quedó incompleto. A pesar de que muchos de sus resultados fueron criticados o resultaron imperfectos, las tipologías construidas y reproducidas durante las expediciones tuvieron mucha influencia sobre la división de los espacios y de los recursos económicos dentro del nuevo estado. Como opina la autora, a pesar de los intentos de poner en evidencia su unidad y homogeneidad, las divisiones reveladas por la Comisión contribuyeron a caracterizar por mucho tiempo la Colombia como el “país de las regiones”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Matilde Flamigni, « Nancy P. Appelbaum, Mapping the Country of Regions. The Chorographic Commission of Nineteenth-Century Colombia  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 29 septembre 2017, consulté le 17 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/71471

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page