Academia de Historia de Antioquia.
Conocida también con el nombre de Academia Antioqueña de Historia. Su fundación tuvo lugar en 1903 y su primer presidente fue el médico Manuel Uribe Ángel. Varios de los escritores mencionados en la exposición estuvieron presentes en la primera reunión: Francisco de Paula Muñoz, Camilo Botero Guerra, Andrés Posada Arango y Gabriel Arango Mejía, entre otros. Desde mediados del siglo XIX se dictó la cátedra de Historia Universal en la Universidad de Antioquia y sus catedráticos colaboraron escribiendo asuntos del pasado en las revistas literarias con discípulos que fueron luego miembros de la Academia de Historia. La Academia funcionó durante todo el siglo XX sin interesarse en la formación de una carrera universitaria en esta área.

Anuario Estadístico de Antioquia.
Es esta la primera obra de compilación estadística en la región de Antioquia realizada por el escritor Camilo Botero Guerra en 1888. Fue un trabajo que respondió a importantes transformaciones sociales que se vincularon al inicio del Ferrocarril de Antioquia, al surgimiento y desaparición de varios bancos, al crecimiento significativo de la población, al aumento del comercio, a la fundación de pueblos cafeteros, al continuo incremento de la escolaridad y al sentimiento identitario de las élites que luchaban contra el mote de judíos en medio del aire de bonanza financiera.

Casos y Cosas de Medellín.
Bajo este título publicó Camilo Botero Guerra, inicialmente en varios números de El Trabajo desde 1884 y luego en la revista La Miscelánea, una narración entre crónica y cuento que llamó la atención de algunos críticos de la ciudad. Este último impreso, en 1896 y en la pluma del seudónimo Manuel Antolínez, asegura que Casos y Cosas de Medellín abrió el camino de la literatura regional en tanto que en ella el medellinense pudo ver "retratados no pocos tipos conocidos suyos real y materialmente". Esta obra fue luego, con la primera novela de Tomás Carrasquilla, Frutos de mi Tierra (1896), la que dio pie para empezar a hablar de costumbrismo y regionalismo en Antioquia.

Civilización.
Si bien en uno de los párrafos introductorios se define con palabras de la época esta noción, es interesante, no obstante, presentar lo que el diccionario francés Le Littré (1872) considera: "1. Action de civiliser; état de ce qui est civilisé, c'est à dire ensemble des opinions et des mœurs qui résulte de l'action réciproque des arts industriels, de la religion, des beaux-arts et des sciences. 2. Dans l'école de Fourier, civilisation signifie la période particulière de la vie sociale où sont présentement les nations européennes. Civilisation n'est dans le Dictionnaire de l'Académie qu'à partir de l'édition de 1835, et n'a été beaucoup employé que par les écrivains modernes, quand la pensée publique s'est fixé sur le développement de l'histoire. Paul-Émile Littré, Dictionnaire étymologique, historique et grammatical de la langue française, 1872.

Costumbrismo.
Lo que dice el cubano José Victoriano Betancourt sobre su escritura nos acerca a la obra de costumbres, la que da origen al costumbrismo como fenómeno literario: "Muy humilde es mi pretensión: pintar, aunque con tosco pincel y apagados colores, algunas costumbres, bien rústicas, bien urbanas, a veces con el deseo de indicar una reforma, a veces con el de amenizar juntamente una página". Así, el costumbrismo termina por ser no sólo un estilo literario o una pincelada localista sino también la expresión de una ciudad y la manifestación de un fenómeno urbano que se revierte sobre sus lectores para moldear la ciudad y para retocar, por medio de la ilusión de realidad que se otorga el escritor, un complejo imaginario de identidades.

Élites.
La noción de élite no existe en los diccionarios españoles del siglo XIX. Su origen lo tiene en el francés y sólo pasa a los diccionarios de la lengua castellana en el siglo XX. Le Littré (1872), define élite como " ce qu'il y a d'élu, de choisi, de distingué. Ce qu'il y a de meilleur entre plusieurs individus ou plusieurs objets de la même espèce : l'élite de la 'armée,… ". Esta misma definición la recoge luego la Enciclopedia universal ilustrada, publicada en 1926, pero agregando el carácter polémico que ya se señalaba en la época por parte de los sociólogos y marxistas italianos, en cuanto a las diferentes formas de comprender la noción: "palabra francesa aceptada en casi todas las lenguas modernas para expresar lo escogido, lo mejor de la sociedad, algo así como la aristocracia de la inteligencia y de la voluntad, impulsora, según unos, de todo progreso, y en opinión de otros, mero condensador de las energías y actividades latentes en el cuerpo social". Le Dictionnaire historique de la langue française establece el origen de la palabra al final del siglo XIV para expresar "ce qu'il y a de meilleur" aun refiriéndose tanto a las cosas como a las personas. Para el siglo XVII, en el francés clásico, su significado se refiere exclusivamente a las personas, usándose con frecuencia en compañía de un adjetivo: "élite d'une nation, l'élite ouvrière, intellectuelle", etc., pero sin alcanzar todavía la importancia que obtiene en el seno de las ciencias sociales durante el siglo XX.

Escuela de Minas.
Medellín y la región de Antioquia se constituyeron, dentro del contexto colombiano, en importantes centros mineros desde finales del siglo XVIII. Durante todo el siglo XIX tanto nativos como extranjeros mejoraron las técnicas de extracción de minerales, expresando un gran interés por los conocimientos científicos de la química, las matemáticas, la hidráulica, la metalurgia, la economía, la administración y demás ciencias afines a la ingeniería. En el transcurso del mismo siglo se enseñó mineralogía en la Universidad, pero sólo en 1886 se establece oficialmente la Escuela Nacional de Minas, en Medellín. Los descendientes del presidente, negociante, historiador y profesor Mariano Ospina Rodríguez se encargaron de dirigir, en los primeros años el funcionamiento de la institución, a donde llevaron experiencias adquiridas como estudiantes en universidades de Estados Unidos y Europa

Himno de Antioquia.
"Oh libertad que perfumas// las montañas de mi tierra,// deja que aspiren mis hijos,// tus olorosas esencias,// oh libertad!, oh Libertad!.// Amo el sol porque anda libre,// sobre la azulada esfera,// al huracán porque silba,// con libertad en las selvas.// El hacha que mis mayores,// me dejaron por herencia,// la quiero porque a sus golpes,// libres acentos resuenan.// Forjen déspotas tiranos,// largas y duras cadenas,// para el esclavo humilde,// sus pies de rodillas besa.// Yo que nací altivo y libre,// sobre una sierra antioqueña,// llevo el hierro entre las manos,// porque en el cuello me pesa.// Nací sobre una montaña,// mi dulce madre me cuenta,// que el sol alumbró mi cuna,// sobre una pelada sierra.// Nací libre como el viento// de las selvas antioqueñas,// como el Cóndor de los Andes,// que de monte en monte vuela.// Pichón de águila que nace,// sobre el pico de una peña,// siempre le gustan las cumbres,// donde los vientos refrescan."

Ideales modernizantes.
En este concepto debemos comprender aquello que las élites decimonónicas de la región deseaban ver funcionando armónicamente en todo el orden social. En general, entre los intelectuales de Antioquia, estos ideales englobaban una intrépida mezcla de liberalismo económico, conservatismo político, positivismo académico, planificación urbana y religiosidad católica con un mesurado federalismo que permitiera a la región disfrutar de sus riquezas naturales. Los ideales modernizantes se propagaron por las revistas y se concretaron en la formación de la Sociedad de Mejoras Públicas a principios del siglo XX, para luego verse reflejados en la nueva ciudad que se alzaba entre los escombros coloniales.

Ilustradas.
Las élites ilustradas hacen referencia a ciertos grupos más o menos rurales, como el de Yarumal, que no contaban con imprenta pero permitían la circulación de ideas gracias a sus esfuerzos de sociabilidad por medio de reuniones, tertulias y homenajes a los héroes. Grupos dirigidos por algunos individuos formados en las instituciones universitarias de Medellín o Bogotá, en donde obtuvieron preparación científica e ideológica, pero que al regresar a sus pueblos de origen se veían constreñidos a continuar una educación autodidacta que se alimentaba de los pocos periódicos y libros que llegaban como preciosas mercancías al lado de los víveres y demás objetos del comercio.

Imaginarios identitarios.
Por imaginario entendemos "un conjunto real y complejo de imágenes mentales, independientes de los criterios científicos de verdad y producidas en una sociedad a partir de herencias, creaciones y transferencias relativamente conscientes; conjunto que funciona de diversas maneras en una época determinada y que se transforma en una multiplicidad de ritmos. Conjunto de imágenes mentales que se sirve de producciones estéticas, literarias y morales, pero también políticas, científicas y otras, como de diferentes formas de memoria colectiva y de prácticas sociales para sobrevivir y ser transmitido. Por imaginario identitario comprendemos entonces aquel conjunto de imágenes mentales que se refiere a las representaciones que de sí mismos hacen los grupos sociales."(Juan Camilo Escobar V., Lo imaginario: entres las ciencias sociales y la historia, 2000)

Intelectuales.
La noción de intelectual tuvo una transformación gramatical que la llevó del adjetivo al sustantivo. Proveniente del latín intellectualis, es decir lo perteneciente o relativo al entendimiento, podía significar también lo "espiritual o sin cuerpo". Con ese mismo significado se encuentra en los diccionarios de finales del siglo XVIII y para que empiece a representar al sustantivo, es decir, al individuo "dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras", es necesario esperar el final del siglo XIX, en especial cuando se redactan en Francia los primeros manifiestos de un grupo de escritores alrededor del Affaire Dreyfus y luego en Alemania en 1914 para oponerse a las acusaciones que se le hacían a este país en los comienzos de la Primera Guerra. A partir de allí, la noción de intelectual se vinculó muchas veces no sólo al conocimiento y al cultivo de las letras, las artes y las ciencias sino a la denuncia política y a la toma de partido, o lo que se ha conocido también con el moralista nombre de "compromiso social".

La región de Antioquia.
Es un lugar común entre los historiadores colombianos la idea de que Colombia es un país de regiones. Antioquia constituye en principio una de ellas. No es nuestra pretensión defender esta idea y mucho menos asegurar que la región de Antioquia es una realidad innegable. Creemos que existe como referente, como imaginario y como objeto de estudio. En principio, está ubicada al noroeste del país y su geografía es mayoritariamente andina. Lo que culturalmente se ha reconocido como "región antioqueña" no corresponde con la actual división político administrativa de Colombia en departamentos. En este trabajo consideramos que la región de Antioquia está determinada por las declaraciones identitarias de los intelectuales en las cuales las fronteras y los elementos constitutivos son parcialmente geográficos.

Latinoamérica.
Como Antioquia, la región de Latinoamérica es un imaginario. No existe actualmente un acuerdo entre los americanistas en cuanto a lo que la define. Ha sido además muy común la oposición entre América anglosajona y América latina, oposición creada en el siglo XIX por algunos intelectuales franceses y americanos: "Permitid que insista. (...) tenemos que perpetuar nuestra raza americana latina; que desarrollar la república, desvanecer las pequeñeces nacionales para elevar la gran nación americana, la Confederación del Sur. (Francisco Bilbao, 1856). "Los americanos del norte no han llevado al Nuevo Mundo sino la civilización materialista, fría como el egoísmo, ávida como el lucro, prosaica como el mercantilismo anglo-sajón. Ustedes han llevado las virtudes y los gustos elevados de la raza latina". (Lamartine, carta a José María Torres Caicedo, 1863). "La libertad humana no puede retrogradar después de la gran revolución francesa, de la emancipación de la América anglo-sajona, y de la independencia de las Repúblicas latinoamericanas". (Torres Caicedo, 1865.)

Progreso.
Tal como sucede con la noción de civilización, el texto de la exposición nos aproxima a su significado en la época estudiada. Es evidente que la noción de progreso se convirtió, para las élites intelectuales del siglo XIX, en una herramienta para entender el mundo, clasificarlo, darle sentido y hacerse parte de él. No es nuestro objetivo presentar aquí una definición de la noción y mucho menos hacer un recorrido por las diversas acepciones, para ello podemos remitirnos al libro de François Dagognet: L'essor technologique et l'idée de progrès, (Paris, A. Colin, 1997). En todo caso, para muchos de estos escritores decimonónicos la historia se divide en "pueblos viriles, de movimientos, de decisión y activos, que marchan a la cabeza del progreso, con el espíritu positivista del siglo que agoniza, (...) [y en] pueblos que acaso brillaron y fueron viriles en días mejores..." (El Lápiz, Panamá, 1899)

Raza antioqueña.
Esta idea hace parte del discurso identitario de las élites intelectuales de Antioquia hasta muy entrado el siglo XX. Aun hoy es común oír la referencia a la "raza antioqueña" para explicar fenómenos sociales. Algunos historiadores la han visto como simple sinónimo de "pueblo antioqueño", pero tal vez esa sea sólo una acepción al lado de las que adquiere en la ideología de las razas tan común entre 1870 y 1920. Entre 1908 y 1909 el abogado Libardo López (1870-1959) escribió una serie de artículos en el periódico La Organización que fueron publicados después bajo el título La raza antioqueña (Medellín, Imprenta de La Organización, 1910). Su principal apoyo bibliográfico está constituido por los trabajos de Gustave Le Bon. Por su parte, el genealogista Gabriel Arango Mejía asegura haber escrito su obra "para honra y gloria de mi pueblo y de mi raza, (...) también para probar a muchos que sí es la raza antioqueña de casta limpia española [resaltado en el original] y que los primeros pobladores de nuestras montañas fueron españoles de nacimiento, cristianos viejos, hijosdalgos notorios, y no judíos traídos por Robledo, ni galeotes y presidiarios escapados de España".

Regionalismo.
Este concepto hace referencia a una ideología, pero más especialmente a un sentimiento colectivo. Los regionalismos han sido muy estudiados en la historia de España por su carácter conflictivo frente a la unidad nacional. En el caso colombiano, son las regiones las que se han constituido en objeto de estudio, pero como expresiones "reales" de una manera de ser, como manifestaciones culturales y folclóricas o como posibles divisiones administrativas en el contexto político del país. Sólo el imaginario identitario de los antioqueños ha sido tildado de regionalista y por esa vía se ha efectuado una reducción en el análisis que puede ofrecer la historia de los imaginarios sociales. De todas formas, el análisis regionalista termina por ser sobrepasado gracias a una historia de conexiones en la que las regiones cerradas en sí mismas desaparecen para dar paso a espacios historiográficos complejos en los cuales lo global es más evidente que lo local.

Sagrado Corazón de Jesús.
En la década de 1890 hubo una serie de consagraciones oficiales en diferentes municipios y ciudades de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús. Esta fue una campaña impulsada conjuntamente por la iglesia y el partido conservador, favorecida a su vez por un gran número de asociaciones católicas internacionales que convertían este símbolo en el nuevo escudo protector contra el ateismo y el comunismo. A partir del 20 de julio de 1891 se inició una cadena de consagraciones en las ciudades de Colombia. El Acuerdo 10 de 1892 del Concejo Municipal de Bogotá consagró la ciudad al Sagrado Corazón a partir de las siguientes consideraciones: "1. Que representa a una ciudad que para honra suya tiene la merecida reputación de ser una de las más católicas del orbe; 2. Que es deber de todo pueblo cristiano hacer actos públicos de fe y contribuir a la mayor honra y gloria de Dios; 3. Que la soberanía social de Nuestro Señor Jesucristo debe ser explícitamente reconocida por los gobiernos católicos".La última consagración tuvo lugar en 1992 bajo la presidencia del liberal Cesar Gaviria Trujillo.

Sociedad de Mejoras Públicas.
Fue fundada a partir de las iniciativas de unos cuantos miembros de las élites de Medellín el 9 de febrero de 1899. La justificación de su creación estaba dada por lo que hacían otras ciudades. Por eso quiso que " a semejanza de lo que pasa en los centros civilizados, y aunando los esfuerzos y concentrando las voluntades se organizase una junta encargada de velar por el ornato y embellecimiento de la ciudad". Esta Sociedad trabajó en las primeras décadas de la mano con el Concejo Municipal y fue responsable de la urbanización de muchos de los lotes propiedad de miembros de las élites. De igual manera intervino en la transformación del centro de la ciudad haciéndolo pasar de su antiguo estilo colonial a una vistosa arquitectura de influencia europea en las décadas de 1910 a 1930 y, posteriormente, en las décadas de 1960 y 1970, al funcionalista mundo de los rascacielos norteamericano. La Sociedad publicó a partir de 1911 un periódico llamado Progreso.

Vascos de España.
Después del debate iniciado por la idea del origen judío de los antioqueños desde mediados del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX, sobrevino la hipótesis del origen vasco. De esto se encargaron especialmente dos historiadores norteamericanos: Everett Hagen y Leonard Kasdan. Hagen consultó la guía telefónica de Medellín en 1957 y constató que un 15% de los apellidos era de origen vasco, encontrando luego que dentro de los empresarios este porcentaje de apellidos constituía hasta un 25%, lo que le permitió concluir que la herencia vasca era muy importante para explicar el mayor desarrollo industrial de Antioquia en el contexto colombiano. Estas ideas fueron sustentadas por los representantes de las teorías desarrollistas, quienes buscaron justificar el crecimiento empresarial a partir de "la personalidad de los grupos sociales".

Virgen de la Candelaria.
Después de un duro forcejeo entre habitantes partidarios y opositores Medellín fue erigida en villa en 1675. Anteriormente había sido conocida con el nombre de sitio de Aná. Allí vivían, justo en ese año, 85 cabezas de familia de las cuales 19 eran de blancos, 61 de libres, mestizos y mulatos y 5 de indios. La disputa entre los habitantes se disolvió por medio del acta oficial que la reina madre, María Ana de Austria, y el Conde de Medellín y Presidente del Concejo de Indias, Pedro Portocarrero y Luna, firmaron con el fin de que "los habitantes de dicho sitio acudan al concejo a sacar el título de la Nueva Villa que se ha de fundar en el sitio de Aná". El nombre completo de la villa sería entonces Nuestra Señora de la Candelaria de Medellín, en honor a la virgen que ya adoraban en la región muchos de los creyentes y en agradecimiento a Pedro Portocarrero, conde de Medellín, en Extremadura, provincia de España.

 

Recorrido Temático
Geografía del problema  El fondo del problema
El espejo de las élites  Homenajear los precursores
Las portadas de las revistas   Pintar la música y la literatura
Literatura artes y ciencias   Edificar la ciudad
Entre lo propio y lo ajeno  Tejer la ciudad


Inicio  Bibliografía  Sitios Relacionados
Volver a CERMA
Volver a la Revista