Navigation – Plan du site
Débats | 2011
Atravesando fronteras. Circulación de población en los márgenes iberoamericanos. Siglos XVI-XIX – Coord. Maria Regina Celestino de Almeida et Sara Ortelli
Claudia Salomón Tarquini

Entre la frontera bonaerense y La Pampa Central. Trayectorias y redes de relaciones indígenas (1860-1920)

[29/09/2011]

Résumés

En los estudios sobre incorporación de la población indígena de Pampa y Patagonia a la sociedad nacional, el periodo 1878-1885 - en que se llevaron a cabo las campañas militares conocidas como “Conquista del Desierto” - es considerado un punto de inflexión de insolayable importancia. No obstante, sin pretender negar el impacto que estas políticas tuvieron, una periodización tal descuida el dato de que en la frontera bonaerense eran varios los grupos indígenas que habían perdido su autonomía años antes y residían en puestos militares, conviviendo con otros actores sociales tales como sacerdotes, soldados y autoridades, y en conflicto o alianza esporádica con otros grupos indígenas.

En este artículo, se examinan las trayectorias y redes de relaciones personales de líderes como Manuel Grande, Manuel Ferreyra Pichi-Huinca y Ramón Tripailao entre 1860 y 1920 para comprender de qué manera las relaciones previamente establecidas, en las que influyeron tanto las políticas estatales como las estrategias personales y grupales, marcaron en parte los itinerarios posteriores. El tejido de redes y su anclaje territorial fue fundamental para asegurar una mitigación de las nuevas condiciones adversas.

Haut de page

Texte intégral

1. Introducción

  • 1 Salomón Tarquini, Claudia, Largas noches en La Pampa. Itinerarios y resistencias de la población in (...)

1Los estudios sobre incorporación de la población indígena al estado-nación argentino a partir de fines del siglo XIX vienen constituyéndose en un fértil campo de investigación que permite, en forma simultánea y combinada, ampliar el conocimiento acerca de las complejas trayectorias de sus actores nativos y de las formas de construcción estatal en espacios marginales y en sociedades como las de los Territorios Nacionales. En trabajos anteriores1 se ha sostenido que, en el marco de las políticas de desarticulación de los grupos indígenas – especialmente entre 1878 y 1885, lapso durante el cual se llevaron adelante campañas militares seguidas por su reclusión y deportaciones masivas –, los diferentes reagrupamientos constituidos por los sobrevivientes debieron aprovechar los márgenes de libertad existentes para recuperar cierto grado de autonomía. No obstante, debe tenerse presente que el alcance de estas estrategias estuvo limitado tanto por la inicial distribución forzada de los grupos como por los rencores subsistentes tras las campañas, en las que unos y otros habían participado bien sea incorporados al ejército nacional o bien como parte de aquellos que aún conservaban su autonomía.

  • 2 Sería imposible aquí hacer justicia a la cantidad de trabajos disponibles en esta línea, aunque cab (...)
  • 3 Un antecedente clave en este sentido – para el área de los asentamientos ranqueles – es la georrefe (...)

2Por ello es que la división tajante entre indígenas y criollos se ha revelado artificial en la historiografía más reciente2 y, en cambio, los trabajos se concentran en procurar calibrar los ritmos y características de la inserción de aquella población en la sociedad nacional, recurriendo por ejemplo a enfoques configuracionales. En este sentido, resulta de fundamental importancia prestar atención a la variable espacial3 y a la constitución de redes de relaciones que habrían permitido a los indígenas – sector poblacional subalternizado – la construcción de espacios económicos, políticos y simbólicos durante las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siguiente. Estas redes anclaron en relaciones previas a la pérdida de la autonomía y prefiguraron las morfologías de su inserción en la nueva sociedad, como veremos en el caso de las trayectorias de los grupos de Ramón Tripailao, Manuel Grande, Manuel Díaz y Manuel Ferreyra Pichi-huinca.

  • 4 Gribaudi, Maurizio, “Échelle, pertinence, configuration”, in J. Revel, Jeux d’échelles. La micro-an (...)
  • 5 Amselle, Jean-Loup, “Etnías y espacios: por una antropología topológica”, in J. Amselle & E. M’Boko (...)
  • 6 Boccara, Guillaume, “Antropología diacrónica: dinámicas culturales, procesos históricos y poder pol (...)
  • 7 Poloni-Simard, Jacques, “Redes y mestizaje. Propuestas para el análisis de la sociedad colonial”, i (...)
  • 8 Véanse los estudios compilados en Farberman, Judith & Silvia Ratto (coords.) Historias mestizas en (...)

3Así planteada, la investigación se ubica en la intersección de una antropología topológica, propuesta por Jean-Loup Amselle, y un enfoque historiográfico configuracional, en términos de Maurizio Gribaudi4. El primero de los enfoques se basa en una crítica a la razón etnológica, es decir, al tratamiento de los grupos étnicos como unidades discretas, cerrados sobre sí mismos, caracterizados por una serie de rasgos variables según los casos. En contraposición, ha propuesto aplicar una lógica mestiza que permita estudiar las redes de relaciones entre grupos sociales, atendiendo a las hibridaciones y los contactos. Amselle5 argumenta que una antropología topológica debiera analizar la construcción de series de espacios sociales estructurantes en época precolonial – espacios de intercambio, espacios estatales, políticos y guerreros, espacios lingüísticos y espacios culturales y religiosos-. En esta línea de análisis de las dinámicas de constitución de grupos y de elaboraciones identitarias, Guillaume Boccara6 ha sostenido, refiriéndose a Araucanía y Pampas, que en épocas anteriores a la irrupción española ya existían amplias redes de intercambio y circulación de objetos e individuos entre distintos tipos de grupos y que posteriormente, durante la etapa colonial, los indígenas utilizaron las instituciones imperiales y más tarde nacionales en su favor para gestionar los antagonismos sociales, creando espacios de intermediación y negociación. En esa tesitura y bajo un estudio de redes sociales, Jacques Poloni-Simard7 ha dado cuenta de los procesos de mestizaje de la población indígena en el período colonial en Perú, uno de los escasos antecedentes con que contamos de un trabajo similar al que aquí se propone, aunque los estudios sobre mestizaje no siempre utilizan el modelo de redes8.

  • 9 Nos referimos por ejemplo a los estudios de Zacarías Moutoukias, Beatriz Bragoni, Hernán Otero, Mar (...)
  • 10 Mateo, José, Población, parentesco y red social en la frontera. Lobos (provincia de Buenos Aires) e (...)
  • 11 Véase por ejemplo Vezub, Julio E., “Redes comerciales del País de las Manzanas. A propósito del pen (...)

4En Argentina, el potencial del microanálisis – y del modelo de redes en particular- para generar conocimientos sobre dinámicas sociales permitió su utilización fundamentalmente en el estudio de sectores de elite y de procesos migratorios9 o de una población en su conjunto, la de la campaña bonaerense10. En vinculación con el área temática que nos ocupa, los antecedentes más relevantes en este sentido están constituidos por los análisis de Julio Vezub para el contexto nordpatagónico de fines del siglo XIX11.

  • 12 Los registros nominativos proceden de las actas de bautismo y matrimonio de la parroquia La Inmacul (...)

5En este estudio en particular utilizaremos fuentes de variada procedencia, tales como registros nominativos (actas de bautismo y matrimonio, registros de cambios de domicilio)12, expedientes de asignación de tierras y de mensuras, informes de inspección de tierras, correspondencia, y relatos de viajeros y sacerdotes, entre otros documentos.

2. Redes de relaciones en la frontera bonaerense: inicios de las trayectorias de Ramón Tripailao, Manuel Grande y Manuel Ferreyra Pichihuinca

  • 13 El segundo tramo de las campañas, que tenían el objetivo de derrotar militarmente a los grupos indí (...)

6Para contextualizar las trayectorias de los protagonistas de este proceso, no debe perderse de vista que las relaciones sociales configuradas en la frontera bonaerense fueron variando rápidamente entre 1830 y 1878, año este último en que se dan por finalizadas las campañas militares hasta el Río Negro13.

  • 14 De Jong, Ingrid, “Armado y desarmado de una Confederación: el liderazgo de Calfucurá en el período (...)

7Aunque un relato tradicional – todavía vigente en algunos textos de divulgación- da cuenta de que el líder Calfucurá (o Kallfukura según otras grafías) ejerció una especie de dominio indiscutido a lo largo de esas décadas y hasta su muerte en 1873, estudios más recientes han revisado las estrategias de diferentes grupos indígenas y de sucesivos gobiernos de la provincia de Buenos Aires y luego del estado nacional, para desarticular sus alianzas, captando el apoyo de diferentes contingentes que fueron incorporados como “indios amigos” en distintos momentos14. No obstante, el pase a esta condición no era vista por los propios protagonistas como una situación irreversible y varios de estos grupos oscilaron, como veremos, entre su asentamiento en fuertes militares y sus alianzas con líderes como Coliqueo, Catriel y Calfucurá, cuyas situaciones variaron a su vez en términos de grados de autonomía a lo largo del siglo XIX.

8A continuación, reseñaremos las trayectorias de estos líderes y sus agrupaciones, durante el período 1860-1878.

  • 15 Según Hux, Meinrado, Caciques Puelches, Pampas y Serranos, Buenos Aires: Marymar, 1993, p. 57.
  • 16 De aquí en adelante, para todas las referencias geográficas, remitimos al lector al mapa que acompa (...)
  • 17 La Revolución de 1880 puede ser considerada como el último episodio de las guerras civiles entre la (...)
  • 18 Hux, Meinrado, Caciques Puelches, Pampas y Serranos, Buenos Aires: Marymar, 1993, p. 159.

9Manuel Pichi-huincá (o Manuel Ferreyra Pichihuincá)nació probablemente hacia 1835 (contaba con 60 años en 1895, según el Censo Nacional). Aunque era primo hermano de Juan José Catriel15 y mantuvo alianza con los Catriel hasta fines de la década de 1860, también los enfrentó militarmente en más de una oportunidad en su condición de indio amigo, a partir de 1870. En esa condición, formó parte del contingente que fundó el Fuerte de Puan16 en 1876; en 1879 integró las tropas a cargo de la llamada Conquista del Desierto; y en 1880 fue llevado a Buenos Aires para participar en la revolución17.  Volvió luego a Puan como parte del escuadrón Los Fieles del Sur y permaneció allí hasta 188118. Poco después, ese escuadrón sería trasladado a La Pampa para la fundación de General Acha.

19
  • 20 Meinrado Hux (en Caciques Puelches Pampas y Serranos, Buenos Aires: Marymar, 1993, p. 138) señala q (...)

10Manuel Grande, por su parte, nació probablemente hacia 1810, pues un cronista le asigna alrededor de 70 en 1881, y en 1895 contaba 85, según el Censo Nacional20. Mantuvo alianzas con Calfucurá (década de 1850), con Juan Catriel (al entrar en buenas relaciones con el gobierno de Buenos Aires en la década de 1860) y con Cachul (después de la muerte de Juan Catriel y rotas temporariamente las relaciones con Buenos Aires). Fue apresado y tras recuperar libertad, en septiembre de 1873 se refugió brevemente en las tierras de Coliqueo. Las autoridades bonaerenses, temerosas de que se concretase una alianza con Namuncurá, procuraron neutralizarlo yendo a buscarlo a los toldos de Coliqueo y llevándolo con unas 250 personas que había logrado reunir a las inmediaciones del Fuerte General Paz (partido de Carlos Casares, norte de la Provincia de Buenos Aires). Allí, se le sumó posteriormente Tripailao. Las condiciones de vida en el fuerte no parecen haber sido las mejores dados los escasos racionamientos que recibían. En agosto de 1876, para poder aliviar mínimamente la situación de los suyos, solicitaba al arzobispo Federico Aneiros que intermediase con el gobernador de la provincia:

  • 21 Carta de Manuel Grande al Arzobispo Federico Aneiros, fechada el 05 de agosto de 1876 en el Fuerte (...)

“…para que este Sr. nos dé cuanto antes, como me tiene ofrecido, para mí y mi Tribu, las seis leguas de campo en ‘La Verde’, y de no ser posible en otro paraje, aunque sea en Panaquin. Hace ya tres años que vivimos en la intemperie, y sumidos en la mayor miseria y pobreza, mal pagos y peor alimentados. Consiguiendo el expresado campo, podremos ayudados por el Superior Gobierno, poblarlo y sembrarlo, y mejorar extraordinariamente tanto en nuestro presente, como en nuestro porvenir. También contamos desde ya con el favor y protección de S.S.I. para establecer una capilla, a fin de que podamos ser instruídos en la santa religión, católica, apostólica, romana, contarnos entre los más fieles fervorosos de sus hijos, y tener donde dar culto al Dios Todopoderoso. Como se acerca la primavera, desearía poder poblarme en el anunciado campo, pues es el tiempo mejor para cultivar y sembrar la tierra”21.

  • 22 Carta de Manuel Díaz al Arzobispo Federico Aneiros, fechada el 24 de agosto de 1876 en el Fuerte Ge (...)

11Pocas semanas después, su hijo mayor Manuel Díaz subrayaba también en una carta la situación desesperante de las familias al señalar que “nos hallamos diezmados por la viruela por un lado, y atacados por el hambre por otro, pues las familias de nuestras tribus no bajan de trescientas, fuera de los hombres, y no se nos da sino una res flaca por día”22.

12Tras un breve período en que el grupo de Manuel Grande rompió relaciones con Buenos Aires, en noviembre de 1877 se entregaron en Carhué junto con la gente de Tripailao. Participó en las campañas militares de 1879 incorporado a la división de Levalle y marchó hasta el Río Negro. Poco después volvió a Carhué, donde permaneció hasta 1881.

13Como se ha podido observar, los racionamientos a los grupos confinados para servir como parte integrante de las tropas eran mínimos. Hacia fines de abril de  1879, el sacerdote Costamagna visitó el fortín de Carhué, donde se encuentran Manuel Grande y Tripailao como indios amigos, relatando que, a poco de llegar:

  • 23 Citado en Tavella, Roberto J. & Valla Celso J., Las Misiones y los Salesianos en La Pampa, Santa Ro (...)

“…sale a mi encuentro el hijo del cacique Tripanlao, que habla muy bien el castellano. Fue mi providencia. Me recibió muy bien y me acompañó a su padre, haciéndome de intérprete- no menos cariñoso se mostró Tripanlao. Me dijo que era su deseo que todos se instruyeran en la Religión Católica, y recibieron el bautismo. /…/ La miseria reina aquí dueña y soberana. La misma acogida y disposición que Tripanlao me dispensó y encontré en el cacique Manuel Grande. Después de convidarme a tomar un mate, me dio amplia libertad para que instruyera a su gente. Afortunadamente, llegaron los otros dos misioneros, y con su ayuda pudimos bautizar unos cincuenta indios, veinte niños cristianos y al hijo del cacique Tripanlao, a quien también unimos en matrimonio”23.

14El relato demuestra cómo distintos líderes procuraban mejorar al máximo sus relaciones con los sacerdotes, que podrían oficiar como intermediarios para la mitigación de las condiciones de reclusión o realizar gestiones para la liberación de prisioneros. La cálida recepción de Tripailao y Manuel Grande a Costamagna evidencia su propósito cuando un año después los sacerdotes pidieran a las autoridades por la libertad de Manuel Díaz, que había sido apresado y llevado a los cuarteles de Retiro en Buenos Aires. Las expectativas que los indígenas ponían en la eficacia de las solicitudes sacerdotales se fundaban en experiencias concretas: en 1873, monseñor Aneiros había realizado exitosas gestiones ante las autoridades nacionales para que el mismo Manuel Grande fuese liberado de su prisión en la isla de Martín García.

  • 24 “Coronel: Manuel Grande. Comandante: Ramon Tripailá. Mayor: Manuel Ferreyra Pichihuinca. Capitales: (...)

15Hacia principios de la década de 1880, entonces, había quedado constituido el Escuadrón Alsina integrado por miembros de los grupos encabezados por Grande, Tripailao y Ferreira Pichihuinca24.

16En 1882, ese escuadrón sería luego trasladado a General Acha, la primera ciudad fundada en el  denominado Territorio Nacional de La Pampa Central (1884), actualmente provincia de La Pampa.

3. De los traslados forzados a las asignaciones de tierras en la Pampa Central

  • 25 Delrio, Walter, Memorias de Expropiación. Sometimiento e incorporación indígena en la Patagonia, 18 (...)

17El periodo que se extiende entre mediados de la década de 1880 y 1900, en otro contexto ha sido denominado el de los largos peregrinajes25. Se trató, según los casos, de adaptarse a las nuevas condiciones impuestas por los traslados forzados y la reclusión en los campos de concentración o prisión, y de resistirse a los desmembramientos familiares y a la desvinculación de líderes y miembros de cada grupo. Con los prisioneros de las campañas se llevaron a cabo deportaciones masivas que separaron algunas familias de manera definitiva, mientras que sobre los contingentes de indios amigos se impuso una estrecha vigilancia que impidiera movimientos autonómos. En ese contexto, muchos indígenas realizaron esfuerzos por encontrar y reunir a los dispersos, y por reagruparse en nuevos espacios, en condiciones todavía más adversas que las características de los años inmediatamente previos.

  • 26 Ramón Cabral era uno de los líderes ranqueles cuyo grupo había ido perdiendo su autonomía en sucesi (...)

18Hacia General Acha fueron llevadas las familias que integraban los grupos de Manuel Grande, Tripailao y Pichihuinca incorporados del Escuadrón Alsina, pero también – en 1886 – una parte de las de Ramón Cabral y su hermano Linconao Cabral26, que habían mantenido con aquellos relaciones más distantes.

19Hacia inicios de la década de 1890, Juan Ambrosetti, de visita en General Acha, no sólo dio cuenta de la heterogeneidad de su composición poblacional, sino que destacó el relativo buen pasar de Pichihuincá, Tripailao y Linconao Cabral, que tenían, por entonces, cierta cantidad de hacienda, como lo expresa esta exhaustiva descripción que justifica la extensión de la cita:

  • 27 Ambrosetti, Juan B., Viaje a la Pampa Central, Buenos Aires: Imprenta Martín Biedma, 1893, p. 29-30

20“Visitadas las chacras, resolví visitar á los indios, para lo cual acepté la cortés invitación del Sr. Secretario de la Gobernación D.Eduardo Chapeaurouge. Juntos fuimos á ver al Sargento Mayor Pichi-Uincá, uno de los indios más bravos y más fieles al Gobierno, que acompañó siempre con su escuadrón de indios amigos á las tropas de la Nación, agregado á la división del Coronel Salvador Maldonado. Pichi-Uincá (cristiano chico) es de las tribus que vivían reducidas en el Azul, pero muy joven entró al servicio del ejército; tiene una brillante foja de servicios, habla el español con bastante facilidad y hoy se halla revistando en el cuerpo de inválidos, porque los años y los achaques consiguientes á la vida azarosa que ha llevado, no le permiten ya el servicio activo. Ultimamente se casó con una india joven, viviendo ahora dedicado al hogar, cuidando sus intereses, pues posee algunos animales. En General Acha viven otros dos indios que tienen alta graduación militar por haber servido ambos en la filas del ejército; estos son el Comandante Tripailau, también de las tribus del Azul, que sirvió bajo las órdenes del hoy Teniente General D. Nicolás Levalle, quien creo tiene un alto aprecio por él. Tripailau es un hombre entrado en edad, de pera blanca, pero que aún no ha aprendido a hablar en español, así que siempre se hace acompañar por un intérprete. Recuerda á todos los gefes que han servido junto con él y tenía exclamaciones de entusiasmo para algunos de ellos. /…/ Tripailau se halla también atendiendo algunos intereses rurales que posee, y creo que ahora no revista en ninguna de las planas del ejército. El otro gefe que vive en Acha es el Sargento Mayor Linconao Cabral, que perteneció a las tribus ranquelinas y sirvió bajo las órdenes del General D. Eduardo Racedo, cuando la expedición al Desierto. Lincolao [sic] Cabral es hermano del cacique Ramón, que durante muchos años fue gefe de las indiadas del Rincón y á quien el Sr. General Mansilla salvó de la viruela cuando era gefe de la frontera de Río IV.”27

21Sin embargo, la cantidad de hacienda disponible y el hecho de que algunos de ellos conservaran sus grados militares, no garantizaba, al menos en la percepción de los indígenas, la estabilidad del grupo, ni la posibilidad de evitar la desintegración familiar. Estaban presentes aún en su memoria los repartimientos de niños para ser “dados” a los criollos, práctica que se extendió sistemáticamente en el marco de las políticas de desarticulación. Quizás sea por eso que en 1891, llamó la atención de un sacerdote el temor que causaba la concentración de muchas familias. A su llegada a General Acha, los franciscanos le pidieron a Linconao Cabral que reuniera a la gente para bautizarla:

  • 28 Crónica de la misión de los padres Herrera y Quaranta, General Acha, junio de 1891, citado en Depet (...)

22“…éste pronto se puso a la obra, pero al proponérselo a sus hermanos, se encontró con alguna dificultad, que aquéllos temían que al bautizar a sus hijitos, los padrinos se los arrebataran, como les sucedió estando en Sarmiento, muchos años ha, habiendo bautizado a muchos indiecitos, los padrinos se apoderaron de ellos, arrancándolos de los brazos de sus padres, lo que fue una verdadera barbarie.” [Pocos días más tarde], “…vimos venir al Mayor Linconao a la cabeza de la indiada, en número como de 150. Fue sumamente conmovedor ver a tantos pobres indios, los mismos que años no muy lejanos habían sido el terror de todos, ahora se presentaban humildes y sumisos, previa recomendación que no le quitaran los hijitos que tan entrañablemente querían…”28.

  • 29 Según el gobernador Ayala, que eleva su memoria en 1888, los indios “que existen en el territorio, (...)

23Es difícil estimar la cantidad cierta de población indígena en los primeros años del Territorio (1882-1900). Incluso las distintas memorias anuales de las gobernaciones arrojan cifras no siempre claras con respecto a si se contabilizan los residentes de toda la jurisdicción o únicamente los de General Acha. En 1888, el gobernador los estimaba en ochocientos, pero ese número pudo aumentar con posterioridad, si se considera la movilidad producida por las bajas dadas en el ejército y la subsiguiente colocación del personal licenciado como empleados en estancias29.

24Esta dispersión se evidencia también en los informes de los sacerdotes salesianos. Hacia 1891, uno de ellos estimaba el número de indígenas en el Territorio de La Pampa en más de mil personas, ubicadas en buena parte en la zona de General Acha:

  • 30 Informe del padre Quaranta al comisario general de las misiones franciscanas en la República Argent (...)

“El territorio de la Pampa Central tiene una extensión de seis mil leguas cuadradas, con 25.000 habitantes, de los cuales hay mil y tantos indios, casi todos infieles. Estos habitaron hasta el año 1889 en los alrededores de Acha. Todavía hay una ranchería muy numerosa y abandonada, y viven muy esparcidos en distintos establecimientos de la gobernación.”30

25Pocos años después, en 1896, el padre Orsi consignaba alrededor de 2000 habitantes indígenas en todo el Territorio y poco menos de 500 varones adultos en capacidad de portar armas. Orsi también resaltaba la presencia de Linconao Cabral, Tripailao y Pichihuincá en General Acha:

  • 31 Informe del padre Orsi, citado en Massa, Lorenzo, Historia de las Misiones Salesianas en La Pampa, (...)

“Después de habernos desayunado en el hotel, fuimos a reconocer la primer capital del territorio. Hallamos los indios del comandante Linconao, quien fue habilitado por el gobierno argentino; los del comandante Tripailao (no habla una sola palabra en castellano), quien se había entregado al gobierno con toda su gente, y los de Pichi Huinca, dirigidos por Manuel Ferreira, mayor fiel. Todos reunidos estos indios, no llegarían ciertamente a medio millar capaces de armas tomar. Inclusas las quintas, la población llegaría a dos mil habitantes, contando los de las tolderías, que son bastantes”31.

  • 32 Depetris, Jose Carlos, Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apell (...)

26Cabe aclarar que un estudio acerca de la población indígena en La Pampa a partir de un cruce de las cédulas del Censo de 1895 con otras fuentes nominativas – partidas de bautismo, matrimonio y defunción – arroja una cifra similar32.

  • 33 “al día siguiente de nuestra llegada, fuimos a los toldos de los indios, una pobre ranchería en las (...)

27Esta dispersión tenía relación asimismo con un patrón de movilidad espacial que tendremos oportunidad de observar muy a menudo durante toda la primera mitad del siglo XX y que da comienzo a fines de la década de 1880. Finalizado su servicio en las fuerzas militares, la proletarización estacional era prácticamente el único recurso para asegurar la subsistencia33, y más a menudo de lo que hubieran deseado, constituía la opción permanente.

  • 34 Depetris, Jose Carlos, Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apell (...)

28En este contexto, la población de General Acha censada en el radio urbano ascendía a unas 169 personas, sobre un total de 600 en el Departamento Octavo, es decir, la jurisdicción que también incluía la zona rural.34 La información nominal que arroja este censo da cuenta de esa heterogeneidad, pues se encuentran allí familias de los distintos grupos nombrados hasta ahora. Las actas de los cuadernos parroquiales apenas pueden ser de utilidad para distinguir la adscripción étnica: en el corto lapso de 1882-1884, por ejemplo, los sacerdotes los registran como “indio/a argentino/a”, “indio/a”, “natural del país”, “pampa”, o simplemente “argentino/a”.

29Las principales redes que prefiguraron las modalidades de las relaciones en el Territorio de La Pampa se tejieron en este periodo. A modo de ejemplo, puede verse en la Imagen Número Uno que los individuos resaltados en amarillo eran nacidos en Salinas Grandes, donde se asentaban las tolderías de Calfucurá y luego de su hijo Namuncurá hasta 1878. Tras perder su autonomía fueron vinculándose con las familias de Ramón Tripailao y Manuel Grande.

  • 35 Depetris, Jose Carlos, Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apell (...)

30Así, una de las hijas de Ramón Tripailao, Micaela, se casó en 1881 con Juan Marín, nacido en Salinas Grandes y uno de los principales capitanejos de Manuel Grande. De Felisa, otra de ellas, se registran sus nupcias con Agustín Pedernera, que integraba el Escuadrón Alsina, mientras que su hijo Ramón se convirtió en esposo de Juana Pedernera. Una cuarta hija, Rosario, también según constancias de 1881, contrajo matrimonio con Juan Gusman, nacido en Salinas Grandes. Otro miembro de la familia Tripailao, Manuela, fue esposa de Cecilio Unaiche, hijo de Gerónimo Unaiche, capitanejo de Namuncurá y luego de 1879 baqueano del ejército35. Mariano, también hijo de Gerónimo, era el marido de Andrea Pedernera.

31Este panorama de convivencia de grupos que habían ido vinculándose progresivamente o que, por el contrario, apenas se conocían -como ocurría con los ranqueles respecto de los grupos de Manuel Grande y Ramón Tripailao- se modificaría poco después, a medida que fueran obteniendo algunas parcelas en zonas rurales, insistentemente reclamadas desde mediados de la década de 1880.

32

Imagen 1. Red familiar de Ramon Tripailao, 1860-1900 (fragmento)

Imagen 1. Red familiar de Ramon Tripailao, 1860-1900 (fragmento)

Fuente. Elaboración propia en base a fuentes nominativas mencionadas en nota n°12.

4. Hacia nuevos territorios: asignaciones de tierras y reconfiguraciones de redes entre áreas urbanas y rurales

  • 36 Ubicadas en la sección XIV, fracción A, mitad oeste del lote 23 y el cuarto noroeste del lote 3, fr (...)
  • 37 Estas tierras se hallaban en la sección XIV, fracción D, lote 3 (mitad sur y ángulo NE), en inmedia (...)

33El primero en obtener 7.500 hectáreas en propiedad fue Manuel Ferreyra Pichihuincá, en 189636, mientras que a Ramón Tripailao, por su parte, se le otorgaría la misma cantidad  de hectáreas, contigua a las anteriores37.

  • 38 Expediente n° 1150-D, Departamento de Tierras, Colonias y Agricultura, “Díaz Francisco s/tierra par (...)

34Sabemos que algunos miembros del que había sido originalmente el grupo de Manuel Grande -por ejemplo, su hijo Francisco Díaz- también solicitaron tierras en 1896, junto con sus capitanes Pelegrino Diaz, Manuel Diaz, Manuel Chico, Manuel Godoy, en un total de 400 personas38. La respuesta de las autoridades del Territorio no pudo ser más airada: no se concebía la posibilidad de otorgarlas a un grupo, sino a familias aisladas. Años antes, con motivo de un pedido realizado por Lucho Baigorrita – un líder ranquel que finalmente pudo obtenerlas –, las autoridades locales habían traído a colación las concesiones hechas a Namuncurá, Pichi-Huinca y Tripailao para argumentar la inconveniencia de las asignaciones colectivas. Expresaban que habían llegado desde  

  • 39 Expediente n° 1150-D, Departamento de Tierras, Colonias y Agricultura, “Díaz Francisco s/tierra par (...)

“…la provincia de Buenos Aires unos ochenta indios que introdujeron 200 ovejas, y estableciéndose en un campo de la señora de Elortondo, distante del que se les habia concedido, tienen en alarma constante á los pobladores pacificos, que se ven obligados á retirarse con sus intereses para salvarlos de las correrias y depredaciones de aquellos. Estos hechos que vienen a confirmar las previsiones de esta Gobernación, la determinan á insistir en [que] en nombre de los intereses de los pobladores de este Territorio, se evite toda concesion á  los indios en carecer de tribu, pudiendo en cambio el Superior Gobierno acordar toda su protección a los caciques, como individuos y sus familias, lo que se hizo en las concesiones á Pichi Huinca y Tripailao, caciques que no han ocasionado el menor transtorno en las regiones donde se hallan las tierras que se les concedieron.”39

35Con estos antecedentes, la resolución denegatoria de la solicitud en el mismo expediente no ocupó más de ocho escuetas líneas.

  • 40 Sobre las condiciones de instalación en Puelches y el desarrollo de nuevas relaciones en ese contex (...)
  • 41 El listado de petición incluía los nombres de 89 cabezas de familia con la indicación de cantidad d (...)
  • 42 Según expediente de mensura de Colonia Los Puelches, Dirección General de Catastro de la Provincia (...)

36Pero algunos de los familiares del grupo de Manuel Grande obtuvieron campo en la colonia pastoril Los Puelches40, fundada por Francisco Ñankufil Calderón en 1900, en los lotes 20 y 21 de la fracción A, y 1 de la fracción D, todos de la Sección XV. Entre las 470 personas41 que esperaban la concesión de tierras se encontraban Manuel Chico, “Peregrino Grande Díaz”, “Manuel Grande Díaz” y “Francisco Grande Díaz”42. A Manuel Grande se le adjudicó la parcela 42 de esa colonia (lote XV-D-1), aunque en 1900 estará radicado en la parcela 17 (lote XV-A-21). Su rastro se pierde hasta que se consigna su fallecimiento hacia 1911.

  • 43 Informe de Inspección de Tierras de 1920, fs.170vta, Fondo Tierras, AHP.
  • 44 Más datos de Amonao Rosas en Depetris, José Carlos, & Pedro Vigne, Los Rostros de la Tierra. Iconog (...)

37Los ranqueles, por su parte, recibieron adjudicaciones en Emilio Mitre, al noroeste del Territorio, y pocos se encontraban todavía en la ciudad de General Acha hacia 1920. Entre quienes aún residían en esta ciudad, cabe destacar el caso, notable por lo excepcional, de Amonao Rosas, quien para esa fecha tenía una chacra de 100 hectáreas dotada de un encargado, dedicándose a la crianza de cabras43. Amonao era hijo de Mariano Rosas, uno de los caciques ranqueles más conocidos del siglo XIX44.

  • 45 Hemos consultado para este estudio los Informes de Inspección de Tierras de 1909 y 1911 (en Fondo T (...)

38De la población indígena en General Acha poco más puede saberse, pues los informes de inspección disponibles sólo consignan los nombres de propietarios de mejoras según la documentación existente para cada época, y casi nunca los nombres de los inquilinos o encargados ocupantes de las parcelas. No obstante, se desprende de ellos que desde 1882 el ejido urbano fue loteado en 256 manzanas y en 100 chacras adyacentes de un promedio de 100 hectáreas cada una, ubicadas en una posición intermedia entre el sector amanzanado y los campos abiertos de extensiones variables. A quienes habían formado parte del grupo fundador de la localidad, incluidos algunos indígenas, se les otorgaron solares en el área urbana y chacras, y hacia 1920 es posible verlos instalados en las inmediaciones de la localidad, según destacan los informes de los inspectores de tierras45.

  • 46 Informe de Inspección de Tierras de 1920, Sección General Acha, fs. 7 (Fondo Tierras, AHP).

"Muchos indígenas ranquelinos, a modo de reliquia, se [encuentran] a la orilla del pueblo, viviendo como primitivamente en ranchos con latas viejas y manteniendo su sub-sistencia, con los escasos recursos que consiguen obtener con su jornal el marido e hijo mayor, que solo trabaja en la temporada de la esquila. A esta gente que ocupa algunos solares sub-urbanos de la parte oeste del pueblo, debiera otorgarse la tierra a titulo gratuito”46.

39Aunque el inspector se refiriera únicamente a indígenas ranquelinos, lo cierto es que ignoraba la procedencia de las familias, pues entre los datos relevados las había de las más variadas procedencias como hemos visto en los párrafos precedentes. Es posible que el funcionario sólo se guiara por las referencias imprecisas que le transmitían otros pobladores.

5. Consideraciones finales

40Hemos podido observar cómo Manuel Grande, Manuel Ferreyra Pichi-Huinca y Ramón Tripailao pasaron en distintos momentos por la condición de “indios amigos” asentados en la frontera bonaerense o aliados de líderes indígenas que mantuvieron su autonomía hasta bien entrado el siglo XIX, para confluir más tarde en las comandancias de Carhué y Puan, desde donde fueron trasladados a General Acha, reuniéndoselos allí de manera forzada. Con posterioridad y al serles entregadas tierras, construyeron relaciones a partir de las redes tejidas en los años anteriores.

41Las modalidades de su incorporación a la sociedad que se estaba constituyendo en el nuevo Territorio de La Pampa Central estuvieron marcadas por sus trayectorias previas, por las políticas estatales en sus diferentes niveles, y por sus propias estrategias que incluyeron el tejido de redes de relaciones con sacerdotes, con distintos integrantes de los grupos indígenas y – en menor medida – con miembros dominantes de la nueva configuración social, más reacios a acceder a sus reclamos.

42Las indagaciones acerca de estos itinerarios requieren que nos apartemos no sólo de esquemas binarios como indígenas/españoles-criollos, sino también de los clásicos “mapas étnicos” que asociaban a determinados grupos a un territorio específico y una identidad étnica inmutable, tan presentes aún en escritos de divulgación y en las narrativas locales que las reactivan en forma permanente.

43En el año 2007, mantuve una reunión con algunos vecinos de Puelches, en la Provincia de La Pampa, con vistas a la elaboración de un libro acerca de la historia de la localidad. En esa oportunidad, pude observar que el relato lugareño, incesantemente repetido a los visitantes, daba por sentado que Ñankufil Calderón -el fundador del pueblo- y los suyos eran “puelches”. Aunque aún no se habían reconstruido los itinerarios previos de quienes iniciaron ese poblamiento (al menos en términos análogos a los de este artículo), ya imaginará el lector la acalorada discusión en que me vi involucrada cuando pretendí convencerlos de la heterogeneidad poblacional de la zona. Si Albert Einstein decía en 1950 que era más fácil destruir un átomo que un prejuicio, a principios del siglo siguiente los mapas étnicos “clásicos” conservaban la misma fortaleza…

Haut de page

Notes

1 Salomón Tarquini, Claudia, Largas noches en La Pampa. Itinerarios y resistencias de la población indígena (1878 - 1976), Buenos Aires: Prometeo, 2010.

2 Sería imposible aquí hacer justicia a la cantidad de trabajos disponibles en esta línea, aunque cabe aclarar que la mayoría de ellos se refieren a procesos protagonizados por indígenas entre los siglos XVII y XIX.

3 Un antecedente clave en este sentido – para el área de los asentamientos ranqueles – es la georreferenciación de sitios según la documentación disponible, que ha realizado Tapia, Alicia H., Arqueología histórica de los cacicazgos ranqueles, Buenos Aires: Docuprint, en prensa.

4 Gribaudi, Maurizio, “Échelle, pertinence, configuration”, in J. Revel, Jeux d’échelles. La micro-analyse à l’expérience, Paris: Gallimard, 1996, p. 113-139 y Gribaudi, Maurizio, “Avant-propos”, in M. Gribaudi (dir.), Espaces, Temporalités, Stratifications. Exercices sur les réseaux sociaux, Paris: École des hautes études en sciences sociales, 1998, p. 5-40.

5 Amselle, Jean-Loup, “Etnías y espacios: por una antropología topológica”, in J. Amselle & E. M’Bokolo, Au Cœur de l’ethnie, Paris: La Découverte [cito la traducción de María Elena Vela de la cátedra Historia de la Colonización y de la Descolonización, UBA, FFyL, Departamento de Historia, 1995], 1985; y Amselle, Jean-Loup, Mestizo Logics. Anthropology of Identity in Africa and Elsewhere, Stanford: Stanford University Press, 1998.

6 Boccara, Guillaume, “Antropología diacrónica: dinámicas culturales, procesos históricos y poder político”, in G. Boccara & Sylvia Galindo (eds.), Lógicas Mestizas en América, Temuco: Instituto de Estudios Indígenas, Universidad de la Frontera, 1999, p. 21-59.

7 Poloni-Simard, Jacques, “Redes y mestizaje. Propuestas para el análisis de la sociedad colonial”, in G. Boccara & Sylvia Galindo (eds.) (1999) Lógicas Mestizas en América, Temuco: Instituto de Estudios Indígenas, Universidad de la Frontera, 1999, p. 113-138; y Poloni-Simard, Jacques, La mosaïque indienne. Mobilité, stratification sociale et métissage dans le corregimiento de Cuenca (Equateur) du XVIe au XVIIIe siècle, Paris: École des hautes études en sciences sociales, 2000.

8 Véanse los estudios compilados en Farberman, Judith & Silvia Ratto (coords.) Historias mestizas en el Tucumán colonial y las pampas (siglos XVII-XIX), Buenos Aires: Biblos, 2009.

9 Nos referimos por ejemplo a los estudios de Zacarías Moutoukias, Beatriz Bragoni, Hernán Otero, María Bjerg, Dedier Marquiegui entre otros.

10 Mateo, José, Población, parentesco y red social en la frontera. Lobos (provincia de Buenos Aires) en el siglo XIX, Mar del Plata: U. N. M. del P. – GIHRR, 2001.

11 Véase por ejemplo Vezub, Julio E., “Redes comerciales del País de las Manzanas. A propósito del pensamiento estructural de Guillermo Madrazo”, Revista Andes, 2005, n. 16, p.167-198; Vezub, Julio E., “Lenguas, territorialidad y etnicidad en la correspondencia de Valentín Saygüeque hacia 1880”, Intersecciones en Antropología, 2006, n° 7, p. 287-304; Vezub, Julio E., Valentín Saygüeque y la “Gobernación Indígena de las Manzanas”. Poder y etnicidad en la Patagonia septentrional (1860-1881), Buenos Aires: Prometeo, 2009.

12 Los registros nominativos proceden de las actas de bautismo y matrimonio de la parroquia La Inmaculada Concepción de General Acha, La Pampa (periodo 1882-1915) que puede consultarse online en www.familysearch.com; del listado de indígenas en el Censo Nacional de Argentina de 1895, disponible en Depetris, José C. Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apellido. Censo de 1895. Pampa Central, Santa Rosa: Ediciones De la Travesía, 2003 (los registros originales también pueden consultarse en el sitio mencionado); y de registros de cambios de domicilio de ciudadanos a partir de 1928, que dan cuenta de fechas y lugares de nacimiento en años previos (en formularios tipo F33, en Secretaría Electoral del Juzgado Federal de Santa Rosa, La Pampa).

13 El segundo tramo de las campañas, que tenían el objetivo de derrotar militarmente a los grupos indígenas del resto de Patagonia, se dio por concluido hacia inicios de 1885.

14 De Jong, Ingrid, “Armado y desarmado de una Confederación: el liderazgo de Calfucurá en el período de la organización nacional”, Quinto Sol, 2009, n° 13, p. 11-45.

15 Según Hux, Meinrado, Caciques Puelches, Pampas y Serranos, Buenos Aires: Marymar, 1993, p. 57.

16 De aquí en adelante, para todas las referencias geográficas, remitimos al lector al mapa que acompaña este artículo.

17 La Revolución de 1880 puede ser considerada como el último episodio de las guerras civiles entre las provincias argentinas y Buenos Aires, que finalizó con la derrota porteña.

18 Hux, Meinrado, Caciques Puelches, Pampas y Serranos, Buenos Aires: Marymar, 1993, p. 159.

19 Carta de Monseñor Antonio Espinosa al Arzobispo Federico Aneiros, 14 de julio de 1879, publicada en Copello, Santiago Luis, Gestiones del Arzobispo Aneiros a favor de los indios hasta la conquista del desierto, Buenos Aires: Editorial Difusión, 1944, p. 200.

20 Meinrado Hux (en Caciques Puelches Pampas y Serranos, Buenos Aires: Marymar, 1993, p. 138) señala que nació en 1790 pero no indica de qué fuente tomó ese dato. De todas maneras, para buena parte de su trayectoria previa a 1881 (que reseña entre páginas 138 y 156) brinda referencias documentales específicas que no podemos describir en detalle por razones de espacio.

21 Carta de Manuel Grande al Arzobispo Federico Aneiros, fechada el 05 de agosto de 1876 en el Fuerte General Paz, publicada en Copello, Santiago Luis, Gestiones del Arzobispo Aneiros a favor de los indios hasta la conquista del desierto, Buenos Aires: Editorial Difusión, 1944, p. 150.

22 Carta de Manuel Díaz al Arzobispo Federico Aneiros, fechada el 24 de agosto de 1876 en el Fuerte General Paz, publicada en Copello, Santiago Luis, Gestiones del Arzobispo Aneiros a favor de los indios hasta la conquista del desierto, Buenos Aires: Editorial Difusión, 1944, p. 150.

23 Citado en Tavella, Roberto J. & Valla Celso J., Las Misiones y los Salesianos en La Pampa, Santa Rosa: Gobierno de la Provincia de La Pampa, 1974, p. 89-90.

24 “Coronel: Manuel Grande. Comandante: Ramon Tripailá. Mayor: Manuel Ferreyra Pichihuinca. Capitales: Guenchul (o Santos Fernandez), Unaiche, Canchu. Tenientes Primeros: Jose Marmol, Calderon, Maldonado. Tenientes Segundos: Nahuel Pedernera, Ramon Tripaila (H). Alferez: Ramon Pardiño (Lenguaraz), Filiberto Canales. Sargentos: Juan Marín, Pedernera Canales, Jose Flores, Manuel Díaz. Cabo: Jose Solano”, Depetris, José Carlos, “Una babel en La Pampa”, in J. C. Depetris & Walter Cazenave, Crónicas Ranquelinas, Santa Rosa: Departamento de Investigaciones Culturales, 1998, p. 69.

25 Delrio, Walter, Memorias de Expropiación. Sometimiento e incorporación indígena en la Patagonia, 1872-1943, Bernal: Universidad Nacional de Quilmes, 2005.

26 Ramón Cabral era uno de los líderes ranqueles cuyo grupo había ido perdiendo su autonomía en sucesivas presentaciones ante la comandancia de la frontera sur de Córdoba a lo largo de la década de 1870. Esa agrupación había formado parte del ejército expedicionario proveniente del norte, durante las campañas de 1878-1879. Una parte del grupo, integrada por el propio Ramón Cabral y su hermano Linconao, fue a su vez trasladada a Victorica, y luego a General Acha, donde Ramón fallecería en 1890. No nos dedicaremos aquí a este grupo en particular, para más detalles véase Salomon Tarquini, Claudia, “Procesos de subalternización de la población indígena en Argentina: los ranqueles en La Pampa, 1870-1970”, Revista de Indias, 2011, vol. LXXI, núm. 252, p. 545-570.

27 Ambrosetti, Juan B., Viaje a la Pampa Central, Buenos Aires: Imprenta Martín Biedma, 1893, p. 29-30.

28 Crónica de la misión de los padres Herrera y Quaranta, General Acha, junio de 1891, citado en Depetris, José Carlos & Walter Cazenave, Crónicas Ranquelinas, Santa Rosa: Departamento de Investigaciones Culturales, 1998, p. 38.

29 Según el gobernador Ayala, que eleva su memoria en 1888, los indios “que existen en el territorio, ascienden al número aproximado de ochocientos de todas las edades. Dependieron de la fuerza militar hasta el mes de junio del año ppdo. en que por el Ministerio de Guerra se decretó la suspensión del racionamiento con que se les atendía. La gobernación no teniendo recurso con que sostenerlos, se vio en el deber de adoptar medidas excepcionales en previsión de los perjuicios que podrían resultar para los habitantes del territorio /.../ Para el efecto, se dispuso su distribución por familias en los muchos establecimientos de campo que mejores ventajas les ofrecían, colocándose los demás, ya como postillones al servicio de las diversas mensajerias que cruzan el territorio ya en las diferentes industrias de los centros urbanos, con contratos equitativos, con lo que se logró asegurar la subsistencia de todos é inspirarles hábitos de trabajo. Al presente los indios no constituyen agrupación alguna, mezclados con los restantes de la población por toda la superficie del territorio”, Memoria elevada por el gobernador Ayala al Ministerio del Interior en 1888, citado en Lluch, Andrea (Ed.), Memorias de Gobernadores del Territorio Nacional de La Pampa. Siglo XIX (Volumen 1), Santa Rosa: Editorial de la Universidad Nacional de La Pampa, 2005, p. 21.

30 Informe del padre Quaranta al comisario general de las misiones franciscanas en la República Argentina, fray Quírico Porreca, 04 abril 1891, citado en Massa, Lorenzo, Historia de las Misiones Salesianas en La Pampa, Buenos Aires: Editorial Don Bosco, 1967, Tomo I, p. 348.

31 Informe del padre Orsi, citado en Massa, Lorenzo, Historia de las Misiones Salesianas en La Pampa, Buenos Aires: Editorial Don Bosco, 1967, Tomo I, p. 403).

32 Depetris, Jose Carlos, Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apellido. Censo de 1895. Pampa Central, Santa Rosa: Ediciones De la Travesía, 2003.

33 “al día siguiente de nuestra llegada, fuimos a los toldos de los indios, una pobre ranchería en las afueras, y ¡qué casualidad! los encontramos a todos reunidos en la toldería, porque solamente en la estación del invierno se hallan en sus toldos, esparciéndose por la campaña en las otras estaciones para ganarse el sostenimiento de la vida” Crónica de la misión de los padres Herrera y Quaranta en General Acha, junio de 1891, citado en Depetris, José Carlos & Walter Cazenave, Crónicas Ranquelinas, Santa Rosa: Departamento de Investigaciones Culturales, 1998, p. 38.

34 Depetris, Jose Carlos, Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apellido. Censo de 1895. Pampa Central, Santa Rosa: Ediciones De la Travesía, 2003.

35 Depetris, Jose Carlos, Gente de la Tierra. Los que sobrevivieron a la conquista, con nombre y apellido. Censo de 1895. Pampa Central, Santa Rosa: Ediciones De la Travesía, 2003, p. 93.

36 Ubicadas en la sección XIV, fracción A, mitad oeste del lote 23 y el cuarto noroeste del lote 3, fracción D, según decreto presidencial del 16 septiembre de 1896 (fs.11 del Expediente. 28-P del Departamento de Tierras, Colonias y Agricultura, Fondo Tierras, Archivo Histórico Provincial, Santa Rosa, La Pampa, en adelante AHP). Para comprender esta nomenclatura, es necesario tener presente que entre 1882 y 1884 se practicaron las mensuras en el Territorio Nacional de La Pampa Central. Tras una serie de modificaciones a las divisiones catastrales, hacia mediados de la década de 1880 se conformó la disposición que rige hasta la actualidad: el Territorio quedó dividido en 25 secciones (identificadas con números romanos), cada una de ellas con cuatro fracciones (identificadas con las letras A, B, C y D, dispuestas en el sentido de las agujas del reloj a partir del ángulo noroeste). Cada una de estas secciones, a su vez, contiene 25 lotes de 10.000 hectáreas cada uno, que pueden tener parcelas de diferentes tamaños. En la actualidad, la unidad económica mínima en todo el Oeste pampeano (departamentos Chalileo, Chicalcó, Curacó, Limay Mahuida y Puelén) es de 5.000 hectáreas, es decir, medio lote). Los lotes a los que hacemos referencia están ubicados en el Departamento Utracán, contiguo hacia el este al de Limay Mahuida, de manera que la posesión de 7.500 has. en esa zona apenas excedía la unidad económica.

37 Estas tierras se hallaban en la sección XIV, fracción D, lote 3 (mitad sur y ángulo NE), en inmediaciones de la actual población de Chacharramendi.

38 Expediente n° 1150-D, Departamento de Tierras, Colonias y Agricultura, “Díaz Francisco s/tierra para su tribu”, Fondo Tierras, AHP.

39 Expediente n° 1150-D, Departamento de Tierras, Colonias y Agricultura, “Díaz Francisco s/tierra para su tribu”, fs.4-5, Fondo Tierras, AHP

40 Sobre las condiciones de instalación en Puelches y el desarrollo de nuevas relaciones en ese contexto véase Salomón Tarquini, C, “La odisea de la fundación y el ordenamiento institucional”, in C. Salomon Tarquini, P. Laguarda y C. Kuz (eds.), Puelches, una historia que fluye junto al Salado, Santa Rosa: Editorial de la Universidad Nacional de La Pampa, 2009, p. 39-56.

41 El listado de petición incluía los nombres de 89 cabezas de familia con la indicación de cantidad de parientes de su núcleo, pero sólo le fueron otorgadas a 19 de estos hombres (expediente de mensura de Colonia Los Puelches, Dirección General de Catastro de la Provincia de La Pampa).

42 Según expediente de mensura de Colonia Los Puelches, Dirección General de Catastro de la Provincia de La Pampa.

43 Informe de Inspección de Tierras de 1920, fs.170vta, Fondo Tierras, AHP.

44 Más datos de Amonao Rosas en Depetris, José Carlos, & Pedro Vigne, Los Rostros de la Tierra. Iconografía indígena de La Pampa. 1870-1950, Santa Rosa: Amerindia-Universidad Nacional de Quilmes, 2000, p. 122.

45 Hemos consultado para este estudio los Informes de Inspección de Tierras de 1909 y 1911 (en Fondo Tierras, AHP), pero ambos son tan escuetos que brindan información poco susceptible de ser sistematizada.

46 Informe de Inspección de Tierras de 1920, Sección General Acha, fs. 7 (Fondo Tierras, AHP).

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/62065/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Titre Imagen 1. Red familiar de Ramon Tripailao, 1860-1900 (fragmento)
Crédits Fuente. Elaboración propia en base a fuentes nominativas mencionadas en nota n°12.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/62065/img-2.png
Fichier image/png, 27k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Claudia Salomón Tarquini, « Entre la frontera bonaerense y La Pampa Central. Trayectorias y redes de relaciones indígenas (1860-1920) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 29 septembre 2011, consulté le 24 juin 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/62065 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.62065

Haut de page

Auteur

Claudia Salomón Tarquini

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) - Instituto de Estudios Socio-Históricos, Universidad Nacional de La Pampa, Argentina. claudia.salomon.tarquini@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page