Navigation – Plan du site
¿Derechas peronistas? – Coord. Humberto Cucchetti
María Valeria Galván

“Militancia nacionalista en la era posperonista: las organizaciones Tacuara y sus vínculos con el peronismo”

[24/05/2013]

Résumés

En el contexto del posperonismo se produjo en la Argentina una reconfiguración drástica del campo político. Este proceso se debió, principalmente, a la emergencia de nuevos cuestionamientos y demandas entre los principales actores políticos del momento que se vieron obligados a reconsiderar el rol de la fuerza proscripta. Así, debido a la relevancia de la denominada “cuestión peronista” se desdibujaron los límites de identidades políticas clásicas y surgieron nuevos movimientos y partidos políticos.
En el marco de estos cambios, se fundó el Movimiento Nacionalista Tacuara, que pretendía ser, en un principio, continuador del nacionalismo de la primera mitad del siglo veinte. Tacuara, respondiendo a las exigencias de su contexto, se fue acercando al peronismo sindical y a nuevos grupos peronistas izquierdistas. Así, la influencia del peronismo hizo mella entre los jóvenes nacionalistas y provocó en Tacuara ellos profundos cambios estructurales, al igual que en otras fuerzas políticas contemporáneas.
La influencia del peronismo en Tacuara, si bien auténtica, fue sobredimensionada tanto por la historiografía especializada como por la opinión pública general. En este sentido, es el objetivo de este trabajo ahondar en los límites reales de los vínculos entre ambos movimientos.

Haut de page

Texte intégral

I. Introducción

1Con el golpe cívico-militar de 1955 contra el gobierno constitucional de Juan Domingo Perón, a cargo de la autodenominada Revolución Libertadora, los principales actores políticos del momento se embarcaron en un debate que definió el escenario posperonista. Este debate se resumió con el término “cuestión peronista”, y hacía referencia a qué lugar le correspondía a partir del derrocamiento y posterior proscripción de su líder a las claramente mayoritarias masas peronistas. Asimismo, en relación con ello, se demandaba definir qué postura debían tomar los actores políticos respecto del peronismo, movimiento que había sido vilipendiado por muchos de ellos desde su primer triunfo en las urnas.

  • 1 Carlos Altamirano, Peronismo y cultura de izquierda (1955-1965), Latin American Studies Center, 199 (...)

2En este sentido, la pregunta en torno al destino del capital político del “líder proscripto” no sólo socavó las bases del concierto de actores que había sustentado a la “Libertadora” en un primer momento, sino que también determinó el desarrollo político e institucional de los años siguientes, obstaculizando la legitimidad de los sucesivos gobiernos y provocando importantes reconfiguraciones en las identidades políticas de quienes habían apoyado en un primer momento el derrocamiento de Perón1.

  • 2 Mario Amadeo, Ayer, hoy y mañana, Buenos Aires: Ediciones Gure, 1956.

3Con estas cuestiones como marco, una de las primeras voces en abordar el problema peronista provino de los intelectuales nacionalistas. Efectivamente, Mario Amadeo fue el primero en publicar una reinterpretación del hecho peronista en la que recuperaba el peronismo como una experiencia valiosa en función de un proyecto político propio. Esta reivindicación de los aspectos positivos del fenómeno peronista presuponía que su debida consideración era indispensable para los sectores triunfantes del golpe de 1955 que estuviesen dispuestos a desarrollar una estrategia política capaz de dar cuenta del camino a seguir para recomponer la situación de crisis en la que había quedado el país2.

  • 3 María Valeria Galván, “El nacionalismo de derecha ante la cuestión peronista: la perspectiva del gr (...)

4En este sentido, con la intención de reposicionar el proyecto nacionalista en el nuevo escenario, Amadeo aseguraba que tanto la unidad del país como el éxito de un proyecto político alternativo al gobierno depuesto dependían de la interpretación del hecho peronista. Así, desde una postura claramente conciliadora, propuso a comienzos de 1956 un peronismo sin Perón, liderado por los nacionalistas. Esta propuesta teórica tuvo su correlato práctico en las transformaciones y reconfiguraciones de ideas y “simpatías políticas” que se sucedieron en el campo del nacionalismo de derecha3.

5Con este trasfondo, en reuniones de café de ex militantes de la organización estudiantil-nacionalista Unión Nacionalista de Estudiantes Secundarios (UNES) se fundó entre 1956 y 1957 el Movimiento Nacionalista Tacuara (MNT), organización político-juvenil que pretendía continuar la tradición ideológica del nacionalismo argentino de la primera mitad de siglo. Así, la nueva agrupación conformada por jóvenes no mayores a los 23 años se involucró en las turbulencias de la escena política argentina, tal y como había quedado reconfigurada después del golpe contra Perón y la proscripción de su movimiento.

6El MNT, así, se involucró en los principales debates políticos del momento y se hizo conocido por su estilo violento, antisemita y anticomunista. Con el correr de la década del sesenta, se subdividió en varios grupos y, en concordancia con la agenda del momento, se acercó al peronismo. A partir de aquel momento, su historia quedó ligada a la historia de la militancia peronista de los años setenta. En relación con esto, el presente trabajo tiene como objetivo indagar en la complejidad de los lazos entre ambos movimientos políticos, partiendo de la historia de Tacuara y de cómo esta se vio afectada por el acercamiento de sus militantes al peronismo. Para ello, luego de una breve caracterización del MNT, se apela a su historia política para observar en ella los vínculos específicos con el peronismo. Finalmente se pretende poner en cuestión ciertas hipótesis consagradas por la historiografía acerca del vínculo Tacuara-peronismo.

II. Acerca de Tacuara

7“Tacuara” –nombre con el que se popularizó la organización– tomó su apodo del boletín de la vieja UNES, recuperando de esta manera los principios de aquella agrupación e incorporando a la vez la caña tacuara (utilizada a modo de lanza por los gauchos montoneros del siglo XIX) como elemento identitario principal.

  • 4 Marysa Navarro Gerassi, Los Nacionalistas. Buenos Aires: Editorial Jorge Álvarez, 1968.
  • 5 María Valeria Galván, “Tacuara: una aproximación desde la mirada de sus contemporáneos”, en Entrepa (...)
  • 6 María Valeria Galván, "O Movimento Nacionalista Tacuara e suas ramificações: uma análise das suas r (...)

8Los jóvenes tacuaristas formaban parte de una nueva generación de nacionalistas y, pese a que guardaban ciertas diferencias con las generaciones de las décadas del veinte, treinta y cuarenta, se preocuparon por conservar ciertos rasgos identitarios de aquellas décadas4. Más allá del nacionalismo, el MNT manifestaba en sus boletines, actos públicos, manifestaciones, atentados y rituales una influencia marcada del catolicismo, del revisionismo histórico y de los fascismos europeos. En este sentido, el MNT alcanzó las páginas de los principales medios gráficos nacionales, algunos internacionales e, incluso llegó a las pantallas de cine de la mano de renombradas producciones cinematográficas de la época5, por sus discursos y acciones violentas contra militantes comunistas, símbolos liberales e individuos e instituciones judías y por sus rituales, iconografías y estética estrechamente emparentados con los fascismos europeos6.

  • 7 Fondo CEN, caja 1424.
  • 8 Tacuara, septiembre de 1961.
  • 9 Daniel Gutman, Tacuara. Historia de la primera guerrilla urbana argentina. Buenos Aires: Ediciones (...)
  • 10 Fondo CEN, Caja 1424.
  • 11 Fondo CEN, Caja 1424.

9El MNT, principalmente conformado en un principio por jóvenes estudiantes secundarios y universitarios, reconocía como objetivos la acción, la difusión y la formación nacionalista. Hasta 1960, la estructura de esta organización se basaba en un comando nacional (cuyo jefe era Alberto Ezcurra Uriburu), un secretario general (Joe Baxter) y tres subcomandos: el estudiantil secundario, el universitario y el político7. Por otra parte, los objetivos políticos plasmados en el Programa Básico Revolucionario (aprobado en el año 1958, pero publicado en 19618) consistían en la formación de una aristocracia revolucionaria, capaz de desencadenar un proceso insurreccional para instaurar un estado nacional-sindicalista (de corte corporativista y católico), cuyo gobierno sería designado por Cámaras Sindicales que reemplazarían al parlamento. Con el tiempo, el movimiento creció y se reestructuró. La nueva organización del movimiento quedó definida a partir de un secretariado general, un secretariado de prensa y propaganda y una jefatura de comandos y, ligada a ésta, se había fundado una escuela de comandos. A esto se le sumaron los comandos barriales en los barrios de Flores, Palermo y Belgrano de Capital Federal y las filiales del MNT en el interior del país9. La sede central estaba situada en un local en Matheu 185 de Capital Federal, aunque luego se mudarían a Tucumán 415, antigua sede de la Unión Cívica Nacionalista10. En la primera sede funcionaba la biblioteca “Darwin Passaponti”, que contaba con una gran cantidad de obras nacionalistas y revisionistas11.

  • 12 Meinvielle escribió en La Fronda, Ortodoxia, Baluarte, Arx, Crisol, La Nueva República, Cabildo y C (...)
  • 13 Loris Zanatta, Del estado liberal a la nación católica. Iglesia y ejército en los orígenes del pero (...)
  • 14 En la década del treinta Julio Meinvielle había contribuido con la construcción de una interpretaci (...)

10Los jóvenes tacuara habían comenzado, ya durante su adolescencia temprana, a formarse con las obras de George Sorel, Jordán Bruno Genta, Ramiro Ledesma Ramos, Oswald Spengler y diversos representantes del nacionalismo restaurador de la década de los treinta, entre quienes se destacó Julio Meinvielle, por su adoctrinamiento directo al grupo. Meinvielle condicionaría el destino de Tacuara no sólo desde sus escritos12, ya que fue el principal mentor y líder espiritual del grupo de Ezcurra. Este cura párroco fue el único de los representantes intelectuales del nacionalismo restaurador de la década de los treinta que, habiendo comenzado como capellán de los jóvenes nacionalistas en los Cursos de Cultura Católica13, conservó su influencia directa en el campo del nacionalismo político hasta la década de los sesenta14.

  • 15 Quienes, a su vez, habían recibido una fuerte influencia del pensamiento de Charles Maurras, Hilair (...)
  • 16 Buchrucker, Nacionalismo y peronismo, op. cit.; Fernando Devoto, Nacionalismo, fascismo y tradicion (...)

11Asimismo, las ideas principales de los teóricos del nacionalismo15, que se basaban en un tradicionalismo católico estricto y en el realismo tomista, también contribuyeron a la formación ideológica general de los miembros del MNT. En el nacionalismo conservador, como complemento de la teología de la historia de Meinvielle, habían adquirido fuerza las tesis acerca de la necesidad e importancia de los héroes, jefes o caudillos. El carácter tradicionalista de este conjunto de ideas derivó en la nostalgia por modelos del pasado donde habría reinado el orden y la armonía. Así, se exaltaban los valores y modelos de la Edad Media y, a nivel local, del Imperio Español, de la época colonial y de la época de Rosas. Del mismo modo, los tacuaristas adoptaron como enemigos –al igual que los nacionalistas de la década de 193016– al liberalismo, a la democracia, al capitalismo, al socialismo, al imperialismo, al sindicalismo y al comunismo, y propugnaron un estado fuerte y eminentemente corporativo.

  • 17 Marcus Klein, "Argentine Nacionalismo before Perón: The Case of the Alianza de la Juventud Nacional (...)

12No obstante el peso de estas influencias, Tacuara, fundada en el contexto posperonista, se desarrollaría vinculada inevitablemente a los avatares del peronismo, que se erigía como su marca de nacimiento. En este sentido, Tacuara fue una heredera directa de la Alianza de la Juventud Nacionalista (AJN). Fundada en septiembre de 1937por el presidente de la UNES, Juan Queraltó, la AJN también compartía con el nacionalismo de 1930 el rechazo al liberalismo, al sistema democrático y al comunismo. Sin embargo, la Alianza se distanciaba claramente de aquel nacionalismo integral, en su radicalizado populismo. En este sentido, el objetivo de atraer el apoyo de las masas, la llevaría a apoyar a Perón en las calles el 17 de octubre de 194517. Y fue precisamente ese día cuando un joven militante nacionalista habría de amalgamar para siempre la memoria peronista con la del nacionalismo.

  • 18 Roberto Bardini, Tacuara. La pólvora y la sangre. México DF: Editorial Océano, 2002 y Gutman, Tacua (...)
  • 19 Entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio, 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 (...)
  • 20 Galván, “ O Movimento Nacionalista Tacuara…”, op. cit.

13El joven DarwinPassaponti, de 17 años, había sido delegado de la UNES en el colegio Mariano Acosta y el 17 de octubre de 1945, en la columna de la Alianza, fue asesinado en las manifestaciones callejeras, convirtiéndose de esta manera en el primer mártir peronista18. Para los tacuaristas, Passaponti representaba el ideal de virilidad, coraje e hidalguía al que ellos aspiraban con su militancia, a la vez que, como portador de esos valores, era también depositario de las expectativas de éxito del movimiento.Así, el ideal militante de los jóvenes de Tacuara –embebidos de un imaginario romántico y heroico, que los propios actores atribuyen hoy en día a la influencia de sus “aun, por entonces, frescas lecturas de novelas juveniles de aventuras”19– se manifestó principalmente en su culto al héroe-mártir, quese materializó en un pequeño panteón de mártires propios, donde el más importante era Passaponti. Más allá de la esmerada iconografía que Tacuara le dedicara al joven mártir20, también la tumba de Passaponti tenía un rol fundamental en la militancia tacuarista. En este sentido, era prerrequisito para detentar este honor, jurar por la causa nacionalista frente a la tumba del héroe-mártir, en el cementerio porteño de la Chacarita. Esta tradición de culto al héroe y a la virilidad no sólo influyó en los objetivos de cada militante, sino que también decantó en la constante búsqueda de un líder idealista, viril y fuerte, capaz de conducir al militante nacionalista.

  • 21 Fondo CEN, Caja 1424.

14Además de la continuidad manifiesta que implicó adoptar un héroe de la AJN como símbolo, los jóvenes tacuaristas–al igual que la Alianza–también impulsaron la revolución nacionalista, católica, jerárquica y sindical, como alternativa a la política del momento, a la que ellos calificaban de “entreguista y judaizante”21. En conjunto, este tipo de consumo intelectual durante los años de formación de los militantes del MNT motivó la admiración por los valores católicos y los regímenes fascistas europeos, legitimó sus prácticas anticomunistas, antiliberales y antisemitas, tiñó sus objetivos políticos corporativistas y revolucionarios de una cierta nostalgia por un orden perdido y los condujo a la creencia en un líder político viril, destinado a guiar el proyecto nacionalista. Eventualmente, como se demuestra a continuación, esta perspectiva acercaría a Tacuara cada vez más al peronismo.

III. El compromiso de los jóvenes tacuaristas con su época

  • 22 María Valeria Galván, El Movimiento Nacionalista Tacuara y sus agrupaciones derivadas: una aproxima (...)

15A fines de la década del cincuenta, el convulsionado contexto posperonista le proporcionó a Tacuara el marco apropiado para salir a la escena políticade manera rimbombante. En este sentido, el bautismo político del MNT coincidió con las manifestaciones callejeras provocadas por el debate de la “Laica o Libre” en 1957. Dicho debate resumió el conflicto motivado por la introducción, durante la presidencia de Arturo Frondizi, de la potestad de entregar títulos universitarios oficiales a instituciones privadas. El origen de esta medida se remontaba al artículo 28 del decreto de Atilio Dell Oro Mainin°6.403. Este artículo, nunca instrumentalizado hasta el momento, beneficiaba principalmente a las instituciones educativas católicas. En este sentido, tanto en los debates parlamentarios por su instrumentación como en las manifestaciones callejeras se enfrentaron sectores católicos y sectores partidarios por la enseñanza laica. En este contexto, estudiantes de ambos sectores participaron de acaloradas protestas y, particularmente los jóvenes tacuaristas se posicionaron como protagonistas de varias escenas de violencia a favor de la enseñanza “libre”. En efecto, durante este conflicto, Tacuara, compuesta principalmente por estudiantes de colegios secundarios católicos, provenientes de familias de clase media alta, actuó principalmente como fuerza de choque contra manifestantes de la Federación Metropolitana de Estudiantes Secundarios (FeMes) y contra la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA)22.

  • 23 Rogelio García Lupo, "Diálogo con los jóvenes fascistas", en La rebelión de los generales. Buenos A (...)
  • 24 El pionero en sostener esta hipótesis, contemporánea a la existencia de Tacuara fue García Lupo. A (...)
  • 25 García Lupo, “Diálogo con…”, op.cit.; Leonardo Senkman, “El antisemitismo bajo dos experiencias dem (...)
  • 26 Azul y Blanco, nros. 8, 25 de julio de 1956; 51, 04 de junio de 1957; 74, 12 de noviembre de 1957; (...)
  • 27 Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.; Juan Esteban Orlandini, Tacuara...hasta que la muert (...)

16Al aplacarse los ánimos desencadenados con la “Laica o Libre” el MNT sufrió una importante merma de simpatizantes y militantes23. Esta crisis obligó a sus fundadores a renovar su compromiso y pusieron en marcha un proceso de ampliación. Así, ya no sólo militaron alumnos de instituciones mayoritariamente católicas, pertenecientes a la elite porteña, sino que comenzaron a incorporarse jóvenes de clase media y trabajadora. Esta ampliación social de las bases políticas del MNT fue clásicamente interpretada como el desencadenante principal de que el peronismo comenzara a filtrarse en las ideas de esta agrupación24. Sin embargo, sobredimensionar esta hipótesis parece haber soslayado en la historiografía clásica sobre el tema la relevancia efectiva que tuvo en ese proceso su bagaje ideológico nacional-sindicalista, ya incorporado desde un primer momento en el Programa Básico Revolucionario, aprobado en 195825. En este documento que pretendía regir la militancia de los jóvenes miembros del MNT, resaltaba como valor fundamental la justicia social. Este punto no tuvo un peso menor al momento de decidir la ampliación de sus bases de militancia hacia los trabajadores organizados políticamente, quienes eran para quienes propiciaban el nacionalismo corporativista, el motor principal de la revolución corporativista26. En este sentido, el recambio social en la composición aristocrática original de Tacuara, sumado a este núcleo duro de ideas corporativistas que les servía como sustento ideológico principal contribuyeron a que el MNT se acercara a las huelgas más importantes del año 1959 con la voluntad manifiesta de acompañar al peronismo27.

  • 28 César Tcach, “Capítulo I: Golpes, proscripciones y partidos políticos”, en Nueva Historia Argentina (...)
  • 29 Rouquié, Poder militar, op. cit., p. 168; Daniel James, Resistencia e integración. El peronismo y l (...)
  • 30 Celia Szusterman, Frondizi: la política del desconcierto. Buenos Aires: Emecé, 1998, p. 204.
  • 31 ver por ejemplo, Azul y Blanco, nros. 136, 22 de enero de 1959; 137, 27 de enero de 1959.

17Efectivamente, durante la presidencia de Frondizi, la implementación del “plan de austeridad” (como se conoció al Plan de Estabilización) provocó una creciente protesta sindical, que fue ilegalizada y duramente reprimida. Se declaró el estado de sitio y bajo directivas de presidencia se convocó a las Fuerzas Armadas para reprimir las sucesivas huelgas y protestas obreras28. El caso paradigmático del período fue la huelga de los trabajadores del Frigorífico Lisandro de la Torre, que estaba al borde de la quiebra cuando fue privatizado y vendido a la Corporación Argentina de Productores de Carne (CAP). Como medida de protesta extrema, los trabajadores tomaron las instalaciones durante la huelga. La respuesta inmediata del gobierno fue la intervención del Frigorífico y la represión militar de los huelguistas29. La violencia con que se respondieron las protestas de los trabajadores había quedado resguardada bajo la declaración del estado de sitio en todo el territorio nacional en noviembre del año anterior30. Pese a ello, renombrados medios nacionalistas como el periódico Azul y Blanco criticaron con dureza el desalojo violento y enmarcaron las medidas contra los trabajadores, como parte central del escenario mayor de “entrega” indiscriminada de los bienes nacionales a los capitales extranjeros31.

  • 32 Entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 d (...)

18En este contexto el MNT, luego de haberse hecho presente de forma activa en la paradigmática huelga para solidarizarse con las medidas de fuerza de los trabajadores32se sumó en la práctica a las ya conocidas posturas de los intelectuales nacionalistas acerca de la importancia política estratégica de acercarse al peronismo. Así, con el fin de infiltrarse en los sindicatos peronistas el MNT creó inmediatamente después de las jornadas del Frigorífico las “Brigadas sindicales”.

  • 33 Bardini, Tacuara, op. cit.; Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.; Orlandini, Tacuara, op.c (...)

19A partir de ese momento, la relación entre los militantes tacuaristas y el peronismo se fue estrechando. De hecho, en 1961, Alberto Ezcurra Uriburu, como dirigente del MNT, llegó a rechazar un ofrecimiento de Perón para conducir la Juventud Peronista (JP). Efectivamente, pese a que la militancia tacuarista consideraba que compartía con la base peronista “las mismas banderas”, aun resentían del líder proscripto, de sus auténticas filiaciones ideológicas y de su funcionalidad para el futuro político de un movimiento verdaderamente nacionalista33. Esta relación ambivalente con el líder peronista, exacerbada con el progresivo acercamiento a su plataforma militante, se extendió también al resto de los actores nacionalistas de este período.

  • 34 María Valeria Galván, El Nacionalismo de derecha en la Argentina posperonista. El semanario Azul y (...)
  • 35 Sobre el concepto de “antiperonismo tolerante” se recomienda consultar María Estela Spinelli, Los v (...)
  • 36 Azul y Blanco, nros. 143, 10 de marzo de 1959; 175, 20 de octubre de 1959; 2da República nros. 6, 0 (...)

20En este sentido, el acotado universo de políticos e intelectuales nacionalistas, cuyo principal centro aglutinador fue el semanario ya mencionado, Azul y Blanco34, se hizo eco de la tendencia generalizada en el resto de los principales actores del escenario posperonista. De esta manera, los nacionalistas –partiendo de posturas típicamente antiperonistas tolerantes35– se preocuparon por reconstruir una memoria ligada a las coincidencias ideológicas y en términos de lucha política con el peronismo. Así, el semanario que sucedió a Azul y Blanco, 2daRepública, presentaba ya en 1962 a las bases peronistas como el germen de un movimiento nacional con posibilidades reales de transformar la realidad política36. Al respecto, sostenía que

“si se acepta que el peronismo es un movimiento nacional, lo peronista es accidente y lo nacional sustancia (…) el peronismo es una etapa esencialmente frustrada, de ese movimiento de revolución nacional. He aquí la única salida auténtica, espontánea de trascender al peronismo, de terminar con el falso problema peronista (…)

  • 37 2da República, nro. 35, 05 de diciembre de 1962.

“El peronismo no es otro partido, sino esa etapa iniciada entonces del movimiento nacional que fracasó como gobierno y se derrumbó en 1955, pero cuyas bases sociales permanecen saludablemente intactas”37.

  • 38 Orlandini, Tacuara, op.cit., p. 218.

21En este sentido, es claro que se interpretaba al movimiento peronista como parte imperfecta del nacionalismo, postura compartida explícitamente por el MNT38. De ahí la relevancia de no perder de vista a sus bases, auténticamente nacionalistas.

  • 39 Azul y Blanco, nro. 185, 29 de diciembre de 1959.

22En este esquema, la creciente vinculación de militantes tacuaristas con peronistas, sirvió para enriquecer y profundizar este relato. En relación con ello, se puede mencionar la publicación de una larga carta enviada a la redacción de Azul y Blanco por el padre de Darwin Passaponti, el héroe de Tacuara, donde éste (que no era otro que el padre de un héroe-mártir nacionalista) explicaba –con la retórica y el estilo de un hombre simple– sus razones de apoyo al peronismo a partir de vastas coincidencias ideológicas que acercaban la causa nacionalista al movimiento peronista39.

  • 40 Azul y Blanco, nro. 230, 16 de noviembre de 1960.

23Sin embargo, los puntos de encuentro entre peronismo y nacionalismo no fueron evaluados homogéneamente por todos los nacionalistas y, en el caso específico de Tacuara, estas diferencias de valoración produjeron resquebrajamientos irreparables en el grupo fundador. Así fue como en 1960 se produce la primera división del MNT y se forma la Guardia Restauradora Nacionalista (GRN). Ésta última, igualmente corporativista y revolucionaria pero más abiertamente ultraderechista que el MNT40, se oponía fundamentalmente a las influencias peronistas que cobraban cada vez más relevancia en el grupo original. Dirigida por Roberto Etchenique y Roberto Estrada, la GRN adoptó como mentor ideológico al cura integrista Julio Meinveille.

  • 41 Sobre la trayectoria ideológica de de Mahieu, consultar Humberto Cucchetti “Droites radicales en Ar (...)
  • 42 Al respecto ver Orlandini, Tacuara, op. cit., p. 243-250.
  • 43 Cruzada, No. 18, citado en Orlandini, Tacuara, op. cit., p. 251.

24No menos relevante en esta primera escisión fue la influencia del sociólogo francés Jaime María de Mahieu, exiliado en el país luego de la Segunda Guerra Mundial. El intelectual era conocido en la época por sus vínculos con redes colaboracionistas durante la guerra, su maurrasianismo y sus posturas racialistas. Una vez radicado en el país se acercó al peronismo y desarrolló un obrerismo radicalizado. A partir de allí, los miembros del MNT, seducidos principalmente por sus posturas obreristas, revolucionarias, antiliberales y anticomunistas lo escuchaban con atención y lo consideraban un importante referente ideológico. En particular, los jóvenes tacuaristas compartían su propuesta acerca de la participación comunitaria de los trabajadores en la gestión empresarial41. Esto, combinado por otra parte con las influencias que el MNT también recibía de la encíclica Rerum Novarum, del papa León XIII, y de ciertas interpretaciones católicas acerca de la función social de la propiedad42, motivó la publicación de un escrito donde se acusaba de marxistas a los católicos que apoyaran la propiedad comunitaria de los medios de producción43. Ezcurra contestó esta acusación desde Signo, el boletín de la Parroquia San Agustín:

  • 44 Signo, julio de 1960, año I, Nro. 4, p. 4-6, citado en Orlandini, Tacuara, op. cit., p. 251-252.

“La empresa de propiedad comunitaria es una empresa jerarquizada y armónicamente organizada, donde son distintas las obligaciones, el mando, las responsabilidades, el trabajo y la retribución. Lo que se busca con ella no es una “nivelación” absurda, sino suprimir una excesiva desigualdad, igualmente absurda. Se busca eliminar al parásito que, sin producir, se enriquece sobre la miseria, o simplemente sobre el trabajo de los demás al que en la sociedad capitalista se llama patronal, o Sociedad Anónima, y en el marxismo se llama Estado. No se va hacia la supresión de las jerarquías, sino que estas no están regidas por lo económico”44.

25De esta manera, Ezcurra provocaría la irrevocable oposición de Meinvielle y sus seguidores más leales, quienes lo acusaron de detentar ideas “izquierdistas”.

  • 45 Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.

26En 1961, el tipo de decisiones programáticas que implicaba el compromiso con el sindicalismo condujo a la segunda ruptura. Un grupo perteneciente a las Brigadas Sindicales fundaría a mediados de ese año el Movimiento Nueva Argentina (MNA), de filiación directa y abiertamente peronista45. Esta agrupación mantuvo una estrecha relación con la derecha peronista, principalmente a través de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), cuyo dirigente, Armando Cabo, era el padre de Dardo Cabo, dirigente de la MNA. La persistencia de este grupo a lo largo de la década del sesenta se vio sobresaltada por tres sucesos de renombre en la prensa diaria: un atentado fallido contra el ex presidente Arturo Frondizi en 1964, cuando en 1965 varios miembros de este grupo fueron seleccionados especialmente para formar parte de la custodia personal de Isabel Martínez durante su visita a la Argentina y, por último, la “Operación Cóndor”, que terminó con el encarcelamiento de sus participantes y con la disolución de la agrupación.

  • 46 Ver, por ejemplo, Azul y Blanco II, nro. 14, 06 de octubre de 1966, p. 4-7.

27La más impactante de las hazañas del MNA fue la “Operación Cóndor”, nombre por el que se conoció el intento de abordar las Islas Malvinas con un avión de pasajeros, secuestrado y desviado a fuerza de armas por este movimiento hacia las islas el 28 de septiembre de 1966. La operación fue desbaratada a los pocos días de que el avión hubiese aterrizado –con los rehenes a bordo– en suelo malvinense. En poco tiempo más los responsables del operativo fueron procesados y encarcelados. El presidente argentino de facto en aquel momento, Juan Carlos Onganía condenó públicamente el hecho y declaró que la soberanía de las islas no podía recuperarse por esta vía, a manos de “facciosos”, lo que despertó duras críticas entre los nacionalistas46. Estas repercusiones, dan cuenta de que pese a la asimilación del MNA al peronismo sindical, no dejaba de ser reconocido como parte del universo nacionalista.

  • 47 Ver, por ejemplo, David Rock, La Argentina autoritaria. Los nacionalistas, su historia y su influen (...)

28La tercera y última división importante del original MNT tiene lugar en el año 1963, cuando un grupo de los tacuaristas originales, liderado por Joe Baxter y José Luis Nell, entre otros, se separó por disidencias ideológicas con Ezcurra. Concretamente, el nuevo grupo de Baxter y Nell, rebautizado como Movimiento Nacionalista Revolucionario Tacuara (MNRT), se sintió fuertemente interpelado por la causa y métodos de lucha propagados por los ejemplos de la Revolución Cubana y por la guerra de Argelia. De esta manera, el MNRT comenzó a transitar la vía de la lucha armada y se alejó de posturas más conservadoras, anticomunistas, elitistas y antisemitas, aun sostenidas por el MNT, en pos de una revolución nacional contra el imperialismo y la oligarquía. Pese a estas marcadas diferencias con la primera Tacuara, algunos han sugerido que la verdadera causa de la escisión del MNRT residía en las rivalidades personales entre Ezcurra y Baxter47.

  • 48 El supuesto izquierdismo del MNRT revestía de una ambigüead tal que las contradicciones que ello ge (...)
  • 49 Gutman, Tacuara, op. cit.; Luis Fernando Beraza, Nacionalistas. La trayectoria de un grupo polémico (...)
  • 50 Pregón, 24 de marzo de 1964; Crónica, 25 de marzo de 1964; La Nación, 24 de marzo de 1964; Clarín, (...)

29En cualquier caso, tras el abandono de una posición derechista y antisemita, el MNRT propugnó desde un nacionalismo cada vez más cercano a la izquierda populista y antiimperialista la necesidad de la lucha armada48. Así, con el fin de recaudar fondos para costear el entrenamiento y la compra de armas, el MNRT se embarcó en una serie de asaltos a fábricas de armas, al Tiro Federal, a la sede de la Policía Aeronáutica en Aeroparque y al Instituto Geográfico Militar49. En el marco de este plan tiene lugar el famoso asalto al camión de caudales en la policlínica bancaria del barrio de Flores de Capital Federal, un día de pago de salarios. El asalto perpetrado el 29 de agosto de 1963derivó en un enfrentamiento armado con fuerzas policiales y dejó como saldo varios heridos y muertos. Los autores del crimen escaparon sin que se los pueda identificar. Casi un año más tarde, en marzo de 1964, se descubrió la autoría del MNRT del grupo de José Luis Nell y JoeBaxter. Inmediatamente, se dio con los autores materiales del crimen: José Luis Nell, Ricardo Viera, Mario Duahy, TomislavRibaric y Jorge Caffatti. La noticia estalló en las primeras páginas de los diarios más importantes del país, poniendo al MNRT —y en menor medida también al MNT— en el foco de la opinión pública50.

  • 51 Comisión Provincial por la Memoria (ex archivo DIPBA), Legajo 10411, Mesa Referencia.

30A través de la lucha armada, el grupo había buscado instaurar un capitalismo controlado por el Estado cercano a un sistema corporativista, la neutralidad diplomática –principio que había cobrado un nuevo valor después del secuestro del criminal de guerra alemán, Adolf Eichmann, por parte de un comando del Mossad israelí que actuó al margen tanto de las leyes argentinas como del derecho internacional– y políticas educativas de corte nacionalista y católico, en consonancia con las posturas iniciales del MNT en el marco de la “Laica o Libre”. El MNRT de Baxter se terminó acercando a la JP y luego de que el asalto al Policlínico Bancario se hiciera público, se dispersó completamente51.

  • 52 En junio de 1956 fueron fusilados por el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu, en aplicación (...)
  • 53 Clarín, 17 de junio de 1962; El Mundo, 10 de junio de 1962; Noticias Gráficas, 12 de junio de 1962.
  • 54 El Mundo, 10 de junio de 1962.
  • 55 La Luz, 2 de noviembre de 1962.
  • 56 Fondo CEN, Caja 1424, Caja 727.

31A partir de las respectivas escisiones, las tres nuevas agrupaciones emprendieron acciones separadamente e incluso llegaron a enfrentarse en varias oportunidades. Así, por ejemplo, durante un homenaje a los fusilados del 9 de junio de 195652, miembros del MNT participaron junto al Movimiento Sindicalista Universitario (de filiación peronista) de un tiroteo desencadenado –según versiones periodísticas– en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA. En el hecho murió la joven estudiante Beatriz Norma Melena y hubo varios heridos53. La presencia en el acto del MNA y de la GRN, en un clima de confusión, motivó una declaración formal de la GRN, donde desmentía su participación en el hecho y repudiaba lo acontecido54. La GRN era considerada por ciertos sectores de la opinión pública de la época como más peligrosa y violenta que el MNT debido, principalmente, a su acérrimo antisemitismo y a la influencia más visible de Meinvielle55. También fue esta agrupación la que más apoyo recibió de parte de las fuerzas de seguridad y de las Fuerzas Armadas. Efectivamente, afiliados de la GRN mantuvieron, según informes del Servicio de Inteligencia, relaciones muy estrechas con oficiales del Ejército. Estas vinculaciones explican el hecho de que uno de sus líderes, Roberto Etchenique, colaborara con Azul y Blanco en una sección donde se daba cuenta semanalmente de las internas de las Fuerzas Armadas56.

  • 57 Michael Goebel, “Von der hispanidad zum Panarabismus. Globale Verflechtungen in Argentiniens Nation (...)
  • 58 Michael Goebel, Argentina’s Partisan Past. Nationalism and the Politics of History. Liverpool, Live (...)
  • 59 Altamirano, “Peronismo y cultura de izquierda”, op. cit.

32En general, las claras y más extremas diferencias entre las tres subdivisiones principales de Tacuara se debieron principalmente al desarrollo ideológico-político de cada grupo específico, en consonancia con el cambiante escenario político (tanto local como internacional) de la década del sesenta. Más concretamente, hubo dos variables que prevalecieron al momento de determinar el destino de estas agrupaciones. En primer lugar, la Revolución Cubana que, sumada a otros movimientos independentistas del llamado Tercer Mundo –fundamentalmente, el “nasserismo” en el mundo árabe57– inspiraron en el MNRT no sólo métodos de lucha sino también ideales revolucionarios cuyo fin era lograr la autonomía nacional en todos sus aspectos. Pese a que el MNT y el MNA compartían con el MNRT posturas antiimperialistas, no coincidían entre sí con el método de la lucha armada ni con la creciente cercanía del MNRT a la izquierda nacional, a grupos peronistas de izquierda y a los movimientos de liberación tercermundistas58. Pero –como ocurrió con tantos otros actores políticos del momento59– fue sobre todo la segunda variable, la cuestión peronista, el punto de inflexión que terminó de definir las identidades divergentes de los tres grupos.

IV. Tacuara y peronismo

  • 60 Senkman, “El antisemitismo…”, op. cit., p.51; Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.; ídem, (...)
  • 61 El ejemplo más renombrado es el caso del tiroteo desatado entre tacuaristas y comunistas en la reun (...)
  • 62 Padrón, “Ni yanquis, ni marxistas…”, op. cit., p. 9.
  • 63 Galván, “El nacionalismo de derecha…”, op. cit.

33La historiografía coincide en señalar que Tacuara se acercó en un principio al peronismo con el interés de hacer pie en el movimiento obrero a partir de la causa nacionalista. A partir de ese primer contacto, la bibliografía destaca que mientras que el MNT terminó actuando como fuerza de choque del peronismo sindical, el MNRT se alineó con los incipientes grupos del peronismo de izquierda60. Sin embargo, esta simplificación de las conexiones entre ambos movimientos no permite apreciar los efectos más profundos que generaron en la historia de Tacuara. En este sentido, si bien las influencias peronistas sobre el MNT lo llevaron a participar de acciones violentas en reuniones sindicales61, es necesario recordar que éstas también motivaron la escisión del núcleo fundador y el alejamiento de la más intransigente GRN. Asimismo, no es un dato menor que para algunas delegaciones provinciales del MNT, como por ejemplo el “Comando Región Central-Facundo Quiroga” de las localidades bonaerenses de Tandil, Azul y Olavarría, la influencia del peronismo en la formación política de los jóvenes militantes fuera tan fundamental como el nacionalismo mismo62. Y en esta misma línea, es necesario recordar que, aun cuando ciertos elementos ideológicos del peronismo eran resistidos por la GRN, esto no impidió que sus líderes colaboraran con el periódico Azul y Blanco, cuyas simpatías peronistas habían ido creciendo gradual pero certeramente63. Es decir que, pese al amplio consenso historiográfico sobre el acercamiento “oportunista” de Tacuara al peronismo, así como también en oposición a la hipótesis de que el peronismo asimiló a los tacuaristas como mera fuerza de choque, es necesario tener presente que la relación de estos grupos nacionalistas con el peronismo fue mucho más compleja.

  • 64 Spektorowski, Alberto, “The Ideological Origins of Right and Left Nationalism in Argentina, 1930-19 (...)
  • 65 Galván, “El nacionalismo de derecha…”, op. cit.

34Efectivamente, las primeras aproximaciones del MNT al peronismo sindical, así como la formación de las Brigadas Sindicales, tuvieron el objetivo de recuperar las bases peronistas para la causa nacional. Sin embargo, los puntos en común entre nacionalismo y peronismo se remontan más allá de la coyuntura del inmediato posperonismo que había puesto la “cuestión peronista” en la agenda política. Así, si bien, por un lado, muchas de las banderas sostenidas por Perón durante su presidencia habían sido tomadas de programas nacionalistas64, tanto la UNES como la Alianza –que como se recordará, fueron ambas antecesoras directas de Tacuara– habían marcado, desde su nacionalismo populista, en la década del cuarenta la bisagra en la que la militancia nacionalista se fusionaba con la militancia peronista65.

  • 66 Laura Ehrlich, Rebeldes, intransigentes y duros en el activismo peronista, 1955-1962. Tesis de Maes (...)
  • 67 Goebel, Argentina’s Partisan Past, op. cit., p. 138
  • 68 Ehrilich, Rebeldes…, op. cit.

35Asimismo, tacuaristas y peronistas compartían diversos ámbitos de sociabilidad, tales como el Instituto Juan Manuel de Rosas, charlas y conferencias en apoyo a la causa árabe66 y distintos eventos conmemorativos organizados en torno al calendario revisionista67. Estos puntos de encuentro facilitaron la transmisión de valores y prácticas militantes en ambos sentidos. De esta manera, las incipientes organizaciones peronistas también manifestaron en los discursos de sus órganos de difusión, en sus prácticas políticas, en sus símbolos y en su panteón de héroes una fuerte influencia del imaginario, ideas y prácticas nacionalistas68.

  • 69 Luego del escándalo que significó conocer la autoría del MNRT en el asalto al Policlínico Bancario (...)

36En este sentido, el peronismo implicó para el militante tacuarista, en diversos grados, la posibilidad de formar parte de un movimiento nacional, con un líder viril fuerte, capaz de llevar a cabo una revolución nacional corporativista, en la que los trabajadores fuesen los protagonistas. Debido a ello, el compromiso de muchos jóvenes nacionalistas que se habían iniciado en la arena política a muy temprana edad con Tacuara, fue acercándolos al movimiento peronista. De esta forma, mientras que algunos miembros de Tacuara evolucionaron hacia otras tendencias políticas, muchos otros fueron dejando una agrupación no sólo desprestigiada ante la opinión pública, sino también desorganizada y en pleno proceso de desintegración69, por un movimiento organizado que representaba plenamente sus ideales políticos.

  • 70 María Valeria Galván, “Memories of Argentina’s Past over Time: the Memories of Tacuara”. In Selma L (...)
  • 71 Nell, antes de terminar su vida trágicamente como militante de Montoneros, también había pasado por (...)

37Esta disolución de los límites de las identidades políticas no fue excepcional durante el posperonismo. Sin embargo, particularmente en el caso de Tacuara, la “asimilación” a la militancia peronista no representó un proceso tan extensivo ni tan mayoritario como actualmente se cree70. Pese a que, muchos de los principales líderes del MNT, del MNA, de la GRN y del MNRT continuaron, efectivamente, su activismo político en el peronismo, este proceso no fue más que una continuación de la militancia por ideales nacionales en grupos que, no sólo –como se aclaró más arriba– ya compartían simbologías, prácticas y espacios de sociabilidad con Tacuara, sino que estaban más organizados y mejor adaptados a las nuevas exigencias del contexto político de fines de la década del sesenta y comienzos de los setenta. Entre otros, los casos más paradigmáticos fueron los de José Luis Nell (MNT, MNRT), quien al igual que Dardo Cabo (MNA), Alberto Miguel Mansilla (MNT) e Ignacio González Janzen (MNA) terminaron en la agrupación Montoneros71; Jorge Caffatti (MNRT), por otro lado, fue asesinado en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) como militante de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP).

  • 72 De los líderes del MNT-MNRT sólo Joe Baxter se unió a una agrupación armada de la izquierda marxist (...)
  • 73 Gutman, Tacuara, op. cit., p.267-283; Goebel, Argentina’s Partisan Past, op. cit., p. 160-162 y p. (...)

38No obstante esta aparente sobrerrepresentación de las agrupaciones peronistas de izquierda en el futuro de varios jóvenes tacuaristas prominentes72, es necesario recordar que muchos otros terminaron en la extrema derecha. Este fue el caso de Alberto Ezcurra Uriburu (MNT) quien, luego de tomar los hábitos, continuó militando en el nacionalismo de derecha y trabajó junto a Monseñor Adolfo Totolo en Santa Fe, como consejero de los militares durante la última dictadura. También Roberto Etchenique (GRN) continuó en el nacionalismo de derecha y en los años ochenta apoyó el levantamiento militar “carapintada”, liderado por Aldo Rico. En esta línea, Mario Collins, líder del MNT en Santa Fe, se asoció al grupo editor de la revista nacionalista-católica Cabildo, a comienzos de los setenta. Finalmente, Patricio Errecalde Pueyrredón (MNRT) se unió al grupo peronista paramilitar, Concentración Nacional Universitaria (CNU)73. Es decir que la continuidad efectiva entre las militancias tacuaristas y peronistas sólo consta de algunos pocos ejemplos que, aun cuando no dejan de ser resonantes, no alcanzan para generalizar el pasaje Tacuara-peronismo a todos los militantes, ni para asegurar necesarias líneas de continuidad social o ideológicas entre ambos movimientos.

  • 74 Galván, “Memories…”, op. cit.
  • 75 Emilio Crenzel, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentin (...)

39A pesar de que este proceso debe ser claramente matizado, el viraje hacia el peronismo de izquierda de muchos ex militantes tacuaristas es hoy en día funcional a una memoria reivindicativa de los “oscuros años sesenta” de Tacuara y representa una forma de desembarazarse del desprestigio público que implica haber participado de una militancia tildada de nazi-fascista74. En ese sentido, valiéndose de la reconfiguración producida en los regímenes de memoria sobre la historia reciente argentina en los últimos años –que condujo hacia una revalorización de la militancia en la lucha armada75–, quienes habiéndose iniciado en algún grupo tacuarista continuaron militando en los años setenta en otras agrupaciones buscan extender los beneficios que ahora tiñe la memoria setentista hacia sus comienzos en la arena política de la mano de Tacuara. Particularmente, muchos de quienes confluyeron en el peronismo de izquierda (JP, FAP, Montoneros) reconstruyen actualmente el relato de su historia militante enfatizando una continuidad entre Tacuara y el peronismo.

40Así, por ejemplo, en el libro del ex Tacuara, Roberto Bardini,se busca mostrar el costado subjetivo de la militancia en el MNT y en el MNRT. La autobiografía exculpatoria de Bardini tuvo un carácter pionero en recuperar desde el mercado editorial la historia de Tacuara (su primera y única edición –más allá de diversas reproducciones digitales– es del año 2002). En este sentido, el valor principal del libro de Bardini radica en que éste es el primer testimonio escrito hecho público por un ex Tacuara. Así, esta obra pretende transformar la memoria colectiva que asocia a Tacuara con valores tales como el catolicismo, antisemitismo, extremismo político (tanto de derecha como de izquierda) y nacionalismo; es decir que propone una revisión de una Tacuara, según el autor, estereotipada (y estigmatizada) por la opinión pública, desde el lugar de lo autobiográfico. Este esfuerzo resulta en una versión de Tacuara “desnazificada”. De este modo, Bardini se distancia (como ex miembro del MNT y del MNRT) de la Tacuara nazi, fascista, católica e hispanista y, pese a reconocer la existencia de una Tacuara “de derecha” contrapone a ella una segunda Tacuara, que se ve exculpada, en última instancia, por sus filiaciones con el peronismo de izquierda y su carácter de víctima de la última dictadura militar.

  • 76 Gutman, Tacuara, op. cit.; Alejandra Dandan y Silvina Heguy, Joe Baxter. Del nazismo a la extrema i (...)
  • 77 Pablo Semán, Bajo continuo. Exploraciones descentradas sobre cultura popular y masiva. Buenos Aires (...)

41Las notas periodísticas que promocionaban éste y otros libros contemporáneos sobre Tacuara que inundaron las librerías argentinas en los últimos años76testimoniaron las repercusiones que tuvieron tanto el cambio en los regímenes de la memoria como el quiebre en el gusto de los lectores de no-ficción77 en las representaciones sobre estos grupos. De esta manera, comenzó a renovarse el interés de la opinión pública por los vaivenes de esta oscura agrupación política de la que el sentido común de la sociedad de ese momento sabía muy poco y que aparecía emparentada con las organizaciones peronistas de izquierda.

  • 78 La noticia de la recuperación de este nieto fue publicada primeramente en La Nación, 31 de julio de (...)

42Luego de la publicidad editorial mencionada, Tacuara regresó a las páginas de los diaros en el 2008, sin asociaciones valorativas de ningún tipo y en relación a una noticia de derechos humanos. Se trataba de uno de los últimos nietos que, habiendo sido apropiado ilegalmente durante la dictadura de 1976, fue recuperado gracias a las labores realizadas por la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo y otras entidades defensoras de los derechos humanos. Los medios que relataron esto recordaron que el padre del nieto Jorge Guillermo Goya había sido el desaparecido Franciso Goya, militante de la JP, Montoneros y del MNT78. La filiación al MNT de Goya no recibió esta vez ningún calificativo negativo y se la presentó como un eslabón más de su militancia en el peronismo de izquierda.

  • 79 Estrenada directamente en DVD el 14 de noviembre de 2002; copia color y una duración de 200
  • 80 Galván, “Memories…”, op. cit.

43Las asociaciones de la memoria colectiva sobre aquellas décadas también se extendieron al campo de las producciones audiovisuales. En este sentido, el filme documentalLos malditos caminos, de Luis Barone79 expone una biografía de José Luis Nell en la que las características de su militancia en Tacuara se confunden con su posterior militancia en la JP y en las FAP. Asimismo, la trayectoria de sus últimos años por las organizaciones peronistas parecen reivindicar una serie de errores cometidos en su “años de formación” en el MNRT (como por ejemplo su participación en el asalto al Policlínico Bancario). A este documental le siguieron también otras producciones audiovisuales (televisivas) que reforzaron este costado humano del militante tacuarista, generalmente asociado a un final heroico, como parte de la lucha armada en la década del setenta80.

  • 81 Entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio, 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 (...)

44Así, en permanente diálogo con las nuevas maneras de pensar a Tacuara, se generalizó en la última década el proceso por el cual la memoria de los ex militantes se concentró en la reivindicación de sus contenidos y acciones políticas más cuestionables, a partir de una martirización postrera de muchos de sus líderes que terminaron sus días, ya sea en el exilio o en la tortura seguida del asesinato político, como militantes del peronismo de izquierda principalmente81.

45En conjunto, esta nueva mirada que la opinión pública de los años dos mil le dedicara a Tacuara, sumada a ciertas hipótesis de la historiografía clásica sobre el grupo, confluyen en sobredimensionar los vínculos entre Tacuara y peronismo. Es que, aun cuando efectivamente existieron algunas coincidencias y continuidades ideológicas, enroques de una identidad política por otra y carreras militantes que, habiéndose iniciado a muy temprana edad en Tacuara, terminaron en el peronismo, estos puntos de encuentro entre ambos movimientos no son algo excepcional ni particularmente característico de Tacuara.

46En el marco de la difusión de límites ideológico-políticos de la era posperonista, el caso de Tacuara es uno más entre las numerosas identidades políticas que se vieron trastocadas por la preponderancia de la llamada “cuestión peronista”.

V. Conclusiones

47Después de 1955 la historia política argentina estuvo marcada por el reacomodamiento de los principales actores políticos del momento en el nuevo escenario. Este último, reconfigurado según los avatares del movimiento peronista y de su líder, vio morir viejas lealtades políticas, fue testigo de nuevas alianzas y transfiguraciones identitarias y presenció el nacimiento de nuevos partidos y movimientos. En este contexto, se fundó la primera organización de Tacuara (el MNT) que, en respuesta a las exigencias de la época, fue ganando un lugar entre los actores políticos del momento.

48La historia del MNT y de las sucesivas divisiones del grupo original (GRN, MNA, MNRT) se fue acomodando al calor de una democracia débil, de gobiernos con bajas cuotas de legitimidad y de exacerbadas identidades políticas en pugna. En este marco (y sin desestimar la influencia del contexto internacional), el crecimiento del peronismo proscripto determinó rupturas y virajes identitarios en la mayoría de los actores políticos de la época. En este sentido, las agrupaciones Tacuara fueron un caso más de muchos.

49Sin embargo, los contactos tempranos entre militantes de ambos movimientos, los ámbitos de sociabilidad en común y un ideario compartido, generaron influencias mutuas entre peronistas y tacuaristas que parecían explicar el pasaje al peronismo de muchos miembros de Tacuara como una evolución obvia y necesaria. Pese a ello –y sin necesidad de recurrir a los numerosos contraejemplos que se oponen a esta tesis–, las biografías militantes que continuaron en el peronismo luego de la disolución de Tacuara no bastan para explicar ninguna clase de necesariedad.

50Por el contrario, el relato acerca de los pocos casos más conocidos de militantes tacuaristas que terminaron en el peronismo fue exagerado en los últimos años, gracias a las bondades que prometía la actual memoria reivindicativa de la lucha armada. Así, el final trágico de muchos militantes peronistas en los setenta que además habían pasado por alguna organización tacuarista es, en última instancia, funcional a la reivindicación de la militancia en Tacuara, que, en este sentido, sólo parece verse beneficiada en la memoria colectiva actual a partir de sus vínculos con el peronismo, no obstante estos caigan por fuera de los márgenes de la excepcionalidad.

Haut de page

Notes

1 Carlos Altamirano, Peronismo y cultura de izquierda (1955-1965), Latin American Studies Center, 1992.

2 Mario Amadeo, Ayer, hoy y mañana, Buenos Aires: Ediciones Gure, 1956.

3 María Valeria Galván, “El nacionalismo de derecha ante la cuestión peronista: la perspectiva del grupo Azul y Blanco/2da República (1956-1963)”, en Prohistoria, 2013, nro. 18,

4 Marysa Navarro Gerassi, Los Nacionalistas. Buenos Aires: Editorial Jorge Álvarez, 1968.

5 María Valeria Galván, “Tacuara: una aproximación desde la mirada de sus contemporáneos”, en Entrepasados, 2013, en prensa.

6 María Valeria Galván, "O Movimento Nacionalista Tacuara e suas ramificações: uma análise das suas representações figurativas”. In José Beired y Carlos Barbosa (orgs.), Política e identidade cultural na América Latina. São Paulo: Cultura Acadêmica, 2010.

7 Fondo CEN, caja 1424.

8 Tacuara, septiembre de 1961.

9 Daniel Gutman, Tacuara. Historia de la primera guerrilla urbana argentina. Buenos Aires: Ediciones B, 2003; Luis Fernando Beraza, Nacionalistas. La trayectoria de un grupo polémico (1927-1983). Buenos Aires: Editorial Puerto de Palos, 2005.

10 Fondo CEN, Caja 1424.

11 Fondo CEN, Caja 1424.

12 Meinvielle escribió en La Fronda, Ortodoxia, Baluarte, Arx, Crisol, La Nueva República, Cabildo y Criterio. Dirigió Nuestro Tiempo, Balcón y Presencia y publicó varias obras. Al respecto, ver Cristián Buchrucker, Nacionalismo y Peronismo. La Argentina en la crisis ideológica mundial (1927-1955). Buenos Aires: Sudamericana, 1999; Daniel Lvovich, Nacionalismo y Antisemitismo en la Argentina. Buenos Aires: Ediciones B, 2003.

13 Loris Zanatta, Del estado liberal a la nación católica. Iglesia y ejército en los orígenes del peronismo. 1930-1943. Bernal: Universidad Nacional de Quilmes Editorial, 2002, p. 115.

14 En la década del treinta Julio Meinvielle había contribuido con la construcción de una interpretación católica tradicionalista de la sociedad y de la historia. En este marco, principios tales como la democracia liberal o el sufragio universal se contrapondrían a las leyes naturales de la sociedad, por lo que consideraba que el régimen político debía ser corporativo y autoritario. Sobre el pensamiento de Meinvielle consultar Julio Meinvielle, Concepción católica de la política. Buenos Aires: Biblioteca del Pensamiento Nacionalista Argentino, 1974 y Idem, Los tres pueblos bíblicos en su lucha por la dominación del mundo. Buenos Aires: Biblioteca del Pensamiento Nacionalista Argentino, 1974.

15 Quienes, a su vez, habían recibido una fuerte influencia del pensamiento de Charles Maurras, Hilaire Belloc, Oswald Spengler, Nicolai Berdiaeff y Ramiro de Maeztu y del predicamento de Meinvielle.

16 Buchrucker, Nacionalismo y peronismo, op. cit.; Fernando Devoto, Nacionalismo, fascismo y tradicionalismo en la Argentina moderna. Una historia. Buenos Aires: SXXI, 2006

17 Marcus Klein, "Argentine Nacionalismo before Perón: The Case of the Alianza de la Juventud Nacionalista, 1937–c. 1943" Bulletin of Latin American Research, 2001, vol. 20, nro. 1, January, p. 102-121 y Alberto Spektorowski, “Argentina 1930-1940: nacionalismo integral, justicia social y clase obrera”, EIAL, 2000, vol. 2, No. 1.

18 Roberto Bardini, Tacuara. La pólvora y la sangre. México DF: Editorial Océano, 2002 y Gutman, Tacuara…, op. cit.

19 Entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio, 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 de abril de 2007 y a Oscar Denovi, 11 de mayo de 2007.

20 Galván, “ O Movimento Nacionalista Tacuara…”, op. cit.

21 Fondo CEN, Caja 1424.

22 María Valeria Galván, El Movimiento Nacionalista Tacuara y sus agrupaciones derivadas: una aproximación desde la historia cultural. Buenos Aires, tesis de maestría en Sociología de la Cultura, IDAES/ UNSAM, 2008, p. 41.

23 Rogelio García Lupo, "Diálogo con los jóvenes fascistas", en La rebelión de los generales. Buenos Aires, Jamcana,1963.

24 El pionero en sostener esta hipótesis, contemporánea a la existencia de Tacuara fue García Lupo. A partir de ese momento, esta teoría fue repetida por el resto de la bibliografía especializada sin nuevos aportes que la sustentasen.

25 García Lupo, “Diálogo con…”, op.cit.; Leonardo Senkman, “El antisemitismo bajo dos experiencias democráticas: Argentina 1959/1966 y 1973/1976”. En El antisemitismo en la Argentina, Leonardo Senkman (comp.). Buenos Aires: CEAL, 1989; Juan Manuel Padrón, “Trabajadores, sindicatos y extrema derecha. El Movimiento Nacionalista Tacuara frente al movimiento obrero, Argentina (1955-1966)”. En XIª Jornadas Interescuelas/ Departamentos de Historia. Tucumán, 2007; Tacuara, septiembre, 1961.

26 Azul y Blanco, nros. 8, 25 de julio de 1956; 51, 04 de junio de 1957; 74, 12 de noviembre de 1957; 176, 27 de octubre de 1959; 215, 02 de agosto de 1960; 219, 30 de agosto de 1960; 2da República, nro. 1, 01 de agosto de 1961.

27 Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.; Juan Esteban Orlandini, Tacuara...hasta que la muerte nos separe de la lucha. Historia del Movimiento Nacionalista Tacuara 1957-1972. Buenos Aires: Centro Editor Argentino, 2008, p. 173; entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 de abril de 2007 y a Oscar Denovi, 11 de mayo de 2007.

28 César Tcach, “Capítulo I: Golpes, proscripciones y partidos políticos”, en Nueva Historia Argentina. Violencia, proscripción y autoritarismo (1955-1976), Tomo IX. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2003, p. 34; Kathryn Sikkink, El proyecto desarrollista en Argentina y Brasil: Frondizi y Kubitschek. Buenos Aires: Siglo XXI, 2009, p. 120; Alain Rouquié, Poder mlitar y sociedad política en la Argentina. Tomo II 1943/1973. Buenos Aires: Emecé, 1998, p.168-169

29 Rouquié, Poder militar, op. cit., p. 168; Daniel James, Resistencia e integración. El peronismo y la clase trabajadora argentina 1946-1976. Buenos Aires: Sudamericana, 1999, p. 158-166

30 Celia Szusterman, Frondizi: la política del desconcierto. Buenos Aires: Emecé, 1998, p. 204.

31 ver por ejemplo, Azul y Blanco, nros. 136, 22 de enero de 1959; 137, 27 de enero de 1959.

32 Entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 de abril de 2007 y a Oscar Denovi, 11 de mayo de 2007.

33 Bardini, Tacuara, op. cit.; Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.; Orlandini, Tacuara, op.cit., p. 173-186.

34 María Valeria Galván, El Nacionalismo de derecha en la Argentina posperonista. El semanario Azul y Blanco (1956-1969). Rosario: Prohistoria, 2013.

35 Sobre el concepto de “antiperonismo tolerante” se recomienda consultar María Estela Spinelli, Los vencedores vencidos. El antiperonismo y la “revolución libertadora”. Buenos Aires, Biblos, 2005.

36 Azul y Blanco, nros. 143, 10 de marzo de 1959; 175, 20 de octubre de 1959; 2da República nros. 6, 03 de mayo de 1962; 15, 11 de julio de 1962; 19, 15 de agosto de 1962; 22, 05 de septiembre de 1962; 31, 08 de noviembre de 1962; entre otros.

37 2da República, nro. 35, 05 de diciembre de 1962.

38 Orlandini, Tacuara, op.cit., p. 218.

39 Azul y Blanco, nro. 185, 29 de diciembre de 1959.

40 Azul y Blanco, nro. 230, 16 de noviembre de 1960.

41 Sobre la trayectoria ideológica de de Mahieu, consultar Humberto Cucchetti “Droites radicales en Argentine: une première approche des circulations intellectuelles et de la circulation d’intellectuels dans Dinámica Social (1950-1965)”, en Olivier Dard (éd.), Supports et vecteurs des droites radicales au XXe siècle (Europe Amériques), Berne, Peter Lang, 2013 y Luis Miguel Donatello “De la Action Française al peronismo. De Maurras a los templarios. Circulación de ideas entre Francia y Latinoamérica en la posguerra”, en Fortunato Mallimaci, Humberto Cucchetti (comps.), Nacionalistas y nacionalismos. Debates y escenarios en América Latina y Europa, Buenos Aires, Gorla, 2011.

42 Al respecto ver Orlandini, Tacuara, op. cit., p. 243-250.

43 Cruzada, No. 18, citado en Orlandini, Tacuara, op. cit., p. 251.

44 Signo, julio de 1960, año I, Nro. 4, p. 4-6, citado en Orlandini, Tacuara, op. cit., p. 251-252.

45 Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.

46 Ver, por ejemplo, Azul y Blanco II, nro. 14, 06 de octubre de 1966, p. 4-7.

47 Ver, por ejemplo, David Rock, La Argentina autoritaria. Los nacionalistas, su historia y su influencia en la vida pública. Buenos Aires: Ariel, 1993.

48 El supuesto izquierdismo del MNRT revestía de una ambigüead tal que las contradicciones que ello generaba se reflejaban constantemente en su accionar. Es que mientras algunos de ellos admitían al peronismo, pero no al marxismo, otros preferían al marxismo por sobre el primero. Al respecto, consultar Richard Gillespie, Los soldados de Perón. Buenos Aires: Grijalbo, 1998, p.77.

49 Gutman, Tacuara, op. cit.; Luis Fernando Beraza, Nacionalistas. La trayectoria de un grupo polémico (1927-1983). Buenos Aires: Puerto de Palos, 2005.

50 Pregón, 24 de marzo de 1964; Crónica, 25 de marzo de 1964; La Nación, 24 de marzo de 1964; Clarín, 25 de marzo de 1964; El Siglo, 25 de marzo de 1964, Clarín, 26 de marzo, La Voz del Interior, 26 de marzo de 1964, La Nación, 28 de marzo de 1964, Careo del 1 de abril de 1964 y Ocurrió, 10 de abril de 1964.

51 Comisión Provincial por la Memoria (ex archivo DIPBA), Legajo 10411, Mesa Referencia.

52 En junio de 1956 fueron fusilados por el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu, en aplicación de la Ley Marcial vigente, civiles y militares acusados de participar en el levantamiento peronista contra el gobierno militar. Las circunstancias oscuras de la legitimidad y legalidad de la medida que no fue más que una represalia antiperonista, convirtieron el hecho en el acontecimiento fundacional de la memoria peronista del posperonismo.

53 Clarín, 17 de junio de 1962; El Mundo, 10 de junio de 1962; Noticias Gráficas, 12 de junio de 1962.

54 El Mundo, 10 de junio de 1962.

55 La Luz, 2 de noviembre de 1962.

56 Fondo CEN, Caja 1424, Caja 727.

57 Michael Goebel, “Von der hispanidad zum Panarabismus. Globale Verflechtungen in Argentiniens Nationalismen”. Geschichte und Gesellschaft, 2011, nro. 37, p. 523-558.

58 Michael Goebel, Argentina’s Partisan Past. Nationalism and the Politics of History. Liverpool, Liverpool University Press, 2011, p. 135.

59 Altamirano, “Peronismo y cultura de izquierda”, op. cit.

60 Senkman, “El antisemitismo…”, op. cit., p.51; Padrón, “Trabajadores, sindicatos…”, op. cit.; ídem, “El Movimiento Nacionalista Tacuara: ¿banda nazi-fascista, grupo neonazi, agrupación de extrema derecha...? Una aproximación a su conceptualización, Argentina (1956-1966)”, presentado en Xª Jornadas Interescuelas/ Departamentos de Historia. Rosario, 2006; ídem, “Ni yanquis ni marxistas, nacionalistas! Origen y conformación del Movimiento Nacionalista Tacuara en Tandil, 1960-1963”, 2006 [consultado el 28 de abril de 2013] disponible en: http://www.unsam.edu.ar/escuelas/politica/centro_historia_politica/material1/padron.pdf ; Orlandini, Tacuara, op. cit.; Gillespie, Soldados de Perón, op. cit., p. 74-79; Mario Glück, “Tradición xenófoba y violencia política: Tacuara en Santa Fe a principios de la década del 60” en Jornadas Historia, etnicidad y literatura latinoamericana: la experiencia del judaísmo contemporáneo. Fundación Auge y Universidad Hebrea de Jerusalén, Mendoza; Michael Goebel, “A movement from right to left in Argentine nationalism? The Alianza Libertadora Nacionalista and Tacuara as stages of militancy”. Bulletin of Latin American Research, 2007, nro. 26, p. 356-377.

61 El ejemplo más renombrado es el caso del tiroteo desatado entre tacuaristas y comunistas en la reunión sindical llevada a cabo en el Salón de Cerveceros, en la ciudad santafesina de Rosario en 1964. Sobre el tema, consultar Glück, “Tradición xenófoba y violencia política”, op. cit.

62 Padrón, “Ni yanquis, ni marxistas…”, op. cit., p. 9.

63 Galván, “El nacionalismo de derecha…”, op. cit.

64 Spektorowski, Alberto, “The Ideological Origins of Right and Left Nationalism in Argentina, 1930-1943”, en Journal of Contemporary History, Vol. 29, No. 1, enero 1994, p. 155-184.

65 Galván, “El nacionalismo de derecha…”, op. cit.

66 Laura Ehrlich, Rebeldes, intransigentes y duros en el activismo peronista, 1955-1962. Tesis de Maestría en Ciencias Sociales del Instituto de Desarrollo Económico y Social, Universidad Nacional de General Sarmiento, Buenos Aires, 2011, p. 101-104

67 Goebel, Argentina’s Partisan Past, op. cit., p. 138

68 Ehrilich, Rebeldes…, op. cit.

69 Luego del escándalo que significó conocer la autoría del MNRT en el asalto al Policlínico Bancario en 1964, todas las agrupaciones Tacuara fueron fuertemente condenadas por la opinión pública. Sobre esto ver Galván, El Movimiento Nacionalista Tacuara, op. cit., p. 127.

70 María Valeria Galván, “Memories of Argentina’s Past over Time: the Memories of Tacuara”. In Selma Leydesdorff and Nanci Adler (eds.) The Tapestry of Memory: Evidence and Testimony in Life-Story Narratives. New Jersey: Rutgers-Transaction Publishers, 2013, p. 111-132.

71 Nell, antes de terminar su vida trágicamente como militante de Montoneros, también había pasado por la JP y las FAP

72 De los líderes del MNT-MNRT sólo Joe Baxter se unió a una agrupación armada de la izquierda marxista, no-peronista, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

73 Gutman, Tacuara, op. cit., p.267-283; Goebel, Argentina’s Partisan Past, op. cit., p. 160-162 y p. 183-185.

74 Galván, “Memories…”, op. cit.

75 Emilio Crenzel, La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentina. Avellaneda, Siglo XXI, 2008.

76 Gutman, Tacuara, op. cit.; Alejandra Dandan y Silvina Heguy, Joe Baxter. Del nazismo a la extrema izquierda. La historia secreta de un guerrillero, Buenos Aires: Grupo Editorial Norma, 2006; Juan Gasparini, Manuscrito de un desaparecido en la ESMA. El libro de Jorge Caffatti, Buenos Aires: Grupo Editorial Norma, 2006; Orlandini, Tacuara, op. cit. Estos relatos sobre la historia de Tacuara o sobre ex-dirigentes del MNT y del MNRT que luego virarían hacia la militancia de izquierda en los setenta se caracterizan, al igual que Bardini, por presentar una imagen humanizada de Tacuara y por llevar la historia de sus militantes al lugar de los inicios intempestivos en la violencia política, origen que luego se vería redimido por el pasaje hacia el extremismo de la izquierda peronista y la martirización final durante la última dictadura (como desaparecido o en calidad de exiliado político). Ver, por ejemplo, Clarín, 11 de mayo de 2003, 10 de junio de 2003 y 29 de agosto de 2003; La Nación, 16 de noviembre 2003.

77 Pablo Semán, Bajo continuo. Exploraciones descentradas sobre cultura popular y masiva. Buenos Aires: Editorial Gorla, 2006, p. 77-87.

78 La noticia de la recuperación de este nieto fue publicada primeramente en La Nación, 31 de julio de 2008.

79 Estrenada directamente en DVD el 14 de noviembre de 2002; copia color y una duración de 200

minutos.

80 Galván, “Memories…”, op. cit.

81 Entrevistas realizadas por la autora a Alfredo Ossorio, 28 de febrero de 2007, a Carlos Falchi, 18 de abril de 2007 y a Oscar Denovi, 11 de mayo de 2007.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Valeria Galván, « “Militancia nacionalista en la era posperonista: las organizaciones Tacuara y sus vínculos con el peronismo” », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 24 mai 2013, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/65364 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.65364

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page